El diario de Chemazdamundi.

6 junio 2010

Crecimiento económico y conspiraciones (III). ¿Es posible un crecimiento económico “infinito”? Sí, en concepto sí lo es.

Hola a todos.

Vamos a continuar con la serie de artículos dedicados al crecimiento económico, que empezamos a describir aquí, hablando después de la falacia malthusiana, para acabar de perfilar este tema, y logréis tener claros los conceptos.

He tenido recientemente una discusión/debate en los comentarios, que me han inducido a pensar que es hora de continuar detallando y explicando QUÉ es el crecimiento económico, porque como me he “detenido” en la elaboración de artículos de esta serie, algunos los han dado por incompletos… y no lo han terminado de entender.

Procedo a subsanar eso, y a explicar algo que muchos conspiranoicos y los que no saben de Economía no acaban de entender: la idea de que el crecimiento económico pueda ser no ya sólo exponencial, sino infinito.

Bien.

Antes de empezar, quiero dejar muy claro que aquí, estamos hablando de conceptos económicos generales básicos, no de particularidades.

Repasemos un poco el concepto de crecimiento económico:

El crecimiento económico es un término que designa el aumento de la renta o el valor de bienes y servicios finales producidos por una economía (generalmente un país) en un determinado período de tiempo.

El crecimiento es una medida del bienestar de la población de un país o región económica y del éxito de las políticas económicas que en él se realicen.

Ello implica que se supone que un elevado crecimiento económico es beneficioso para el bienestar de la población, es decir, que un elevado crecimiento económico sería un resultado deseado tanto por las autoridades políticas como por la población de un país.

En términos económicos el crecimiento económico se refiere, básicamente, al incremento porcentual del Producto Interno (o Interior) Bruto (PIB) de una economía en un período de tiempo (normalmente un año).

Algebraicamente, se calcula así:

Crecimiento económico = (PBI2 – PBI1) / PBI1 = ΔPBI / PBI

Donde:

PBI2: Producto bruto interno en el período 2.

PBI1: Producto bruto interno en el período 1.

ΔPBI: Variación del producto bruto interno.

Insisto en que el concepto lo desarrollé bastante más en profundidad en este artículo.

.

Bueno, que esto os quede claro.

El crecimiento económico mide el aumento (o decrecimiento) del bienestar de una población en un periodo de tiempo.

La Economía (y todo hijo de vecino) busca aumentar ese bienestar. Es decir, la Economía busca que el diferencial entre lo que teníamos antes y lo que tenemos ahora sea positivo. Es decir, buscamos ir a mejor. Siempre ir a mejor.

Los conspiranoicos y radicales dicen que eso es imposible. Que no se puede ir siempre a mejor o a más. Que no podemos tener un crecimiento económico, especialmente si se produce de manera exponencial. Para que sepáis lo que es un crecimiento exponencial con más detalle, véase este artículo.

Los conspiranoicos y radicales, de hecho, dan una serie de “razones”, aparentemente lógicas, por las cuales parece que el crecimiento económico está limitado en algún momento. Que tiene un “techo” más allá del cual no se va a  poder superar… y que ese techo está cada vez más próximo, porque crecemos de manera exponencial (xy).

Según ellos, no podemos aumentar siempre nuestro bienestar dependiente de nuestros bienes materiales (un coche, una casa, etc.) y servicios (sanidad, educación) porque aquello de donde proceden éstos, nuestros recursos (madera, metal, petróleo), son “cosas”:

Físicas (metal, madera).

Energéticas (petróleo).

Y esas “cosas” son finitas (o tienen un techo de aprovechamiento máximo, como le sucede a la energía, véase la segunda ley de la termodinámica). Es decir, partimos de una inmensa cantidad inicial de energía y materia a nuestra disposición (no empezamos de cero), pero ambas son finitas. Y más, si enmarcamos esa situación en un mundo finito y limitado como es nuestro planeta, donde la materia y la energía disponible son “limitadas”, por mucho que nos pongamos a aprovecharlas o reciclarlas. No podemos tener siempre más bienes materiales y más servicios que “gasten” o “empleen” materia y energía.

¿Es cierto que la materia y la energía están limitadas?

Por supuesto: eso es impepinable. Y más, en nuestro mundo.

Ahora bien… ¿dónde está la falacia de conspiranoicos y radicales?

El problema está en que conspiranoicos y radicales no entienden o no quieren entender que lo que mide el crecimiento económico es el aumento del bienestar de una población

…que es algo no-físico…

…y que no está constituido sólo por recursos finitos como puedan serlo factores físicos y/o energéticos.

.

Es decir, el crecimiento económico no está ligado por narices a un incremento continuo del consumo de bienes materiales o físicos: se puede crecer económicamente sin MAYOR consumo de bienes materiales o físicos.

El crecimiento económico, en términos científicos y académicos, no mide el aumento del NÚMERO de bienes, productos o servicios sino el aumento del VALOR de los bienes y servicios.

.

Por internet os encontraréis con mucho radical, ignorante, gilipollas y mentiroso, los cuales pueden ser desde perroflautas a ultracapitalistas, que os dirá que la definción del crecimiento económico es que con él se mide el que haya MÁS productos o más consumo.

Y ESO ES FALSO DE ECHARSE A LLORAR.

Repito: la DEFINICIÓN FORMAL de crecimiento económico se ciñe a medir el aumento del VALOR de los bienes y servicios (el valor que nosotros queramos darle, el que nos salga de las narices, de ahí que pueda ser INFINITO si nos da la gana, si así queremos considerarlo).

.

Los recursos a partir de los cuales se produce el crecimiento económico, insisto, son de tres tipos:

-Capital (inversión material de recursos físicos, como la madera o el carbón). Aquí interviene el límite físico de disponibilidad de materia.

-Formación (eficiencia en el proceso de producción). Aquí interviene mucho el límite de aprovechamiento energético.

Avance tecnológico (inventiva humana). Éste es el que vamos a ver en más detalle. Sí, sí, sí, sí… el progreso tecnológico es un recurso, tal y como lo pueda ser el petróleo.

Algunas de las variables sobre las que se sustenta o que componen el crecimiento económico pueden ser finitas (materia y energía), pero…

a) No son tan limitadas como nos dan a entender (pueden “estirarse” bastante por encima de nuestras necesidades, ya lo vimos en el ejemplo de la falacia malthusiana, donde Malthus decía que sólo con más aumento de tierras se podía aumentar la producción alimentaria, y acabamos comprobando que las mismas tierras pueden producir muchísimo más), y

b) el crecimiento económico puede medirse de manera tal que llegue al infinito sin tener que recurrir a variables finitas.

Si C es el crecimiento económico, y C = a + b, siendo a una variable finita, y b, una variable infinita, entonces C PUEDE ser infinito.

http://www.wired.com/wired/archive/5.02/ffsimon_pr.html

Vamos a explicar eso.

Nosotros, en nuestro pequeño planeta sin recursos físicos ni energéticos ilimitados, podemos crecer económicamente de manera infinita. ¿Cómo es eso? Se preguntarán ustedes.

El crecimiento económico de una sociedad, lo medimos (grosso modo) a través del aumento de su Producto Interior Bruto. Y se cuantifica en dinero (la medida internacional estándar son dólares estadounidenses, por ejemplo, se puede decir: un país X ha aumentado menos inflación su Producto Interno Bruto en un 3,5% con respecto al periodo anterior, o mil millones de dólares USA). Pero el que midamos en dinero nuestra mejoría de bienestar no implica necesariamente que estemos empleando más energía o más materia.

Reeeeepetimos: el crecimiento económico mide, asignándole un valor económico, el aumento de nuestro bienestar. Pero ese aumento del bienestar no tiene por qué provenir de haber “gastado” más energía o materia.

.

Un ejemplo, que me ha venido a la mente porque he estado sufriendo un dolor de muelas terrible esta semana, por haberme roto una comiendo, y creo que es bastante apropiado:

Yo tengo un dolor de muelas en el punto temporal (t1). Hace veinte años, se me picó una muela. Hasta que me la empasté, tuve que tomar un analgésico para el dolor. Hoy, en el punto temporal (t2) me vuelve a doler otra muela, y me han recetado otro analgésico distinto, mucho mejor (me duele muchísimo menos que con el otro analgésico más antiguo).

Es decir, se ha producido un aumento de mi bienestar, de manera perceptible.

Ese medicamento es más valorado por mí (y por la sociedad) y “vale”, por tanto, más. Se abandona la producción del antiguo medicamento, le pongo un precio o valor mayor (y bastante mayor, de hecho, ha aumentado exponencialmente, el antiguo me costaba quinientas pesetas y el otro diez euros) al nuevo con respecto al antiguo medicamento (estoy dispuesto a pagar más por él). Ese aumento de mi bienestar se ve reflejado en el aumento del PIB, que ha registrado ese aumento de valor… a través del dinero.

¿Cuánta materia más tiene ese nuevo analgésico?

La misma en teoría que el antiguo: la masa es la misma (600 miligramos).

¿Cuánta energía de más tiene el proceso de elaboración de ese analgésico nuevo?

La misma en teoría (teniendo en cuenta que no hayamos avanzado nada en el proceso de producción farmacéutica, se entiende).

Lo que busco con este ejemplo es que veáis que, dados asépticamente los mismos valores de producción con el mismo “gasto” energético y material de un bien o servicio, se puede crecer económicamente.

El mero hecho de avanzar tecnológicamente (aumentar la variable de la inventiva humana), es crecimiento económico (no sólo es crecimiento económico gastar más recursos materiales y/o energéticos).

¿Lo entendéis ya?

Es por eso que el aumento del crecimiento económico y del bienestar humano, se produce a través de una unidad de medida monetaria, y no a través de un aumento en unidades tales como julios de energía, o kilogramos de materia. Porque no es correcto ni preciso emplear tales medidas, que no tienen en cuenta la medición de todas las variables que componen un crecimiento económico.

Y es por ello que empleamos una medida de “valor psicológico flexible” para medir el crecimiento económico, como a fin de cuentas es el dinero fiduciario, y que puede representarse “intangiblemente” (dinero numérico o electrónico). Para poder medir un algo que puede ser intangible y con posibilidad de crecimiento infinito con una unidad adecuada. Madre mía, me van a matar los profesores de la facultad como me lean escribiendo así. Que conste que lo hago para que me entendáis. Venga, más claro:

¿Por qué empleamos el dinero para medir nuestro crecimiento económico y aumento de bienestar? Porque es la medida ideal para medir el valor de las cosas (el crecimiento económico mide el aumento o decrecimiento del valor de los bienes y servicios producidos en un periodo, no el que necesariamente haya MÁS bienes o MÁS servicios). Ya he hablado de todo acerca del dinero en artículos anteriores (están en el índice, y doy por supuesto que os los habéis leído todos, enteros y hasta el final, borraré cualquier comentario que me haga alusión a cualquier cuestión monetaria que ya haya explicado con anterioridad: no me gusta repetirme, este artículo trata estrictamente sobre crecimiento económico, y no puedo incluir aquí todo lo que ya he escrito sobre el dinero, porque “no cabe”). Resumiendo:

-El dinero es una medida de apreciación del valor que le damos a las cosas (lo que incluye nuestro bienestar), e insisto en lo que ya he hablado en decenas de artículos: el dinero no es sólo el billetito físico, puede ser un simple y mero número registral. Es una forma adecuada de registrar y medir el cómo mejoramos.

El dinero vale porque nosotros creemos que vale, es decir, no tiene por qué tener detrás un respaldo físico, sino meramente psicológico (de aceptación social). De hecho, es mejor que el dinero no tenga respaldo físico (y no como sucedía cuando empleábamos el oro como respaldo), porque eso hace al dinero “rígido” e incapaz de seguirle el ritmo al proceso de crecimiento económico, causando crisis económicas al actuar de “freno” o “lastre” al no estar disponible para todos cuando hace falta.

-El dinero no tiene por qué ocupar “espacio”, dado que se representa numéricamente, puede llegar al infinito. Y su producción puede ir pareja al crecimiento económico. El crecimiento puede llegar a ser exponencial sin problemas, ya que esa “exponencialidad” es algo que nosotros apercibimos y anotamos como tal, independientemente de que los recursos que le dieron origen no crezcan, crezcan exponencialmente, o crezcan de manera lineal. Y la creación de dinero a través del crecimiento económico no implica que todo ese dinero esté activo ni se pueda utilizar para comprar un continente o el planeta aunque uno quiera o “tenga esa necesidad” (conceptos de “inflación”, “dinero ocioso”, y “equilibrio de valores”), porque…

-Ambos, unidad de medida y “cosa que se mide”, se pueden retroalimentar, compensar, regular y equilibrar la una a la otra. Si sube el valor de las cosas que hacen aumentar mi bienestar, también puede suceder que se revalorice mi hora de trabajo, por ejemplo (sieeeempre estoy hablando en teoría, tenedlo en cueeeenta, por favor), haciendo accesible para mí esa mejora de bienestar. El precio de mi analgésico ha subido en veinte años. También lo ha hecho mi sueldo. También bajó el precio del antiguo antes de desaparecer. Si el precio del nuevo fuera no asequible, se puede reducir con el paso del tiempo hasta hacerlo asequible; cuando aumenta la cantidad de dinero presente, éste se deprecia (por eso nadie puede comprar el planeta Tierra), etc. Pero todo eso entra dentro de las leyes del mercado, de la oferta y de la demanda, que son tema para otro día. El dinero en sí mismo es un regulador.

-Nota aparte: el PIB no incluye toda actividad económica ni toda ineficiencia cuantificada de nuestro sistema, que en la actualidad lo hace cada vez más, pero sigue sin incluirlas todas… ahora mismo incluye sólo el aumento de bienestar provocado por las mejoras que utilizamos para luchar contra las ineficiencias, pero no las ineficiencias (como la polución) en sí, aunque en general el PIB incluye los gastos de “arreglar” esas ineficiencias, con lo cual más o menos se las puede “apercibir” en el crecimiento económico. Por ejemplo, la limpieza de polución ambiental típica de una nación moderna industrial para evitar los efectos del cambio climático, se calcula en torno a  un 1% de su PIB anual (caso de Gran Bretaña).

http://www.webcitation.org/5nCeyEYJr

Hay un debate muy encendido en algunos sectores académicos de la Economía al respecto de si debe ser sólo el PIB u otra medida más precisa la que mida el crecimiento económico. Bástenos con saber que es la que más se utiliza y que es, de momento, la más adecuada, grosso modo. Ya hablé del PIB en profundidad, aquí, en el capítulo II.

.

Bueno, a lo que íbamos…

¿Cuánto hemos crecido económicamente en nuestro ejemplo?

Exponencialmente… y mucho (más del cuádruple).

¿Cuál causa del crecimiento económico ha sido aquí la más decisiva?

De entre los tres tipos: capital, formación, y progreso tecnológico…

…la última.

Resumiendo:

La posibilidad de crecimiento económico de manera infinita es una cuestión zanjada hace ya años en el seno del estudio académico de la Economía.

Se puede crecer INFINITAMENTE.

Punto pelota y fin de la cuestión.

Un ejemplo claro de esta conclusión académica entre doomsayers (“agoreros” o “apocalípticos”) y cornucopians (“cornucopianos” u “optimistas”, aunque también los he leído como “jaujianos”) lo tenemos en la famosa apuesta entre los economistas Julian Lincoln Simon y Paul Ehrlich, el neomalthusiano. Ambos apostaron en 1980 dinero sobre qué recursos físicos (en este caso, cinco tipos de metales), seleccionados por Ehrlich (cromo, níquel, cobre, tungsteno y estaño) escasearían tanto en una década que, según el neomalthusiano, su precio se dispararía como consecuencia del aumento poblacional y la cada vez mayor necesidad de recursos para las necesidades de esa población.

Los cinco bajaron de precio y Simon ganó la apuesta, al apostar a que bajarían.

http://www.webcitation.org/5Xu64dbNz

http://en.wikipedia.org/wiki/Simon-Ehrlich_wager

¿Qué fue lo que sucedió?

Simon acertó al “adivinar” que se buscarían sustitutos para esos metales cuando empezaran a escasear y ser incapaces de cubrir las necesidades.

En palabras de Simon en su libro contra los doomsayers (pseudoeconomistas apocalípticos) The State of Humanity

Un número mayor de personas y un aumento de los ingresos hacen que los recursos sean más escasos a corto plazo. El aumento de la escasez hace que los precios suban. Los precios más elevados presentan nuevas oportunidades, y mueven a los emprendedores a buscar soluciones. Muchos fallarán en esa búsqueda, con costo para ellos. Pero en una sociedad libre, se acaban por encontrar soluciones. Y a largo plazo, los nuevos desarrollos nos dejan mejor que si los problemas no hubieran surgido. Es decir, los precios [nota: de los productos ahora no necesitados, se entiende], eventualmente, se volverán más bajos que ANTES de que ocurriera el incremento de escasez.

http://books.google.es/books?id=DrgN0AvFGL0C&printsec=frontcover&dq=The+State+of+Humanity&cd=1#v=onepage&q&f=false

Libros y posturas apocalípticas como la malthusiana, Los límites del crecimiento (1972) de Donella Meadows et aleam, o La explosión demográfica del mismo Ehrlich (1968) ya han sido más que desacreditadas y demostradas como falsas hace años (Ehrlich es muy famoso en Economía por ser uno de los economistas que más ha fallado en su vida… es un doomsayer o “apocalíptico”, por cierto).

.

De hecho, podría suceder que ciertamente llegáramos a un punto (en un futuro muy lejano) en el que no podamos emplear ni más eficiencia energética ni más materia. Bueno, pues como ya hemos visto eso no significa que no podamos seguir creciendo económicamente. Que se “estancara”, por ejemplo, nuestra eficiencia energética al llegar al máximo aprovechamiento que nos permitiera la segunda ley de la termodinámica (la materia es reconvertible y no da tantos problemas), no implica que el crecimiento económico no se pudiera dar a través de otras variables que la componen.

Un ejemplo más radical aún a ver si así lo veis más claro: si mañana se acabara la producción de petróleo, y procediéramos a valorar esa pérdida por valor de -2 billones de euros… si empazamos a valorar otros productos (un nuevo tipo de masajes, por ejemplo) subjetivamente (porque nos sale de los cojones), en un valor de +3 billones de euros, se habrá producido crecimiento económico (por valor de +1 billón de euros). Y punto pelota… se habrá producido crecimiento económico porque, SUBJETIVAMENTE, por mero gusto, por mera decisión personal… así nos ha salido de la entrepierna. Tan simple como eso.

.

Bien, efectivamente, todo esto último es hablando a nivel conceptual, claro. Yo lo único que pretendo que veáis es que NO es cierto eso de que no se pueda crecer económicamente siempre, porque eso es no tener ni puta idea de Economía básica, y es propio de radicales, perroflautas, conspiranoicos, ultracapitalistas, neoliberales y de gente con tendencias a lo morboso y apocalíptico… que, insisto, no entienden ni quieren entender el concepto (repito, c-o-n-c-e-p-t-o) de crecimiento económico en su totalidad y complejidad.

“Es que yo no sabía que la definición académica y científica de crecimiento económico contemplaba que pudiera llegar a ser infinito. Como por toda internet se dice lo contrario…”

Pues si no sabes, no hables.

Lo que no admito es que gilipollas, ignorantes y radicales me vengan con toda la jeta a decirme a mí que soy el economista, que el crecimiento económico, ya en su mismo concepto es imposible, porque eso es mentira. Mentira total y absoluta. Y prodigada con una serie de intenciones, claro. Como la de llamar la atención, vender libros y poder dar conferencias “alternativas”.

Como concepto, el crecimiento económico tiene capacidad infinita.

Y se acabó.

Vamos, que como poder, se puede crecer hasta el infinito… “y más allá”. Que no es que el crecimiento económico no causa problemas, que los causa y bastantes, pero es mentira lo que predican pseudoteorías económicas como la del “decrecimiento” y gente apocalíptica que dice que sería mejor que volviéramos al Neolítico, que hay que vivir atemorizados, en un rincón, lo más aislados posibles, constreñidos, y contando con cuentagotas la energía que gastamos, y la cantidad de materiales que utilizamos, y aún así que “da igual lo que hagamos, el crecimiento económico es imposible en su concepto, EL APOCALIPSIS ESTÁ AQUÍ, Y VA A SER EL FIN DEL MUNDO, ¡huyamos! ¡Sálvese el que pueda! ¡Aaaaargh!”

Y una mierda.

Con esas posturas pesimistas vamos de puto culo.

Aparte de que esas posturas no son conceptualmente ciertas… así no arreglamos nada.

Los problemas vienen por otro lado, no por ése. Y asustando para conseguir atención, no vamos a arreglar los verdaderos problemas que causa un crecimiento económico.

.

Y, ahora, vamos a dejar un poco a un lado la teoría, vamos a hablar más de la práctica, y a tener en cuenta más “cosas” en este asunto del crecimiento económico que, “curiosamente”, tampoco tienen en cuenta radicales y conspiranoicos para no ver que su apocalipsis no está tan cercano… tampoco en la práctica.

Como ya hemos visto, que existan límites en nuestros recursos físicos y energéticos no implica que esos límites sean un límite al crecimiento económico. Porque éste emplea más variables para medirse y cuantificarse, que no son necesariamente finitas. Que, por ejemplo, la producción energética pueda tener un límite de eficiencia no implica que la economía no pueda seguir creciendo: ahí está la falacia. El avance tecnológico, que es infinito, es crecimiento económico en sí mismo.

1) Ahora bien… ¿siempre vamos a necesitar de ir a más en términos físicos y/o energéticos?

Hay una poderosa cuestión que no tienen en cuenta conspiranoicos y radicales, y es el hecho de que nuestro planeta es finito, cierto (aunque sería mejor decir nuestro universo, y ahí no estamos tan seguros). Sus capacidades físicas y energéticas son finitas (cierto también).

Pero también lo son nuestras necesidades. Una persona no necesita de seiscientas mil toneladas de comida al año ni cuarenta vehículos personales para desplazarse. Las necesidades por persona son bastante, bastante más bajas que nuestros techos energéticos y físicos teóricos. De sobra, vaya. En España hay tierras más que suficientes para alimentar a su población… y produciendo tanta comida que incluso hace falta arrancar cosechas para que no bajen más los precios.

Bueno, esto de lo que estoy hablando es una hipótesis de trabajo, no un hecho todavía demostrado al 100%. La Economía como ciencia sieeeeempre se va a poner a las malas, y va a estudiar la situación como si las necesidades de su población fueran ilimitadas. Eso todavía no está demostrado científicamente porque sólo hace muy poco tiempo (relativamente) que algunos sectores de la humanidad viven en un nivel próspero de vida, insisto, pero parece ser que las necesidades físicas y energéticas de una persona son limitadas, que tienen un “techo”, o más correctamente, que tienden a límite (en principio es lógico: una persona es finita como ente físico, no vive por siempre, y es lógico que tenga o tienda a un límite físico y energético también). Llegados a un punto de crecimiento económico, se produce un cambio social y/o de perspectiva vital (algo parecido a cuando este mismo crecimiento económico induce a reducir la población), y parece ser que las personas no quieren o no necesitan de tener más cantidad, sino mejor calidad. Como podéis imaginar, eso ya descarta la necesidad infinita de materia, y casi que cuestiona la necesidad infinita de energía.

Es decir, se puede crecer económicamente (más calidad), sin necesidad de gastar más materia, ni más energía, y todo ello dentro pero que bien dentro de nuestros techos energéticos y físicos (o la producción y reciclaje de estos recursos).

2) El crecimiento económico no implica de manera alguna que se sumen los gastos de los procesos nuevos (de más calidad) a los antiguos.

Eso es lo que algunos economistas denominan el proceso de “creación destructiva”, creado y desarrollado por la escuela económica histórica alemana por Werner Sombart (discípulo de Schmoller, del que ya hablamos en otros artículos)…

http://johngaynardcreativity.blogspot.com/2009/01/christian-science-monitor-is-to.html

http://en.wikipedia.org/wiki/Creative_destruction

http://en.wikipedia.org/wiki/Werner_Sombart

…esa teoría fue “apropiada” por los “austríacos”, sí, cómo no, más concretamente por Schumpeter, ya hablaremos de ello.

Esos procesos que consumen recursos físicos y/o energéticos, no se mantienen y se acumulan a los nuevos necesariamente. La inmensa mayoría de las veces, se sustituyen unos a otros. Y se tienden a sustituir por procedimientos mejores y menos costosos en términos de recursos. Como vimos en el ejemplo de los analgésicos, el proceso de elaboración de un medicamento nuevo y mejor, sustituyó al proceso de elaboración del antiguo… se produjo un aumento de valor y una mejora perceptible de mi bienestar (crecimiento económico), pero el que hubiera aumentado el valor general del PIB no implicó que al gasto de recursos se incrementara junto con él.

¿Lo veis?

En algunos casos, el costo de esos procesos incluso se reduce (o se reduce por debajo de nuestra capacidad de reciclaje o reutilización). La elaboración de un nuevo medicamento, que sustituya a tres medicamentos anteriores, por ejemplo, elimina los costos de producción de DOS de ellos. Nunca dejaré de hacer hincapié (vamos, yo y todos los economistas más o menos serios) en el hecho de que el progreso tecnológico es un recurso más de la Economía.

3) Nunca os olvidéis de esto, y lo copio directamente de uno de mis comentarios… el crecimiento económico mide el bienestar de la población.

Y eso es una medida de algo absolutamente no-físico.

Ésa es una de las grandezas de la Economía como Ciencia: la cuantificación de lo intangible. El crecimiento económico mide la diferencia entre lo que había antes, en un punto temporal (t1), con respecto a lo que hay en un punto posterior (t2). Si esa diferencia es positiva, ese crecimiento es positivo. En otras palabras, vamos a mejor. Pero no sólo la diferencia en cantidad, sino en calidad.

Si ahora hay más canciones, nuevos textos académicos, mejores medicinas y tratamientos, y yo qué sé… mejores técnicas de relajación… estamos creciendo económicamente (aumentando el bienestar) sin necesidad de más energía ni de más recursos físicos (bueno, más correctamente, sin necesidad de emplear exponencialmente más recursos físicos y/o energéticos).

Hoy, todos en nuestro país “son más ricos” (hablando muy “a lo bruto”) que un faraón egipcio, no ya porque tenga más o menos dinero o más o menos bienes materiales, sino porque tiene a su alcance y disposición cosas como mejor sanidad, más variedad musical, de alimentación, mejores medios de comunicación, etc. No es ya que se tengan más cosas, sino mejores (o apreciadas y valoradas económicamente como mejores y que proporcionan más bienestar y, por tanto, son más valiosas para nosotros con respecto a lo que había antes, y por tanto, hemos crecido económicamente).

Por eso el crecimiento económico mide el bienestar y no sólo si tenemos más “juguetitos” (que también).

4) No sólo las necesidades de nuestra población pueden ser limitadas. Es que nuestra población no crece exponencialmente. Ya lo vimos en el artículo sobre la falacia malthusiana. Un crecimiento económico trae parejo un imprevisto para muchos conspiranoicos y radicales, que no tienen en cuenta: una serie de cambios sociales, uno de los mayores… es que la población tiende a decrecer (cae a plomo, de hecho, como se ve en los países ricos en la actualidad, donde se tiende a traer menos niños).

La ONU calcula que para finales del siglo XXI, la población mundial entrará en caída.

Si llegados a determinado nivel de crecimiento económico, nuestras necesidades físico-energéticas tienden a límite, buscamos no más cantidad sino más calidad, sustituimos procesos más ineficientes por otros más eficientes, lo que se mide es la mejora del bienestar y no sólo el tener más o menos bienes materiales, y se reduce la población… sinceramente, el problema del crecimiento económico no es su cualidad de poder ser infinito.

5) El verdadero problema del crecimiento económico (aparte de lo que algunos consideren que puedan constituir los nuevos cambios sociales que acarrea), es que genera residuos fruto de la ineficiencia de sistemas de producción. Pero reducir, combatir o eliminar esos residuos no implica que para evitarlos, tengamos que volver a la Edad de Piedra ni vivir en comunas hippies sin las mejoras logradas por nuestra sociedad, coño.

Ya el mero hecho de reducir o eliminar esos residuos, a través del progreso tecnológico es más crecimiento económico, más aumento de bienestar. El crecimiento económico, aún siendo positivo, incluye (o debería hacerlo en el PIB, según mis profesores) dentro de sí “cosas” que, aunque la suma salga bien, son factores en su contra: como la acumulación de basuras y la contaminación. ¿Cómo afronta la Economía estos problemas, para que “la cuenta” del crecimiento económico no entre en negativo o pueda salir más positiva? Mejorando la eficiencia de producción, creando sistemas de aprovechamiento, reciclaje, etc. Utilizando otros recursos aparte de los físicos o formativos, como es el progreso tecnológico (la Economía es el látigo azuzador, auditor y gestor del avance tecnológico… el avance tecnológico es Economía, forma parte de ella).

Hay que luchar contra los residuos y la ineficiencia de sistemas, sí, pero no por el lado de ir hacia peor, sino por el lado de ir hacia mejor, joder.

.

Es por eso que soy tan crítico con las posturas pseudoeconomicistas apocalípticas… porque distraen del verdadero esfuerzo que hay que hacer: luchar por mejorar, de manera consciente, y sabiendo y conociendo los conceptos…

PORQUE AL SABER QUE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO PUEDE SER INFINITO, AHÍ TENEMOS LA BASE PARA INDUCIRNOS A LUCHAR EN “IR” SIEMPRE A MEJOR.

Con la forma de los apocalípticos y radicales, pensaremos que da igual lo que hagamos, nos echaremos a llorar en un rincón, iremos para atrás como los cangrejos y, encima, haciendo el tonto y sin saber que podríamos hacerlo de otra forma mucho mejor. A la Edad de Piedra o a una época peor a la nuestra van a volver ellos y la puta de su madre, así de claro. ¿Que quieren hacerlo? Muy bien: allá ellos. Que “decrezcan” lo que quieran en su mentira.

El problema es un crecimiento incontrolado, ése es el verdadero problema.

Un crecimiento por encima de nuestras posibilidades tanto de recursos físicos, como energéticos, como tecnológicos, puede llevarnos al desastre, de eso que no os quepa ninguna duda. Vuelvo a repetir lo que ya os dije en anteriores artículos:

El problema no es un crecimiento económico en sí mismo, sino un crecimiento salvaje, incontrolado, con ansia de consumismo sin freno… y que no tiene en cuenta nuestras limitaciones…

…físicas, como vimos en el artículo sobre el caso del desastre de Rapa Nui

…o que no tenga en cuenta nuestras limitaciones tecnológicas, como veremos en el artículo sobre el apocalipsis maya.

No podemos gastar a más velocidad que nuestros niveles de producción y reciclaje, y que las reservas y stocks que tengamos. Ahí sí que no hay tu tía. Nos vamos a dar el hostión. Pero es que el crecimiento económico no debe buscar eso.  De hecho, eso no está en su definición ni en su concepto.

La idea es crecer, de acuerdo, pero no crecer de cualquier forma y a lo loco.

Porque crezca el PIB un 0,5% más como se les hace el culo agua a algunos liberales, no necesito cargarme por cojones veinte hectáreas diarias de bosque, siete especies animales, dos vegetales, y emplear veinte mil julios de energía y doscientas mil toneladas de materia variada… por persona.

Hay que crecer sostenidamente.

Señores… vamos a hacer las cosas bien, caramba.

Que no porque el crecimiento económico pueda ser infinito en su concepto, eso implica que yo me pueda liar a gastar y a consumir recursos finitos como si no hubiera un mañana, despreciando nuestros límites presentes… aunque tengamos la idea de que siempre podemos ir a mejor.

“Es que eso de hacer las cosas bien es mucho trabajo”.

Tócate los huevos. Como siempre ha sido y siempre será. Lo que no voy a hacer es quedarme de brazos cruzados sin hacer nada o involucionar por un miedo sin base. Porque mi coche produzca una cantidad de residuos no tengo por qué volver a ir andando a todos sitios:  buscaré diseñar otro vehículo que no dé esos problemas y, mientras tanto, intentaré reducir, eliminar e incluso aprovechar si puedo, esos residuos. De mí depende el ser un tío concienciado y comprarme un coche ecológico, como hice, ¿vale?

El crecimiento económico no es necesariamente fallido en su mismo concepto. Eso es lo que quiero que entendáis y podáis desmentir… y no hay nada mejor para ello que obligar a un doomsayer a que dé una fecha del apocalipsis económico, como hizo Simon con Ehrlich. Que se “mojen”. Han fallado todas sus predicciones desde Malthus. Porque no tiene razón, tan sencillo como eso.

La Economía, como ciencia social y gestión de recursos, ha de dejarse de conspiraciones y chorradas pseudocientíficas y ha de servir de herramienta para que la sociedad intervenga hacia la concienciación y consecución de un avance vital sos-te-ni-ble.

Pero eso está en nuestra mano, y somos más que capaces de lograrlo, porque ya lo hemos hecho otras veces. Ya deberíamos ser suficientemente maduros y tener el suficiente conocimiento previo como para asumir que podemos y debemos hacerlo.

Y eso no lo digo ya sólo como economista.

Sino como ser humano concienciado y progresista.

Hasta la próxima.

91 comentarios

  1. El primer comentario va a ser mío, y es para añadir un par de notas al margen del contenido del artículo.

    La primera es que estoy MUY contento de haber prohibido los comentarios anónimos. El nivel de calidad de los debates y las discusiones se ha incrementado “exponencialmente” (ja, ja, ja): discusiones sobre Sociología, política internacional, noticias de actualidad relevantes, etología, filosofía, Física, Economía… Estoy en una nube, vaya. Parece esto la página web del hermano pequeño de Punset. Os doy las gracias a todos por participar de tal manera. No, si ya sabía que iba a suceder eso al quitar de en medio a conspiranoicos y demás ralea.

    Así pues, les recuerdo a todos mis lectores (los habituiales ya las conocen y las cumplen), que existen unas “Normas para poder comentar”:

    https://chemazdamundi.wordpress.com/normas-para-poder-comentar-obligatorio-leerselo/

    …y que son de obligado cumplimiento para que YO desfiltre los comentarios que reciba.

    No me gusta hacer excepciones, por favor. Así que ya sabéis, a cumplirlas. Esas normas no están para fastidiar, sino para actuar de excelente filtro y que sólo puedan comentar (y a muy buen nivel, insisto), gente con interés, cultura, conocimiento y que no tenga miedo de dar la cara. También me evito bastantes berrinches, a los que soy muy proclive, cuando me encuentro con comentarios escritos anónimamente por conspiranoicos, liberales, ultraderechistas, fanáticos religiosos y demás gentuza.

    Muchísimas gracias por vuestra atención.

    No tenía pensado escribir este artículo en concreto, perdonadme por romper el hilo argumentativo y temático de los artículos que tenía previsto redactar. En los próximos días redactaré (espero) los que tenía pensado escribir. No prometo nada… mañana voy al dentista y no sé cómo me van a dejar de dolorido.

    Comentario por chemazdamundi — 6 junio 2010 @ 21:05

  2. Hola, te pidos gracias anticipadas porque se que me vas a prohibir este comentario, sería un honor para mi que lo hicieras. En segundo lugar me parece lamentable que prohibas algunos comentarios, a no ser que digan auténticas majaderías.
    Pero, hablando de majaderías…algunas tuyas son claros ejemplo. Para empezar confundes desarrollo económico con crecimiento económico. Por ejemplo, el desarrollo económico atiende a variables cualitativas, por tanto efectivamente el desarrollo humano es ilimitado, lo sabe hasta el más pintado. El crecimiento económico material de la economía(que no desarrollo), por mucho que tu te empeñes, atiende a variables cuantitativas (PIB), aunque tenga algunas variables cualitativas como tu indicas. Dicho de otro modo, es imposible el crecimiento material de la economía de forma indefinida, es decir el aumento de la producción de bienes de form ilimitada, en algún punto del futuro, quizás noy muy lejano. Entre otras cosas, porque estamos perdiendo capital natural de forma acelerada. A modo de ejemplo: la tasas de consumo de recursos naturales renovables están por encima de la tasa de renovación natural. Lo estamos viendo continuamente en numerosísemos ejemplos en todo el mundo: sobreexplotación de acuíferos, pérdida de suelos fértiles, devastación de selvas tropicales, esquilmación de gran parte de los caladeros de pesca, y así podríamos seguir un buen rato. Por tanto, estamos perdiendo capital natural. Si pusieramos un valor monetario al capital natural llegaríamos a la conclusión de que estamos empobreciendo a las generaciones futuras.
    En cuanto a los recursos no renovables: minerales, carbón, petróleo, gas natural, evidentemente, como tu bien dices, son recursos limitados, que dependiendo del recurso, en primera instancia podrán sustituirse por otros o no, pero que en última instancia acabarán agotándose, recursos y sustitutos.
    Como conclusión final te diré, que el crecimiento económico actual es absolutamente insostenible, que hay que buscar un modelos de desarrollo -que no crecimiento- sostenible. El capitalismo es, en esencia, incompatible con un desarrollo sostenible. Es ingenuo pensar que se van a generalizar prácticas individuales sostenibles en el marco de estructuras insostenibles. Es una candidez esperar que la gente vaya a adoptar prácticas sostenibles de manera espontánea cuando lo que les rodea alienta justamente a lo contrario.
    Por cierto, hay otros indicadores del progreso o desarrollo alternativos al PIB: El Indicador de Progreso Genuino (GPI por sus siglas en inglés: Index Genuine Progress) ha sido calculado para varios países, es un indicador agregado que evidencia la no correspondencia entre el crecimiento económico y mayor bienestar económico.
    Tras el desarrollo por parte de tres investigadores de California de un Indicador de Progreso Genuino (IPG) en 1995, que incorpora veintiséis variables sociales, económicas y ambientales; cuatrocientos economistas influyentes, incluyendo ganadores del Nobel, declararon conjuntamente: “Ya que el PIB mide solamente la cantidad de actividad comercial, sin considerar los costos sociales y ecológicos involucrados, es a la vez inadecuado y engañoso como medida de prosperidad real.
    Pues bien, lo que ha ido mostrando la utilización de estos y otros indicadores, de manera muy regular y sin excepciones, es que a partir de un cierto nivel de ingresos no parece existir correlación positiva entre crecimiento económico, por un lado, y evolución del bienestar social, por otro.

    No quiero extenderme más, pero creo que tus razonamientos son de una ingenuidad de proporciones épicas. El futuro que quieres ver es tan utópico como cualquier teoría marxita. Te recurdo que el 20% de la población consume el 80% de los recursos del planeta. Es imposible que el 80% restante de la población del planeta consuma al ritmo de las economías occidentales. Es imposible…No Hay recurssos suficientes… y sin recursos no hay crecimiento económico, tal y como hay lo entendemos: PIB.
    No soy un catastrofista, soy un realista bien informado, que se deja llevar por los cantamañanas que imaginan un mundo de color de rosas de aquí hasta la eternidad.
    Hay soluciones, efectivamente, pero pasan por un desarrollo -que no crecimiento- sostenible, que mucho me temo, que para conseguirlo el resultado final sea algo tan diferente a lo que tenemos ahora que difícilmente podríamos ya llamarlo capitalismo. Las políticas públicas democráticas orientadas por valores como la sustentabilidad ecológica y los derechos humanos tienen que establecer el marco dentro del cual tenga lugar la persecución del interés propio en mercados competitivos –y no al revés.

    Más madera! Es la guerra! gritaba Groucho Marx uno de los famosos protagonistas de la película “Los hermanos Marx en el Oeste” al tiempo que, en una carrera alocada, quemaban los vagones para mantener la locomotora en marcha, hasta quemar finalmente el tren y acabar con la locomotora parada”.

    Comentario por Carmelo Lara — 7 junio 2010 @ 16:40

    • Hola, te pidos gracias anticipadas porque se que me vas a prohibir este comentario, sería un honor para mi que lo hicieras.

      1) “Pido”, sería más bien “te doy gracias”, “sé”, “mí”.

      2) ¿Prohibirlo? ¿Quién? ¿Yo? ¿Por qué?

      ¡Al contrario!

      Me ENCANTAN este tipo de comentarios, que son los que me dan la razón. Has caído TAN tontamente en tu propia trampa, que, para gusto y deleite de todo el que pase por aquí, lo desfiltro, comento y apalizo.

      Y, después, me voy a pasar por tu página a darte otro repaso.


      En segundo lugar me parece lamentable que prohibas algunos comentarios, a no ser que digan auténticas majaderías.

      No, si no “prohíbo” comentarios por decir o no majaderías, está especificado en las “Normas para poder comentar“… filtro comentarios PARA OBLIGAROS A DAR LA CARA. Tú… te has visto obligado a darla, porque te ha tocado TANTO los cojones mi artículo que, por narices, has tenido que comentar porque no podías dejarlo pasar, ya que desmonta la inmensa mayor parte de los contenidos de tu página.

      Los filtro PARA QUE OS MOSTRÉIS, y para poder deciros las verdades a la cara, llenar vuestros e-mails de mensajes mandándoos a la porra, y poder ir a vuestras páginas a llamaros mentirosos y demostrarlo delante de todo el mundo, NO SÓLO AQUÍ. Y, ya de paso, denunciar judicialmente si es menester.

      Pero, hablando de majaderías…algunas tuyas son claros ejemplo. Para empezar confundes desarrollo económico con crecimiento económico.

      Noooo, no, no, no…

      El economista aquí SOY YO.

      SOY YO quien conoce las definiciones. Y la definición de desarrollo económico que aparece en este artículo es de mis manuales de Economía.

      Y es de PRIMERO de carrera.

      ÉSTA es la diferencia científica que da la Economía entre crecimiento económico y desarrollo económico:

      El crecimiento es una medida del bienestar de la población de un país o región económica y del éxito de las políticas económicas.
      […]
      El crecimiento es una medida del bienestar de la población de un país o región económica y del éxito de las políticas económicas. Implícitamente, se supone que un elevado crecimiento económico es beneficioso para el bienestar de la población, es decir que un elevado crecimiento económico sería un resultado deseado por las autoridades políticas y por la población de un país.
      […]
      Crecimiento económico y desarrollo
      Un concepto más amplio que capta los aspectos no considerados por el producto bruto es el concepto de desarrollo económico, que incluye, además de aspectos como el nivel de producción, aspectos estructurales como la educación de la población, indicadores de mortalidad, esperanza de vida, etc. En el concepto de desarrollo también se incluyen nociones mas abstractas como la libertad política, la seguridad social, etc.
      ¿Por qué no se usa el concepto de desarrollo económico u otras medidas del bienestar en lugar del concepto de producto interno bruto para medir el crecimiento económico? Básicamente, por la dificultad para medir el desarrollo económico. El desarrollo económico es un concepto muy amplio y no hay un consenso general sobre su definición exacta. Por otro lado, también es muy difícil trasladar la observación de desarrollo económico a una medida numérica del mismo, las comparaciones interregionales e intertemporales son muy difíciles. El producto bruto interno es una medida numérica de fácil interpretación, además, “encaja” bien en los modelos económicos, donde en general el producto de una economía es el resultado de la combinación de insumos productivos (capital y trabajo) utilizando una tecnología determinada.

      http://www.econlink.com.ar/economia/crecimiento/crecimiento.shtml

      JAAAAAAAAAAAAA, JA, JA, JA, JA, JA… Que me meo “toaaaaaaaaaaaa”, aaaaja, ja, ja, ja…

      Juego, set… y partido.

      No vas a poder con un economista en su campo.

      Tardo tres coma dos en dejaros en ridículo, jo, jo, jo…

      Pero, ¿tú qué te crees, desgraciado? ¿Que le vas a poder decir A UN TÉCNICO QUÉ ES CADA CUESTIÓN DE SU CAMPO?

      ¿Le vas a decir a un físico que existe el motor de movimiento perpetuo? ¿O a un médico que no existe el SIDA?

      Tú no vas a venir a decirle a un economista QUÉ es CRECIMIENTO económico.

      Por ejemplo, el desarrollo económico atiende a variables cualitativas, por tanto efectivamente el desarrollo humano es ilimitado, lo sabe hasta el más pintado. El crecimiento económico material de la economía(que no desarrollo), por mucho que tu te empeñes, atiende a variables cuantitativas (PIB), aunque tenga algunas variables cualitativas como tu indicas.

      Punto… y final de la cuestión.

      Ya me has dado la razón.

      Y “tú” con acento en la “u”.

      Si el PIB incluye medidas de variables cuantitativas Y CUALITATIVAS, el crecimiento económico ES INFINITO por definición Y POR CONCEPTO.

      ¿Qué dije aquí, querido?

      Si C es el crecimiento económico, y C = a + b, siendo a una variable finita, y b, una variable infinita, entonces C PUEDE ser infinito.

      http://www.wired.com/wired/archive/5.02/ffsimon_pr.html

      Tú no vas a venir a decirle a un economista QUÉ es CRECIMIENTO económico, ignorante. Que no es que lo diga yo, o me lo esté inventando… es que son definiciones económicas más que estudiadas y revisadas. No va a venir un mierda a decirme QUÉ es el crecimiento económico. Y menos, uno que MIENTE al definirlo.

      Dicho de otro modo, es imposible el crecimiento material de la economía de forma indefinida, es decir el aumento de la producción de bienes de form ilimitada, en algún punto del futuro, quizás noy muy lejano.

      1) Pon una fecha.

      2) El problema, ignorante, es que el crecimiento económico NO MIDE O CUANTIFICA SÓLO LOS ASPECTOS MATERIALES DE LA ECONOMÍA.

      Ése es vuestro grandísimo error de conspiranoicos.

      3) El crecimiento económico mide variables cualitativas E INCLUYE ESO EN SU PROPIA DEFINICIÓN, cosa que “se os olvida”.

      4) es imposible el crecimiento material de la economía de forma indefinida

      ¿¿¿Y quién está diciendo lo contrario, miserable mentiroso???

      Ya lo he especificado en mi artículo, mentiroso.

      Efectivamente, existe límite teórico al crecimiento material y energético de una sociedad. YO NO LO HE NEGADO. Lo único que he dicho, es que AUNQUE EXISTA LÍMITE AL CRECIMIENTO “MATERIAL” (y se te olvida el energético, ignorante), NO POR ESO EL CRECIMIENTO ECONÓMICO DEJA DE TENER CAPACIDAD INFINITA, porque con esas limitaciones, el aumento de sus OTRAS variables y recursos cualitativos (avance tecnológico), lo HACE INFINITO.

      Aunque utilizáramos TODA la materia y TODA la energía al 100% de efectividad, aún se produciría crecimiento económico POR MEJORA cualitativa tecnológica. Y lo tasaríamos económicamente.

      ¿No sabes leer, mentiroso? ¿No lo he dicho suficientes veces?

      ¿Qué es lo que he dicho aquí, en mi artículo, eh?

      De hecho, PODRÍA SUCEDER que ciertamente llegáramos a un punto (en un futuro muy lejano) en el que no podamos emplear ni más eficiencia energética ni más materia. Bueno, pues como ya hemos visto eso no significa que no podamos seguir creciendo económicamente. Que se “estancara”, por ejemplo, nuestra eficiencia energética al llegar al máximo aprovechamiento que nos permitiera la segunda ley de la termodinámica (la materia es reconvertible y no da tantos problemas), no implica que el crecimiento económico no se pudiera dar a través de otras variables que la componen.

      Como la variable tecnológica.

      Venga, venga… Dilo, admítelo.


      Por tanto, estamos perdiendo capital natural. Si pusieramos un valor monetario al capital natural llegaríamos a la conclusión de que estamos empobreciendo a las generaciones futuras.

      1) “Pusiéramos”.

      2) Cosa que se incluye en el PIB actual. Pero es que el capital natural…SE TRANSFORMA. Y eso… también “se te olvida”. Debe ser voluntad y ánimo de trabajo NUESTRO el conservar bajo UNA FORMA ese capital, si como sociedad estimamos oportuno el mantenerlo así. Otra cosa es que algunos no quieran… o no les importe. A MÍ sí me importa. YO planto bosques, por ejemplo. Con mis manos.


      En cuanto a los recursos no renovables: minerales, carbón, petróleo, gas natural, evidentemente, como tu bien dices, son recursos limitados, que dependiendo del recurso, en primera instancia podrán sustituirse por otros o no, pero que en última instancia acabarán agotándose, recursos y sustitutos.

      NO TIENES NI PUTA IDEA del ciclo económico de “destrucción creativa”.

      Tú no eres economista, está claro.

      No tienes pero que NI PUTA IDEA. ¿Utilizamos mucho ahora el sílex? ¿A que no? Pues lo hemos estado utilizando durante MILES de años: era uno de los materiales más empleados por nuestros ancestros prehistóricos y protohistóricos. ¿Lo hemos gastado todo? No. ¿Por qué? Porque hemos encontrado sustitutos. ¿Hemos seguido gastando sílex desde entonces? No.

      Encontrar un sustituto NO SIGNIFICA SEGUIR GASTANDO LO QUE ESTÁBAMOS EMPLEANDO HASTA ENTONCES.

      Tú no te has leído el artículo NI POLLAS. En él, aclaro que:

      Esos procesos que consumen recursos físicos y/o energéticos, no se mantienen y se acumulan a los nuevos necesariamente. La inmensa mayoría de las veces, se sustituyen unos a otros. Y se tienden a sustituir por procedimientos MEJORES y MENOS COSTOSOS en términos de recursos. Como vimos en el ejemplo de los analgésicos, el proceso de elaboración de un medicamento nuevo y mejor, sustituyó al proceso de elaboración del antiguo… se produjo un aumento de valor y una mejora perceptible de mi bienestar (crecimiento económico), pero el que hubiera aumentado el VALOR general del PIB no implicó que al gasto de recursos SE INCREMENTERA junto con él.
      […]
      Ese medicamento es más valorado por mí (y por la sociedad) y “vale”, por tanto, más. Se abandona la producción del antiguo medicamento, le pongo un precio o valor MAYOR (y bastante mayor, de hecho, ha aumentado exponencialmente, el antiguo me costaba quinientas pesetas y el otro diez euros) al nuevo con respecto al antiguo medicamento (estoy dispuesto a pagar más por él). Ese aumento de MI bienestar se ve reflejado en el aumento del PIB, que ha registrado ese aumento de valor… a través del dinero.
      ¿Lo veis?
      En algunos casos, el costo de esos procesos incluso se reduce (o se reduce POR DEBAJO de nuestra capacidad de reciclaje o reutilización). La elaboración de un nuevo medicamento, que sustituya a tres medicamentos anteriores, por ejemplo, elimina los costos de producción de DOS de ellos. Nunca dejaré de hacer hincapié (vamos, yo y todos los economistas más o menos serios) en el hecho de que el PROGRESO TECNOLÓGICO ES UN RECURSO MÁS DE LA ECONOMÍA.

      Y tú vas y me cuentas esto:

      Como conclusión final te diré, que el crecimiento económico actual es absolutamente insostenible, que hay que buscar un modelos de desarrollo -que no crecimiento- sostenible. El capitalismo es, en esencia, incompatible con un desarrollo sostenible.

      CURIOSAMENTE ha sido el capitalismo el que ha desarrollado los conceptos de reciclaje, reutilización, filtrado de aguas residuales… oooooh, qué fallo.

      NUNCA acabaréis de entender que LA PRINCIPAL ventaja del capitalismo como sistema estructural económico es…

      …SU FLEXIBILIDAD.

      El capitalismo NO SE ESTÁ QUIETO.

      Ésa es su grandeza.

      El capitalismo del XIX no se parece NI POR ASOMO al de nuestros días.

      El capitalismo es el sistema estructural que más rápido diseña soluciones a los problemas creados por la sociedad. Justo cuando los antiguos países de Europa del Este estaban llenos de mierda y polución (Chernobyl, centrales térmicas de Lituania, desecación del Mar de Aral, contaminación del Obi y del Yenisei, salinización del Kazajstán, o por citar un caso actual y asiático, la provincia carbonífera de Harbin en China, etc.) y prácticamente no implementaban ninguna medida de salvaguarda ecológica, se desarrolló e implementó el ecologismo en el mundo capitalista… registrándolo en sus cuentas de resultados.

      La catástrofe de BP, que está sucediendo estos días, no la habría pagado nadie hace sesenta años.

      Hoy, se le obliga a la empresa a pagar y a limpiar.

      Pregúntate si eso habría pasado en la Europa del Este comunista.

      Es ingenuo pensar que se van a generalizar prácticas individuales sostenibles en el marco de estructuras insostenibles.

      Pues se está haciendo, payaso, ja, ja, ja…


      Es una candidez esperar que la gente vaya a adoptar prácticas sostenibles de manera espontánea cuando lo que les rodea alienta justamente a lo contrario.

      Ahí entra nuestro factor educacional.

      Y vuelvo a insistir en que a nadie se le educaba en esos aspectos ni se les informaba, hace que ni treinta años en España. Ahora, sí. Ahora se replantan nuestros bosques, se frenan incendios, se descontaminan acuíferos, y se filtra el agua. Y DENTRO de una estructura como es el capitalismo. De hecho, NACIÓ entro del capitalismo, como forma de mejorar nuestro bienestar. Y esa mejora/lucha contra las medidas de “desbienestar” PASAN A SER CRECIMIENTO ECONÓMICO en su actividad. Y a ser tasadas como tales. Porque son una medida de aumento de bienestar.

      Yo no hablo de candidez. Yo hablo de hechos.

      Y a ti se te olvidan muchos “hechos”…

      Por cierto, hay otros indicadores del progreso o desarrollo alternativos al PIB: El Indicador de Progreso Genuino (GPI por sus siglas en inglés: Index Genuine Progress) ha sido calculado para varios países, es un indicador agregado que evidencia la no correspondencia entre el crecimiento económico y mayor bienestar económico.

      YA lo he indicado EN UN ANTERIOR ARTÍCULO sobre el crecimiento económico.

      ¿Qué es lo que yo había dicho aquí?

      -Sé que soy MUY pesado con esto que voy a decir pero comprenderéis que, después de haber dejado advertencias por TODAS partes (artículos, comentarios, páginas fijas de advertencia en el menú lateral), me moleste MUY mucho el hecho de que no os leáis las cosas que escribo. Llevo muy mal el que la gente no se lea las cosas que he escrito, y que TANTO trabajo y tiempo me han llevado plasmar, así que NO CONSIENTO que los que vengáis comentando no os leáis BIEN y de manera COMPLETA… TODO… lo que he escrito. Sí, señor, leéis bien: TODO. Eso incluye TODOS los artículos, y TODOS los enlaces suministrados en ellos (quedáis “absueltos” de los comentarios, pero son MUY recomendables, especialmente los escritos por mí). Eso es lo que me enseñaron a hacer en mi escuela, lo que YO hago en internet, y lo que debería hacer TODO buen lector.
      -El por qué exijo esto último, es porque estoy hasta los cojones de repetir las cosas una, y otra, y otra vez, cuando ya he hablado más que de sobras de lo que me estáis comentando. Me han entrado DECENAS de veces preguntándome “por qué hablas tan mal de Zeitgeist” o “qué autoridad tienes tú para hablar de Economía”, cuando he escrito ARTÍCULOS ENTEROS sobre todo eso.
      -Sé que estáis muy mal acostumbrados a leer las cosas rápidamente, a lo loco, y queréis que os expongan las cosas en dos o tres líneas, porque os da pereza leer mucho. Ya está bien de entrar de primeras, leer un poco de mi último artículo y, sin más dilación, empezar a comentar el primer dislate que se os ocurra diciendo “pues no has hablado de tal o cual cosa”, cuando a buen seguro que ya he escrito un artículo ENTERITO.
      -SE ACABÓ. ASÍ NO SE LEE. Os voy a enseñar a leer aunque sea lo último que haga. Os vais a leer el índice de artículos ENTERO Y HASTA EL FINAL, uno a uno, por orden, despacito y bien. Haciendo esquemas si hace falta. ¿Que he escrito mucho? OS JODÉIS. Más escribieron Cervantes o James Joyce, y a nadie en su sano juicio se le ocurre hacer una crítica a sus obras sin habérselas leído ENTERAS, faltaría más. Un libro se lee ENTERO, y una página web, TAMBIÉN. Justo, justo… como hago YO. Borraré los comentarios de TODO AQUEL que muestre y demuestre no haberse leído mis escritos, SE REGISTRE O NO. Así de claro.

      Tras el desarrollo por parte de tres investigadores de California de un Indicador de Progreso Genuino (IPG) en 1995, que incorpora veintiséis variables sociales, económicas y ambientales; cuatrocientos economistas influyentes, incluyendo ganadores del Nobel, declararon conjuntamente: “Ya que el PIB mide solamente la cantidad de actividad comercial, sin considerar los costos sociales y ecológicos involucrados, es a la vez inadecuado y engañoso como medida de prosperidad real.
      Pues bien, lo que ha ido mostrando la utilización de estos y otros indicadores, de manera muy regular y sin excepciones, es que a partir de un cierto nivel de ingresos no parece existir correlación positiva entre crecimiento económico, por un lado, y evolución del bienestar social, por otro.

      No, si vamos a ver, si TE HUBIERAS LEÍDO BIEN EL ARTÍCULO (es la tercera vez que te lo repito), habrías leído ESTO, y no quedarías en ridículo:

      -Nota aparte: el PIB no incluye TODA actividad económica ni TODA ineficiencia cuantificada de nuestro sistema, que en la actualidad lo hace cada vez más, pero sigue sin incluirlas todas… ahora mismo incluye sólo el aumento de bienestar provocado por las MEJORAS que utilizamos para luchar contra las ineficiencias, pero no las ineficiencias (como la polución) en sí, aunque en general el PIB incluye los gastos de “arreglar” esas ineficiencias, con lo cual más o menos se las puede “apercibir” en el crecimiento económico. Por ejemplo, la limpieza de polución ambiental típica de una nación moderna industrial para evitar los efectos del cambio climático, se calcula en torno a un 1% de su PIB anual (caso de Gran Bretaña).

      http://www.webcitation.org/5nCeyEYJr

      Hay un debate muy encendido en algunos sectores académicos de la Economía al respecto de si debe ser sólo el PIB u otra medida más precisa la que mida el crecimiento económico. Bástenos con saber que es la que más se utiliza y que es, de momento, la más adecuada, grosso modo. Ya hablé del PIB en profundidad, aquí, en el capítulo II.

      Como ves, ya lo he contemplado TODO. Porque YO soy economista y conozco y SÉ de lo que hablo.

      Sí, ya conozco el GPI. ¿Cuál es el problema con el GPI? Que mide DEMASIADAS variables SOCIALES de imperfecta cuantificación (el coste monetario de la felicidad en el matrimonio, el “coste” económico de una violación, o el “coste” de “agotamiento” de algo que se ha abandonado y YA tiene sustituto… no son variables que YO incluiría en una cuantificación monetaria “seria”, más que nada porque lo tasan ellos y a la vulié, claro… YO no soy QUIÉN para tasar económicamente el drama que supone una violación, por ejemplo).

      Que no es que no se use el GPI por una conspiración o porque no interese, sino porque es una patata de cuantificación de desarrollo económico. Hay MUCHOS otros modelos más serios que ése, como el cada vez más desarrollado PIB… que se te ha olvidado que el PIB está cada vez más perfeccionado. De hecho, YA incluye muchos costes ecológicos.

      Efectivamente, COMO YA HE DICHO, el PIB no es una medida completa ni perfecta, pero si se sigue usando, a nivel macroeconómico, es porque es la MÁS SERIA.

      Es la única que, a golpe de años, se ha demostrado como bastante acertada en la cuantificación de la TRASLACIÓN de una mejora de una sociedad a partir de su desarrollo económico. POR ESO está en los libros de Economía el PIB y no el GPI como indicador de crecimiento económico.


      No quiero extenderme más, pero creo que tus razonamientos son de una ingenuidad de proporciones épicas.

      Yo estoy hablando de desarrollos conceptuales científicos.

      CONCEPTOS EN LOS QUE TÚ HAS MENTIDO.

      Yo no estoy afirmando en NINGÚN momento que la vida sea de color de rosa. Yo no estoy hablando de ingenuidades. YO ESTOY HABLANDO DE CONCEPTOS.

      Lo que os acuso a muchos ignorantes en materia económica es DE MENTIR al decir que ES IMPOSIBLE que el CONCEPTO de crecimiento económico SEA INFINITO, porque como infinito, por definición, ES.

      Y punto pelota y se acabó, y tú no nos vas a decir ahora a los economistas que NO, a partir de tus polleces y de tus “pues yo creo que”. Estáis MINTIENDO al hablar sobre conceptos. Y a partir de ahí, tiráis del hilo para desarrollar vuestras “alternatividades”. Que muy bien, que muy bonito, que pienses LO QUE QUIERAS, pero que los conceptos SON LOS QUE SON.

      2 + 2 = 4, y punto, independientemente de que te guste que salga 4 en el resultado O NO.


      El futuro que quieres ver es tan utópico como cualquier teoría marxita. Te recurdo que el 20% de la población consume el 80% de los recursos del planeta. Es imposible que el 80% restante de la población del planeta consuma al ritmo de las economías occidentales. Es imposible…No Hay recurssos suficientes… y sin recursos no hay crecimiento económico, tal y como hay lo entendemos: PIB.
      No soy un catastrofista, soy un realista bien informado, que se deja llevar por los cantamañanas que imaginan un mundo de color de rosas de aquí hasta la eternidad.

      1) Aprende a escribir, anda.

      2) ¿Ves? Y tú ya te estás yendo por las ramas, primero dices “el concepto de crecimiento económico es como lo digo yo, no como lo dice la ciencia económica, Y YA POR ESO bla, bla, bla, lo que me interesa a mí, y bla, bla, bla…”

      Te recurdo que el 20% de la población consume el 80% de los recursos del planeta. Es imposible que el 80% restante de la población del planeta consuma al ritmo de las economías occidentales. Es imposible…

      Lo que dices es una falacia matemática, de la que nos reímos los economistas.

      1) Consume el 80% de los recursos PRODUCIDOS, NO DEL MONTANTE TOTAL. Ese 80% NO ES UN TOTAL fijo a partir de cual hacer el cómputo. Ese 80% no representa la materia y energía TOTALES sempiternas.

      2) Hace noventa años, el 8% tenía el 92%… de los recursos producidos entonces. Se os pilla facilísimamente. No tenéis NI PUTA IDEA DE MATEMÁTICAS.

      3) Se están repartiendo los recursos con el paso del tiempo. Hace cincuenta años, los chinos eran pobres como las ratas. Hoy, viven bastante mejor. ¿Han dejado de ser los países ricos más ricos? NO. ¿Qué se está produciendo? Redistribución Y EFICIENCIA en los sistemas productivos.

      4) APARTE, el crecimiento económico NO MIDE ESO POR DEFINICIÓN NI POR CONCEPTO. Eso no es lo que tiene en cuenta el crecimiento económico.

      Crecer económicamente NO ES NECESARIAMENTE GASTAR MÁS, NI CONSUMIR MÁS. Este sistema se regula a sí mismo POR NARICES. Cuando no hay más recursos… pues se acabó, no hay más. Crecer económicamente no significa que TODOS tengamos que gastar, sino que lo que empleemos VALGA MÁS y nos DÉ MÁS BIENESTAR que lo que teníamos ANTES. Ni que los que vengan detrás gasten LO MISMO O MÁS QUE NOSOTROS, sino MEJOR.

      ESO no es el crecimiento económico. Lo mide, pero no ES necesariamente ni SÓLO eso.

      Mejor dicho, no es sólo GASTAR Y CONSUMIR MÁS… es conseguir más bienestar. ¿Que se llega a un techo de NO PODER CONSUMIR MÁS? Estupendo, NO PASA NADA: desarrollaremos MEJORES FORMAS DE CONSUMIR EN NUESTRA RUEDA LIMITADA DE PRODUCCIÓN, JODER, A VER SI OS ENTERÁIS.

      Tan simple, tan sencillo… y a la vez tan complejo como eso.

      5) CONSUMIR MÁS NO ES DESTRUIR MATERIA, Y A TOMAR “POR CULO”. La materia NO desaparece. Que yo coma treinta kilogramos de carne o emplee treinta kilogramos de hierro no implica que la materia haya dejado de existir, GUAPO. Se ha transformado. Y se retransformarán después, joder, en un ciclo de transformaciones y reutilización. Que no os enteráis de eso. Que no os queréis enterar. Que eso no es “gastar “los recursos de manera IRREVERSIBLE, que es lo que das a entender, ig-no-ran-te.

      Hay soluciones, efectivamente, pero

      No son las tuyas.

      Ni tus falsos conceptos.

      Más madera! Es la guerra! gritaba Groucho Marx uno de los famosos protagonistas de la película “Los hermanos Marx en el Oeste” al tiempo que, en una carrera alocada, quemaban los vagones para mantener la locomotora en marcha, hasta quemar finalmente el tren y acabar con la locomotora parada”.

      Menos mal que diseñamos con la variable/recursos de progreso tecnológico del crecimiento económico los trenes eléctricos de alta velocidad alimentados por energía renovable.

      Qué grande es la Ciencia Económica.

      Creo que no le he dado una paliza dialéctica TAN grande a nadie desde hace un par de semanas, al menos.

      OWNED.

      ¡Ay! ¡Que se me olvidaba! ¡Que tienes treinta y una faltas!

      Comentario por chemazdamundi — 7 junio 2010 @ 22:13

      • Éste es Carmelo Lara, el autor de ese comentario, donde miente:

        Carmelo Lara, el mentiroso.

        Podéis señalarle con el dedo por donde vaya, y decir: por allí va un mentiroso.

        Es por estas cosas POR LAS QUE EXIJO que se dé la cara.

        P.D.: lo que me estoy riendo de este tío, que se creía que no le iba a contestar… NO TIENE NOMBRE.

        Comentario por chemazdamundi — 7 junio 2010 @ 22:32

  3. UUUUUUUUUUJUJUJUJU…

    si que hacia tiempo que no repartias uno de tus owned, sí

    Te has quedao a gusto con este, ¿eh?

    Macho, no le has dao mas ostias por pixel porque no se puede.

    ¿Te digo una cosa? A este lo que le ha pasao es que no sabia que eras economista, eso lo primero… y le han empezado a llover las ostias oportunas. Lo segundo es que, es verdad se ha inventado las definciones, pero lo que yo veo es que lo ha hecho no por desconocimiento, sino como tu dices para irse a donde el le interesa, la prueba la tienes en que tal parece que no se haya leido el artiulo me cago en Dios. Si casi todo lo que te ha criticado… está en el articulo!!!

    ESsto ha sido buenisimo:

    Tras el desarrollo por parte de tres investigadores de California de un Indicador de Progreso Genuino (IPG) en 1995, que incorpora veintiséis variables sociales,

    Sí, ya conozco el GPI. ¿Cuál es el problema con el GPI? Que mide DEMASIADAS variables SOCIALES de imperfecta cuantificación (el coste monetario de la felicidad en el matrimonio, el “coste” económico de una violación, o el “coste” de “agotamiento” de algo que se ha abandonado y YA tiene sustituto… no son variables que YO incluiría en una cuantificación monetaria “seria”, más que nada porque lo tasan ellos y a la vulié, claro… YO no soy QUIÉN para tasar económicamente el drama que supone una violación, por ejemplo).

    joder con “los alternativos”. se pasan siete pueblos.

    y otra cosa que me hace mucha mucha gracia el muy joío no ha comentado NADA del decrecimiento poblacional, que es una cosa que hemos dado hace poco en Estadística. No le interesaba comentar eso, ¿eeeeh? A nadie de los conspiranoicos le interesa hablar de ese tema.

    Ah, por cierto, que no se si te hass fijado lo que pone debajo de la foto de este tipo en su pagina:

    “Aprendiz de todo y experto de nada”

    no, si ya se ve, ya se ve.

    Un saludo pa ti y pa tu mujer, Chema.

    Comentario por Artabrío — 7 junio 2010 @ 23:11

  4. Muy fuerte…jajaja lo tuyo es de juzgado de guardia, aparte de que eres un gilipollas mal-des-informado, no tienes ni puta idea de lo que dices.
    Las faltas de ortografía me las paso por el culo, chaval. Tienes la mente y las ideas un poco desordenadas, te falta madurez y eres un gilipollas de altos vuelos, como se diría aquí es España, un fantasma. Te crees que eres algo pero no eres nada. Estás vacio con unos argumentos más simples que el mecanismo de un chupete.

    No veo tus ostias por ningún lado…jajajaja por dios como puede haber tanto fantasma por el mundo.
    ¿Pero chaval en que mundo vives?
    A ver si solucionas la crisis financiera actual, jajajaja….
    Eres el clásico pirómano que se convierte luego en bombero.
    Pero además me amenzas, exiges!!!!!ro quien te has creido que eres?, ¿quizás una personajillo fascista de última generación?.
    No voy a entrar en detalle, no pienso perder el tiempo con tus simplezas, paséate por mi página. Y mira lo que está pasando a tu alrededor…con eso es suficiente.
    Jajajaja este post es absurdo, estoy perdiendo el tiempo….
    Por cierto el sistema económico va a quebrar en el futuro porque es insostenible, como lo es el crecimiento infinito…de hecho ya lo estamos viendo en Europa…y lo que nos espera en los próximos años…
    No tienes ni puta idea, ¿pero en que mundo vives?
    ¿Acaso no ves la pérdida de capital natural? ¿Acaso no ves las advertencias de los científicos, de los informes de la ONU?
    Por cierto, cantamañanas, sabía perfectamente que incluirías mi primer post.
    Dudo que incluyas este segundo, aunque es un anzuelo para que definitvamente lo incluyas, o quizás no????
    Hubieras sido un lerdo redomado si no lo hubieras hecho.
    Este no es mi estilo de comunicarme con alquien, pero dadas las circunstancias, y ante la evidencia de que eres un impresenteable donde la educación brilla por su ausencia, me he rebajado a tu altura…No es lo mío…pero hay momentos que, joder, jajajaja hay que hacerlo.
    Hasta otra, o no, depende…
    Por cierto tu estilo es deplorable, pero que exigas que te contesten en los mismos términos es todavía peor.
    Y si no vean el mensaje que me ha enviado:

    “Soy José María Gallardo, más conocido como Chemazdamundi.
    A todo el que pase por aquí y lea, Carmelo Lara, el dueño de esta página, escribió un comentario MINTIENDO en la mía.
    Ya conoces las normas de mi página, Carmelo: exijo derecho a contestar en las páginas de mis comentaristas con mi estilo y sin cortapisas… para que TODO el mundo pueda ver, leer y comparar.
    Como elimines de alguna manera ESTE comentario, filtraré el tuyo y, además, mostraré el doble rasero que tienes DE LA FORMA QUE MEJOR ESTIME OPORTUNA”

    Por dios, ni George Busch podía hacer tanto el ridículo…jajajaja es increible

    Comentario por Carmelo Lara — 8 junio 2010 @ 00:13

    • Edit: ¡uy! ¡Que estaba “loggeada” con la contraseña de Chema!

      Ahora me toca comentar a mí, que yo también tengo ganas de gresca dialéctica.

      Muy fuerte…jajaja lo tuyo es de juzgado de guardia, aparte de que eres un gilipollas mal-des-informado, no tienes ni puta idea de lo que dices.

      1) Chema es economista titulado (en Mercadotecnia).

      2) Es usted el que ha mentido en las definiciones. Lamentablemente para usted, Chema es economista y ha sabido desenmascarar su mentira, de forma que todos podamos verla. Las pruebas oportunas las ha mostrado Chema. Usted no tenía ni repajolera idea de qué era un crecimiento económico y qué es un desarrollo económico, y sus diferencias.

      3) Es, por tanto, obvio, que el desinformado es usted. Usted no puede venir aquí, decirle a un técnico en la materia que no sabe lo que se dice, que dicho técnico le deje en ridículo con pruebas, y luego quejarse de que le dejan en ridículo.

      Ayer, Chema y yo estuvimos debatiendo este artículo, y me dio una serie de indicaciones que voy a utilizar. Para que se vea que no sólo él es capaz de dejarle en ridículo, voy a desarrollar esas indicaciones al contestarle.

      Las faltas de ortografía me las paso por el culo, chaval.

      Pues no proteste o se queje si se las echan en cara. Demuestran su incultura. Un inculto como es usted no es quién para decirle nada o echarle en cara nada a un técnico que sí sabe expresarse, escribir y conoce las definiciones. No como usted, que miente sobre ellas.

      Tienes la mente y las ideas un poco desordenadas,

      Y lo fue a decir quien no sabe qué es crecimiento económico y qué es desarrollo económico, acusando a los demás de que son ellos los que no lo saben. Es obvio que está mintiendo.

      te falta madurez y eres un gilipollas de altos vuelos, como se diría aquí es España, un fantasma. Te crees que eres algo pero no eres nada. Estás vacio con unos argumentos más simples que el mecanismo de un chupete.

      Y usted no tiene ni maldita idea de Economía moderna, y se basa no en argumentos con pruebas sino en prejuicios.

      Argumentos científicos con pruebas empíricas detrás. Lo que dice Chema no lo dice sólo él. Es la conclusión académica de la Ciencia Económica.

      No veo tus ostias por ningún lado…

      Pues las estamos viendo todos los que pasamos por aquí y le leemos a usted y a Chema. Y se lo estamos reprochando a usted.

      jajajaja por dios como puede haber tanto fantasma por el mundo.

      Sí, la risa desesperada del que se siente dolido porque lo han apalizado en público.


      ¿Pero chaval en que mundo vives?

      ¿En qué mundo vive usted que no es capaz de interpretar datos estadísticos y no es capaz de coger un diccionario para conocer una definición?

      ¿Usted se cree que esto es propio de alguien que “sabe” del tema?


      Te recurdo que el 20% de la población consume el 80% de los recursos del planeta. Es imposible que el 80% restante de la población del planeta consuma al ritmo de las economías occidentales. Es imposible…

      Y Chema respondió:

      Lo que dices es una falacia matemática, de la que nos reímos los economistas.

      1) Consume el 80% de los recursos PRODUCIDOS, NO DEL MONTANTE TOTAL. Ese 80% NO ES UN TOTAL fijo a partir de cual hacer el cómputo. Ese 80% no representa la materia y energía TOTALES sempiternas.

      2) Hace noventa años, el 8% tenía el 92%… de los recursos producidos entonces. Se os pilla facilísimamente. No tenéis NI PUTA IDEA DE MATEMÁTICAS.

      3) Se están repartiendo los recursos con el paso del tiempo. Hace cincuenta años, los chinos eran pobres como las ratas. Hoy, viven bastante mejor. ¿Han dejado de ser los países ricos más ricos? NO. ¿Qué se está produciendo? Redistribución Y EFICIENCIA en los sistemas productivos.

      4) APARTE, el crecimiento económico NO MIDE ESO POR DEFINICIÓN NI POR CONCEPTO. Eso no es lo que tiene en cuenta el crecimiento económico.

      Crecer económicamente NO ES NECESARIAMENTE GASTAR MÁS, NI CONSUMIR MÁS. Este sistema se regula a sí mismo POR NARICES. Cuando no hay más recursos… pues se acabó, no hay más. Crecer económicamente no significa que TODOS tengamos que gastar, sino que lo que empleemos VALGA MÁS y nos DÉ MÁS BIENESTAR que lo que teníamos ANTES. Ni que los que vengan detrás gasten LO MISMO O MÁS QUE NOSOTROS, sino MEJOR.

      ESO no es el crecimiento económico. Lo mide, pero no ES necesariamente ni SÓLO eso.

      Mejor dicho, no es sólo GASTAR Y CONSUMIR MÁS… es conseguir más bienestar. ¿Que se llega a un techo de NO PODER CONSUMIR MÁS? Estupendo, NO PASA NADA: desarrollaremos MEJORES FORMAS DE CONSUMIR EN NUESTRA RUEDA LIMITADA DE PRODUCCIÓN, JODER, A VER SI OS ENTERÁIS.

      Tan simple, tan sencillo… y a la vez tan complejo como eso.

      Es más que obvio que usted, Carmelo, lee los datos como le da la gana. Usted no puede venir y decirle a alguien que “el 20% de los humanos consume el 80% de los recursos, y es imposible que el 100% de los humanos consuma como ese actual 20% de privilegiados”.

      Es decir, usted no está teniendo en cuenta que ese 80% de los recursos son con respecto a los recursos producidos en un momento determinado (2010). Es decir, hasta yo, que de matemáticas no voy muy fina, entiendo el concepto que supone que si en 1914 el 8% de los humanos consumía el 92% y ahora el 20% consume el 80% de los recursos, las cuentas no salen porque si la cantidad de recursos (el montante total de la producción) fuera la misma hoy y en 1914, eso implicaría que ese 8% de ricos en 1914 se habría emprobrecido y lo habrían repartido con el restante hasta alcanzar el 20% (y eso hablando en términos absolutos y suponiendo que el resto de la población que no entra en ese nuevo 20% -ese 80%- ¡¡¡siga consumiendo como en 1914!!!), y no es eso lo que vemos. Hoy hay muchos más ricos, en mucha mayor medida y en muchos más países que entonces. Y los pobres de hoy no son tan pobres como los de entonces. Y ese “desemprobecimiento” no ha sucedido sólo en los países capitalistas, sino (en menor medida), también los comunistas.

      Según usted, hubiera sido imposible que:

      -el 8% de los privilegiados de 1914 se hubiera podido convertir en un 20% (con el mismo nivel), o que

      -el 20% de los privilegiados de 1914, pudieran consumir o vivir como el 20% de los privilegiados de 2010.

      Pues que sepa también que el 20% de los privilegiados actuales son en números totales, MÁS que los privilegiados de 1914 porque la población ha aumentado desde entonces (no ha tenido usted en cuenta eso) y, encima, consumen más.

      ¿Cómo ha sido posible eso?

      Porque se produce más y mejor y se consume mejor también.

      Ahí es donde entra la tercera variable de mejora cualitativa de avance tecnológico del crecimiento económico.

      ¿Qué es lo que ha sucedido? Que la cantidad de recursos totales producidos ha aumentado con respecto a la cantidad producida en 1914. El 20% de los humanos consume el 80% de recursos que se producen ahora, y que son mucha mayor cantidad que la que se producía entonces. Porque se le olvida que la Humanidad no parte de 0 recursos ni consume siempre el 100% de los recursos totales del planeta. Ese 80% no es sobre el total de los recursos disponibles en el planeta, sino sobre el total de lo producido en un momento dado. En 1914 se producía mucho menos que en 2010.

      Usted menciona este ejemplo:

      Más madera! Es la guerra! gritaba Groucho Marx uno de los famosos protagonistas de la película “Los hermanos Marx en el Oeste” al tiempo que, en una carrera alocada, quemaban los vagones para mantener la locomotora en marcha, hasta quemar finalmente el tren y acabar con la locomotora parada”.

      ¿Cómo es que no nos hemos quedado sin bosques en España (y mira que han sufrido los pobres)? ¿O en Corea? ¿O cómo es que en Suecia los bosques aumentan? ¿Cómo es que, con cinco mil millones de personas más que en los tiempos de los hermanos Marx… siga habiendo madera?

      Porque hemos dejado de usarla a ese nivel…

      …y cada vez la usamos menos.

      Porque la tecnología cambia. Porque ya no se usan locomotoras movidas por quema de carbón o de madera.

      Porque el sistema económico no es un algo rígido ni estático, sino que, como faceta social y humana, cambia, se adapta y evoluciona. Por eso llega un momento, en que las cosas evolucionan, tocan “techo” y descienden, lo que incluye el uso y abuso de “capitales naturales”, como los bosques. Suecia no ha perdido ni una sola especie animal: ha reintroducido incluso las que había perdido (alces), recupera sus bosques… y su gente es mucho más rica y vive mejor que en 1914.

      No hay que mirar su estúpido modelo radical, señor Carmelo. Tenemos que vernos reflejados en los modelos que se demuestran que funcionan, como el socialdemócrata nórdico, y dejarnos de tonterías radicalistas.


      No soy un catastrofista, soy un realista bien informado

      Las narices está usted informado. Usted no tiene ni idea de Estadística.

      A ver si solucionas la crisis financiera actual, jajajaja….

      Chema es neokeynesiano. Son los neokeynesianos (como los neojeynesianos nórdicos, que ya han logrado solventar la crisis) los que están buscando soluciones más rápidas y certeras a la crisis económica actual causada por el liberalismo. Desde luego, con las “soluciones” que usted predica no son precisamente las mejores y con sus “cuentas” no vamos a ninguna parte. Si siempre se llama a los keynesianos para solucionar las crisis económicas causadas por otros… por algo será.

      Eres el clásico pirómano que se convierte luego en bombero.

      Es usted el típico imbécil que entra de chulo en un sito creyendo que tiene las de la ganar y se cabrea cuando lo funden a tortas dialécticas. ¿Cuántos “jajajaja” nerviosos van ya? ¿No decía que no le iban a contestar? No se lo esperaba, ¿eh? ¿Usted no sabe que ésta es la página de un economista? ¿Para qué se pone a discutir de Economía con un economista si no tiene ni idea de las definiciones más básicas? Luego no llore si le hacen “pupa”.


      Pero además me amenzas, exiges!!!!!ro quien te has creido que eres?, ¿quizás una personajillo fascista de última generación?.

      1) Chema es socialdemócrata, sindicalista, progresista, ecologista y afiliado a un partido de izquierdas. Y su familia ha tenido muertos y represaliados a manos del franquismo, doy fe de ello.

      Y eso lo ha dicho ya varias veces en su blog, usted no tiene excusa para no saber eso:

      2) Es por eso que Chema hace tanto hincapié en que os leáis todo antes de escribir, para evitar hacer el ridículo haciendo acusaciones facilonas… y falsas.

      No voy a entrar en detalle, no pienso perder el tiempo con tus simplezas, paséate por mi página. Y mira lo que está pasando a tu alrededor…con eso es suficiente.

      ¿Y qué tiene eso que ver para decir o negar que el crecimiento económico tiene cualidad de infinito?


      Jajajaja este post es absurdo, estoy perdiendo el tiempo….

      Los que estamos perdiendo el tiempo somos los demás, con un falso y un mentiroso como usted, que acusa a los demás de no saber, y luego resulta que es él el que ha mentido.

      Por cierto el sistema económico va a quebrar en el futuro porque es insostenible, como lo es el crecimiento infinito…de hecho ya lo estamos viendo en Europa…y lo que nos espera en los próximos años…

      Bravo.

      1) Ha confundido una crisis especulativa y financiera con una crisis de recursos. Desde luego, no es usted un economista.

      2) Pues ponga una fecha. Ha dicho “próximos años”.

      Nos vemos en veinte años.

      Llevan diciendo que es el fin del sistema económico y del mundo desde Malthus (principios del siglo XIX). Aquí estamos.


      No tienes ni puta idea, ¿pero en que mundo vives?

      ¿Acaso no ves la pérdida de capital natural?

      ¿Acaso no ve que la pérdida de “capital natural”, que usted no ha definido, no es necesariamente irreversible, por su misma definición?

      In Natural Capitalism: Creating the Next Industrial Revolution[1] the authors see the world’s economy as being within the larger economy of natural resources and ecosystem services that sustain us. This implies that we should attribute value to things such as human intelligence and cultures to hydrocarbons, minerals, trees, and microscopic fungi.[clarification needed] The authors argue that only through recognizing this essential relationship with the earth’s valuable resources can businesses, and the people they support, continue to exist. The book has many practical suggestions for companies interested in a sustainable future.[2]
      According to the authors, the “next industrial revolution” depends on the espousal of four central strategies: “the conservation of resources through more effective manufacturing processes, the reuse of materials as found in natural systems, a change in values from quantity to quality, and investing in natural capital, or restoring and sustaining natural resources.”[2]

      http://en.wikipedia.org/wiki/Natural_capital

      Es obvio que usted no se conoce ni las definiciones de lo que predica.

      ¿Acaso no ves las advertencias de los científicos, de los informes de la ONU?

      Justamente las que dice Hans Rosling en el enlace que nos ha suministrado McManus, más arriba, y usted no se ha leído ni ha comentado porque:

      a) Casi seguro que no sabe inglés.

      b) Aunque lo supiera, no le iba a interesar lo que en esa conferencia sobre estadística se muestra: que hay sociedades que han tocado techo en pérdida de capital natural y están remontando. Le pongo un solo ejemplo: la patria de Rosling, Suecia. ¡Seguro que todos conocemos algún otro ejemplo de país nórdico socialdemócrata que también lo ha logrado! ¡Ahí va, si Chema es socialdemócrata! Algo me dice a mí que sus soluciones son más factibles que las de tirarse a un rincón a llorar y considerar que todo está perdido y da igual lo que hagamos. Véase el “modelo nórdico” de Economía capitalista social. ¡Eh! ¡Está en inglés!

      http://www.etla.fi/files/1892_the_nordic_model_complete.pdf

      http://en.wikipedia.org/wiki/Nordic_model

      Pues no, señor: sí importa lo que hagamos. De hecho, es fundamental y decisivo.


      Por cierto, cantamañanas, sabía perfectamente que incluirías mi primer post.

      Sííí, claaaaro, ya se ve lo que lo sabía usted.

      Vamos, no está usted frustrado, ni se nota en su “estilo” de lenguaje, ni lo da usted a entender, qué va, qué va, aquí servidora no es lingüista y no sabe interpretar textos literarios.

      Qué poca vergüenza. No para usted de mentir.

      Dudo que incluyas este segundo, aunque es un anzuelo para que definitvamente lo incluyas, o quizás no????

      Ya no sabe ni lo que decir. Es obvio que no se esperaba que se lo desfiltrara.

      Pues mire, para que vea, no lo dude, no lo va a desfiltrar él… lo voy a desfiltrar y contestar yo, que él está ahora mismo nadando en la piscina.

      Hubieras sido un lerdo redomado si no lo hubieras hecho.

      ¡Ah! ¿Ahora viene con ésas? ¿Ahora sí lo sabía? Pues le recuerdo que usted dijo esto:

      Hola, te pidos gracias anticipadas porque se que me vas a prohibir este comentario

      Pero, ¿para qué iba Chema a filtrar un comentario que cumple sus propias normas? ¡No puede! Si usted se hubiera leído el blog, notará que una de las cosas que más valora la gente que viene por aquí, es su coherencia.

      Además…

      ¡Pero si era un comentario facilísimo de rebatir! Todo el que pasa por aquí ha sabido dejarle en ridículo. ¿Qué se esperaba usted de un economista? ¿Que no supiera rebatirle a alguien que ni conoce las definiciones más básicas de Economía? Pero si hasta otros comentaristas ya han logrado demostrar que usted no tiene estudios al respecto, piltrafilla.

      Este no es mi estilo de comunicarme con alquien, pero dadas las circunstancias, y ante la evidencia de que eres un impresenteable donde la educación brilla por su ausencia, me he rebajado a tu altura…No es lo mío…pero hay momentos que, joder, jajajaja hay que hacerlo.

      Cosa que Chema ha avisado más que de sobras a lo largo y ancho de sus escritos.

      Que se reserva el derecho a insultar y a contestar como se merece… a gente que miente.

      Y usted es uno de ellos.

      Hasta otra, o no, depende…
      Por cierto tu estilo es deplorable, pero que exigas que te contesten en los mismos términos es todavía peor.

      1) Sí, sí, vamos a llorar si no aparece usted más por aquí. Ya verás lo que se echa de menos a un mentiroso inculto…

      2) Él exije que le dejen comentar en su estilo, no exige que le respondan en el mismo estilo, mentiroso, (y van ya de mentiras, ¡buf!).

      Y si no vean el mensaje que me ha enviado:

      “Soy José María Gallardo, más conocido como Chemazdamundi.
      A todo el que pase por aquí y lea, Carmelo Lara, el dueño de esta página, escribió un comentario MINTIENDO en la mía.
      Ya conoces las normas de mi página, Carmelo: exijo derecho a contestar en las páginas de mis comentaristas con mi estilo y sin cortapisas… para que TODO el mundo pueda ver, leer y comparar.
      Como elimines de alguna manera ESTE comentario, filtraré el tuyo y, además, mostraré el doble rasero que tienes DE LA FORMA QUE MEJOR ESTIME OPORTUNA”

      Quizás ha sido eso lo que más le ha dolido, ¿verdad, Carmelo? Que haya ido a su propia página a ponerte en ridículo delante de todo el mundo. Eso sí que no lo aguantáis…

      Pues para eso os exige vuestra página web y derecho de contrarrépilca en sus propios términos, porque es lo justo y lo que se merece: si usted miente, los demás también tienen derecho a ver que miente… en su propia página y casa.

      La próxima vez, tendrá más cuidado con lo que dice. Su ejemplo servirá de escarmiento para los próximos que vengan a mentir.


      Por dios, ni George Busch podía hacer tanto el ridículo…jajajaja es increible

      ¡Por Dios, once faltas en una frase!

      Sólo usted podría superar a alguien como Bush, que no sabe ni escribir su propio idioma.

      ¿George “Busch”? Anda que el “sabio” y el “entendido” tiene narices…

      Comentario por natsufan — 8 junio 2010 @ 15:39

  5. Chema, Natsu #Aydiogmio
    Todavía quiero pensar que solo son errores en la base de datos de la registraduría y no Fraude electoral:

    ¿Pueden ser malas interpretaciones no?

    Comentario por Ibeth — 8 junio 2010 @ 16:00

    • ESPERO QUE SEA UN ERROR.

      Pero… esos son los datos de Antioquía, ¿no? ¿Son extrapolables al resto del país?

      ¿Qué dicen los observadores internacionales? ¿O no tuvieron en estas elecciones? No sé, desconozco ese asunto.

      Comentario por chemazdamundi — 9 junio 2010 @ 16:53

      • Ya encontraron más de 400 casos similares, la registraduría dice que es normal, así que todavía espero que solo sean errores casuales.

        Comentario por Ibeth — 9 junio 2010 @ 17:23

  6. Chick nos enseña por qué debemos amar israel:

    http://www.chick.com/es/reading/tracts/0579/0579_01.asp

    He dicho >=(

    Comentario por Ibeth — 8 junio 2010 @ 20:57

  7. He buscado en la bitácora de Carmelo Lara “Malthus”. Y me he encontrado con dos menciones. Y no precisamente para denostarle como lo hace Chema, sino para seguirle el juego. Insisto, anunciar un Apocalipsis es tiempo perdido. Es más recomendable seguir conferencias tan buenas como http://www.ted.com/talks/lang/spa/richard_sears_planning_for_the_end_of_oil.html (¡viva TED!). Es, básicamente, un resumen de lo que Chema comenta aquí: el petróleo no se acabará porque nos pasaremos a otras fuentes de energía, al igual que la Edad de Piedra no acabó por agotamiento pétreo (de hecho, aún no se han acabado las piedras).

    Por otro lado, hablando de economía… ¿qué piensas, Chema, del índice Gini? Lo que he visto de él en mi carrera me indica que es una medición a tomar muy en cuenta para una economía del bienestar (además es bastante fiable y seria: se basa en cinco quintales percentiles que, a mi juicio, pueden comprender mejor la realidad social que la decimonónica clasificación por clases). Por supuesto, seguiré usando el PIB para medir la riqueza de una nación y, con media simple (per cápita), podré ver por encima cuánto tocaría a cada uno. No obstante, el índice de Gini puede ser muy buena compañía para poder entender mejor cómo está distribuida realmente la riqueza (el PIB per cápita puede servir de guía en sociedades igualitaria, pero en países como Guinea Ecuatorial, que tiene un PIB más o menos al nivel de Grecia, no es demasiado útil). Además el índice está respaldado por organizaciones como la ONU o Eurostat.

    Saludos.

    Comentario por McManus — 9 junio 2010 @ 00:12

    • Es, básicamente, un resumen de lo que Chema comenta aquí: el petróleo no se acabará porque nos pasaremos a otras fuentes de energía, al igual que la Edad de Piedra no acabó por agotamiento pétreo (de hecho, aún no se han acabado las piedras).

      Gracias. Gracias por entender.

      No es muy difícil, de todas formas.

      Por otro lado, hablando de economía… ¿qué piensas, Chema, del índice Gini?

      Coeficiente de Gini.

      Lo que pienso es que, tal y como está formulado matemáticamente (“en crudo”, ¿basado en quintales percentiles, dices? Es en quintiles. Una cosa es quintal, y otra, quintil)…

      …no es TAN fiable ni de lejos (mide la desigualdad de la distribución de ingresos, siendo 0 una distribución totalmente igualitaria, y 1 una totalmente desigualitaria, esto es, con coeficiente 0 todos los habitantes se reparten igualitariamente todos los ingresos del país y con 1 un habitante tiene todos los ingresos y los demás, nada).

      Pero:

      a) Sí, es serio.

      b) Su importancia radica en que se usa de idea o concepto BASE para establecer coeficientes de desigualdad mucho más precisos. Como el que emplea Amartya Sen. Hay muchas variantes del coeficiente de Gini, estudiados y definidos por diversos economistas.

      c) El coeficiente de Gini tiene multitud de cosas que se pueden decir en su contra, una de ellas es que no mide lo “bueno” o “malo” que sea esa desigualdad en el PIB. Sólo cuantifica empíricamente que existe esa desigualdad, y cuán grande es. Pero eso no mide la “calidad” de esa desigualdad en tanto en cuanto esa desigualdad puede ser fruto de una política del gobierno del país o de otras causas.

      d) Otro asunto es la mera cualidad empírica matemática de ese coeficiente. Por ejemplo, como dato aislado (esto es, solo, sin PIB) no nos indica CUÁL país genera MÁS cantidad ni valor de bienes y servicios ni lo bien que disfrutan de un bienestar sus ciudadanos… haya desigualdad o no. Un país que genere MUCHOS ingresos y tenga una población gigantesca, puede tener el mismo coeficiente de Gini que un país con pocos ingresos y poca población. Tú citas el caso de Guinea Ecuatorial comparándola con Grecia para indicar la desproporción. Yo te pongo otro: Chile y Zambia tienen el mismo coeficiente de Gini, pero Chile produce mucho más que Zambia incluso con una población mayor. Aunque ambos países repartan igual de bien (o mal) sus ingresos del PIB entre sus ciudadanos, la economía chilena es mucho mayor (sus ingresos y su PIB son mucho mayores), más eficiente, y sus ciudadanos experimentan un mejor crecimiento económico y del bienestar a lo largo de los años. La prueba la tienes en que un chileno medio disfruta de más bienestar en líneas generales que un zambiano medio.

      POR ESO se le tiene como coeficiente adosado al PIB. Solo no indica mucho, y por eso normalmente no se le tiene como un índice aislado.

      A ver cómo lo explico para que se entienda.

      Lo importante del coeficiente de Gini es eso… que es un coeficiente, un índice estadístico de error que se anexa al PIB para hacerlo más preciso.

      Pero, aunque sea una medida de la desigualdad de ingresos, lo “importante” es que haya ingresos.

      Eso es lo que hace que, más tarde o más temprano (normalmente mucho más tarde), un país vaya a mejor. Un país puede ser tremendamente igualitario en la distribución de ingresos, pero si ese país gana una mierda de dinero, ya puede ser el más igualitario del mundo, que todos van a ganar una mierda. ¿Se entiende? Es por eso que para los economistas, que son (somos) unos cabrones, el PIB es lo decisivo. Primero que haya “manteca”, y después la repartimos. Si no hay nada que repartir… pues vaya mierda de aumento de bienestar vamos a tener y para qué coño me sirve medir una desigualdad, ¿no? Venga, un ejemplo:

      Un país A que genere 10 ingresos en dólares y reparta absolutamente de manera equitativa ese ingreso entre sus 10 habitantes, va a tener un índice de Gini cojonudo, pero va a ganar cada uno 1 dólar, una miseria. Un país B que genere 100 ingresos en dólares, y de ellos, un habitante se queda con 70, y los 9 habitantes restantes se reparten los 30 dólares que quedan… vale, hay un cabronazo rico muy rico, pero incluso el pobre más pobre de ese país B es más rico que cualquiera de los habitantes del primer país A, por la sencilla razón de que cada uno va a ganar 3,3333… dólares. Aunque B tenga un índice de Gini peor que A, su población vive mejor normalmente (tiene más ingresos).

      Insisto en que estoy hablando a muy grandes rasgos, espero que me comprendas. El PIB no mide y ni si quiera indica una correlación DIRECTA entre crecimiento económico e igualdad económica, lo que nos indica (a grandes rasgos) es que, a mayor aumento del valor de bienes y servicios producidos por un país en un periodo determinado de tiempo… más tarde o más temprano, más bienestar para su población por cojones.

      Es por eso también que en Economía empleamos la regla del 70 con respecto al PIB, para que veamos que ese bienestar se hace visible y perceptible… en un periodo de tiempo largo (normalmente generacional, a no ser que la subida del PIB sea bestial, en cuyo caso se notará incluso en vida de los habitantes del país, como sucede con los tigres asiáticos). No de un día para otro, que es lo que se creen “algunos”.

      ¿Te acuerdas de lo que dije en el primer artículo sobre crecimiento económico?

      Las tasas de crecimiento difieren entre países y una variación en la misma en el periodo de un año tiene gran impacto sobre el nivel de ingreso per cápita en un periodo prolongado. Esto queda de manifiesto mediante la llamada Regla del 70:
      Cuando un país tiene una tasa de crecimiento en su PIB de X% anual le lleva 70/X años duplicar el ingreso.

      La explicación es:

      Si crecemos al X por ciento, duplicamos nuestro PBI per cápita en N años:
      2 = (1+X)^N
      Pasamos a logaritmos,
      ln(2) = N•ln(1+X)
      ln(2) / ln(1+X) = N
      N = ln(2 ) / ln(1+X)

      En realidad, es casi lo mismo que N = ln(2 ) / X…
      …porque ln(1+X) es casi X cuando X es un número pequeño, como una tasa del 8% (que ya de por sí es un disparate hoy en día y sólo le salen a países con crecimiento rápido como China) que implica X = 0,08. Y así, por ejemplo ln(1,08) = 0,077, que es prácticamente lo mismo que 0,08 y como:
      ln(2) = 0,693 pues tenemos que…
      N = 0.693 / X,
      ó bien N = 69 / X%
      ó, compensando un poco por el casi anterior:
      N = 70 / X%

      Nota: esta última X sería el número DEL PORCENTAJE, no en decimales (en nuestro ejemplo del 8%, sería N = 70 / 8 = 8,75 años que tardaríamos en doblar nuestra inversión).

      Es una regla de medición muy genérica. El éxito del PIB como indicador (y por lo que hasta el día de hoy no se ha dejado de usar nunca) es que es el más fiable indicador de cómo aumenta el bienestar de una población: a través de la mejora de su economía.

      Y esa regla busca ver el crecimiento económico de manera generacional. Para que se vea mejor, y le dé tiempo a una sociedad a que su PIB se traslade a su población durante un periodo en el cual sus estructuras sociales y formas de gobierno se hayan modificado en razón de ese crecimiento económico (por ejemplo, China es hoy un poco más libre gracias en su mayor parte a ese crecimiento económico).

      Tienes razón cuando citas el caso de Guinea Ecuatorial, donde ese cambio generacional que se da normalmente, no se da tan palpablemente (ya lo he citado yo también en otros comentarios). Se da muy lentamente. Hace unos días hablé con un ecuatoguineano en el locutorio desde donde le envié dinero a Kozure, y me dijo que su país experimentaba mejoras muy lentas: que ahora (¡siglo XXI!) tenían alumbrado público, por ejemplo. Efectivamente, ese país tiene un buen PIB y una pésima distribución económica. Eso es porque es un caso muuuuy radical: es una dictadura de las malas, malas, malas. El país es prácticamente el cortijo del dictador Teodoro Obiang, y él y su familia poseen la inmensa mayor parte de los ingresos del país. Pero son casos muy radicales (casi todos esos casos están en África). En ese caso hay una intervención consciente e intencionada (Obiang lo dice sin complejos) del gobierno de ese país para impedir que ese crecimiento económico llegue a su población.

      Y ese tipo de cosas que se salen de la norma no lo recoge el PIB, obviamente. POR ESO se utiliza el coeficiente de Gini como añadido, pero NUNCA dejando de tener en cuenta ni de mirar de reojo el PIB.

      Sin ese aumento del PIB, con Obiang o sin él… los ecuatoguineanos no tendrían la posibilidad de aumentar su bienestar.

      Espero que se entienda la idea… y el concepto.

      Me encantan tus comentarios, Mac. Me gusta que me pregunten… cosas serias.

      Comentario por chemazdamundi — 9 junio 2010 @ 15:08

  8. Buenas,

    Veo

    Comentario por ioloo — 9 junio 2010 @ 02:49

    • Buenas, veo que eres tonto y que le has dado a “enviar” antes de tiempo, Ioloo.

      No obstante, te comunico que he recibido el otro mensaje que me has enviado… y aunque estoy que me relamo de gusto anticipadamente de poder contestarlo para poder reírnos todos (me lo has puesto FACILÍSIMO), no lo voy a desfiltrar porque no cumples las “Normas para poder comentar“.

      Hazme el favor de cumplirlas, porque estoy DESEANDO de poder contestarte. Eso sí, con mi estilo, por supuesto, el cual está especificado POR QUÉ utilizo: para tratar a los mentirosos probados como tú. Lamentablemente, me tengo que contener las ganas porque procuro ser coherente conmigo mismo y mis normas… y qué coño, porque quiero darte las mismas hostias que al mentiroso de Carmelo Lara, cuyos comentarios tienes más arriba y ha acabado más escaldado que el gato del refrán.

      Sí, quiero responderte sabiendo tu nombre y apellidos, y pudiendo ir a tu página personal a ponerte a parir de un burro, porque está visto que es la única forma de que podáis entender que NO PODÉIS DECIR LO QUE OS SALGA DE LOS COJONES: eliminando el anonimato tras el que os escondéis.

      Es muy cómodo y muy fácil decir burradas como las de tu comentario.

      Pero… ¿a que la cosa cambia cuando tenéis que dar la cara, conspiranoicos? Tenéis miedo a que os la rompan, obviamente.

      Y también es muy fácil no leerte las cosas y que te las tenga que repetir personalizadamente. Si he de hacer eso, lo mínimo que he de pedir es que pongáis la cara para que os la parta. Dialécticamente me refiero, por supuesto.

      Porque si fueras un poco más listo que un chimpancé congoleño, te habrías dado cuenta, cenutrio mío… que TODAS tus preguntas y cuestiones, incluidas las referentes a las leyes de la termodinámica, están respondidas en la serie de artículos “crecimiento económico y conspiraciones” y sus comentarios correspondientes (puedes encontrarlos en el índice y, de hecho, HE MENCIONADO LAS LEYES DE LA TERMODINÁMICA EN ESTE ARTÍCULO, enlace con definición y todo, porque soy bueno y la conozco porque se estudia en Economía).

      También he avisado en “Normas” que hay que leérselo todo, que yo no estoy aquí para repetiros las cosas cuarenta mil veces, que para eso pongo los enlaces y escribo POR SERIES DE ARTÍCULOS. Porque TODO no me cabe en un único sitio, y asumo que, una vez avisado en “Normas”, TODO el que entra se lo ha leído TODO antes de abrir la bocaza y preguntar por lo que YA he escrito. Precisamente aviso de ello para evitaros el ridículo TAN inmenso que os supone el dejarme las cosas TAN fáciles para poder partiros (dialécticamente) esa bocaza.

      Pero, claro… os empeñáis en darme la razón.

      ¿Qué se puede esparar de alguien que se creyó el pseudodocumental ocultista, conspiracionista y criptoultraderechista Zeitgeist, the Movie?

      Ale, dale a la habitual sarta de improperios… ¡que solo te descalifican a ti!

      ¿Y POR QUÉ VIENES ENTONCES A MI PÁGINA?

      SI TANTO ME DESCALIFICAN Y ME DEJAN EN EVIDENCIA LOS INSULTOS MERECIDOS QUE OS DEDICO A LOS CONSPIRANOICOS, OCULTISTAS Y ULTRADERECHISTAS… ¿POR QUÉ SEGUÍS ACUDIENDO AQUÍ? ¿NO ESTOY TAN DESACREDITADO? ¿QUÉ INTERÉS TENÉIS?

      Qué raro… si eso fuera cierto… me dejaríais estar. Me caería solo, ¿no?

      ¿No será porque os jode que me utilicen de fuente y referencia (coño, ya estoy hasta en la wikipedia)? ¿No será que os jode que tenga TANTAS visitas?

      ¿¿¿No será que os JODE que muestre y demuestre CON PRUEBAS CIERTAS Y COMPROBABLES vuestras mentiras y conspiranoias???

      ¿O ya no te acuerdas de que Natsu y yo mostramos que las estrellas de Orión que salen en Zeitgeist al revés de como se ven en la realidad y que están alineadas TODOS los días, no sólo el 24 de Diciembre? ¿O lo de “Thor es dios de los galos”? ¿O lo de que “los bancos centrales son privados y se quedan con nuestro dinero” (eso también en el Addendum) y resulta que sus beneficios van a parar al Estado? ¿O la inmensa chorrada de “el dinero es deuda” a la que le he tenido que dedicar ONCE artículos de TAN absurda que es?

      ¿¿¿Y LAS FUENTES ULTRADERECHISTAS DE ZEITGEIST, THE MOVIE???

      Oooooh, de nada de eso se acuerda el nene, ¿mmmm?

      ¿O quizás… es ESE tipo de cosas lo que os molesta de mi página Y VOLVÉIS UNA Y OTRA VEZ A VER QUÉ PODÉIS “RASCAR” AL QUE OS DEJÓ (y sigue dejando) EN RIDÍCULO?

      ¿Tú te crees, DESGRACIADO DE MIERDA, que me has “dado la puntilla” como dices en tu estupidez de comentario después de haber sido capaz de poneros en el más absoluto de los ridículos desmontando esa magufada de Zeitgeist (y muchas otras)? ¿O que me has dejado sin argumentos o algo que ni remotamente parecido? ¿Vas a ser TÚ, que no sabes NI ESCRIBIR y que ¡¡¡te has creído Zeitgeist!!!, el que después de tres años, me vaya a encontrar puntos débiles en mis argumentaciones? Pero, pero… chaval, ¿tú con quién te crees que estás hablando? ¿A mí, que he sido alumno de Sobresaliente DE MEDIA? ¿A mí, que os he dejado por los suelos una, y otra, y otra, y otra, y otra vez?

      ¿Por qué seguis intentándolo? Sospechoso, ¿no?

      “¿Para quedar MÁS AÚN en ridículo?”, se preguntarán algunos de mis lectores con más sentido de la ironía.

      No.

      Lo hacen (lo siguen intentando)…

      …PORQUE NO TIENEN NADA QUE PERDER Y SÍ MUCHO QUE GANAR.

      Son anónimos sin rostro. Nadie se va a reír de ellos ni les van a insultar como se merecen, ni les van a señalar con el dedo al verles pasar por la calle. Son un simple nick en internet. Para ellos es muy fácil difamarme o soltar burradas a ver “si cuela, cuela”, a ver si “suena la flauta por casualidad”… Total, no temen sufrir represalias si fallan.

      ¿Que consiguen difamarme o encontrar un clavo ardiendo, una coma o un punto mal puestos para criticarme? Estupendo para ellos: ya toooooodo mi trabajo de AÑOS desmontando sus gigantescas y atroces falacias y mentiras quedará olvidado. Sin embargo, tres años de machacamiento y desmontaje continuos PROBADOS de sus chorradas NO SIGNIFICAN NADA para ellos: tienen que seguir intentando COMO SEA echar abajo mis argumentos y el prestigio arduamente trabajado todo este tiempo.

      Desafortunadamente para ellos, YO NO SOY UNA PERSONA “NORMAL”.

      Ni siquiera soy mediocre.

      Soy una persona con una cultura general INMENSA y unos conocimientos oceánicos, fruto de haber estudiado como un salvaje durante AÑOS Y AÑOS, varias carreras, no sólo por deber sino por gusto y conozco MULTITUD de temáticas con bastante profundidad. No soy una presa “fácil”, lamentablemente para ellos. Sé expresarme correctamente en varios idiomas (lo que, a diferencia de TI, incluye el mío) y soy un investigador periodístico NATO. POR ESO mis artículos están TAN “REMACHADOS”, y por eso acude TANTA gente a leerme.

      Estos conspiranoicos SON MI PRESA. Por eso exijo que se identifiquen PERSONALMENTE. Para que les “cueste en sus carnes” decir sus chorradas.

      A estas alturas, muchos que se pasan por esta página ya lo saben, pero ellos no se quieren dar por enterados. O si lo saben, poco importa para ellos: tienen que seguir intentándolo.

      Ioloo…

      Pero, “so” gilipollas…

      …si casi todo eso mismo que me dices lo ha dicho el mentiroso de Carmelo Lara, más arriba, y mira cómo lo he dejado por los suelos, payaso.

      ¿Quieres tú seguir recibiendo…? Perdón… ¿quieres que te conteste?

      REGÍSTRATE COMO ESPECIFICO EN LAS “NORMAS PARA PODER COMENTAR”, que te juro por MI MADRE que te voy a contestar pero que bien “contestao”… Justo, justo, como te mereces. Te contestaré de manera ACORDE a las chorradas que has dicho, así que échate a temblar.

      TÚ SABRÁS LO QUE HAS DICHO… Y LO QUE TE MERECES.

      Pero eso sí… da la cara como la da José María Gallardo, “Chemazdamundi”.

      Por mis muertos que os voy a dejar “enseñaos” antes de morirme.

      P.D.: Ya ni te cuento las faltas de tu comentario, el completo: muchas. ¡Coño! ¡En dos palabras que te han salido tienes dos! ¿Detrás de coma, mayúscula? ¡Inculto!

      Comentario por chemazdamundi — 9 junio 2010 @ 16:29

  9. Nuevo episodio de la isla presidencial =D

    Comentario por Ibeth — 9 junio 2010 @ 15:21

    • Juan Carlos I: “Yo pienso que deberíamos resolver esto como se resuelven las cosas en España”.

      Evo Morales: ¿Carreras de sacos?

      ¡Meeeec!

      Uribe: ¿Matándolos a todos?

      ¡Meeeec!

      Daniel Ortega: Averebirualerbiatodos.

      ¡Meeeec!

      Juan Carlos: ¡Ya, gilipollas! Se decidirá con un partido de fútbol.

      Aaaaaaaaaaaaaaaaa… ja, ja, ja, ja, ja. Juaaaaaa, jua, jua…

      Ay, de verdad que ha sido BUENÍSIMO.

      Estoy deseando ver ese partido de fútbol.

      Esta serie es BUENÍSIMA. Humor político del COJONUDO.

      Ayer Isabel estuvo viendo el anterior capítulo, y se rió con “Juancar” que no veas. ¿Así nos oyen hablar a los españoles? Una prima mía que vive en Los Ángeles, nos hacía reír cuando nos contaba que lo primero que decían los demás hispanos de los españoles…

      …¡es que no paramos de decir “tacos”, palabras malsonantes y exabruptos!

      Y mi prima les respondía:

      -¿Eso cómo coño va a ser la jodida verdad, ni hostias?

      Una salvadoreña le dijo:

      -¡Ay! ¡Ustedes hablan muy sucio! ¡Le llaman culo al fondo de la botella! ¡Y todo el día están disiendo “coge” esto y “coge” lo otro!

      Yo no sabía que “coger” significaba también… bueno, ya sabéis los colombianos.

      Comentario por chemazdamundi — 9 junio 2010 @ 16:51

    • En primer lugar, si hacemos un sucinto análisis, veremos que el segundo capítulo de la Isla Presidencial nos llegó un ocho de abril. Y el primero, un veintitrés de febrero. El tercero, ¡ayer! Por lo tanto… podremos gozar del partidito de fútbol cuando julio esté avanzado o hayamos entrado ya en agosto. Mientras yo me peleo con el seco calor madrileño, vosotros, pareja, os enfrentáis al fortísimo calor cordobés y los sudamericanos, de Sao Paulo para abajo, se prueban la ropa de abrigo… todos nos podremos refocilar. Y quizás veamos golitos mientras tiritan de frío o nos derretimos, con las neuronas en mal estado y las ganas de hacer algo bajo mínimos.

      En segundo… si el guisante que tengo por cerebro me diera para algo, podría estar ya creando una serie propagandística al estilo de Our Friend the Atom, descarado ditirambo cincuentero a la energía atómica. En esta ocasión, haría ucronía: ¡una sociedad con un estado mínimo que subsiste a base de donaciones, el sueño de algunos amantes de la bola austríaca! Me dedicaría a construir modelos teóricos con pésimos resultados para enseñar al gran público la gloria del Estado de Bienestar y cómo éste es la teta materna que todos necesitamos después de agotar la deliciosa leche de nuestras madres.

      Saludos, habituales.

      Comentario por McManus — 9 junio 2010 @ 20:24

  10. Chema, ¿En España existe alguna Carrera similar a la de “Economía Ambiental”?, es que la acaban de abrir aquí en México en la Universidad de Guadalajara y suena interesante (http://guiadecarreras.udg.mx/licenciatura-en-gestion-y-economia-ambiental/?programa=0).

    Pienso seriamente en estudiar una segunda carrera con lo difícil que se ha puesto practicar periodismo ahorita en México y estos posts me hacen ver que Economía me llama mucho la atención.

    Saludos.

    Comentario por Jorge García Orozco — 10 junio 2010 @ 08:50

    • ¡Hombre, Jorge! ¡Me alegro muchísimo de volver a saber de ti!

      Aún te debo un mensaje por contestar. La verdad es que me emocionó mucho lo que me escribiste. Perdóname, hombre. Tengo tantas cosas que hacer, y el listado de comentarios crece tanto que se me olvidó contestarlo.

      Pobres excusas aparte, vamos con tu solicitud. No existe una carrera igual. Lo más parecido a la carrera universitaria que me planteas (por cierto, tiene un temario en apariencia completísimo y excelente, me atrae mucho) en España son varias opciones:

      -La más similar en “intención” es Ciencias Ambientales. Combina relativamente bien el estudio de la Economía con el del Medio Ambiente PERO vas a tener que estudiar Biología bastante en profundidad (no se estudia TANTA Economía ahí):

      http://www1.universia.net/EstudiosXXI/0ESTU0/SU2PPESII1EE1/ST3353/index.html

      -Puedes optar por estudiar Economía… y especializarte a través del sistema de créditos opcionales y de libre configuración en Biología, Ciencias Ambientales, etc. Isabel (Natsu), por ejemplo, se especializó en Historia del Arte, Historia de las Religiones y Pintura de esta manera cuando estudió Bellas Artes. Si quieres más Economía y después aplicar esos conocimientos al estudio del medio ambiente, es tu opción.

      http://www1.universia.net/EstudiosXXI/0ESTU0/SU2PPESII1EE1/ST3219/index.html

      -La opción más completa y profesional (y agotadora) es la doble titulación de Ingeniero Agrónomo y Licienciado en Ciencias Ambientales. Ahí sí que vas a estudiar Ciencias Duras y Economía a montones. Es MUY superior en contenido formativo a la que me planteas de “Economía Ambiental”. Pero, te aviso… es una SEÑORA carrera. De hecho, es que es una doble titulación (¡una de ellas, una ingeniería!).

      http://www1.universia.net/EstudiosXXI/0ESTU0/SU2PPESII1EE1/ST8233/index.html

      En menor medida, tienes la licenciatura de ingeniero técnico forestal. Pero no te la recomiendo: tiene asignaturas sobre Economía, pero muy generales y básicas.

      http://www1.universia.net/EstudiosXXI/0ESTU0/SU2PPESII1EE1/ST3328/index.html

      Pienso seriamente en estudiar una segunda carrera

      Tienes todo mi ánimo y todo mi apoyo. Si se te ofrece venir a estudiar a España, y el tiempo y la cercanía geográfica me lo permiten (vivimos en el Sur, no tenemos problemas en desplazarnos de Madrid para abajo, Canarias excluídas por obvias razones de lejanía), no dudaremos ni Isabel ni yo, en ayudarte en lo que sea menester: papeleo con la embajada, solicitud de becas, a encontrar piso, guiarte por las calles, enseñarte a “vivir en España”. Ese ofrecimiento lo hago extensivo a todos los latinoamericanos (y europeos, claro) que leen nuestras humildes páginas web, en las cuales manifestáis últimamente vuestras ganas de estudiar. Me alegra infinito constatar ese hecho.

      Por ejemplo, Kozure también se interesó por el tema, pero parece que él lo tiene más fácil para estudiar en Israel (ojalá que logre entrar en una universidad colombiana, aunque sea la católica javeriana). Ibeth está estudiando su carrera de un modo un poco impuesto, pero estoy convencido de que cuando sea una mujer independiente, seguirá estudiando lo que a ella más le guste. McManus también se está interesando por estudiar una segunda carrera, la de Biología, para combinarla con la de Sociología, decisión más que alabable, vaya. Mi mujer está estudiando también para terminar su segunda carrera universitaria, Filología Inglesa (es más lista que el hambre)… y yo no quería decirlo porque todavía no tengo muy clara mi disponibilidad de tiempo, pero creo que voy a sacar tiempo “de debajo de las piedras” para completar mis estudios de Periodismo y Márketing con la temible licenciatura en Economía (me voy a especializar en Derecho y Relaciones Laborales, ya sabéis que soy sindicalista).

      Gente… se me saltan las lágrimas de poder comprobar que hay tantas personas con ansia de aprender y formarse… y lo cierto es que entre mi mujer y vosotros, me estáis animando a lo imposible: a seguir estudiando (bueno, Isabel no me anima: utiliza un “látigo dialéctico”: -¡que te pongas ya, releches!-).


      Pienso seriamente en estudiar una segunda carrera con lo difícil que se ha puesto practicar periodismo ahorita en México

      Un momento: ¿practicar, estudiar o ejercer de periodista?

      Si te estás refiriendo a la salida profesional del Periodismo, cada vez es menor, cierto. No sé si sabes que yo no pude encontrar trabajo de periodista, porque la profesión sufrió un duro golpe con la aparición de internet y su difusión de contenidos (informativos incluidos) gratuitos: cada vez se necesitan menos periodistas porque los medios tradicionales, como los periódicos, están desapareciendo. Pero eso sucede en todo el mundo, no sólo en México.

      Mucho me temo que te puedas estar refiriendo al hecho de lo amenazados que están los periodistas en México. Me duele leer eso, Jorge. No he llegado a ejercer de periodista profesional, pero sé lo que es sentirse amenazado por ser sindicalista. Ambos, periodistas y sindicalistas somos denunciantes de las maldades que nos encontramos… y es lógico que nos amenacen. Pero no por eso voy a rendirme, aunque reconozco que mis hermanos mexicanos viven en una situación mucho más difícil que yo, que prácticamente soy un privilegiado por vivir en esta época (a mi bisabuelo lo fusilaron, y a mi abuelo paterno, que fue periodista y tipógrafo, le censuraron en numerosas ocasiones bajo el franquismo). Profesiones y ocupaciones peligrosas, sin duda. Pero quizás eso sea lo más noble de ellas…

      Un saludo y un abrazo para ti. No dudes en llamar. Las puertas de mi casa están abiertas para todo el que viene con buena intención. Y se las cierro en la cara al que me viene con mentiras, ultraderechismo, ocultismo y conspiraciones. Como algunos que yo me sé.

      Comentario por chemazdamundi — 10 junio 2010 @ 14:33

    • Nota: te he puesto las opciones que CONOZCO en España para poder compararlas con la carrera que me planteas que quieres estudiar en Guadalajara. Te escribo esto porque, ahora que caigo, desconozco si existen carreras como Ciencias Ambientales o la licenciatura de Ingeniero Agrónomo en México.

      Insisto en que, en cuanto a temario, la carrera de Economía Ambiental, me parece excelente opción de por sí.

      Comentario por chemazdamundi — 10 junio 2010 @ 15:01

  11. Chema.

    Muchas gracias por la información.

    Te respondo, soy periodista titulado en Ciencias de la Comunicación y comencé a trabajar en esto desde que tenía 16 años (ahora tengo 21) y he trabajado en varios grupos de aquí en México principalmente en Radio y Televisión Mainstream. Pero he tenido conflictos por la lluvia de intereses que existen en los medios en México, donde siempre me he rehusado a mantener línea acerca de los lineamientos que mandan los gobiernos municipales, estatales y a veces hasta el federal.

    Empecé como periodista de espectáculos (cosa que no disfrutaba mucho pero era un comienzo), y también trabajé un tiempo como periodista de deportes y ahora lo hago un poco más como periodista de investigación y de nota diaria, el problema es que los grandes grupos de medios están cooptados aquí en México por los mismos dueños de los bancos, las cementeras, las constructoras y demás.

    He recibido amenazas desde que era periodista de deportes, por conseguir información comprometedora acerca de un dueño de club mexicano que hizo su fortuna a base del robo de patentes y encarcelando a sus “Socios” en Estados Unidos.

    No me dejó publicar la información, cierto grupo poderoso que no quería perder los derechos televisivos.

    Pero las amenazas aquí en México son una constante para los periodistas, me han amenazado varías constructoras por mostrar licitaciones dudosas y negocios hechos al amparo del poder público y también me han amenazado grupos mediáticos por la presión que venimos desempeñando muchos perodistas para que se apruebe una nueva ley de medios y ciertas normas técnicas que obliguen a mantener el protocolo de neutralidad en Internet.

    Pero en fin, es sólo una parte del problema ya que también ahora los sueldos son ínfimos y las posibilidades de desarrollo son escasas debido a que los medios siguen concentrados en pocas manos que ya tienen sus intereses torvos, ajenos al derecho de información ciudadana y que reducen en costos de operación y maximizan sus ganancias en publicidad.

    Y el problema central para el periodismo en México es el Narcotráfico, aunque yo no soy periodista de nota roja tengo varios amigos que ya no firman notas con su nombre por miedo a las represalias de los grupos del Narco.

    Es lamentable la situación del país, actualmente me encuentro empleado en algo relativo al periodismo pero sin ejercer mi profesión tanto como yo quisiera (no publicó tan seguido como me gustaría porque tengo que realizar también labores administrativas y el medio donde trabajo es de poca circulación local) y me ha sido muy díficil colocarme de nuevo debido a que por mi edad mucha gente piensa que no tengo los tamaños suficientes para ser un buen periodista, así que últimamente he pensado en formar mi propio proyecto de periodismo socialmente responsable con un enfoque ambiental, por eso me llamó tanto la atención la carrera de Economía ambiental y quiero saber que otras opciones tengo para desarrollarme fuera de mi país.

    Me gustaría armar un proyecto estilo la revista http://www.good.is/, o http://www.fastcompany.com/ pero para hispano parlantes y para eso necesito ser un especialista en cuestiones económicas y ambientales (tengo nociones, pero nada habla mejor de uno que ser un titulado en una materia especítfica), y porque no ser ambicioso y un día tener el prestigio para colaborar en proyectos tan buenos como http://www.project-syndicate.org/

    Muchas Gracias de nuevo por la información de nuevo y estamos en contacto.

    Comentario por Jorge García Orozco — 12 junio 2010 @ 09:12

    • Hola otra vez, Jorge.

      Sé que estoy al otro lado del Charco, y que poco puedo hacer físicamente.

      Pero, como ya te dije en mi anterior comentario, si se te ofrece algo que esté en mi mano, no dudes en llamar si me necesitas: mi casa está abierta a todo el que venga de buena fe.

      Y más si es alguien que, como tú, ha sufrido amenazas y persecución. No es la primera vez que ayudo a alguien en tu situación, y espero que no sea la última. No pienso ser un hipócrita: eso de considerarme un activista social y después tocarme las narices sin hacer nada no va conmigo. Creo firmemente en ser coherente y en hacer honor a la palabra dada. He hecho lo que humildemente he podido con la gente que me ha solicitado ayuda en mi página y a lo largo de mi vida: ya fueran colombianos, argentinos, españoles, de izquierdas o de derechas. Ya fuera prestar ayuda económica, informativa, ayudar a denunciar judicialmente, exponer mentiras, falsedades, ultraderechismo, ultranacionalismos, la corrupción política y económica o el terrorismo etarra.

      Soy de los que creen que el mundo se arregla LUCHANDO. Y me apena enterarme de primera mano de la situación de un hermano mexicano que, para colmo, eligió como su profesión la misma que yo, y una de las más peligrosas del mundo: periodista.

      Jorge, compañero, no te desanimes… siempre van a ir a por los que estamos en primera fila de la lucha social: periodistas, sindicalistas, activistas, ecologistas…

      y me ha sido muy díficil colocarme de nuevo debido a que por mi edad mucha gente piensa que no tengo los tamaños suficientes para ser un buen periodista, así que últimamente he pensado en formar mi propio proyecto de periodismo socialmente responsable con un enfoque ambiental

      Olé tus cojones, Jorge. Olé por tu valentía.

      Me enorgullece y me alegra ver que hay gente que le echa valor a la vida… y que no se rinde a pesar de las dificultades.

      Y NO PIENSO DEJAR QUE ESO CAIGA EN SACO ROTO.

      A todo el que pase y lea, tomad conciencia y aprended del ejemplo de este chico (y de muchas otras personas que se han pasado por esta página y por la de mi mujer): no podemos pretender cambiar el mundo desde la comodidad de nuestros hogares, y sólo a través de internet. Hay que dar la cara, pasar miedo y vergüenza, y pelear: manifestaos, votad, plantad árboles, denunciad, formad e informad (todavía me acuerdo de los nervios de mi primera denuncia judicial como sindicalista)… PORQUE ESO ES LA LUCHA. El mundo no va a cambiar a mejor tocándonos los cojones ni “de por él mismo”.

      Nadie dijo que fuera fácil.

      Pero NO HACER NADA… no es el camino. Con conspiranoias, por ejemplo, no arreglamos los problemas, eso es seguro.

      Que nadie pueda acusaros al final de vuestras vidas de “no haber hecho nada”.

      Así que… ya sabéis: “a mover el culo”.

      Me gustaría armar un proyecto estilo la revista http://www.good.is/, o http://www.fastcompany.com/ pero para hispano parlantes y para eso necesito ser un especialista en cuestiones económicas y ambientales (tengo nociones, pero nada habla mejor de uno que ser un titulado en una materia especítfica), y porque no ser ambicioso y un día tener el prestigio para colaborar en proyectos tan buenos como http://www.project-syndicate.org/

      Muchas Gracias de nuevo por la información de nuevo y estamos en contacto.

      Llámame para lo que se te ofrezca.

      Comentario por chemazdamundi — 12 junio 2010 @ 13:53

  12. Sólo un ruego: cuando hables de los conspiranoicos y radicales, todo junto, no olvides incluir también a las putas y a los enanos.

    Comentario por Txillardegi — 12 junio 2010 @ 10:58

    • Vete… a tomar por el culo, PROETARRA DE MIERDA.

      Comentario por chemazdamundi — 12 junio 2010 @ 13:13

  13. Hola a tod@s.

    Chema tiene razón:

    1) Conceptualmente, el crecimiento económico ilimitado es posible y alcanzable. ¡Punto pelota!

    2) Y el camino para alcanzarlo es formarse e informarse bien, ser conscientes y luchar, desde las pequeñas decisiones, por mejorar.

    Económicamente, todavía no es un problema de recursos. La ganancia en eficiencia y eficacia en su empleo ha sido espectacular en el último siglo. El problema no ha sido el sistema capitalista cuando ha estado mejor gestionado, o digamos mejor, cuando ha sido más gestionado.

    El problema no es del sistema, sino de la gestión del mismo. De una gestión crecientemente liberalista del mismo, según los preceptos de Hayek y la Escuela Austríaca. Esto nos ha situado en un estado de las cosas donde:

    1) Alentados por el sistema financiero, con la connivencia de reguladores y supervisores, y únicamente guiados por un afán de acumulación material avaricioso, en los últimos 15 años hemos dejado que el crecimiento se descontrole. Hemos consumido y comprado, efectivamente, como si el mundo se acabara mañana.

    2) La especulación se ha disparado muy por encima del umbral necesario para animar a empresas y emprendedores, hasta tal punto que una buena parte del crecimiento económico de los últimos 10 años, medido por el PIB, no refleja un contravalor material o intangible más allá de meras expectativas.

    3) Las inestabilidades geopolíticas han disparado, alarmante y vergonzosamente, el gasto armamentístico y militar, derivando cifras mareantes a la I+D+i de defensa en detrimento de la I+D+i productiva y constructiva, esa que sí nos permite vincular el crecimiento con el desarrollo, cuando es imputada al PIB, porque incrementa la efciencia y eficacia en el uso de los recursos.

    …/…

    El otro día, Guillermo de la Dehesa (http://www.guillermodeladehesa.com/html/esp/363/curriculum.html), entrevistado por Iñaki Gabilondo, vaticinaba que la negociación colectiva, excluída de momento en la propuesta de RD de Reforma del “Mercado de Trabajo”, también va a ser reformada. Entre otras lindezas, este erudito y experto en política económica, adelantaba una reducción de los salarios reales, pero no sólo de los funcionarios, sino de todo quisqui.

    Y lo peor no es que lo dijera, no. Lo peor es que yo le creo. Porque, desde la perspectiva liberalista que va ganando terreno rápidamente convirtiéndose en tendencia, tiene razón. Aquí os dejo su visión de la globalización, ya veréis como tiene razón: http://hercules.us.es/~mbilbao/global.htm.

    Claro, me gustaría conocer la opinión del Sr. de la Dehesa respecto de 3 asuntos:

    1) ¿Cree usted que la triple calamidad de la corrupción, la delincuencia y la inseguridad jurídica y policial, que sufren muchos países en desarrollo (y algunos más desarrollados) y que es enormemente disuasiva de la inversión internacional, podría tener su origen en las inequidades e injusticias intrínsecas del sistema liberalista económico en su concepción de acuerdo con los postulados, sofismas, de Hayek y la Escuela Austriáca…?

    2) Según usted, el problema de España es la competitividad, y de cómo se afronte este problema en los próximos años depende el que España gane o pierda en este proceso de creciente globalización. O sea, que para solucionar el verdadero problema, la competitividad, todos los países deben luchar entre sí para mejorarla por encima de los demás, lo que determina ganar o perder en esta “carrera”. ¿Ve usted la meta, Sr. de la Dehesa…?

    3) Usted dijo en una ocasión que “no hay ética sin estética”. Al hilo de la crisis que nos trae a mal andar, ¿qué piensa ahora de la ética de banqueros, reguladores y supervisores, estando atestiguado que casi todos tienen su contribución en la debacle actual, y que una gran parte de estos individuos pasan por poseer gustos refinados, y no sólo en las artes plásticas, pues de ética van justos…?

    …/…

    El problema del capitalismo es su gestión. La batalla abierta, y que cambiará el signo de nuestro futuro, es la de la gestión, regulación y supervisión diligente del sistema.

    Y el sistema somos tod@s y empieza por cada un@.

    Saludos,

    P. D.: Ibeth, hace poco estuve trabajando en Colombia, y mantengo relación con buena gente de allá, base de Mochus. Piensan que huele…

    Comentario por Jokin — 19 junio 2010 @ 12:39

    • ¿Mochus? D8

      Comentario por Ibeth — 19 junio 2010 @ 18:47

      • ¿Mockus…?

        Comentario por Jokin — 19 junio 2010 @ 22:17

        • Ah bueno.

          Comentario por Ibeth — 19 junio 2010 @ 23:06

    • ¡Hombre, Jokin, me alegro de saber de ti!

      Tan informado como siempre.

      Económicamente, todavía no es un problema de recursos. La ganancia en eficiencia y eficacia en su empleo ha sido espectacular en el último siglo. El problema no ha sido el sistema capitalista cuando ha estado mejor gestionado, o digamos mejor, cuando ha sido más gestionado.

      El problema no es del sistema, sino de la gestión del mismo. De una gestión crecientemente liberalista del mismo, según los preceptos de Hayek y la Escuela Austríaca.

      Directo al centro de la diana.

      Conciso y al meollo. Cómo me gusta leer a gente que tiene esa capacidad de síntesis (yo no sé escribir así, lo he reconocido ya decenas de veces).


      en los últimos 15 años hemos dejado que el crecimiento se descontrole.

      Dos décadas, más o menos. Desde Reagan.

      con la connivencia de reguladores y supervisores

      Que se lo digan a Grecia y Hungría, que mintieron en sus datos a la Unión Europea.

      Y a esas “famosas” firmas de auditores y supervisores, como Goldman & Sachs.

      Justo lo que dices: “connivencia”.

      hasta tal punto que una buena parte del crecimiento económico de los últimos 10 años, medido por el PIB, no refleja un contravalor material o intangible más allá de meras expectativas.

      Pooooorque… se han falseado los datos.

      Las burbujas económicas se basan en eso: en crear expectativas falsas.

      Las inestabilidades geopolíticas han disparado, alarmante y vergonzosamente, el gasto armamentístico y militar

      En algunos países. A eso se le llama “keynesianismo militar” o “falso keynesianismo”. Es una corrupción del sistema keynesiano de intervención económica para salvar de la crisis a un país. Consiste en incentivar la Economía a través del gasto militar. Eso es pan para hoy y hambre para mañana, como bien dices. Además, es harto peligroso: fabricar armas para luego dejarlas almacenadas crea la intenciónde usarlas algún día (“esas bombas nucleares están cogiendo polvo”, que diría algún grupo de punk español).

      derivando cifras mareantes a la I+D+i de defensa en detrimento de la I+D+i productiva y constructiva, esa que sí nos permite vincular el crecimiento con el desarrollo, cuando es imputada al PIB, porque incrementa la efciencia y eficacia en el uso de los recursos.

      Modelo nórdico socialdemócrata. El que MEJOR se ha demostrado para evitar y SUPERAR la crisis. El “buen keynesianismo”.

      Islandia abandonó ese modelo en favor del liberalismo más salvaje… y se fue a la mierda.

      El problema del “modelo nórdico”, vuelvo a insistir en lo mismo de siempre… es que requiere un gasto en educación y formación, que poquitos Estados están dispuestos a asumir. Ni por lo costoso… ni por lo que supone CONCIENCIAR A SUS CIUDADANOS (puede ser que se vuelvan demasiado concienciados, y no les voten si no hacen bien las cosas). ¿Por qué os creéis que se aprobó la LOGSE en España por el PSOE… y el PP no la ha abandonado?

      Sobre el señor de la Dehesa, copio y pego de su curriculum

      Ha sido asesor del Fondo Monetario Internacional sobre gestión de deuda externa, consultor del Banco Mundial sobre liberalización del comercio y ha sido asesor económico de varios gobiernos en política económica y en privatizaciones.

      Empezó su carrera profesional en el sector público como Jefe del Servicio de Política de Precios del Ministerio de Comercio y Asesor del Segundo Plan de Desarrollo. Después fue Consejero Económico y Comercial de la Embajada de España en África del Sur, Angola, Mozambique, Madagascar y Zimbabwe.

      Ya sabemos lo bien que les va a esos países en materia económica.

      De verdad que ellos mismos se delatan.

      El problema con esta gente… es que ocupan los cargos relevantes. Y no están en conexión con la realidad. No te encontrarás a un liberal en un bar donde van a desayunar los funcionarios, ni en el programa de desarrollo de una ONG, ni manifestándose por los derechos de los trabajadores.

      Es obvio. Ellos son los defensores de los que más tienen.

      Y pensar que el FMI se creó con buena intención… y ahora lo utilizan estos individuos para someter a los países en crisis, y obligarlos a liberalizarse POR COJONES.

      Según usted, el problema de España es la competitividad, y de cómo se afronte este problema en los próximos años depende el que España gane o pierda en este proceso de creciente globalización. O sea, que para solucionar el verdadero problema, la competitividad, todos los países deben luchar entre sí para mejorarla por encima de los demás, lo que determina ganar o perder en esta “carrera”. ¿Ve usted la meta, Sr. de la Dehesa…?

      La GRAN falacia de la competitividad: siempre va a haber perdedores. No es que la competitividad sea mala per se, pero es obvio QUE NO TODOS VAN A GANAR EN ESA CARRERA. De hecho, LA MAYORÍA va a salir perdiendo. Es mejor construir una Economía en base a la cooperación social. Competir por competir en una alocada carrera… es acabar estrellándose si no eres quien va a ganar. A veces, hasta ése pierde (véase la “crisis subprime”).

      Usted dijo en una ocasión que “no hay ética sin estética”. Al hilo de la crisis que nos trae a mal andar, ¿qué piensa ahora de la ética de banqueros, reguladores y supervisores

      La inmensa mayoría de ellos, liberales. Qué curioso.

      Y menuda chorrada de frase.

      El problema del capitalismo es su gestión. La batalla abierta, y que cambiará el signo de nuestro futuro, es la de la gestión, regulación y supervisión diligente del sistema.

      Y el sistema somos tod@s y empieza por cada un@.

      Plas, plas, plas plas…

      ¡Olé los neokeynesianos buenos y concienciados!

      hace poco estuve trabajando en Colombia, y mantengo relación con buena gente de allá, base de Mochus. Piensan que huele…

      ¿Por?

      No sé, desconozco el asunto. Ibeth nos ha traído vídeos humorísticos que decían que Mockus era un illuminati, pero… eso de que “huele”, no sé. ¿Porque es liberal?

      Un saludo… y un abarzo.

      ENCANTADO de leer tus aportaciones, Jokin. De todo corazón. Me dejan un fabuloso sabor de boca… y hacen que ni mis lectores ni yo, al menos… nos sintamos solos.

      Y escribes maravillosamente bien.

      Mejor que yo.

      Comentario por chemazdamundi — 20 junio 2010 @ 21:15

      • Gracias por tu cálida y emotiva acogida Chema.

        Os decía que hace poco estuve trabajando en Colombia, y que la buena gente de allá, con la que mantengo estrecha relación, piensa que huele… No que huela Mockus, sino el proceso electoral desarrollado en primera y segunda vuelta.

        Entre otros, este sector, base de Mockus, comenta que (http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=48774):

        “El escenario electoral de Colombia estuvo caracterizado por escasa participación popular, ya que el 56% de la población del país no participó de la segunda vuelta. De esta manera, es posible comprender, por medio de los números, que incluso habiendo vencido, Santos no cuenta con un fuerte apoyo de la población. Otra situación que marcaron las elecciones de este domingo fue la violencia. En total, se registraron 16 muertes.

        Las irregularidades electorales también estuvieron presentes en esta segunda vuelta. El mes pasado, la Misión de Observación Electoral (MOE) en Colombia registró una masiva compra de votos por parte del gobierno para favorecer a su candidato, Manuel Santos, en los departamento de Antioquia y Cauca, y también en la capital. La misión contabilizó 15 mil denuncias de irregularidades del sistema electoral.

        Las mismas constataciones fueron realizadas por la MOE de la Organización de Estados Americanos (OEA), que detectó compra de votos en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cundinamarca, Magdalena, Nariño y Norte de Santander. Según informaciones del periódico La Jornada, la obtención de votos por medio de amenazas realizadas por grupos paramilitares vinculados al actual Presidente disminuyó; no obstante, los votos pasaron a ser comprados por el dinero del narcotráfico.

        A todas estas situaciones de irregularidad, deben agregarse las sospechas de manipulación en las encuestas de intención de voto. Hay indicios de que las encuestas habrían sido modificadas para aparentar que Antanas Mockus tendría la posibilidad concreta de disputar la segunda vuelta con Juan Manuel Santos.

        Las denuncias de manipulación y fraude están basadas, entre otros hechos, en el descubrimiento de que Santos es accionista de la empresa de logística electoral de Colombia. ‘Thomas Greg & Sons’ de Colombia, ‘Thomas Greg & Sons Limited’, ‘Thomas Greg Expres’ y ‘Thomas Greg Transportadora de Valores’ tuvieron, de 2002 a 2006, a Manuel Santos como miembro de su Junta Directiva.

        Según informaciones de Radio del Sur, el senador colombiano Gustavo Petro denunció que la ‘Unión Temporal Disproel’, contratada por la institución organizadora de las elecciones de Colombia para realizar la logística de las elecciones, “estaba constituida por un consorcio de firmas relacionadas con Juan Manuel Santos”.

        “La Disproel hace las boletas de prueba, que se utilizan en la jornada electoral, hace los Kits Electorales y transporta el conjunto de los formularios y boletas a los municipios y puestos de votación, inclusive recoge los formularios y los boletas con los votos después de las elecciones, estas empresas son las que tienen a su cuidado el corazón del proceso electoral, no solamente de la primera vuelta sino de la que está a punto de realizarse este domingo”, denunció Petro antes de la segunda vuelta.

        Estas irregularidades pueden ser sólo el comienzo de la actuación presidencial de Santos. Según análisis de La Jornada, el nuevo mandatario va a perpetuar el accionar de Álvaro Uribe: la continuación de la política económica neoliberal, el mantenimiento del país en la esfera de los intereses estratégicos estadounidenses y el intento de aplastamiento militar de las organizaciones guerrilleras que operan en el país.”

        …/…

        Ibeth, coincido plenamente con Chema: la buena gente que estáis allá, luchando cada día por mejorar, y por mejorar vuestro entorno, no podéis marcharos. ¿Quién luchará entonces…?

        Colombia es otro de los países donde la población, sin saberlo, vive “encima” y “al lado” de la riqueza; sin que los poderosos avariciosos dejen siquiera llegar a tocarla a la inmensa mayoría.

        Pienso que el enfoque debe ser en positivo, luchando por publicar y denunciar las irregularidades observadas por las diferentes MOE, y preparando la revancha para las municipales del próximo año.

        …/…

        Mientras tanto…

        Aquí y allá, una gran parte de la población no sabe, no entiende, o no quiere saber ni entender lo que está pasando…

        Otro buen montón de gente, de acá y de allá, vive, ajeno a cualquier razonamiento o regla básica de la lógica, en una alienación permanente, creyendo firmemente que los “lagartos libertarianos” manejan la gran conspiración desde una supernave espacial que gira, omnisciente, sobre nuestras cabezas…

        En fin…

        Saludos,

        Comentario por Jokin — 22 junio 2010 @ 15:42

  14. Al fin me pude crear una cuenta bonita en WordPress :D

    Comentario por ibethk — 19 junio 2010 @ 23:57

    • No escribas asíííí… que me vas a hacer llorar otra veeeeez.

      Ja, ja, ja… ¿”Chamanomics”?

      Por cierto…

      ¿2500 $? ¿TANTO vale una carrera allí?

      ¿No puedes aspirar a una beca? Voy a investigar por mi cuenta, a ver si te encuentro una beca de intercambio AQUÍ, EN ESPAÑA. No te prometo nada, porque con Kozure no hubo nada que hacer pero, por intentarlo, nada se pierde. ¿Qué habrá sido de esas becas latinoamericanas de mis tiempos, maldita sea? Parece que se las haya tragado la tierra. ¡Pero si en mi facultad había mexicanos y dominicanos de intercambio!

      P.D.: La cuenta es bonita.

      Comentario por chemazdamundi — 20 junio 2010 @ 16:05

      • Gracias Chemaz =), sería de gran ayuda, porque me quiero ir de Colombia.

        Comentario por ibethk — 21 junio 2010 @ 00:17

        • Ibeth, no me digas esas cosas… que me partes el corazón, mujer.

          Ya sé que ha ganado Santos, cielo… pero no por eso has de abandonar tu país, tu casa, tu familia, tus amigos…

          Yo también he visto ganar a partidos políticos con los que no simpatizaba ni por asomo.

          Ya eres la segunda colombiana que ha manifestado su intención de marcharse al extranjero. ¿Te acuerdas de que Kozure también nos dijo que quería irse? Bueno, en su caso lo entiendo más, porque él está perseguido, pero tú… Tú eres muy joven. Yo querría que estudiaras aquí, en Europa, pero para que te formaras. Me dolería en el alma que Colombia perdiera gente como tú (o como Kozure).

          Vosotro sois capital humano de primera calidad. Si toda la gente como vosotros abandona el país… Colombia no saldrá nunca adelante.

          Bueno, es tu decisión. Y he de admitir que, quizás, yo haría lo mismo de verme en vuestra situación.

          Comentario por chemazdamundi — 22 junio 2010 @ 00:14

  15. Hola,

    pienso que debéis leer esto (http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl//index.php?option=com_content&task=view&id=1925):

    “La crisis, una estafa detrás de otra.

    La Real Academia Española de la Lengua define de dos modos el verbo estafar. Como pedir o sacar dinero o cosas de valor con artificios y engaños y con ánimo de no pagar, y, en sentido jurídico, como cometer alguno de los delitos que se caracterizan por el lucro como fin y el engaño o abuso de confianza como medio. Por eso yo creo que el término de estafa es lo que mejor describe lo que han hecho continuadamente los bancos, los grandes especuladores y la inmensa mayoría de los líderes y las autoridades mundiales antes y durante la crisis que padecemos.

    Los Estados le dieron a los bancos privados el privilegio de crear dinero emitiendo deuda con la excusa de que eso era necesario para financiar la actividad de las empresas y los consumidores. Pero en los últimos treinta años, la banca internacional multiplicó la deuda para financiar los mercados especulativos y para ganar dinero simplemente comprando y vendiendo más dinero, y no para financiar a la economía productiva. Esta es la primera estafa.

    Para disponer de recursos adicionales a los que le depositaban sus clientes, la banca ideó formas de vender los contratos de deuda y los difundió por todo el sistema financiero internacional. Pero al hacerlo, ocultaba que millones de esos contratos no tenían las garantías mínimas y que al menor problema perderían todo su valor, como efectivamente ocurrió. Actuando de esa forma y tratando de elevar cada vez más la rentabilidad de sus operaciones, la banca fue asumiendo un riesgo cada vez mayor que ocultaba a sus clientes y a las autoridades y que transmitiía al conjunto de la economía. Esta es la segunda estafa.

    Para llevar a cabo esas estafas, la banca recurrió a las agencias de calificación que actuaron como sus cómplices corruptos engañando sistemáticamente a clientes y autoridades indicando que la calidad de esos productos financieros era buena cuando en realidad sabían que lno era así y que, por el contrario, se estaba difundiendo un riesgo elevadísimo porque eran, como se demostró más adelante, pura basura financiera. Esta es la tercera estafa.

    Los grandes financieros consiguieron que los bancos centrales fueran declarados autoridades independientes de los gobiernos con la excusa de que éstos podían utilizarlos a su antojo y de que así era mejor para lograr que no subieran sus precios. Sin embargo, lo que ocurrió fue que con ese estatuto de “independientes” los bancos centrales se pusieron al servicio de los bancos privados y de los especuladores, mirando a otro lado ante sus desmanes. Y asi, en lugar de combatir la inflación permitieron que se diera la subida de precios de la vivienda quizá más alta de toda la historia y constantes burbujas especulativas en numerosos mercados. Y lejos de conseguir la estabilidad financiera lo cierto fue que durante su mandato “independiente” también hubo el mayor número de crisis financieras de toda la historia. Esta es la cuarta estafa.

    Para generar fondos suficientes para invertir en los mercados especulativos cada vez más rentables, los bancos y grandes financieros lograron, con la excusa de que eso era lo conveniente para luchar contra la inflación, que los gobiernos llevaran a cabo políticas que redujeran los salarios y aumentaran así los beneficios (que en su mayor parte van a ahorro en lugar de al consumo como le pasa a los salarios), y la progresiva privatización de las pensiones y de los servicios públicos. Esta es la quinta estafa.

    Cuando el riesgo acumulado de esa forma estalló y se desencadenó la crisis, los bancos y los poderosos lograron que los gobiernos, en lugar de dejar caer a los bancos irresponsables, de encarcelar a sus directivos y a los de las agencias de calificación que provocaron la crisis, les dieran o prestaran a bajísimo interés varios billones de dólares y euros de ayudas con la excusa de que así volverían enseguida a financiar a la economía. Pero en lugar de hacer esto último los bancos y grandes financieros usaron esos recursos públicos para sanear sus cuentas, para volver a tener enseguida beneficios o para especular en mercados como el del petróleo o el alimentario, provocando nuevos problemas o que en 2009 hubiera 100 millones de personas hambrientas más que en 2008. Esta es la sexta estafa.

    Los gobiernos tuvieron que gastar cientos de miles de millones de dólares o euros para evitar que la economía se colapsara y para ayudar a la banca. Como consecuencia de ello tuvieron que endeudarse. Como los bancos centrales están dominados por ideas liberales profundamente equivocadas y al servicio de la banca privada, no financiaron adecuadamente a los gobiernos, como sí habían hecho con los bancos privados, y eso hizo que tuvieran que ser los bancos privados quienes financiaran su deuda. Así, éstos últimos recibían dinero al 1% de los bancos centrales y lo colocan en la deuda pública al 3, al 4 o incluso al 8 o 10%. Esta es la séptima estafa.

    Como los bancos y grandes financieros no se quedaron contentos con ese negocio impresionante, se dedicaron a propagar rumores sobre la situación de los países que se habían tenido que endeudar por su culpa. Eso fue lo que hizo que los gobiernos tuvieran que emitir la deuda más cara, aumentando así el beneficio de los especuladores y poniendo en grandes dificultades a las economías nacionales. Esta es la octava estafa.

    Los gobiernos quedaron así atados de pies y manos ante los bancos y los grandes fondos de inversión y, gracias a su poder en los organismos internacionales, en los medios de comunicación y en las propias instituciones políticas como la Unión Europea, han aprovechado la ocasión para imponer medidas que a medio y largo plazo les permitan obtener beneficios todavía mayores y más fácilmente: reducción del gasto público para fomentar los negocios privados, reformas laborales para disminuir el poder de negociación de los trabajadores y sus salarios, privatización de las pensiones, etc… Afirman que así se combate la crisis pero en realidad lo que van a producir es todo lo contrario porque es inevitable que con esas medidas caiga aún más la actividad económica y el empleo porque lo que hacen es disminuir el gasto productivo y “el combustible” que los sostiene. Esta es la novena estafa.

    Desde que la crisis se mostró con todo su peligro y extensión, las autoridades e incluso los líderes conservadores anunciaron que estaban completamente decididos a poner fin a las irresponsabilidades de la banca y al descontrol que la había provocado, que acabarían con el secreto bancario, con los paraísos fiscales y con la desregulación que viene permitiendo que los financieros hagan cualquier cosa y que acumulen riesgo sin límite con tal de ganar dinero… Pero lo cierto es que no han tomado ni una sola medida, ni una sola, en esa dirección. Esta es la décima estafa.

    Mientras está pasando todo esto, los gobiernos, esclavos o cómplices de los poderes financieros, no han parado de exigirle esfuerzos y sacrificios a la ciudadanía mientras que a los ricos y a los bancos y financieros que provocaron la crisis no les han dado sino ayudas constantes y todo tipo de facilidades para que sigan haciendo exactamente lo mismo que la provocó. Gracias a ello, éstos últimos están obteniendo de nuevo cientos de miles de millones de euros de beneficios mientras que cae la renta de los trabajadores, de los jubilados o de los pequeños y medianos empresarios. Esta es la undécima estafa.

    Mientras que constantemente vemos que los presidentes de gobiernos reciben instrucciones del Fondo Monetario Internacional, de las agencias de calificación, de los banqueros o de la gran patronal, la ciudadanía no puede expresarse y se le dice que todo lo que está ocurriendo es inexorable y que lo que ellos hacen es lo único que se puede hacer para salir de atolladero. Esta es la duodécima estafa.

    Finalmente, se quiere hacer creer a la gente que la situación de crisis en la que estamos es el resultado de un simple o momentáneo mal funcionamiento de las estructuras financieras o incluso económicas y que se podrá salir de ella haciendo unas cuantas reformas laborales o financieras. Nos engañan porque en realidad realidad vivimos desde hace decenios en medio de una convulsión social permanente que afecta a todo el sistema social. La verdad es que cada vez hay un mayor número de seres humanos hambrientos y más diferencias entre los auténticamente ricos y los pobres, que se acelera la destrucción del planeta, que los medios de comunicación están cada vez en propiedad de menos personas, que la democracia existente apenas deja que la ciudadanía se pronuncie o influya sobre los asuntos más decisivos que le afectan y que los poderosos se empeñan en imponer los valores del individualismo y la violencia a toda la humanidad. Esta es la decimotercera estafa.

    Lo que ha ocurrido y lo que sigue ocurriendo a lo largo es la crisis es esto, una sucesión de estafas y por eso no se podrá salir de ella hasta que la ciudadanía no se imponga a los estafadores impidiendo que sigan engañándola, hasta que no les obligue a dar cuentas de sus fechorías financieras y hasta que no evite definitivamente que sigan comportándose como hasta ahora.”

    ¿Qué opinión os merece…?

    Si no conseguimos darle la vuelta a esto nos llevan al abismo, pero “nos llevan” con nombres y apellidos…

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 23 junio 2010 @ 00:45

  16. Hola.

    Os dejo esto, deberíais leerlo:

    …/…

    Artículo basado en una intervención de Noam Chomsky en el Left Forum el 21 de marzo de 2010
    El centro no aguanta: Reavivando la imaginación radical

    Noam Chomsky
    Revista Amauta

    Traducido del inglés para Rebelión por Andrés Prado

    Hace un mes Joseph Andrew Stack estrelló su avioneta contra un edificio de oficinas en Austin, Texas, dándole a una oficina de la IRS (3) para suicidarse. Dejó un manifiesto explicándolo. Por lo general fue ridiculizado pero creo que se merece algo mejor.

    El manifiesto de Stack rastrea la historia de una vida que le condujo a este acto final desesperado. La historia empieza cuando era un estudiante adolescente que vivía en la miseria en Harrisburg, Pensilvania, cerca del corazón de lo que una vez fuera un gran centro industrial. Su vecina era una mujer que pasaba de los 80 y sobrevivía a base de comida de gato, la “viuda de un trabajador del acero retirado. Su marido había trabajado toda su vida en las fábricas de acero del centro de Pensilvania con la promesa por parte de las grandes empresas y el sindicato de que, por sus 30 años de servicio, tendría derecho a una pensión y a cuidados médicos por los que sentirse contento en su jubilación. Sin embargo fue una de las miles de personas que no obtuvo nada porque los incompetentes administradores de la fábrica y el corrupto sindicato (por no mencionar también al Gobierno) saquearon sus fondos de pensiones y les robaron sus jubilaciones. Todo lo que ella tenía para vivir era lo que le daba la Seguridad Social”; y Stack podría haber añadido que se han concertado continuos esfuerzos por parte de los super ricos y sus aliados políticos para quitarles incluso eso atendiendo a razones espurias. Stack decidió entonces que no podía confiar en las grandes empresas y que haría las cosas a su manera sólo para descubrir que no tampoco podía confiar en un gobierno que no se preocupaba para nada de personas como él, y que solamente lo hacía con los ricos y privilegiados, ni en un sistema jurídico en el que, usando sus palabras, “hay dos ‘interpretaciones’ para cada ley, una para los muy ricos y otra para el resto de nosotros.” Un gobierno que nos deja con “la broma que llamamos sistema médico americano, incluyendo a las compañías de seguros y las de fármacos [que] están asesinando a decenas de miles de personas cada año,” con cuidados racionados en gran parte en base a la riqueza y no a la necesidad. Todo en un orden social en el que “un puñado de matones y saqueadores pueden cometer atrocidades impensables… y cuando le llega la hora a su tren de la cultura del pelotazo de ser aplastado por el peso de su glotonería y abrumadora estupidez, el cuerpo del Gobierno federal al completo no encuentra dificultad alguna para acudir en su ayuda en unos días, si no horas.” Y mucho más.

    Stack nos cuenta que su desesperado acto final fue un esfuerzo para unirse a aquéllos que están dis puestos a morir por su libertad con la esperanza de despertar a otros de su letargo. No me sorprendería que tuviera en mente la prematura muerte de aquel trabajador del acero que le enseñó lo que era el mundo real cuando era un adolescente. Ese trabajador del acero no cometió suicidio de una manera literal, después de haber sido descartado para el montón de basura, pero el suyo está lejos de ser un caso aislado; podemos añadir éste y muchos casos similares a la colosal cifra de víctimas de los crímenes institucionales del capitalismo de Estado. Existen estudios conmovedores sobre la indignación y la ira de aquéllos que han sido desechados cuando los programas de financiarización y desindustrialización estatal corporativos han cerrado plantas y destruído familias y comunidades enteras. Revelan el sentimiento agudo de traición por parte de los trabajadores que creyeron que tenían cumplido su deber con la sociedad en un pacto moral con las empresas y el Gobierno y que descubrieron que habían servido sólo como instrumentos para el beneficio y el poder, perogrulladas éstas de las que habían sido cuidadosamente protegidos por instituciones doctrinales.

    Hay chocantes similitudes en la segunda mayor economía del mundo, estudiadas por Ching Kwan Lee en su penetrante investigación sobre el trabajo en China. Lee traza una comparación limítrofe entre la indignación y desesperación de la clase trabajadora de los sectores industriales descartados en los EE.UU. y la furia entre los obreros de lo que ella llama el rustbelt (4) de China –el centro industrial del Estado socialista en el Noreste, abandonado ahora por el Estado en favor de un desarrollo capitalista estatal del sunbelt (5) en el Sudeste. En ambas regiones Lee encuentra protestas obreras masivas pero diferentes en su carácter. En el rustbelt los trabajadores tienen el mismo sentimiento de traición que aquí tienen sus homólogos pero en su caso se traicionan los principios maoístas de solidaridad y dedicación al desarrollo de la sociedad que ellos pensaban que se había construído sobre un pacto moral y que finalmente descubren que, fuera lo que fuese, ahora es simplemente un amargo fraude. En el sunbelt los trabajadores adolecen de la falta de esa tradición cultural y todavía confían en sus pueblos de origen para el apoyo y la vida familiar. Denuncian el fracaso de las autoridades para ajustarse incluso a los mínimos requerimientos legales de las condiciones mínimamente óptimas en el lugar de trabajo y del pago de esa miseria llamada salario. De acuerdo con las estadísticas oficiales hubo 58.000 “incidentes masivos” de protesta en 2003 en una provincia del rustbelt con una participación de 3 millones de personas. Alrededor de 30 a 40 millones de trabajadores, que fueron retirados de sus unidades de trabajo, “están contagiados de un profundo sentimiento de inseguridad,” despertándose “la ira y la desesperación” a través del país, en palabras de Lee. Ella espera que lo peor esté por llegar cuando una inminente crisis de falta de tierras en el campo socave la base de la supervivencia para los trabajadores del sunbelt, que carecen incluso de la imagen de lo que son unos sindicatos independientes, mientras que en el rustbelt , los trabajadores no tienen nada comparable a los programas de apoyo social civil que a menudo existen aquí. Tanto el trabajo de Lee como los estudios sobre el rustblet de los EE.UU. dejan claro que no deberíamos subestimar la profundidad de la indignación moral que subyace bajo la amargura furiosa, y a menudo autodestructiva, con respecto al Gobierno y al poder empresarial.

    Encontramos algo parecido en la India rural donde el consumo de comida se ha visto fuertemente reducido para la gran mayoría desde que se implementaran parcialmente las reformas neoliberales, a la vez que los suicidios de campesinos están aumentando al mismo ritmo que el número de multimillonarios, en medio de reconocimientos por el fabuloso crecimiento de la India. Fabuloso crecimiento para algunos, pero no tan atractivo para los trabajadores trasladados a la India para reducir costes laborales por parte de IBM, que tiene tres cuartas partes de su fuerza de trabajo en el extranjero. Business Week llama a IBM la “quintaesencia de la compañía americana” sin equivocarse: se consolidó como gigante global de las computadoras gracias, en gran parte, a la inconsciente munificencia del contribuyente estadounidense, que también financió sustancialmente la revolución tecnológica de la información, en la cual IBM confía, además de la mayoría del resto de la economía de la alta tecnología –debido sobre todo al uso del pretexto de que los rusos se estaban acercando.

    Hay mucha charla movida hoy día sobre un gran cambio global de poder, especulándose acerca de si (o cuándo) China podrá desplazar a los EE.UU. como potencia global dominante, junto con la India –que, de suceder, signifi caría que el sistema global estaría volviendo a algo parecido a lo que era antes de las conquistas europeas. Sus recientes crecimientos del PIB han sido, de hecho, espectaculares. Pero hay algo más que añadir. En el índice de desarrollo humano de la ONU, la India mantiene su puesto cerca del final, ahora en el 134, ligeramente por encima de Camboya y por debajo de Laos y Tayikistán. China ocupa el lugar 92, un poco por encima de Jordania y por debajo de la República Dominicana e Irán. En comparación, Cuba, bajo un severo ataque de los EE.UU, que dura 50 años, ocupa el puesto número 52, el más alto de América Central y el Caribe, y por debajo de Argentina y Uruguay por muy poco. La India y China también se ven aquejadas de desigualdades extremadamente altas, cayendo por ello, aún más abajo en el índice, más de mil millones de sus habitantes. Además, un recuento exacto iría más allá de las medidas convencionales para incluir costes serios, que China e India no pueden ignorar durante más tiempo, tales como son los ecológicos, la merma de recursos y otros.

    La especulaciones sobre un cambio global de poder pasan por alto algo que todos sabemos: los países que están divorciados de la distribución interna del poder no son actores reales en los asuntos internacionales, una perogrullada que ese radical incorregible de Adam Smith trajo a nuestra atención. Él reconocía que los principales arquitectos del poder en Inglaterra eran los dueños de la sociedad, en su día comerciantes y manufactureros, que se aseguraban de que la política atendiera escrupulosamente a sus intereses, sin importar lo “severo” que fuera el impacto sobre el pueblo de Inglaterra y, peor aún, sobre las víctimas de “la salvaje injusticia de los europeos” en el extranjero: los crímenes británicos en la India eran la máxima preocupación para un conservador a la antigua usanza con valores morales.

    Para sus adoradores actuales las perogrulladas de Smith son ridiculizadas como “elaboradas teorías de cómo la historia del mundo era manipulada por redes corporativistas e imperialistas en la sombra”, uno de los trágicos legados de los años 60, para citar al pensador del New York Times , David Brooks; de hecho son los años 70, 1776 para ser exactos. Uno de los muchos ejemplos de cómo el nivel moral e intelectual del “conservadurismo” de hoy se relaciona con lo que sus héroes entendían perfectamente bien.

    En aras de una total claridad, debería decir que me identifico como el villano que acepta esa herejía de Adam Smith.

    Teniendo en cuenta la radical perogrullada de Smith, podemos ver que hay, en efecto, un cambio global de poder aunque no el que ocupa el centro de nuestra atención: un cambio desde la fuerza global de trabajo al capital transnacional, incrementado de manera pronunciada durante los años neoliberales. El precio es sustancial e incluye tanto a los Joe Stack de los EE.UU. como a los campesinos hambrientos de la India y a los millones de trabajadores manifestándose en China, donde la contribución del trabajo a los ingresos nacionales está declinando incluso más rápidamente que en el resto del mundo.

    En su muy aclarativa obra, Martin Hart-Landsberg observa que China juega un papel principal en el cambio real de poder global al haberse convertido, en gran parte, en una planta de ensamblaje para un sistema de producción regional. Japón, Taiwán y otras economías asiáticas exportan partes y componentes a China y la proveen de la mayoría de la tecnología avanzada. El creciente déficit comercial de los EE.UU. con China ha levantado mucho revuelo pero ha pasado desapercibido el hecho de que el déficit con Japón y con el resto de Asia ha disminuído drásticamente según el nuevo sistema de producción regional va tomando forma. Los fabricantes estadounidenses han seguido el mismo camino suministrando a China partes y componentes para que los ensamble y los exporte, la mayor parte de vuelta a los EE.UU. Para las instituciones financieras, los gigantes de la venta al por menor, los dueños y administradores de las industrias manufactureras y sectores cercanamente relacionados con este nexo de poder, todo esto es celestial. No lo es para Joe Stack y muchos otros como él.

    Para entender el ánimo público es preciso recordar, a nivel mundial, que el uso convencional del PIB para medir el crecimiento económico es altamente engañoso. Se han realizado esfuerzos por idear unos índices de medida más realistas, tales como el Indicador General de Progreso (GPI en sus siglas en inglés), que sustrae del PIB los costes que dañan al público (crimen, polución, etc…) y añade el valor estimado de beneficios auténticos (trabajo voluntario, ocio, etc…) En los EE.UU. el GPI se ha estancado desde lo años 70 aunque el PIB ha aumentado, yendo a parar este crecimiento a los bolsillos de muy pocos. Este resultado tiene correlación con estudios sobre los indicadores sociales, la medida estándar de la salud de una sociedad. Estos han rastreado el crecimiento económico hasta la mitad de la década de los 70, empezando a declinar entonces y llegando al nivel de 1960 en el año 2000 (del cual son las últimas cifras disponibles). La correlación con la financiarización de la economía y las medidas neoliberales socioeconómicas resulta difícil de obviar y para nada es exclusiva de los EE.UU.

    Es verdad que no existe nada esencialmente nuevo en el proceso de desindustrialización. Dueños y administradores buscan de forma natural los costes más bajos. Esfuerzos por llevarlo de otra manera, célebremente adoptados por Henry Ford, fueron desestimados por los tribunales, así que ahora es imperativo legal. Un medio es desplazar la producción. En los primeros días, el desplazamiento se hacía sobre todo internamente, especialmente hacia los Estados del Sur, donde los trabajadores podían ser reprimidos más duramente. Las grandes corporaciones, como la corporación estadounidense del acero del santificado filántropo Andrew Carnegie, pudieron también beneficiarse de la nueva mano de obra esclava creada tras la criminalización de la vida de los negros, después del final de la Reconstrucción en 1877, parte central de la revolución industrial estadounidense, que continuó hasta la segunda guerra mundial. Se está reproduciendo otra vez, en parte, durante el reciente periodo neoliberal, con la guerra contra la droga, usada como pretexto para volver a mandar a la población supérflua de vuelta a las cárceles, proporcionando también de esta manera un nuevo suministro de mano de obra carcelaria en prisiones estatales o privadas, mucho de lo cual entra en violación de las convenciones internacionales sobre el trabajo. Para muchos afroamericanos, desde que fueron exportados a las colonias, la vida escasamente ha conseguido escaparse de sus vínculos con la esclavitud o, a veces, incluso algo peor.

    En el ultra respetable Bulletin of the American Academy of Arts and Sciences, podemos leer que “El sistema de prisiones en Estados Unidos ha crecido hasta convertirse en un Leviatán de imposible comparación en la historia de la humanidad,” haciendo de los EE.UU. “el hogar de la más grande infraestructura penal para la depredación masiva de la libertad que haya en el mundo,” y que afecta sobre todo a la población negra, producto de los pasados 30 años, pues es un hecho que los EE.UU. “son los líderes mundiales no sólo en índices de encarcelamiento sino también en compensación por parte del ejecutivo,” hechos que son “reconocidos de manera creciente como entrelazados, como señala un profesor de la Harvard Business School , así como es un hecho que los EE.UU. están progresando mucho más lentamente que la mayoría del planeta, especialmente que China, pero también que Europa, a la hora de implementar tecnologías verdes.

    Es fácil ridiculizar algunas de las formas en las que Joe Stack y otros como él expresan sus muy genuinas y justas preocupaciones, pero resulta mucho más apropiado entender qué es lo que subyace bajo su percepciones y acciones, y particularmente, preguntarnos por qué la imaginación radical está fracasando al ofrecerles un camino constructivo mientras el centro está visiblemente viniéndose abajo y aquellos que sufren agravios de verdad se están movilizando de diversas formas que no suponen el más mínimo peligro para ellos mismos o para otros.

    El manifiesto de Stack termina con dos frases evocadoras: “El credo comunista: desde aquél de acuerdo con su habilidad hasta aquél de acuerdo con su necesidad. El credo capitalista: desde aquél de acuerdo con su candidez hasta aquél de acuerdo con su avaricia.”

    Stack no se corta un pelo cuando habla del credo capitalista. Sólo nos queda especular sobre lo que quiso decir con el credo comunista que contrapuso a éste. No es imposible que se refiriese a él como a un ideal con genuina fuerza moral. Si así fuera, no sería tan sorprendente. Algunos de vosotros puede que recordéis un a encuesta en 1976, en el bicentenario, en la que se dio a la gente una lista de enunciados y se la preguntó acerca de cuáles de ellos estaban en la Constitución. Por aquel entonces nadie tenía ni idea de lo que aparecía en la Costitución, así que la respuesta “en la Constitución” presumiblemente significaba: “tan obviamente correcto que debe encontrarse en la Constitución.” Un enunciado que recibió una sólida mayoría afirmativa fue el “credo comunista” de Joe Stack.

    He matizado el comentario con la frase “por aquel entonces”. Hoy, una parte de la población memoriza y venera la Constitución, sus palabras al menos. La reciente convención del Partido del Té proporcionó su catecismo para candidatos: un requerimiento es que deben estar de acuerdo con desechar el código fiscal y reemplazarlo con otro que no contenga más de 4.543 palabras en su extensión –y así clavar la extensión de la Constitución, sin enmiendas. Tan sólo algunas enmiendas comparten este estatus sagrado, especialmente la Segunda, bajo la reciente interpretación de los reaccionarios de la Corte Suprema, pero la Primera Enmienda es más discutible debido a lo que podría llegar a implicar eso de la separación entre Iglesia y Estado. El mismo día Texas anunció los nuevos requisitos para sus libros de texto, que se aplicarán en todo el país debido al tamaño del mercado tejano. Se suprimió a Jefferson de la lista de aquellos que inspiraron las revoluciones de los siglos XVIII y XIX, siendo sustituido por Tomas de Aquino, Calvino y Blackstone. La decisión refleja el rechazo hacia Jefferson porque, entre otras herejías, acuñó la frase “separación entre Iglesia y Estado.” Para la versión actual del conservadurismo los EE.UU. son un país cristiano, algo así como la República Islámica de Irán o el Estado judío de Israel. En conexión a este último, Golda Meir (6) es materia obligada para los niños, pero nada de hispánicas. Junto con un racismo normal, ello refleja la curiosa amalgama de antisemitismo extremo y apoyo a Israel entre los sectores religiosos de la derecha. Tales asuntos no tienen importancia alguna cuando tratamos de mirar hacia el futuro.

    El extremismo anti impuestos del movimiento del Partido del Té no es tan directamente suicida como la acción desesperada de Joe Stack pero es, en cualquier caso, suicida por razones que no precisan de elaboración alguna. Hoy California representa un ejemplo dramático. El mayor sistema público de educación superior está siendo desmantelado. El Gobernador Schwarzenegger dice que tendrá que eliminar programas estatales de salud y bienestar a no ser que el Gobierno federal apoquine unos 7000 millones aproximadamente. Y otros gobernadores se le están sumando. Al mismo tiempo se está constituyendo un poderoso movimiento sobre los derechos de los estados miembros, que exige que el Gobierno federal no se inmiscuya en nuestros asuntos –un buen ejemplo de lo que Orwell llamó “doblepensar”: la habilidad para mantener dos ideas contradictorias en la mente mientras se cree en ambas a la vez, prácticamente un lema para los tiempos que corren. La desventura californiana proviene, en gran medida, del fanatismo anti impuestos. Más de lo mismo sucede en cualquier otra parte, incluso en los barrios ricos.

    El aliento del sentimiento anti impuestos ha sido desde hace tiempo la materia prima de la propaganda empresarial que domina el sistema doctrinal. La gente debe ser adoctrinada para odiar y temer al Gobierno por buenas razones: de los poderes existentes, el Gobierno es el único que, en principio, y a veces de hecho, es responsable ante el público y puede imponer algunas restricciones a la depredación del poder privado; la consecuencia de “quitarse al Gobierno de encima” es quejarse bajo el peso incluso mayor de la tiranía privada que no tiene que dar explicaciones. Pero la propaganda antigubernamental de los negocios ha de matizarse: por supuesto que las empresas favorecen a un poderoso Estado que trabaja para los principales arquitectos de Adam Smith, hoy ni mercaderes ni manufactureros sino multinacionales e instituciones financieras. Construir este mensaje propagandístico, contradictorio en su esencia, no es tarea fácil. Así que la gente tiene que ser entrenada para odiar y temer el déficit, un medio necesario para estimular la economía después de su destrucción a manos de las instituciones financieras dominantes y sus cohortes en Washington. Pero al mismo tiempo la población debe estar en favor del déficit, casi la mitad atribuible al creciente presupuesto militar, que rompe records, y el resto, en previsión de que sature el presupuesto gracias al cruel y desesperantemente ineficiente sistema privatizado de salud, un regalo para las compañías de seguros y la farmaindustria.

    A pesar de estas dificultades, las tareas a realizar por la propaganda se han llevado a cabo con impresionante éxito. Un ejemplo es la actitud del público hacia el 15 de Abril, fecha límite para entregar la declaración de la renta. Vamos a olvidar por un momento la idea de una sociedad mucho más libre y justa. En una democracia en marcha de la clase de las que formalmente existen, el 15 de Abril sería un día de celebración: nos juntamos para implementar los programas que hemos escogido. Aquí es un día de luto: una fuerza alienígena desciende sobre nosostros para robar nuestro dinero tan duramente ganado. Éste es un ejemplo gráfico del éxito de los intensos esfuerzos de la comunidad empresarial, con alta conciencia de clase, para ganar lo que sus publicaciones denominan “la batalla interminable por las mentes de los hombres,” que, como incluso la más vulgar de las propagandas, contiene trazas de verdad que los Joe Stack perciven.

    Otro ejemplo pasmoso del éxito de la propaganda, de un considerable significado para el futuro, es el culto al asesino y torturador Ronald Reagan, uno de los grandes criminales de la era moderna, que también atesoraba un instinto infalible para favorecer a los más brutales terroristas y asesinos a lo largo del mundo, desde Zia ul-Haq y Gulbuddin Hekmatyar (7) en lo que hoy es Afpak, pasando por los más dedicados asesinos en Centroamérica, hasta los racistas sudafricanos que mataron a millón y medio de personas (cifra estimada) y que tenían que ser apoyados porque se encontraban bajo el ataque del Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela, uno de los “grupos terroristas más conocidos” en el mundo, resolvieron los reaganitas en 1988. Y una vez tras otra con una consistencia remarcable. Su espeluznante expediente fue rápidamente purificado en favor de construcciones míticas que habrían impresionado a Kim Il Sung (8). Entre otras hazañas, fue el elegido como apostol de los mercados libres a la vez que incrementaba las barreras proteccionistas más que cualquier presidente de posguerra –probablemente más que todos los otros juntos– e implementaba una masiva intervención gubernamental sobre la economía. Es aclamado como el gran exponente del gobierno pequeño y de la ley y el orden. El Gobierno creció a la par que el PIB durante sus años de mandato mientra informaba al mundo de los negocios de que las leyes laborales no tendrían que ser cumplidas, así que el despido ilegal de líderes sindicales se triplicó bajo su supervisión. Su odio a la clase trabajadora solo era superado, quizás, por el asco que le daba ver a las mujeres negras ricas conducir su limusina para recolectar sus cheques sociales.

    No sería necesario continuar con su historial pero su desenlace nos dice mucho sobre la cultura moral e intelectual. Para el Presidente Obama, esta monstruosa criatura fue una “figura transformadora.” En la prestigiosa institución Hoover de la Universidad de Stanford se le reverencia como una colosal figura cuyo “espíritu parece sobrevolar el país, observándonos como un cálido y amigable fantasma.” Solemos aterrizar en Washington en el Aeropuerto Internacional Reagan –o si lo prefieren, en el Aeropuerto Internacional John Foster Dulles, en honor a otro destacado comandante terrorista. Sus logros incluyen el establecimiento del régimen torturador del Sah y el reinado de los más viciosos de los terroristas en Centroamérica, cuyas ocurrencias llegaron hasta el genocidio real en las tierras altas mientras Reagan elogiaba al peor de los asesinos de masas, Rioss Montt, como “un hombre de gran integridad personal” que estaba “totalmente dedicado a la democracia” y que era objeto de “malas críticas” por parte de las organizaciones de derechos humanos.

    Es doloroso constatar que muchos de los Joe Stack, cuyas vidas estaba arruinando el “cálido y amigable fantasma”, se unen en la adulación y se apresuran a cobijarse bajo el paraguas del poder y la violencia que simbolizaba.

    Todo esto trae recuerdos de otros tiempos cuando el centro no aguantaba. Un ejemplo que no debería olvidarse es la República de Weimar: la cima de la civilización occidental en artes y ciencias, también considerada como un modelo de democracia. Durante los años 20 los partidos tradicionales liberal y conservador , que siempre habían gobernado el Reich, entraron en un inexorable declive, mucho antes de que el proceso se viera intensificado por la Gran Depresión. La coalición que eligió al General Hindenburg en 1925 no era muy diferente de la base de masas que introdujo a Hitler en el poder 8 años más tarde, obligando al aristocrático Hindenburg a elegir como Canciller al “pequeño cabo” al que despreciaba. En 1928 los nazis tenían menos del 3% del voto. Dos años después la prensa más respetable de Berlín se lamentaba de ver los muchos millones que, en este “altamente civilizado país,” habían “entregado su voto a la más común, más vacía y más cruda charlatanería.” El centro se derrumbaba. El público empezaba a despreciar las incesantes disputas de la política de Weimar, la sumisión de los partidos tradicionales a poderosos intereses y su fracaso al tratar con las quejas del pueblo. Estos partidos fueron atraídos hacia las fuerzas dedicadas a mantener la grandeza de la nación y a defenderla de percibidas amenazas mediante un Estado unificado, armado y revitalizado, marchando hacia un futuro glorioso, guiados por la figura carismática que portaba “la voluntad de la eterna Providencia, el Creador del universo,” como él oraba ante las hipnotizadas masas. En mayo de 1933 los nazis habían acabado, en gran parte, no sólo con los tradicionales partidos en el poder sino incluso también con los enormes partidos de la clase trabajadora, los socialdemócratas y los comunistas, además de con sus muy poderosas asociaciones. Los nazis declararon el 1 de mayo como día del trabajador, algo que los partidos de izquierda no habían podido conseguir nunca. Muchos obreros participaron en las enormes manifestaciones patrióticas, con más de un millón de personas en el corazón de la Berlín roja, a las que se unieron granjeros, artesanos, dependientes, fuerzas paramilitares, organizaciones cristianas, clubs de atletismo y del rifle y el resto de la coalición que estaba tomando forma mientras el centro se derrumbaba. Al comienzo de la guerra puede que el 90% de los alemanes marcharan con las camisas pardas.

    El mundo es demasiado complejo para que se repita la historia pero hay, sin embargo, lecciones que guardar en la memoria, incluso recuerdos. Soy lo suficientemente viejo para recordar aquellos días escalofriantes y ominosos que fueron testigos del descenso de Alemania, de la decencia a la barbarie nazi, en palabras del distinguido académico de Historia alemana, Fritz Stern, que nos cuenta que tiene el futuro de los EE.UU. en mente cuando revisa “un proceso histórico en el que el resentimiento contra un mundo secular desencantado encontró la liberación en el extático escape de lo irracional.”

    Es éste un posible resultado del colapso del centro cuando la imaginación radical, aunque poderosa en aquel momento, se quedó corta sin embargo.

    El ánimo de la gente, hoy, es complejo, de una manera que es, a la vez, esperanzadora y preocupante. Un ejemplo son las actitudes hacia el gasto social por parte de aquellos que se identifican a sí mismos en las encuestas como “antigubernamentales”. Un estudio académico reciente descubre que, por amplia mayoría, apoyan “mantener y expandir el gasto en Seguridad Social, cuidado infantil, ayuda a los pobres” y otras medidas del bienestar. Aunque el apoyo cae de manera significativa “cuando se trata de ayudar a los negros y beneficiarios de ayudas sociales.” La mitad de estos partidarios de reducir el papel del Gobierno cree “que es muy poco el gasto en asistencia a los pobres.” Tomando a la población como un todo, hay mayorías, en algunos casos sustanciales, que sienten que el Gobierno no gasta lo suficiente para mejorar y proteger la salud nacional, ni en programas de Seguridad Social, lucha contra la drogadicción o cuidado infantil –aunque, de nuevo, se hace una excepción con la ayuda para los negros y otros beneficiarios de ayudas sociales, en parte un tributo al vandalismo reaganita, me temo.

    Los resultados dan alguna indicación de lo que se puede lograr con compromisos incluso muy por debajo de la imaginación radical, y de algunos de los obstaculos que habrán de superarse por estos y otros propósitos de mayor alcance.

    La elecciones de enero en Massachusetts, que minaron el dominio de la mayoría en el Senado, ofrecen algo más de perspectiva para lo que puede suceder cuando el centro no aguanta y aquellos que creen en medidas reformistas, incluso las más limitadas de ellas, fracasan a la hora de llegar a la ciudadanía. En las elecciones para llenar el escaño vacío del “león liberal” del Senado, Ted Kennedy, Scott Brown acudió como el voto número 41 contra la salud pública, por la cual Kennedy había luchado durante toda su vida política. Una mayoría se opuso a las propuestas de Obama, pero lo hizo principalmente porque les relagalan mucho a las compañías de seguros. A nivel nacional sucede prácticamente lo mismo.

    Una característica interesante fue el patrón a seguir , a la hora de votar, aplicado por los miembros de los sindicatos, electorado por naturaleza de Obama. De aquellos que se molestaron en votar, la mayoría eligió a Brown. Los líderes sindicales y activistas informaron de que los trabajadores estaban furiosos con el expediente, en general, como presidente de Obama pero encolerizados, en particular, por su posición ante el asunto de la salud pública. Como uno declaró “No insistió en una opción pública ni en un mandato firme para el empresario que le exija proveer de un seguro al trabajador. Era difícil no fijarse en que el único asunto en el que insistió fue el de las desgravaciones fiscales” por la salud, conseguidas por las luchas sindicalistas, retractándose de sus compromisos electorales.

    Hubo una inyección masiva de financiación proveniente de ejecutivos financieros en los últimos días de la campaña. Aquello era sólo una parte de un fenómeno mayor que revela dramáticamente por qué Joe Stack y otros tienen toda la razón para sentirse asqueados ante la farsa que les enseñaron a honrar como democracia.

    El principal electorado de Obama fueron las instituciones financieras, que han ganado tal dominio en la economía que su participación de los beneficios corpora tivos se elevó de un pequeño porcentaje en los años 70 hasta casi un tercio hoy en día. Preferían Obama a McCain, compraron las elecciones para él casi completamente. Esperaban ser recompensados, y lo fueron. Pero hace unos meses, en respuesta a la cólera creciente de los Joe Stack, Obama empezó a criticar a los “banqueros avariciosos,” que fueron rescatados con el dinero público, e incluso propuso algunas medidas para restringir sus excesos. El castigo por esta desviación no se hizo esperar. Los grandes bancos anunciaron ostensiblemente que cambiarían el destino de su financiación hacia los republicanos si Obama persistía en su ofensiva retórica.

    Obama captó el mensaje. En tan sólo unos días declaró a la prensa económica que los banqueros eran unos buenos “tipos.” Escogió para alabarlos , en especial, los asientos de los dos principales beneficiarios de la generosidad pública: JP Morgan Chase y Goldman Sachs, y aseguró al mundo empresarial que “Yo, como la mayoría de los estadounidenses, no envidio el éxito o la riqueza de la gente”, tales como las enormes bonificaciones y beneficios que están encolerizando al público. “Eso forma parte del sistema de libre mercado,” continuó Obama; acertadamente, en esa forma en la que los “mercados libres” son interpretados en la doctrina del capitalismo de Estado. Sin embargo, su retirada no estuvo a tiempo de frenar el flujo de dinero para ayudar a ganar el escaño 41.

    Para hacer justicia, debemos asumir que los banqueros avariciosos tienen parte de razón. Su tarea es maximizar los beneficios y su participación en el mercado. De hecho es su obligación por ley. Si no lo hacen, serán sustituidos por alguien que lo haga. Estos son hechos institucionales, como lo es también la inherente ineficacia del mercado que les obliga a ignorar el riesgo sistémico. Ellos saben perfectamente que este descuido supone un potencial varapalo para la economía pero tales externalidades nos son asunto suyo, y no pueden serlo, por motivos institucionales. También es injusto acusarles de “exuberancia irracional,” por emplear el breve reconocimiento de la realidad que hizo Alan Greenspan durante el boom tecnológico al final de los años 90. Su exuberancia fue difícilmente irracional: fue muy racional, sabiendo que cuando todo colapsara, podían escapar al refugio del Estado niñera, agarrando sus copias de Hayek, Friedman y Rand. Lo mismo es aplicable para la Cámara de Comercio, el Instituto Americano del Petróleo y el resto de líderes en los negocios que están desplegando una campaña de propaganda masiva para convencer al público de que deje de preocuparse sobre que el cambio climático sea inducido por el hombre –con gran éxito: aquellos que todavía se creen esta engañifa liberal no son ya ni tan siquiera un tercio de la población. Los ejecutivos dedicados a esta tarea saben, igual que el resto de nosotros, que la engañifa liberal es real y las espectativas, siniestras. Pero ellos desarrollan su papel institucional. El destino de las especies es una externalidad que deben ignorar hasta el punto de que los sistemas de mercado prevalezcan.

    Volviendo a las muy instructivas elecciones de Massachusetts, los patrones seguidos en la votación fueron el factor principal. En los barrios ricos la afluencia de gente era alta y el voto entusiasta. En las zonas urbanas, fuertemente democráticas, la afluencia era baja y el voto apático. Los titulares tenían razón al informar de que los votantes habían mandado un mensaje a Obama: el mensaje por parte de los ricos fue que querían incluso más de lo que Obama estaba haciendo por ellos. Y por parte de los demás, el mensaje fue el de Joe Stack: utilizando sus palabras, los políticos no están “interesados lo más mínimo en mí o en lo que tenga que decir,” aunque están muy interesados en las voces de los amos. Sin duda, la imagen populista, fabricada por la gran máquina de las relaciones públicas, tuvo su impacto (“Soy Scott Brown y éste es mi camión,” “un tipo normal,” modelo para desnudos, etc…). Pero esto parece haber jugado tan sólo un papel secundario. La ira popular es real y totalmente comprensible, con los bancos prosperando gracias a los rescates y a muchos otros regalos por parte del Estado niñera mientras la población continúa en una profunda recesión. Incluso oficialmente, el desempleo se sitúa en una tasa del 10% y la industria manufacturera está al nivel de la Gran Depresión, con uno de cada seis trabajadores en el paro y muy pocas espectativas de recuperar las diferentes clases de trabajos que se han perdido mientras la economía se reconstituye.

    Las encuestas a nivel nacional revelan, en gran medida, el mismo fenómeno. La última, hace unos días, muestra una brecha de entusiasmo de 21 puntos entre los partidos, con un 67% de republicanos que dicen que están muy interesados en las elecciones de noviembre, comparado con un 46% de demócratas. En un enorme giro que se sale de la norma y con un margen de 10 puntos, votantes censados con un alto interés en las elecciones de noviembre, una combinación de sólidos republicanos (la mayoría adinerados) y demócratas desilusionados, dijeron que creían que los republicanos eran mejores llevando los asuntos de la economía. La mitad de los estadounidenses quería ver perder las elecciones a todos los miembros del Congreso, inclusive sus propios representantes. La concepción pública de la democracia es casi tan negativa como la que se tiene del mundo de los negocios, que está ahora metiendo presión ferozmente para asegurarse de que incluso los accionistas no tengan nada que decir a la hora de elegir a los administradores, menos aún las partes interesadas, la mano de obra y las comunidades; aunque algunos liberales buscan encontrar “¨una postura equitativa¨ que caiga tanto del lado de las empresas como del lado de los accionistas,” como The Wall Street Journal lo explica, reconociendo implícitamente aquella decisión que los tribunales dictaron hace un siglo identificando corporación y gerencia como una misma cosa.

    Es verdad que se produjo un estímulo, demasiado pequeño pero que tuvo su efecto –salvó más de 2 millones de empleos de acuerdo con la Oficina Presupuestaria del Congreso. Pero la percepción que tienen los Joe Stacks de que fue un fracaso no carece de base. Más de la tercera parte del gasto del Gobierno es para los Estados y la disminución del gasto por Estado se aproximó al estímulo federal, lo que concluyó en que el gasto fiscal total del estímulo resultase plano, de acuerdo con un estudio de la prestigiosa Oficina Nacional de Estudios Económicos (NBER en sus siglas en inglés).

    Es obvio que el centro no aguanta, y aquellos que han sido perjudicados están otra vez tirando piedras sobre su propio tejado. La consecuencia inmediata en Massachusetts fue el voto de bloqueo para la designación de una voz pro sindicatos en la Mesa Nacional para las Relaciones Laborales (NLRB en sus siglas en inglés), virtualmente difunta desde la éxitosa guerra de Reagan contra la clase obrera. Esto es lo que se puede esperar en ausencia de alternativas constructivas.

    ¿Existen? Echemos un vistazo al corazón de la industria, en Ohio, donde GM continúa cerrando plantas. Hace unas semanas Louis Uchitelle del New York Times, uno de los pocos periodistas que presta atención a la actualidad laboral, informó desde la escena de una fábrica recientemente cerrada. Escribe que el Presidente Obama “no tuvo nunca la intención de que la fábrica volviese a abrir, incluso después de que el Gobierno federal se convirtiera en accionista mayoritario de GM durante el rescate al sector. En vez de eso, lo que ha hecho es intentar calmar algo el dolor enviando un embajador, a modo de bálsamo para las heridas de la comunidad, que ofreciera esperanza y ayuda” –la ayuda en su mayoría sugerencias. Mientrastanto, otro embajador, el Secretario de Transporte Roy Lahood, estaba en España ofreciendo estímulos económicos federales a las firmas españolas para producir los materiales y equipos de railes de alta velocidad que los EE.UU. necesitan desesperadamente, y que seguramente podrían ser producidos por la mano de obra altamente cualificada que está siendo reducida a la miseria en Ohio. De nuevo la experiencia de Joe Stack en Harrisburg.

    En 1999, como congresista republicano, Lahood presentó un proyecto de ley que habría proporcionado financiación federal para infraestuctura en transportes. Habría autorizado a la Tesorería a aportar 72.000 millones de dólares al año en préstamos libres de intereses a gobiernos locales y estatales para inversiones de capital, incluyendo la inversión en infraestructura para transportes, sin tomar el dinero prestado (9) sino emitiendo moneda estadounidense en papel, muy en la línea de lo que hizo Lincoln para financiar la Guerra Civil

    y lo que hizo Roosevelt durante la Gran Depresión. El Lahood de hoy está utilizando estímulos económicos federales para conseguir contratos en España con el mismo propósito.

    Otra señal de cómo el centro se ha ido desviando hacia la derecha en los últimos 40 años.

    La imaginación radical debiera sugerir alguna respuesta. La fábrica podría haber sido ocupada por la mano de obra, con el apoyo de las comunidades que han quedado en la desolación, y transformada para la producción de materiales y equipos de railes de alta velocidad y otros bienes urgentemente necesarios. La idea no es particularmente radical. En el siglo XIX era intuitivamente obvio para los trabajadores de Nueva Inglaterra que “aquellos que trabajan en las fábricas deberían ser dueños de ellas,” y la idea de que el trabajo asalariado se diferenciaba de la esclavitud sólo en que era temporal, era tan común que fue incluso un eslogan para el partido republicano de Lincoln. Durante los recientes años de financiarización y desindustrialización se han producido repetidos esfuerzos para implementar el traspaso de las fábricas cerradas a los trabajadores y las comunidades. Las ideas no tienen sólo un atractivo moral inmediato para los trabajadores y comunidades afectados sino que serían bastante factibles con el suficiente apoyo público. Y sus implicaciones tendrían un gran alcance.

    Para que la imaginación radical sea reavivada y nos conduzca a la salida de este desierto, lo que se necesita es gente que trabaje para despejar la niebla de las ilusiones cuidadosamente artificiales y revele la cruda realidad, y participar directamente en las luchas populares que ellos, algunas veces, ayuden a galvanizar. Lo que necesitamos, en pocas palabras, es al difunto Howard Zinn (10), una terrible pérdida. No habrá otro Howard Zinn pero podemos hacer nuestra su alabanza a “las incontables pequeñas acciones de la gente anónima” que se esconden en los cimientos de los grandes momentos de la historia, los incontables Joe Stack que se destruyen a sí mismos, y quizá también al mundo, cuando podrían estar liderando el camino a un futuro mejor.

    Notas del traductor:

    El título del artículo “El centro no aguanta (1): Reavivando la imaginación radical (2)” está basado en:

    (1) Del poema de W.B.Yeats “The Second Coming” y
    (2) La imaginación radical, tal y como la planteó Cornelius Castoriadis, es la semilla que da lugar tanto a la psique individual como a la cultura humana colectiva, en el sentido que creamos y co-creamos nuestra realidad. Como tal representa una función esencial de nuestra humanidad de la que sin embargo nos olvidamos porque conferimos a esta realidad co-creada una condición de normalidad y de naturalidad, gobernadas por ‘leyes’, sean divinas, sociales, económicas, o de cualquier tipo, que constituyen de cierto modo una especie de chaqueta de fuerza cognitiva, el fruto de la imaginación vicaria, ese recrear inconsciente, instante tras instante, del acto creativo originario.

    (3) Internal Revenue Service: Hacienda estadounidense.

    (4) Literalmente: cinturón de óxido

    (5) Literalmente: cinturón de sol

    (6) Primera Ministra israelí entre 1969 y 1974

    (7) Dictador pakistaní, el primero y líder muyahaidín, el segundo.

    (8) Jefe de Estado de Corea del Norte desde 1948 hasta 1994.

    (9) El Banco de la Reserva Federal es quien normal mente presta dinero a los EE.UU, los dólares que imprime son un préstamo que el Gobierno ha de devolver.

    (10) Historiador, politólogo y activista estadounidense que ha muerto este año.

    Fuente: http://revista-amauta.org/2010/04/the-center-cannot-hold-rekindling-the-radical-imagination/

    …/…

    Nos llevan por el camino del abismo, Chema.., y la gente no quiere enterarse.., tampoco demasiados en la Universidad…

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 23 junio 2010 @ 23:44

  17. En un sistema cerrado, como el nuestro, como el de la imagen del círculo del dinero, el Sr. García necesariamente obtiene sus 1000 € iniciales de una combinación determinada de RECURSOS NATURALES, TRABAJO Y TECNOLOGÍA.

    El crecimiento económico, vínculado al desarrollo socioeconómico aunque no perfectamente correlacionado (de esto ya hablaré otro día….), se asienta en una combinación determinada de tres, sólo TRES TIPOS DE RECURSOS:

    1) RECURSOS MATERIALES, FÍSICOS Y QUÍMICOS: el medioambiente, nuestra naturaleza con toda su biodiversidad, el oxígeno que necesitamos para respirar, el agua que necesitamos para beber, los animales que nos alimentan, y las plantas, base de toda la cadena trófica, que nos alimentan el cuerpo…, y la mente…

    2) TRABAJO HUMANO, el que hacemos los curritos vaya…, que económicamente también es un recurso…

    3) TECNOLOGÍA, que deviene de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación.., y, más que un recurso, económicamente constituye una capacidad… COMO LA QUE TIENEN MONTY, DCS1, tom , Kirsch08, Dr. Tech, entre otros, a modo de ejemplo y sin ir muy lejos…

    Evidentemente, LOS RECURSOS NATURALES son limitados y finitos, aunque podemos incrementar la eficiencia y eficacia en su uso y consumo, y configurar procesos de sustitución entre ellos para nuestras necesidades en función de la TECNOLOGÍA que desarrollemos y de cómo la apliquemos…

    Evidentemente, EL TRABAJO HUMANO Y LA TECNÓLOGÍA son ilimitados, infinitos; muy probablemente siempre nacerán personas que puedan trabajar y pensar, investigando y desarrollando nuevas tecnologías que faciliten el trabajo y mejoren el uso de los recursos en cantidad y calidad…

    Evidentemente, de estos tres factores caben múltiples combinaciones, de ahí las diferentes configuraciones sectoriales y económicas…

    Evidentemente también, no debe de ser lo mismo una combinación 70%Recursos-25%Trabajo-5%Tecnología, que otra 25%Recursos-25%Trabajo-50%Tecnología. El primer caso refleja el perfil de la mayoría de países africanos, de un buen montón de latinoamericanos y asiáticos, y de algunos europeos. El segundo perfil se corresponde más con las economías socialdemócratas del norte de europa: Finalndia, Suecia, Noruega y Dinamarca.

    Sí resulta que premiamos con nuestro miedo, nuestra indolencia y nuestra insolidaridad un sistema que propone e impone como verdad única el crecimiento basado en:

    …el consumo irracional y expoliador de los recursos naturales..,

    …la devaluación constante y en todo el mundo, salvo con sus imperfecciones en las excepciones nórdicas que he nombrado, del trabajo humano..,

    …y un desarrollo tecnológico creciente en defensa y armas, de destrucción masiva y de destrucción sibilina, siendo las consecuencias medioambientales y ecológicas de éstas últimas increiblemente más devastadoras que las de las primeras, lo que se suma a la expoliación vertiginosa del medio..; y es en detrimento de tecnologías productivas…

    …ENTONCES, EN BREVE TIEMPO, TOD@S LOS AGENTES DEL SISTEMA VERÁN COMO COLAPSA PORQUE NOS HEMOS QUEDADO SIN BASE MATERIAL DE SUSTENTO EN LA QUE APLICAR TRABAJO Y TECNOLOGÍA, Y SERÁ ENTONCES TAMBIÉN CUANDO LA MAYORÍA DESCUBRIRÁ QUE TODO EL DINERO NO SIRVE PARA NADA…

    Evidentemente, los más débiles llevan años notándolo, aún sin saber conscientemente por qué…; los del medio empezamos a notarlo con fuerza, desde hace 30 años los más avispados y desde hace 2 ó 3 los más felices en su mundo de “yuppiehey”…; y los de arriba lo saben, pero todavía le dan la espalda pensando, más felices aún que los “yuppiehey”, que para ellos será distinto…

    Evidentemente, por último, podemos romper esta tendencia y revertirla….

    Dice por ahí gente que sabe que la FORMACIÓN (EMPEZANDO POR LOS VALORES) y la TECNOLOGÏA son la clave.

    Se habla de la “destrucción creativa” como una forma de romper con la realidad mental encorsetada en la que vivimos, la que nos hace pensar que nuestro mundo es el que es, las cosas son como son, y es la única manera posible en que sean…

    Y no nos damos cuenta de que la REALIDAD ES UNA MERA CONSTRUCCIÖN SOCIAL QUE DESARROLLAMOS E INSTITUCIONALIZAMOS ENTRE TOD@S…

    De igual manera que yo modifico mi realidad y las ajenas cuando interacciono con mis ideas con mis alumn@s o con vosotr@s, en cada pequeña decisión que lleva a una pequeña acción sucede lo mismo…

    El cambio no puede venir sino de dentro, sino de nuestro despertar interior, sino de la vigilia de nuestra consciencia como condición necesaria para revertir la debacle voraginosa que irremisiblemente nos conduce a un colapso ecológico y civilizatorio…

    ALZAD LA VOZ QUE LLEVÁIS DENTRO…

    …/…

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 25 junio 2010 @ 11:54

  18. Hola a tod@s,

    os enlazo definitivamente:

    http://www.portalnissan.com/foro/off-topic/crisis/msg128282/#msg128282

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 25 junio 2010 @ 15:38

  19. Manfred Max-Neef, unos de los intelectuales más lúcidos del mundo propone que la “deriva” hacia una potencial solución socialdemócrta pasa por la adopción de un sistema económico basado en 5 postulados morales que, como podéis comprobar a continuación, son la antítesis de los que rigen el actual sistema liberalista.

    1- La economía está para servir a las personas y no las personas para servir a la economía. Ningún interés económico bajo ninguna circunstancia debe estar sobre la reverencia a la vida.

    2- El desarrollo tiene que ver con personas y no con objetos. Es un antropomorfismo.

    3- Crecimiento no es lo mismo que desarrollo, y el desarrollo no requiere necesariamente de crecimiento. Todo sistema vivo deja de crecer en determinado momento pero no deja de desarrollarse. Cuando alcanza su plenitud, comienza su desarrollo y el componente cualitativo cobra más importancia y peso que el cuantitativo. La biosfera es un sistema vivo.

    4- Ninguna economía es posible al margen de los servicios que prestan los ecosistemas. La teoría económica prescinde de los ecosistemas y de la vida si se puede hacer negocio. Según UNICEF, en la actualidad hay más esclavos (1/3 de ellos niños) que en el siglo XIX cuando se abolió la esclavitud. Eso no le preocupa a la prensa ni a la economía. Se calla porque eso es buen negocio.

    5- La economía es un subsistema de un sistema mayor que es finito, la bioesfera, y por lo tanto, el crecimiento permanente es imposible, (añado) de no ser que concentremos nuestros esfuerzos en un desarrollo tecnológico que nos permita acceder a otras biosferas.

    ¿Pero qué puedo hacer yo frente a poderes descomunales? Ser coherente, y comportarte según crees y deseas.

    ¿Pero yo solo qué puedo hacer? Disponemos del libre albedrío, y el azar forma parte del caos de nuestro universo. Los cambios descomunales son imprevisibles y pueden ser provocados por personas solas y anónimas: Gandhi derrotó a un Imperio sin disparar una bala; Rose Parks, desencadenó el movimiento por la lucha de los derechos civiles en la USA del “white power”. Ambos fueron coherentes con sus principios e ideologías, y los defendieron hasta el final.

    Fuente: Conferencia en la Universidad Internacional de Andalucía (UIA), 12/01/09. (http://a.blip.tv/file/2951120/)

    …/…

    Si lo pensamos un poco, nos damos cuenta de que con toda esta panda de descerebrados conspiranoicos no se puede contar de momento, pues no son coherentes consigo mismo.

    Una cosa es que por ignorantes les cuelen el Zeitgeist… Y otra muy distinta es que todavía sigan dando por el culo con el tema cuando Naftusan y Chema lo han volteado argumento por argumento e idea por idea.

    Y, lo peor, el tiempo pasa…, tick, tack, tick, tack…, sin cooperación, ni alianzas, ni despertar de la sociedad civil…

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 25 junio 2010 @ 23:35

    • Hagamos un partido :D, por allí llegamos a la presidencia en el 2040, pero se puede.

      Comentario por ibethk — 26 junio 2010 @ 02:17

  20. Contemos a la gente el engaño, pero no con mentiras…

    La verdad tiene todo el peso…

    Todo lo que Naftusan y Chema han desarrollado y contado aquí es estrictamente cierto, y se merecen un monumento por su esfuerzo y perseverancia…

    Zeitgeist es una puta mierda de derecha ultraneoliberalista fascista nazista extremadurista y bla, bla, bla…, que todo junto no es sino unos avariciosos codiciosos e irracionales hijos de puta como un cagallón de vaca. Pero lo peor es que no ayuda, sino todo lo contrario. Y tenéis que mirar dentro de vosotros, tíos, y no dejar que os lleven al huerto así, que dais pena… ¡Como cojones esperáis que cambiemos las cosas con actitudes como las vuestras..! ¡No sois nada coherentes, pero nada!

    Pero, el sistema que nos contiene, que no es otra cosa que otro subsistema dentro de otro sistema mayor, está dando claras y evidentes señales de sobreexplotación, y está respondiendo en formas imprevisibles a las agresiones antropogénicas. Además, el sistema económico liberalista, no sólo genera codicia, desigualdad, hambre, y destrucción, sino que además es ajeno a asumir cualquier externalidad y utiliza los medios de comunicación de masas para adoctrinar a la población con “el gran sueño americano” y el pensamiento único.

    La economía, lo que dice es que ese no es el camino, y por ahí nos espera el abismo que ya asomas. El camino no es económico. O derivamos a un subsistema económico que privilegie el ecosistema, las personas y sus diferentes capacidades, en lugar de privilegiar los mercados y el beneficio de unos pocos animales; o estamos abocados a unas condiciones peores para la mayoría y para nuestros hijos, y muy probablemente a un colapso del sistema en muy poco tiempo. El camino es político, y la sociedad civil debe saber la verdad para decidir si prefiere esto o un sistema socialdemócrata real y para desarrollarnos y expresar todo nuestro potencial.

    Hay que contar la verdad, es suficientemente amarga como para que tod@s nos planteemos que hay que hacer algo. Y hay que difundirla en todos los foros reales y virtuales a nuestro alcance. La gente se tiene que enterar de la verdad, de la verdad…

    Y no puede haber un montón de radicales, como lo somos la mayoría en el sentido de desear un cambio absoluto de sistema, tan ignorantes como para ignorar su otra acepción de ir a la raíz de las cosas.

    Corred la voz, explicad la verdad, abrid los ojos a los demás para que puedan decidir. Implicaos, con vuestro voto, con vuestra afiliación, con vuestro consumo, con vuestra colaboración en las ONG’s, con vuestra formación…

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 26 junio 2010 @ 11:45

  21. ¡QUE NOS ESTÁN GANANDO LA PARTIDA…! ¡A VER SI OS ENTERÁIS…!

    ¡QUE HAY QUE ARRIMAR EL HOMBRO…!

    Que no podéis seguir con el coco comido, que os necesitamos…

    Que ya habéis pasado la humillación, y no os vamos a hacer nada…

    Que o lo cambiamos entre tod@s o nos llevan al huerto…

    Que os tenéis que dar cuenta que la raíz del problema está en que los mismos animales que os han engañado están entre las “personas” que, ya se percató bien Adam Smith en 1776, defienden el: “TODO PARA NOSOTROS Y NADA PARA LOS DEMÁS”.

    Adam Smith, en “La riqueza de las naciones”, observa que “…todo para nosotros y nada para los demás parece haber sido la ruin máxima de los amos de la humanidad en las diversas épocas de la historia”.

    Esta obra maestra también ha sido utilizada para justificar toda suerte de perjuicios y diversos usos y costumbres…

    Pero, lo que no sabéis, ¡¿cómo vais a saber..?!, por eso os han engañado, y ellos sí y se lo pasan por el Arco de Triunfo, es que el bueno de ADAM condenaba ese tipo de prácticas, entre ellas el dolo y el ENGAÑO (como el que os han colado a vosotr@s), especialmente en su otra obra famosa, “La teoría de los sentimientos morales”. MORALES, A VER SI LEÉIS TODO… Tras anunciar la “ruin máxima de los amos de la humanidad”, pasa a explicar cómo los grandes propietarios de su época preferían tener un par de hebillas de zapatos con diamantes o “algo igual de frívolo e inútil” a proporcionar el “mantenimiento o, lo que es lo mismo, el precio del mantenimiento de mil hombres al año”.

    Que no puede ser que no caigáis del burro, y Naftusan y Chema tengan que estar pendientes de vuestros correos y dedicando tiempo a contrargumentar vuestras sinsustancias, en vez de dedicarlo productivamente.

    Que no colaborásis nada…

    Empezad a formaros, leed esto, y firmádlo, QUE OS NECESITAMOS…:

    ATTAC ESPAÑA RECLAMA AL GOBIERNO Y A LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS LA NACIONALIZACIÓN DE LAS CAJAS DE AHORROS PARA GARANTIZAR LA ESTABILIDAD FINANCIERA Y LA RECUPERACIÓN DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA Y EL EMPLEO:

    http://www.attac.es/bancapublica/

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 27 junio 2010 @ 12:58

  22. ..Y OTRA DE ARENA…

    Emilia….

    “¿QUÉ LES CUENTAN A LOS CIUDADANOS Y CIUDADANAS SOBRE LAS DISRUPCIONES EN EL G-20 TORONTO?

    Juan Luís Rodríguez. 27.06.10

    Deberían estar viendo algún partido del mundial, pero no lo están haciendo.

    Deberían estar “disfrutando” de algún festival de Rock-Pop de tantos que se organizan en estas fechas estivales, pero no lo Están haciendo.

    Deberían estar tal vez tirados en alguna playa con sus amigos y amigas, tomando unas cervezas…pero no lo están haciendo.

    Están concentrados en Toronto, sometiéndose a la sarta de calificativos que los medios de “información” tienen destinados y Diseñados para ellos; radicales, violentos, anarquistas, altermundistas…y un largo etc.

    Exponiendo su integridad física y soportando los arrestos. ¡¿Qué quieren esas personas?!, ¡¿qué quieren estas personas provenientes de muchos países del mundo, a las que no se les deja atravesar el perímetro de seguridad dispuesto por las autoridades canadienses. Un perímetro de seguridad que en tiempos de crisis va a costar más de 1.000 millones de dólares de Dinero público, para que un conciliábulo de “veinte” personas con sus séquitos correspondientes, se reúnan.

    ¡Qué quieren estas personas de todas las edades!

    Ellos y ellas no reclaman un coche más caro. No reclaman relojes de 5.000 dólares. No reclaman yates privados a los que llenarles el depósito de combustible cuesta más de 30.000 euros (no hablemos del precio del barco y lo rápido que es consumido ese combustible). No reclaman yets privados, ni trajes a medida de miles de dólares.

    ¡No reclaman pasar de los 50.000 euros a los 150.000 euros anuales de sueldo!

    ¡No reclaman que se les permita invertir en fondos de inversión a corto, ni en el mercado internacional de divisas…para ganar de la noche a la mañana sumas de dinero que un trabajador no obtendrá en toda su vida trabajando duramente. Ni cien trabajadores. Ni mil. Ni cien mil.

    No reclaman poder especular y enriquecerse con el suelo de los pueblos.

    Ellos y ellas quieren que a un trabajador o trabajadora no se le maltrate laboralmente hasta sus últimos días. Quieren que la riqueza de unos cuantos no se anteponga a todas las personas del planeta. Ellos y ellas quieren más justicia global. Quieren más justicia alimentaria para el mundo y que no mueran cientos de niños y niñas al día cuando esto puede evitarse. No quiere que el dinero campe a sus anchas por los mercados y los países mientras aumenta el número de personas recluidas, anuladas y refugiadas en el mundo.

    No quieren que el complejo industrial-militar continúe siendo el todo poderoso configurador de las políticas y la geoestrategia internacional.

    Ellos y ellas quieren eso entre otras muchas cosas. Quieren justicia. Y ante esto yo quiero decir que ¡yo también la quiero!

    En las noticias del mediodía en canal cuatro (por ejemplo) del día 27/06/10, nos han mostrado cómo unos cuantos/as de ellos han quemado coches y partido cristaleras. Uno de esos jóvenes entrevistados explicaba que eso era sólo romper cosas. No estaban rompiendo a ninguna persona.

    Muchos de esos jóvenes, así como las organizaciones a las que pertenecen, conocen los Principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y las injusticias y abusos que se están cometiendo para con las democracias en el planeta mucho mejor que cualquier mediocre-indiferente perteneciente a cualquier partido político “oficial-democrático” de cualquier democracia occidental.

    Mediocres-indiferentes de los que nuestra administración, nuestros partidos políticos y nuestras universidades (salvo contadas excepciones) están repletos.

    Mediocres-indiferentes que no van más allá de su sueldo, que están siempre del lado de “poder” sin importarles la valoración de lo que está bien y lo que está mal y que repiten mecánicamente al son de los informativos: “esa gente de las manifestaciones de Toronto son radicales, son peligrosos, son terroristas”.

    Esos mediocres-indiferentes a los que les importa un cuerno la ecología, el consumismo o la justicia social si está en juego un oche mejor (más potente y más contaminante), o un puesto que les permita un reloj de 5.000 dólares, trajes de miles de dólares (o euros), ese yate con depósito de 30.000 dólares o ser bienvenido en el club enfermo de los especuladores que está rompiendo las vidas de las tres cuartas partes de la población mundial.

    Porque ellos si que quieren todas esa cosas aunque se parta el mundo.

    Y ese es el auténtico radicalismo: el de los mediocres-indiferentes del laissez-faire entre cuyos principales exponentes se encuentra nuestro G-20. Ese es el radicalismo que en esta crisis está rompiendo las vidas de millones de ciudadanos.

    Esos coches ardiendo y esas cristaleras no parten a ninguna persona, serán repuestos con dinero público y su coste de reparación será infinitamente menor de 1.000 millones de dólares.

    Ese debería ser aquí el verdadero radicalismo juzgado y repetido mecánicamente por los ciudadanos.

    El radicalismo del que no nos habla el informativo de mediodía de cualquier canal de televisión occidental es el de la apropiación de la vida de las personas, la apropiación de nuestros empleos, la apropiación de nuestras pensiones, la apropiación de nuestra sanidad, educación y demás servicios públicos que se encuentran en el disparadero de salida para los “inversores internacionales”. Servicios que son nuestros, de nosotros los ciudadanos y ciudadanas que trabajamos y no de ningún grupo de inversores ni conciliábulo de personas sin honor que pretenden hacer más negocio aún con la vida de los seres humanos.
    Conciliábulo de personas que no están aportando a la humanidad más que problemas y sufrimientos.

    Díganle a ellos que se reduzcan el empleo, su sanidad, sus pensiones, su educación y los dañinos privilegios que necesitan para sentirse imaginariamente superiores al resto de los seres humanos. Los verán luchar a sangre pero sin mancharse las manos en sus despachos impolutos.

    Díganle al I&C Bank of China, al Bank of América, al Citigroup, al Fondo Monetario Internacional, a Davos, al Banco Mundial, a la Organización Mundial del Comercio, a la Reserva Federal , al Banco Central Europeo, a Goldman Sach, a Merrill Lynch, a la banca privada opaca de todos los paraísos fiscales del mundo y al G-20, lo que suponen ellos para el resto de los seres humanos actualmente: desaceleradotes del desarrollo humano, social y moral en todas sus vertientes. Desaceleradores de la justicia global en su más amplio sentido. Agresores para con el bienestar humano.

    Ellos, que son los que más deberían potenciar estos valores, sin embargo hacen todo lo contrario.

    Ciudadanos y ciudadanas que os estáis manifestando en Toronto, ustedes sois los que estáis arriesgando la integridad física y los que estáis soportando los arrestos y posteriores condenas. Aún así manipulan vuestras pretensiones y vuestro mensaje.

    Sin duda sois los que hacéis avanzar la moralidad humana, sin cobrar un sustancioso y sucio sueldo por ello.

    Hace ocho años erais “cuatro radicales” motivo de mofa y desprecio para el establishment occidental y sus cortes de mediocres-indiferentes. Ya sois muchos más.

    Los mismos mediocres-indiferentes que os rechazan en sus instituciones, en sus silenciosas e indiferentes universidades y en los medios de comunicación correrán pronto, en cuanto las cosas se pongan un poco más feas, a golpearos las espaldas e invitaros a charlas en sus aularios y círculos. Porque esos indiferentes programados para mantener sus puestos saben cambiarse rápido de bando ante la señal conveniente de peligro y correrán en desbandada aunque arruguen momentáneamente sus chaquetas.

    Será para ellos un orgullo presentaros como “personas comprometidas con el desarrollo y la justicia social”, causas todas ellas con las que no estuvieron dispuestos y dispuesta a contribuir en los momentos más necesarios.

    Los partidos políticos os sonreirán con ánimo de conseguir rédito electoral. Los mismos que ahora propulsan la mofa hacia vosotros y vosotras. Los mismos que ahora os acusan de “terroristas urbanos” e indican a los medios de comunicación que se os de ese tratamiento.

    La Real Academia de la Lengua define el honor como “Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo”. Desde luego, poseéis mucho más de esta cualidad moral que todas esas personas enumeradas anteriormente que nos han conducido a esta crisis, las cuales están ganando en los mercados financieros y de deuda espectrantes sumas de dinero con ella, sin el menor escrúpulo humano.

    Y cuyos intereses, tal y como podemos ver por las medidas ya anunciadas en buena parte del mundo, el G-20 de Toronto parece que va defender por encima de los del resto de los ciudadanos y ciudadanas del globo.

    Juan Luís Rodríguez es Psicólogo, especialista en Psicología Clínica y de la Salud. Ex-asesor en los Gabinetes de las Consejerías de Asuntos Sociales y Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía. Colaborador de Attac Sevilla. Escribe en medios digitales independientes.

    Contacto: juanitolui@hotmail.com

    Hola Emilia…

    Tiene razón Juan Luís Rodríguez. Cuando lo he leído, no he podido evitar pensar que tod@s somos un poco… Esos mediocres-indiferentes a los que les importa un cuerno la ecología, el consumismo o la justicia social si está en juego… nuestra mejora propia e individual. Creo que la diferencia es sutil, y radica en que algun@s no lo seríamos a costa de los demás. Aunque tod@s hacemos cosas que son a costa de los dem@s, más en nuestras sociedades occidentalizadas. Por el mero hecho de convivir en esta sociedad lo hacemos. Sin embargo, alguna vez que me he planteado “romper” con el sistema, con el Matrix, me he dado cuenta de que con mis circunstancias no puedo hacerlo; luego, me he visto obligado a permanecer en el sistema.

    Pienso que no se puede escapar del “sistema”, que hay que empezar a cambiarlo desde dentro; y que está llegando el momento en que olvidemos nuestras diferencias para unirnos sobre la base de lo que la razón, y la emoción, indican. Con lo que me he ganado con mi trabajo honrado y sacrificado, me conformo; no quiero crecer más, ya estoy gordo…. Lo que quiero es desarrollarme como ser humano consciente.

    Luego están los que no pueden tomar posición porque se les oculta la realidad, o los que la han tomado prematuramente desde la ignorancia. Pero lo intuyen. Creo que es nuestra responsabilidad informar allí donde estemos, y que la gente sepa y pueda decidir qué quiere…

    Mi principal preocupación es que la transición sea lo más pacífica posible, y que no se desencadene la violencia…

    Me gustaría ser padre…

    Fin de la transmisión.

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 30 junio 2010 @ 16:25

  23. Chema, disculpa no tengo cuenta todavía para comentar, te quería preguntar qué te parece este artículo sobre el sistema fiscal sueco.

    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=4405

    Estos de fedea no son trigo limpio, para mi varias de las trampas del artículo están en lo que denominan impuesto medio sobre el capital, en no tener en cuenta como está estructurada la economía en el país y en obviar el efecto de las exenciones y bonificaciones que en España por ejemplo dejan el tipo real del Impuesto de Sociedades rondando un 11%.

    Analizando tu artículo creo que la curva Laffer es más propicia para un sistema capitalista, pero ante un sistema mucho más estatalizado con más empresas públicas pierde bastante sentido y que no tiene porque ser menos eficiente. También en cuanto a cooperativas de trabajadores y sistemas comunales hay estudios como los de la premio nobel de economía Elionor Ostrom que hablan de una mayor eficiencia que una empresa privada o estatal.

    También coincido que a mayores beneficios empresariales esto no se traduce en mayores inversiones en mejorar y ampliar la producción y es algo que denunciaron los sindicatos en estos años de beneficios récord para la patronal.

    Por cierto, ¿has leído el libro blanco de Rusia?

    Comentario por Marcelo — 5 julio 2010 @ 03:58

    • Chema, disculpa no tengo cuenta todavía para comentar

      Disculpado. Desfiltro los comentarios por interesante.

      Estos de fedea no son trigo limpio, para mi varias de las trampas del artículo están en lo que denominan impuesto medio sobre el capital, en no tener en cuenta como está estructurada la economía en el país y en obviar el efecto de las exenciones y bonificaciones que en España por ejemplo dejan el tipo real del Impuesto de Sociedades rondando un 11%.

      Emmm… a ver.

      No tengo por costumbre criticar o analizar el trabajo de otros economistas que no sean radicales ni “se pasen de rosca”, ¿vale?

      Creo que es una falta de respeto a ese mismo trabajo. Yo soy el primero en criticar las sandeces y las gilipolleces de conspiranoicos y radicales, pero soy el primero en defender que, precisamente por lo mismo, hay que respetar el trabajo de investigación con pruebas ciertas y contrastables tras él… de los demás.

      José María Gallardo no va a criticar ni a insultar nunca a quien cumpla los requisitos mínimos de defender sus argumentaciones con pruebas ciertas y comprobables.

      Dicho eso, y ya que me lo has pedido, voy a analizar ese artículo.

      La clave está aquí:

      Concluyo con un resumen y una valoración. Sí, Suecia recauda mucho más que nosotros, pero no gravando el capital, sino gravando el consumo y el trabajo.

      Y es cierto.

      Suecia reparte mucho más su gravamen fiscal entre los tres sectores que menciona:

      Impuestos sobre el Consumo como porcentaje del PIB: Suecia 12.9%, España 9.8%.
      Impuestos sobre el Trabajo como porcentaje del PIB: Suecia 29.6%, España 16.2%.
      Impuestos sobre el Capital como porcentaje del PIB: Suecia 7.1%, España 10.1%.

      El problema es que si bien eso es cierto, ya le han reñido en los comentarios que no comente o cite (lo ha hecho soslayadamente) que Consumo, Trabajo y Capital ni funcionan ni se miden igual en Suecia que en España. España grava más el capital… porque no es un país de gran capacidad industrial, y en Suecia gravan más el Trabajo… por la sencilla razón de que en Suecia… ganan más. Sus sueldos son MUCHO más altos que en España. España grava menos el consumo porque es un país que vive de que su gente “consuma”, no tanto de que “fabrique” (ganancia industrial). Es la historia de siempre: comparar sistemas que son difícilmente comparables entre sí.

      Analizando tu artículo creo que la curva Laffer es más propicia para un sistema capitalista, pero ante un sistema mucho más estatalizado con más empresas públicas pierde bastante sentido y que no tiene porque ser menos eficiente.

      Ya he comentado el caso soviético en el mismo artículo, hombre.

      También en cuanto a cooperativas de trabajadores y sistemas comunales hay estudios como los de la premio nobel de economía Elionor Ostrom que hablan de una mayor eficiencia que una empresa privada o estatal.

      Según en qué sector productivo, pero sí, puede ser cierto, especialmente en el sector agropecuario.

      Peroooo… mmm… es que eso no sé a qué viene aquí.

      Yo estoy hablando de la curva de Laffer y de la relacion entre recaudación y tipos impositivos.

      También coincido que a mayores beneficios empresariales esto no se traduce en mayores inversiones en mejorar y ampliar la producción y es algo que denunciaron los sindicatos en estos años de beneficios récord para la patronal.

      Bingo.

      Por cierto, ¿has leído el libro blanco de Rusia?

      Sí.

      Y no me gustó.

      Que acierte en criticar según qué cosas, no le da derecho a Kara-Murza y sus colegas a predicar una vuelta al colectivismo forzado, reniegue o no del “marxismo tradicional”.

      Un cosa es el la colaboración comunal bien entendida, y otra la colectivización forzosa soviética.

      No funcionó. Punto.

      Quiero que entendáis los que me leéis que, si soy un estudioso de la Historia… es para poder entender cómo “la cagamos” en eras anteriores para NO VOLVER A REPETIR LOS MISMOS ERRORES: ni especulación salvaje que nos llevó al crash del 29 y la Gran Depresión, ni colectivización forzosa soviética que arruinó la economía de decenas de países, ni planificación totalitaria de la economía al estilo fascista.

      Ni una cosa ni las otras: todas fallaron. No pienso consentir que me vuelvan a pregonar O A DEFENDER lo que ya hemos visto que NO funciona: ni liberalismo laissez-faire, ni “capitalismo salvaje especulador”, ni estatalización total forzosa e ineficiente, ni destrucción de la iniciativa empresarial privada autónoma.

      Por favor, entended lo que “predico”: término medio.

      Comentario por chemazdamundi — 5 julio 2010 @ 14:08

  24. Capitalismo contemporáneo: Notas sobre la crisis estructural y la crisis de la coyuntura

    Theotonio Dos Santos
    Alai-amlatina

    La idea de la llamada “crisis estructural”, se encuentra primeramente en el prólogo de Marx a la Contribución a la Crítica de la Economía Política. Marx habla de un largo período histórico, “una era de revolución social” en que se crea, dentro del modo de producción existente, un nuevo modo de producción. Las relaciones sociales de producción buscan ajustarse al desarrollo de las fuerzas productivas que no logran avanzar sin profundas reformas hasta al nacimiento revolucionario de un nuevo modo de producción que supera el anterior.

    El modo de producción capitalista evoluciona hacia la constante innovación tecnológica, la concentración, el monopolio, y la intervención del Estado. Solo estos ajustes de las relaciones sociales le permiten mantenerse en funcionamiento y hasta expandir las fuerzas productivas. Pero esto se hace entre revoluciones, crisis económicas y guerras cada vez más violentos. De ahí el surgimiento de nuevas formaciones sociales que buscan adaptar las relaciones sociales a los nuevos y gigantescos avances de las fuerzas productivas, particularmente con la explosión de la revolución científico-técnica en los años de 1940.

    El Nazifacismo, luego de derrotado el Estado Militar que emerge después de la 2ª guerra y con la excusa de la “Guerra Fría”, el Estado de Bienestar y la planeación centralizada que se identifico con el socialismo, fueron las formaciones sociales nuevas que permitieron la supervivencia del modo de producción capitalista entre varias revoluciones sociales y la emergencia de los nuevos Estados nacionales en las zonas coloniales. La derrota del fascismo, la caída de los regímenes coloniales y el surgimiento de los Estados nacional-desarrollistas marcaron los años de posguerra.

    Como respuesta a esta expansión, los centros de decisión capitalistas lograron articular una ofensiva ideológica y política en su contra que, en las décadas del 1970-80, se cristalizó en el llamado “pensamiento único” neoliberal.

    Pero, al contrario del mundo de equilibrio fiscal, cambiario y monetario que proponía alcanzar, con una disminución de la intervención estatal, la práctica neoliberal condujo a un gigantesco desequilibrio global con fuertes déficit en el centro del sistema mundial y la creación de un sistema financiero colosal sostenido por esta intervención estatal – sobretodo la expansión colosal de la deuda pública. Ésta, a su vez, generó un gigantesco sistema financiero que absorbió los excedentes económicos generados en todo el planeta a partir de la generalización de los efectos de revolución científico técnica, para el consumo ostensivo de una nueva casta social de dimensiones globales.

    La crisis actual (2008-2010) demuestra las dificultades del sistema capitalista de gestionar la economía, la sociedad y la cultura contemporánea. La gigantesca intervención estatal en curso no hizo más que reforzar los intereses privados y su capacidad de destrucción de la vida en la tierra: expansión de la pobreza, violencia social creciente, destrucción del medio ambiente y amenaza a la propia sobrevivencia de la humanidad, en tanto que las nuevas guerras son las manifestaciones de la crisis del sistema.

    La coyuntura actual, marcada por la fuerte intervención estatal, l no apunta a un periodo de crecimiento sostenido y a cambios estructurales profundos. La recuperación del crecimiento económico en marcha apunta hacia una “recuperación rasante” en los países centrales, mientras la periferia se abre camino al crecimiento y al desarrollo. Pero hay graves límites para un desarrollo sostenible, igualitario, pluralista y democrático en esta nueva coyuntura. Además, la actual ola de innovación tecnológica, en curso desde 1994, se encuentra en su fase final. Ella debe agotarse en 10 a 15 años. La combinación de una nueva crisis coyuntural violenta con una nueva fase depresiva de reestructuración del sistema mundial abrirá un periodo de revoluciones y contra-revoluciones mundiales parecido al que vivimos entre las dos guerras mundiales, pasando por las revoluciones sociales, de un lado, y el acenso del nazi-fascismo, de otro, con un costo de vida colosal para la humanidad.

    Theotonio Dos Santos es Profesor Emérito de la Universidad Federal Fluminense (UFF). Profesor Visitante Nacional Sénior de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). Presidente de la Cátedra y Red UNECO/UNU sobre Economía Global y Desarrollo Sostenible (REGGEN). Ver http://www.reggen.org.br

    Fuente: http://alainet.org/active/39584

    Comentario por Jokin — 17 julio 2010 @ 12:55

  25. Hola Chemazdamundi:
    Como siempre, una delicia leerte. Gracias por aportar luz y ayudarme a ir reestructurando mis esquemas mentales. Como siempre me ocurre al leer tus artículos, al principio me surgen muchas dudas que, a medida que voy avanzando en el artículo y en los comentarios, encuentro respuesta. Pero aún así sigo teniendo alguna duda:

    No has mencionado para nada el IDH (Índice de Desarrollo Humano), que es el índice utilizado por la ONU (a través del PNUD) para medir el desarrollo (bienestar) de un país. ¿Qué opinas? Sobre todo me ha sorprendido porque en uno de tus comentarios hablas positivamente de Amartya Sen y, efectivamente, Mahbub Ul Haq desarrolló mucha de sus ideas a la hora de crear el IDH.

    Por otro lado, no sólo Guinea tiene resultados dispares en cuanto a PIB y Desarrollo (desarrollo humano, no económico), como se puede ver en esta tabla de IDH del PNUD http://hdr.undp.org/en/media/HDI_2008_EN_Tables.pdf

    Y por último, una reflexión: Creo que el modelo de crecimiento económico que se nos vende es el que la gente de izquierdas denunciamos; por eso creo que mucha gente de izquierdas se interesa y asume (bueno, lo admito, ASUMIMOS… pero hasta que leí este artículo, eh?) por la teoría del decrecimiento (aunque no tanto en su visión económica sino filosófica, por ejemplo: Paul Ariès critica no ya la alienación del trabajo sino la centralidad del mismo). Es decir, que se nos dice constantemente que el crecimiento económico ES consumir más, más y más; y como obviamente, eso no nos gusta ni a los de izquierdas ni a nadie que tenga un mínimo de conciencia ecológica ni humanista, pensemos que el crecimiento es malo. Hace falta que esta postura se explique y se exponga tan bien como tú lo haces.

    Y ya para acabar (esta vez de verdad) una pregunta que considero de difícil respuesta, pero conociéndote, capaz eres de decirme que es una “pollada”: ¿es viable que todas las personas del mundo lleguen a una “clase media”? (DISCULPA si eso ya lo has comentado en algún que otro post… admito, aún a reisgo de que no filtres mi comentario, que no me los he leído todos).

    Un abrazo.

    Comentario por JavierJerez — 15 septiembre 2010 @ 20:56

    • Hola Chemazdamundi:

      ¡Hola, Javier! ¿Qué tal?

      Perdona que haya tardado en contestarte. He salido a comer fuera con Isabel.

      Como siempre, una delicia leerte. Gracias por aportar luz y ayudarme a ir reestructurando mis esquemas mentales.

      Gracias a ti por leer Y POR COMPRENDER.

      Como siempre me ocurre al leer tus artículos, al principio me surgen muchas dudas que, a medida que voy avanzando en el artículo y en los comentarios, encuentro respuesta. Pero aún así sigo teniendo alguna duda:

      Nada, no pasa nada… pregunta y, si está dentro de mis conocimientos, responderé.

      No has mencionado para nada el IDH (Índice de Desarrollo Humano), que es el índice utilizado por la ONU (a través del PNUD) para medir el desarrollo (bienestar) de un país. ¿Qué opinas? Sobre todo me ha sorprendido porque en uno de tus comentarios hablas positivamente de Amartya Sen y, efectivamente, Mahbub Ul Haq desarrolló mucha de sus ideas a la hora de crear el IDH.

      No lo he mencionado porque me centro en el PIB.

      Pero en este artículo (y otros) menciono que existen muchos otros medidores de bienestar social, como el IDH.

      No he desarrollado una lista de ellos porque son MUCHOS y muy variados y no es el tema en el que me estoy centrando aquí. Hay autores y personalidades de la Economía que consideran que SUS indicadores deberían recoger cosas como la pérdida de la calidad del aire… y otros dicen que cosas como la valoración económica de una violación…

      Mmmm… Como comprenderás no voy a hacer una relación de cuál medida de bienestar social es adecuada O NO. Porque cada uno considera DIFERENTE qué es una pérdida de bienestar. Y, sinceramente, a mí me parece una salvajada el siquiera considerar medir económicamente (en dinero) la pérdida de bienestar causado por una violación. Para mí eso no tiene “precio”.

      Es POR ESO que la mayoría de economistas se centran en el estudio del PIB (actualizado, se actualiza cada cierto tiempo en los conceptos que incluye). Porque es una medida TANGIBLE, PRAGMÁTICA (se deja de “amimeparecequedeberíaincluirtalcosa”) y “pasable” a formulación matemática. Esa medición, el PIB… va a la “manteca”, al meollo, al hecho económico más puro y más duro… porque es lo que se ha demostrado a lo largo de los años como lo más práctico “para medir”, ¿entiendes?

      Las otras medidas, especialmente el IDH (uno de los más serios, si no el que más) son más “cualitativas”, no TAN cuantitativas.

      ¿Mi opinión?

      La misma que la de mis profesores: esos medidores deben ir ANEXOS al PIB, no tienen que sustituirlo.

      Esos medidores COMPLEMENTAN y ayudan a explicar el PIB.

      Nos dicen cómo “de bien” o “de mal” se traduce el crecimiento económico en el bienestar de la población.

      Pero la relación BÁSICA está más que demostrada: a más crecimiento económico, más tarde o más temprano, más bienestar para la población. Los países que decrecen económicamente siempre acaban peor cualitativamente que antes. ¿Lo entiendes?

      Por otro lado, no sólo Guinea tiene resultados dispares en cuanto a PIB y Desarrollo (desarrollo humano, no económico), como se puede ver en esta tabla de IDH del PNUD http://hdr.undp.org/en/media/HDI_2008_EN_Tables.pdf

      Ya he mencionado en los comentarios los casos de Zimbabwe comparado con Chile.

      Y por último, una reflexión: Creo que el modelo de crecimiento económico que se nos vende es el que la gente de izquierdas denunciamos; por eso creo que mucha gente de izquierdas se interesa y asume (bueno, lo admito, ASUMIMOS… pero hasta que leí este artículo, eh?) por la teoría del decrecimiento (aunque no tanto en su visión económica sino filosófica, por ejemplo: Paul Ariès critica no ya la alienación del trabajo sino la centralidad del mismo). Es decir, que se nos dice constantemente que el crecimiento económico ES consumir más, más y más; y como obviamente, eso no nos gusta ni a los de izquierdas ni a nadie que tenga un mínimo de conciencia ecológica ni humanista, pensemos que el crecimiento es malo. Hace falta que esta postura se explique y se exponga tan bien como tú lo haces.

      Lo has explicado PERFECTAMENTE.

      Ahí está el meollo del asunto.

      CRECER ECONÓMICAMENTE NO IMPLICA NECESARIAMENTE GASTAR MÁS O CONSUMIR MÁS.

      Se puede consumir la misma cantidad de materia y de energía Y VIVIR CUALITATIVAMENTE MEJOR.

      Lo que no se puede (o se debe) pedir es CRECER rápido y a toda costa consumiendo como posesos (liberales y radicales pro-capitalismo) ni DECRECER conscientemente (radicales de ultraizquierda y anarquistas). Eso demuestra una ignorancia tremenda de cómo funciona la Economía… y el ser humano: es conducirlo a vivir PEOR.

      Efectivamente, a nadie que tenga conciencia humanista nos gusta oír que hay que consumir MÁS por cojones como dicen los liberales. Nos “chirrían” los dientes del cabreo. Pero NO ES ESO lo que dice el crecimiento económico INDEPENDIENTEMENTE de lo que mientan los liberales.

      ¿Que se debería consumir menos?

      Sí, no pasa nada malo necesariamente por pedir eso.

      Pero ésa NO es la cuestión… porque consumir vamos a consumir algo por mínimo que sea.

      La cuestión es consumir MEJOR.

      De manera que NO nos carguemos nuestro entorno… ni el sitio donde vivimos.

      Lo ideal sería “consumiendo poco vivir cada vez mejor”.

      Y ya para acabar (esta vez de verdad) una pregunta que considero de difícil respuesta, pero conociéndote, capaz eres de decirme que es una “pollada”: ¿es viable que todas las personas del mundo lleguen a una “clase media”? (DISCULPA si eso ya lo has comentado en algún que otro post… admito, aún a reisgo de que no filtres mi comentario, que no me los he leído todos).

      No, no lo he comentado en detalle en ningún artículo aunque sí lo he mencionado en alguna ocasión.

      Y no te preocupes, que sé con quién hacer excepciones… como contigo. Se te ve la sinceridad a la legua (y escribes bien).

      Sí, se han efectuado cálculos estadísticos suficientemente “científicos” como para asegurar que la población actual mundial podría vivir como un ciudadano de clase media de un país como Italia.

      Es “viable”.

      Pero la explicación de todo eso da para un artículo… de los laaaaargos, porque tendría que pararme a explicar qué es “clase media”, y los estudios se centran en un muestreo con unas complicadas mediciones estadísticas que me tendría que parar a explicar para el neófito. No te preocupes que lo redactaré.

      Te explico: Tras la base de ese razonamiento está el hecho de que países hasta no hace mucho pobrísimos, como Corea, Taiwan, e incluso países europeos como Hungría o Irlanda han logrado salir de la miseria sempiterna a la que parecía estaban condenados para siempre. España, por ejemplo, era una auténtica mierda hace cincuenta años. Hoy sigue siendo una mierda, pero menos mierda que antes. No te voy a contar cómo vivía mi familia bajo la tiranía de Franco, pero te dejo esta anécdota: mi tío se vio obligado a robar habas crudas de noche durante toda su adolescencia para darle de comer a sus hermanos, mi madre entre ellos. Hoy todos tienen un plato de comida en la mesa. Y Sanidad Pública (y pensiones, etc.).

      Suecia y Suiza eran dos de los países más pobres de Europa a principios del siglo XX, por ejemplo. Y no se han “cargado” sus medios ambientes. Al contrario, Suecia y Suiza lo han mejorado.

      ¿La base de todo ello?

      Concienciación, educación y economía nacional de tipo SOCIAL (socialismo).

      Y mucho esfuerzo y sacrificio, claro.


      Un abrazo.

      Otro para ti, hombre.

      Comentario por chemazdamundi — 16 septiembre 2010 @ 00:26

      • Saludos, Chema. Sólo pasaba por ahí para aportar este enlace interesantísimo: http://epi.yale.edu/Countries

        Un estudio de la Universidad de Yale en donde se mide el respeto al medio ambiente por parte de cada nación. Y a los que pasan por ahí, me gustaría compartir una cosa que he aprendido en estos dos últimos años: qué diferente se ve el mundo cuando estudias datos estadísticos, cuando escarbas en los indicadores y cuando tratas de pensar detenidamente. ¡Abajo la demagogia! ¡Abajo el análisis equívoco! Por ejemplo, hace poco aprendí que la reinserción no debía ser subestimada y que debía pasar de los demagogos que no llegan ni a leguleyos. He aprendido algo sobre Derecho, que es muy interesante (más allá de lo conservadora que sea la facultad de Derecho de la Complutense).

        Con este estudio, se desmorona parte del apocalipsis que me han vendido algunos demagogos: que vamos a destruir el mundo, que los países desarrollados están jodiendo el medio ambiente. Eso sí, no debería ignorar la contrapartida: todavía queda trabajo por hacer y se hacen las cosas muy mal. El problema es la comprensión errónea del problema.

        Y con estas lecciones que voy aprendiendo poco a poco, espero abrir dentro de unos años, cuando tenga más empaque, una web que divulgue las ciencias sociales en general y que ofrezca reflexiones de cómo leer estadísticas, hasta dónde puede llegar el método científico, nuevos enfoques de la ciencia social (por ejemplo, estoy esperando que en mi facultad no se encallen tanto en sociólogos como Bourdieu y ofrezcan más teorías interesantes como la etología, la sociobiología, la neurociencia, etcétera), opiniones sobre el estado de la ciencia social en España, críticas a determinados enfoques como el de Kuhn, etcétera.

        Saludos.

        Comentario por McManus — 16 septiembre 2010 @ 00:42

        • Saludos, Chema. Sólo pasaba por ahí para aportar este enlace interesantísimo: http://epi.yale.edu/Countries

          Bendita sea Costa Rica.

          Un orgullo para las naciones hispanas.

          NUNCA he dejado de alabar la labor ecologista de ese país. Hace que se me salten las lágrimas.

          ¡Aprended, países ricos y pobres!

          La nación costarricense LUCHA POR SU ENTORNO.

          ¡¡¡Con dos cojones!!!

          Y a los que pasan por ahí, me gustaría compartir una cosa que he aprendido en estos dos últimos años: qué diferente se ve el mundo cuando estudias datos estadísticos, cuando escarbas en los indicadores y cuando tratas de pensar detenidamente. ¡Abajo la demagogia! ¡Abajo el análisis equívoco!

          …Y vivan las Matemáticas y la Ciencia en general, que nos permiten discernir lo que es falso de lo que no.

          Con este estudio, se desmorona parte del apocalipsis que me han vendido algunos demagogos: que vamos a destruir el mundo, que los países desarrollados están jodiendo el medio ambiente. Eso sí, no debería ignorar la contrapartida: todavía queda trabajo por hacer y se hacen las cosas muy mal. El problema es la comprensión errónea del problema.

          Pero si ésa debería ser la conclusión UNÁNIME, leche.

          No es cierto el “hagamos lo que hagamos estamos jodidos”.

          SE PUEDE y SE DEBE cambiar a mejor:

          1) COMPRENDIENDO EL PROBLEMA…

          2) …y LUCHANDO.

          Las conspiraciones y LA MENTIRA sobran.

          espero abrir dentro de unos años, cuando tenga más empaque, una web que divulgue las ciencias sociales en general y que ofrezca reflexiones de cómo leer estadísticas, hasta dónde puede llegar el método científico, nuevos enfoques de la ciencia social (por ejemplo, estoy esperando que en mi facultad no se encallen tanto en sociólogos como Bourdieu y ofrezcan más teorías interesantes como la etología, la sociobiología, la neurociencia, etcétera), opiniones sobre el estado de la ciencia social en España, críticas a determinados enfoques como el de Kuhn, etcétera.

          Estoy deseando conocer tus recomendaciones bibliográficas y leer tus artículos al respecto, claro.

          Un saludo.

          Comentario por chemazdamundi — 16 septiembre 2010 @ 00:54

      • Hola Chema:

        Gracias por tu respuesta. Disculpa no haber respondido antes, pero es que como me gusta mucho aprender e investigar, he estado informándome mejor acerca del decrecimiento, porque me costaba imaginar que economistas pasaran por alto que el crecimiento económico es igual a mejora del bienestar. El decrecimiento no persigue volver a las cavernas ni empeorar el bienestar, y básicamente coincide en tus críticas (“CRECER rápido y a toda costa consumiendo como posesos”). El decrecimiento no persigue vivir peor, sino mejor,”decreciendo” no en cuanto al PIB sino en los niveles de producción y de consumo de muchos bienes; siendo conscientes de que ello conllevará a un crecimiento económico (pero decreciendo en consumismo, contaminación, etc).

        Lo dice por ejemplo Carlos Taibo: “El decrecimiento no implicaría, para la mayoría de los habitantes, un deterioro de sus condiciones de vida. Antes bien, debe acarrear mejoras sustanciales como las vinculadas con la redistribución de los recursos, la creación de nuevos sectores, la preservación del medio ambiente, el bienestar de las generaciones futuras, la salud de los ciudadanos, las condiciones del trabajo asalariado o el crecimiento relacional en sociedades en las que el tiempo de trabajo se reducirá sensiblemente. Al margen de lo anterior, conviene subrayar que en el mundo rico se hacen valer elementos –así, la presencia de infraestructuras en muchos ámbitos, la satisfacción de necesidades elementales o el propio decrecimiento de la población– que facilitarían el tránsito a una sociedad distinta.” (http://www.lademocracia.es/En-defensa-del-decrecimiento); o Gustavo Duch: “supeditar el mercado a la sociedad, sustituir la competencia por la cooperación, acomodar la economía a la economía de la naturaleza y del sustento, para poder estar en condiciones de retomar el control de nuestras vidas. La ciudadanía del mundo no pierde nada, pierden las corporaciones. El decrecimiento nos llevará a vivir mejor con menos: menos comida basura, menos estrés, menos pleitesía al consumo. ” (http://www.elpais.com/articulo/cataluna/decrecimiento/elpepuespcat/20070921elpcat_5/Tes).

        Creo que la diferencia estriba en que tú tienes más confianza en la tecnología y en que el PIB permeabilizará a todos y los decrecentistas piensan que el actual modelo de producción y consumo de bienes va mucho más rápido que la teconología y que la búsqueda de todos los gobiernos por crecer no obedece a “tenemos que crecer para mejorar el bienestar de nuestros ciudadanos”, sino “tenemos que crecer a toda costa y porque sí”. Yo no sabía, por ejemplo, que para que aumente el PIB, tanto da “que se destruya un bosque como que se reforeste, que se contrate personal para crear riqueza o para limpiar la contaminación, que la riqueza se distribuya justamente o con gran desigualdad… Resulta así que los vertidos al mar, la contaminación, la destrucción del ecosistema o la actividad que implica pérdida de vidas humanas pueden ser la fuente de aumentos en el PIB que luego serán recibidos con alharacas por los políticos o economistas convencionales de turno.” (Juan Torres: http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl/index.php?option=com_content&task=view&id=669&Itemid=81).

        Bueno, no quiero extenderme mucho, porque entre otras cosas aún estoy en proceso de “deconstrucción-reconstrucción”, pero sí que creo que el decrecimiento no va tanto en la línea que creíamos de radicales que quieren que vivamos peor y todas esas cosas(quizá los poco informados como sobre el decrecimiento sí piensan que todo eso tiene que ver con lo de “el crecimiento infinito es imposible” y tal… y lo que hacen es tirar piedras sobre el propio tejado de esta teoría); y sí que tiene su “nosequé”. Es interesante, seguiré investigando… por cierto, los más “radicales” del decrecimiento (que los hay, como en todo) suelen poner el siguiente ejemplo para dudar sobre el peso de la variable tecnológica: “según el proveedor de material de oficina Esselte, la demanda de papel ha aumentado un 40% en las empresas que han adoptado el correo electrónico, ya que los empleados tienden a imprimir los mails antes de leerlos.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Decrecimiento).

        Tengo muchas dudas y preguntas en la cabeza, pero esperaré más adelante, cuando las tenga más elaboradas, si no puedo volverte loco ¡!

        Muchas gracias por todo, Chema. ¡Sigue así! Un abrazo.

        Comentario por JavierJerez — 26 septiembre 2010 @ 20:15

        • El decrecimiento no persigue vivir peor, sino mejor,”decreciendo” no en cuanto al PIB sino en los niveles de producción y de consumo de muchos bienes; siendo conscientes de que ello conllevará a un crecimiento económico (pero decreciendo en consumismo, contaminación, etc).

          Si es cierto eso, entonces no tengo nada negativo que decir al respecto.

          Pero, te advierto: lo que YO he leído y lo que A MÍ me han dicho sus partidarios en persona sobre el decrecimiento implicaba TEXTUALMENTE decrecer en PIB.

          También es cierto que donde yo he leído y oído eso, ha sido en “sitios” y por parte de “autores radicales”.

          Bueno, no quiero extenderme mucho, porque entre otras cosas aún estoy en proceso de “deconstrucción-reconstrucción”, pero sí que creo que el decrecimiento no va tanto en la línea que creíamos de radicales que quieren que vivamos peor y todas esas cosas(quizá los poco informados como sobre el decrecimiento sí piensan que todo eso tiene que ver con lo de “el crecimiento infinito es imposible” y tal…

          Es que entonces no debería llamarse “decrecimiento” si es eso cierto de que no predican una aminoración del decrecimiento económico. El término es, entonces, PÉSIMO. Y me inclino por pensar que se ha adoptado para llamar la atención.

          Si tú llamas a algo “decrecimiento económico” como contraposición a “crecimiento económico” estás dando por sentado que son términos contrapuestos. Y que uno se opone al otro. De hecho, así es como me lo dieron a entender en la charla-conferencia de la universidad. Y así fue cómo lo expresaron sus partidarios: el decrecimiento económico implica decerecer económicamente por debajo de los niveles de aniquilamiento del medio ambiente. Mis profesores argumentaron que es mejor para todos mejorar tecnológicamente para evitar ese aniquilamiento SIN tener que decrecer económicamente porque implica desmejora para la población. Yo también estoy de acuerdo con eso último.

          Debería llamarse “reestructuracionalismo” o “redistribucionismo” para ser más exactos.

          Creo que los autores de esa teoría deberían ponerse de acuerdo en lo que es el término.

          Y tener cuidado con quiénes son los que lo predican.

          los más “radicales” del decrecimiento (que los hay, como en todo) suelen poner el siguiente ejemplo para dudar sobre el peso de la variable tecnológica: “según el proveedor de material de oficina Esselte, la demanda de papel ha aumentado un 40% en las empresas que han adoptado el correo electrónico, ya que los empleados tienden a imprimir los mails antes de leerlos.”

          Puedo afirmar rotundamente que ESO es mentira en casos generales.

          Porque MI empresa elaboró en su informe acerca de gastos que el consumo de papel había decrecido un 81% desde la instalación de nuestra intranet. Mi empresa es muy rácana y SIEMPRE está buscando ahorrar por donde sea. Todavía me acuerdo de las broncas del primer año contra aquellos que se dejaban la luz encendida, gastaban teléfono… o imprimían en papel.

          Que eso sea verdad en esa empresa en concreto no lo niego. Que lo discutan con su jefe de Servicios Comunes. Pero es un caso puntual. Seguro. En la mía, TODOS leemos los mails en pantalla. Sólo se imprimen los de uso general… y se cuelgan en el tablón.

          Un saludo.

          Comentario por chemazdamundi — 27 septiembre 2010 @ 04:35

  26. Puede que en el mundo ideal de las matemáticas la teoría del crecimiento infinito sea válida, pero no en el mundo real por un motivo muy sencillo, el concepto de infinito es una abstracción y nada de lo que conozcamos en nuestra vida cotidiana puede ser considerado como tal. Es decir, para que fuese posible un crecimiento infinito en el mundo real, tendríamos primero que demostrar que el universo es infinito. Suponiendo que el conocimiento humano es finito no será una inteligencia de este planeta la que consiga demostrarlo.

    Comentario por Roy Batty — 24 septiembre 2010 @ 15:30

    • el concepto de infinito es una abstracción y nada de lo que conozcamos en nuestra vida cotidiana puede ser considerado como tal.

      Los cojones.

      Tenemos el tiempo.

      Por poner UN ejemplo.

      Tú no has estudiado Física en el colegio, ¿verdad? Matemáticas, no. Eso es seguro.

      Es decir, para que fuese posible un crecimiento infinito en el mundo real, tendríamos primero que demostrar que el universo es infinito.

      Bravo.

      Es decir, que como Japón tiene más de cien millones de habitantes, los puercoespines no pueden tener los ojos azules.

      Tu razonamiento es COJONUDO.

      No tienes ni PUTA IDEA de lo que estás hablando.

      Y no tienes ni PUTA IDEA de Matemáticas, por supuesto.

      Para que sea posible un crecimiento económico infinito en el mundo real IMPORTA UNA PUTA MIERDA SI EL UNIVERSO ES FINITO O INFINITO, CAPULLAZO.

      ÉSA ES LA CONCLUSIÓN.

      ¿Para qué he escrito yo el artículo?

      ¿Para que no te lo leas?

      ¿¿¿PARA QUE NO LO QUIERAS ENTENDER???

      El crecimiento económico NO ES LO QUE TÚ TE CREES QUE ES, PAYASO, QUE NOOOOO… Que te han lavado el cerebro los “alternativos” y los que no tienen ni zorra de Economía, gilipollas. Que no tiene NADA que ver con que el universo sea finito. El crecimiento económico es una percepción en valoración económica del incremento del bienestar humano.

      Y esa percepción y ponderación tiene cualidad de infinita. QUE NO TIENE LÍMITES, JODER.

      Como si el universo ocupa veintisiete kilómetros cuadrados… Mientras YO perciba que he mejorado, y cuantifique económicamente en positivo esa mejora… HAY crecimiento económico, con universo finito o con universo infinito.

      PERO, ¿POR QUÉ HABLÁIS SIN TENER NI PUTA IDEA?

      Jodeeeeeerrrr…

      Es que es lo que MÁS me toca los huevos, vaya.

      ¿Tú qué te crees…? ¿Que NO voy a poder responder a tus mentiras? ¿Que me voy a quedar callado? Pero, ¿con quién te crees que estás hablando?

      QUE SOY UN ECONOMISTA, COÑO.

      Y es facilísimo para mí el ponerte a la altura de la mierda que eres porque tú no tienes ni idea de las Matemáticas más básicas, joder.

      Comentarios subsiguientes, filtrados por no cumplir las Normas para poder comentar.

      Dejo éste para risa de mis habituales y del que pase por aquí.

      Mira que sois “graciosos” intentando comentar COMO SEA en mi blog, ¿eh? ¿Tú qué te crees, que te voy a dejar comentar tras haber creado un blog a propósito SÓLO para eso?

      Te vas la mierda… que es lo que eres, a fin de cuentas.

      Comentario por chemazdamundi — 24 septiembre 2010 @ 16:21

    • Las matemáticas no son mi fuerte precisamente, pero sé muy bien que siempre podrás añadir un número más, por lo que son infinitas. Es así de simple.

      Comentario por McManus — 24 septiembre 2010 @ 16:39

      • Hombre, alguien que sabe identificar el infinito en nuestra “vida cotidiana”.

        Se ve que no es sólo el tiempo, ¿eh?

        También lo son los números.

        Comentario por chemazdamundi — 24 septiembre 2010 @ 16:47

        • También he visto personas que emiten burradas sobre el infinito y el concepto de lo ilimitado. Como aquel nacionalista catalán defensor del bilingüismo que afirmó que no existía un límite de idiomas para aprender, sólo la cerrazón mental (discutí con él). Un ejemplo:

          Pero insisto en que el número de lenguas que se pueden aprender es ilimitado.Otra cosa son las limitaciones ideológicas de cada uno como los hablantes de castellano que hablan del catalán como una lengua lejana y peligrosa.

          Parecía que no se daba cuenta de que la vida de un humano es finita. Que la variedad cultural del mundo es finita porque la población humana es un número entero. Y que existe un límite de conocimientos que puedes almacenar en tu cerebro (ojo, no confundir ilimitado con capacidad de escoger las lenguas que quieras para aprender). Y que el cerebro es… selectivo con los conocimientos (por ejemplo, es muy difícil dominar en profundidad 5 lenguas, pues eso requiere de varios lustros). Eso me hizo pensar en una cosa… falta más divulgación sobre la psicología moderna, que ha conseguido grandes avances. Y que hay gente que todavía se cree que el cerebro es maravilloso (jo, jo, nunca han oído hablar de los sesgos cognitivos) y que es un órgano no físico (penosa herencia aquella separación del cuerpo y el alma).

          Saludos.

          Comentario por McManus — 24 septiembre 2010 @ 17:09

          • >”Parecía que no se daba cuenta de que la vida de un humano es finita. Que la variedad cultural del mundo es finita porque la población humana es un número entero. Y que existe un límite de conocimientos que puedes almacenar en tu cerebro (ojo, no confundir ilimitado con capacidad de escoger las lenguas que quieras para aprender).”

            Hola, Mac.

            Chema me ha traído para que vea la enésima paliza que le ha dado a otro de los que le entran en el blog, el tal “Roy” ése, el que ha traído este tema de “infinito, bla, bla, bla…” y me ha interesado tu comentario sobre idiomas.

            Una pregunta de estudiante de Filología a sociólogo. ¿Se sabe a ciencia cierta cuál es el límite de lenguas “aprendibles” para un ser humano?

            Cierto es que hay un límite de lenguas porque en el mundo no hay más que unas cuantas miles. Pero es que pareces dar a entender que el conocimiento humano (en custión de memorización) es limitado.

            En Filología me enseñaron… que no se sabe. Eso entra dentro del campo de la Neurología. ¿Qué te han enseñado a ti? Es por compartir conocimientos.

            A ver si me sé explicar. ¿Podría un ser humano aprender lenguas indefinidamente? ¿Una tras otra? De acuerdo en que la longevidad es limitada, y la memoria se ve afectada por la edad y la degeneración física, etc., etc.

            Pero, ¿es limitado el conocimiento que pueda almacenar un cerebro sin tener en cuenta esas incapacidades? Lo digo por esta frase, en la que no sé si te refieres a las limitaciones por incapacidad… o a que el cerebro tiene límite a la capacidad de almacenamiento como un disco duro:

            “existe un límite de conocimientos que puedes almacenar en tu cerebro”

            Agradecida quedo. :)

            Comentario por natsufan — 24 septiembre 2010 @ 18:34

      • Es que ese tipo no tiene ni PUTA idea de Matemáticas.

        Comentario por chemazdamundi — 24 septiembre 2010 @ 16:48

        • Y sigue rebuznando.

          El tiempo y los números son infinitos, a la vez que ideas abstractas, pero no pueden demostrar que el mundo físico sea infinito.

          Sigo esperando que me demuestre lo contrario… si es que puede y se atreve claro.

          Comentario por Roy Batty — 24 septiembre 2010 @ 17:00

          • El tiempo y los números son infinitos, a la vez que ideas abstractas, pero no pueden demostrar que el mundo físico sea infinito.

            Emmm… Ya.

            ¿Y quién está diciendo lo contrario?

            El crecimiento económico no tiene nada que ver con que el mundo físico sea finito… o infinito. Ni pretende demostrar que lo sea. Eso lo estás trayendo para arrimar el ascua a tu sardina argumentativa. Te estás saliendo de la discusión del tema del artículo. Yo no he negado que el universo sea ni infinito ni finito. No lo sabemos.

            El crecimiento económico mide una ponderación. Se basa en números. Y esos números no miden cosas físicas en exclusiva en lo referente al crecimiento económico, que es lo que no entiendes. Los números, en los cuales se basa la ponderación del crecimiento económico son infinitos.

            El crecimiento económico es potencialmente infinito AUNQUE EL UNIVERSO sea finito.

            Si yo tengo en t1 seis canciones, y en t2 tengo nueve canciones se ha producido un incremento del bienestar humano.

            En At1-t2 mido ese aumento con un incremento ponderado de +x% al PIB.

            Si en t3 se crean otras cuatro canciones, eso INCREMENTA en OTRO +x% AÑADIDO al PIB.

            La ponderación cualitativa es infinitesimal.

            Ni mundo físico finito… ni pollas.

            Como si el universo mide veintisiete metros cuadrados.

            Comentario por chemazdamundi — 24 septiembre 2010 @ 17:22

            • ¿Se te acabaron las “argumentaciones”?

              ¿¿¿Ya no quieres seguir con la conversación???

              Jo, jo, jo…

              Para que vea que SÍ vale saber de Matemáticas y de Economía. Te está bien empleado.

              Y es que si algo bueno tienen las Matemáticas es que demuestran CUÁL enunciado es falso y cuál es cierto. Ya lo vimos aquí.

              Comentario por chemazdamundi — 24 septiembre 2010 @ 18:02

          • Y, ¿cómo le sienta haber quedado humillado, señor Roy? XDDDDD.

            Pero qué pronto se ha callado, el muy ladino.

            A mí también me hacen mucha “gracia” muchas otras cosas. La primera es que se le nota a la legua que ha venido a incordiar. No hay más que ver en el titular de su blog que es un “negacionista de la Economía”. Ha venido a buscar “audiencia”… y ha salido escaldado. Mala suerte. La próxima vez, métase con alguien que no sea un técnico en la materia. La segunda es que me ha llamado la atención que en uno de sus comentarios filtrados haya asegurado que no es economista… y va el tipo y abre un blog sobre Economía. Para criticarla. Mala crítica va a hacer quien no sabe del tema, ni las Matemáticas más básicas. Chema se lo ha demostrado al ridiculizarlo. La tercera es que es un demagogo. En el sentido en que, efectivamente, no sabe de Economía, y como no sabe de ella, ha intentado derivar la conversación hacia temas pantanosos y “filosóficos” que no tienen que ver con ella (como el tema del infinito), con la vana esperanza de que Chema picara.

            Seguro que estudia Filosofía o algo parecido. ¿Su problema, señor Roy? Que no sabe de Matemáticas. Y el que no sabe de Matemáticas, mal crítico de la Economía va a ser.

            Se le ha visto muy claramente el plumero.

            Comentario por natsufan — 24 septiembre 2010 @ 18:45

  27. Ustedes hacen fiesta mientras yo estoy durmiendo con mi sapo ninja T–T

    Comentario por ibethk — 24 septiembre 2010 @ 20:35

  28. Hola,

    acaba de publicarse el Informe sobre Desarrollo Humano 2010 de Naciones Unidas: La verdadera riqueza de las naciones: Caminos al desarrollo humano (http://hdr.undp.org/es/centrodeprensa/).

    Aunque sus indicadores son discutibles, e incluso sus autores reconocen ciertas controversias, contradicciones y resultados sorprendentes, constituye una de las investigaciones de referencia sobre la marcha del mundo.

    Tras la introducción de Amartya Sen, donde ya reconoce algunas de las limitaciones y aspectos de mejora que he comentado más arriba, se presenta el apartado de Perspectiva General, donde podemos leer la siguiente reflexión de Martin Luther King Jr.:

    “El progreso humano no se mueve sobre las ruedas de la inevitabilidad. Llega mediante los esfuerzos incansables y el trabajo persistente […]. Sin ese duro trabajo, el tiempo se convierte en un aliado de las fuerzas del estancamiento social”

    Las conclusiones del informe son claras:

    1) LA EVOLUCIÓN DEL BIENESTAR NO HA SIDO IGUAL PARA TODOS

    En las dos últimas décadas, el desarrollo humano ha avanzado considerablemente en muchos aspectos. La mayoría de las personas disfruta hoy de una vida más prolongada y más saludable y puede acceder a más años de educación, así como a una amplia gama de bienes y servicios. Incluso en países con una situación económica adversa, en general la salud y la educación han mejorado bastante. Los avances se observan no sólo en salud, educación e ingresos, sino también en la capacidad de la gente para elegir a sus líderes, influir en las decisiones públicas y compartir conocimientos.

    Sin embargo, no todas las aristas de esta historia son positivas. Estos años también han sido testigos del aumento de la desigualdad, tanto entre países como al interior de ellos, y se ha comprobado que los actuales modelos de producción y consumo no son sostenibles en el tiempo. Los promedios pueden llevar a conclusiones erróneas. Desde 1980, la desigualdad en la distribución de los ingresos se ha profundizado en muchos más países que en los que ha disminuido. Por cada país que ha reducido la desigualdad en los últimos 30 años, más de dos han empeorado. En algunas regiones, como el sur de África y los países que formaban la ex Unión Soviética, ha habido períodos de retroceso, especialmente en salud. Las nuevas vulnerabilidades requieren la implementación de políticas públicas innovadoras para luchar contra los riesgos y las desigualdades y conseguir que las fuerzas dinámicas del mercado beneficien a todos.

    2) CAMBIO EN LOS IMPULSORES DEL DESARROLLO HUMANO

    Uno de los resultados menos esperados en la investigación sobre desarrollo humano, y que este Informe confirma, es la ausencia de una correlación significativa entre crecimiento económico y avances en salud y educación. los países que han logrado ser ricos son aquellos que invirtieron enormes recursos en salud y educación. En la actualidad, la tecnología y los cambios en las estructuras sociales permiten que incluso países mucho más pobres puedan lograr beneficios significativos.

    3) LA IMPORTANCIA DE LAS INSTITUCIONES

    Las políticas y reformas que fomentan el progreso varían considerablemente en distintos contextos institucionales y su éxito depende, en buena medida, de las limitaciones estructurales y políticas. Por esta razón, con frecuencia los intentos de trasplantar soluciones institucionales o de políticas de un país a otro fracasan rotundamente. Estas observaciones se hacen eco de la brillante presentación de Karl Polanyi hace más de 60 años sobre el mito de la autorregulación del mercado o la idea de que éste puede existir en un vacío político e institucional, y cuestionan dramáticamente la adecuación y viabilidad del actual sistema de “globalización”.

    4) LA NECESIDAD DE INCLUIR EN EL ENFOQUE DEL DESARROLLO HUMANO OTRAS REALIDADES Y SUS MEDIDAS

    El desarrollo humano no se trata solamente de salud, educación e ingresos, sino también de la participación activa de las personas en los procesos de adelantamiento, equidad y sostenibilidad, que forman parte integral de la libertad de la gente para conducir su vida de una manera que le sea significativa.

    El Índice de Desigualdad de Género muestra que la desigualdad de género varía ampliamente. De un lado, la pérdida de logros que causa fluctúa entre 17% y 85%; siendo los Países Bajos quienes lideran la lista de países igualitarios en términos de género, seguidos por Dinamarca, Suecia y Suiza. Por otro lado, los países cuya distribución del desarrollo humano es desigual también muestran una alta desigualdad entre hombres y mujeres y viceversa; los países con indicadores más bajos en ambos frentes son República Centroafricana, Haití y Mozambique.

    El Indicador Multidimensional de la Pobreza muestra que alrededor de 1.750 millones de personas en los 104 países que abarca el Índice (un tercio de su población) viven en situación de pobreza multidimensional. Es decir, al menos un tercio de los indicadores reflejan graves privaciones en salud, educación o nivel de vida. Esta cifra supera a los 1.440 millones de personas que viven con menos de US$1,25 al día en esos países, pero es menor al número de personas que vive con menos de US$2 al día. Los patrones de privación también difieren significativamente de los de la pobreza vinculada al ingreso. Este mismo indicador de pobreza también pone de manifiesto que África Subsahariana es la región con la mayor incidencia de pobreza multidimensional; ésta fluctúa de un magro 3% en Sudáfrica al terrible 93% en Níger. El porcentaje promedio de privaciones oscila entre 45% en Gabón, Lesotho y Swazilandia y 69% en Níger. Sin embargo, según este indicador la mitad de la población pobre vive en Asia Meridional (51% u 844 millones de personas) y más de una cuarta parte vive en África (28% o 458 millones).

    5) LA NECESIDAD DE AFRONTAR LOS GRANDES RETOS ACTUALES DEL DESARROLLO HUMANO: EL DESEMPLEO Y LA DEGRADACIÓN MEDIOAMBIENTAL

    En los últimos años también hemos podido constatar la fragilidad de algunos logros. Este hecho se hace patente tras la peor crisis financiera que ha afectado al mundo en varias décadas, que causó la destrucción de 34 millones de puestos de trabajo y llevó a otras 64 millones de personas a caer por debajo de la línea de pobreza de US$1,25 al día. Todavía existe la amenaza de volver a entrar en recesión después de un breve período de crecimiento y podrían pasar varios años antes de lograr la plena recuperación.

    Pero quizás el mayor desafío para sostener los avances en desarrollo humano estriba en la insostenibilidad de los patrones de producción y consumo. Para que dichos avances sean realmente sustentables, urge romper el estrecho vínculo entre crecimiento económico y emisiones de gases de efecto invernadero. Algunos países desarrollados han comenzado a mitigar sus efectos más perniciosos, por medio del reciclaje y la inversión en transporte público e infraestructura. Pero para la mayoría de las naciones en desarrollo, el alto costo y la baja disponibilidad de energías limpias suponen obstáculos difíciles de salvar.

    Parece que la cosa está clara y mucha gente con un mínimo de sentido común empieza ya a verlo con nitidez. Yo diría que casi tod@s excepto los neoliberalistas en general, y los 100 economistas de la FEDEA en particular.

    ¿Pero cómo se puede ser tan burro…?

    Fuente: http://www.kaosenlared.net/noticia/publica-informe-sobre-desarrollo-humano-2010-naciones-unidas

    Saludos,

    Comentario por Jokin — 7 noviembre 2010 @ 00:50

  29. Pues la idea de que el crecimiento económico infinito es imposible está muy extendida. Ese bulo no se puede desmentir facilmente.
    Me encuentro montones de enlaces donde se argumenta que eso es imposible.
    Si interpretamos con rigor, como lo haces en este artículo, es una mentira aceptada. ¿Esto tiene una palabra que lo defina?
    Pero muchas veces la intención de estos articulistas o conferenciantes, que no tienen ni idea de economía, es referirse al crecimiento en el consumo incontrolado que destruye habitats naturales, especies, etc,.. en un lenguaje popular que ya incluye esa mentira aceptada

    Podría poner a continuación diez enlaces donde esta interpretación se demuestra

    Comentario por José Giménez García — 26 noviembre 2011 @ 07:26

    • Muchísimas gracias por cumplir las normas para poder comentar, de todo corazón.

      Ahora podremos hablar en igualdad de condiciones (le falta la página web, pero bueno, no quiero ser TAN estricto con quien tiene los cojones de presentarse en público).

      Empecemos.

      Pues la idea de que el crecimiento económico infinito es imposible está muy extendida. Ese bulo no se puede desmentir facilmente.
      Me encuentro montones de enlaces donde se argumenta que eso es imposible.

      1) Porque NO entienden o NO QUIEREN ENTENDER que el crecimiento económico NO ES LO QUE ELLOS DICEN o no es lo que les han dicho que es.

      2) La inmensa mayoría de los que se creen eso de que NO puede ser infinito no saben que el crecimiento económico no es una medición exclusiva de la producción de bienes FÍSICOS.

      3) Un subida de, por ejemplo, un 3% del PIB NO INDICA SÓLO EL AUMENTO DE PRODUCCIÓN DE BIENES sino también el de servicios (como un aumento de los servicios de atención al cliente, servicios de masajes o mayor contratación de camareros, médicos, jueces, policías, producción musical, mejora en la calidad de procedimientos antiguos, etc.). Recuerde: como un aumento en número o como un aumento del VALOR de esos servicios.

      4) Y el PIB, recordemos (porque muchos no lo saben) es una medida INTERPRETATIVA del aumento del bienestar de una población. Si, mañana, a todos nos diera por asimilar que la aparición de nuevas canciones musicales es más valiosa que el aumento de la cosecha de trigo, la medición del PIB pasaría a recoger eso (más tarde o más temprano) y, si se produjera una producción musical relevante… el PIB se dispararía.

      Aumentaría en millones de euros… simplemente porque nos salió de los cojones VALORAR MÁS ECONÓMICAMENTE LA MÚSICA.

      Y no habría habido necesariamente un aumento de producción de bienes físicos.

      Si interpretamos con rigor, como lo haces en este artículo, es una mentira aceptada.

      Mentira que NO nos interesa desmentir a la inmensa mayoría de economistas.

      Le voy a poner un ejemplo.

      Mi amigo Francisco es profesor de Biología y un apasionado de la fauna local. Una vez, en su casa, me encontré con un acuario donde estaba criando tritones cordobeses para soltarlos después en libertad. Eran tritones que había capturado en los arroyos de fuera de la ciudad. Me quedé a cuadros… yo creía que ya no quedaban, y se lo dije. ¿Sabes lo que me contestó?

      “Quedan más de los que la gente cree… pero es MUY bueno que la gente crea que ya no hay: les ayuda a sobrevivir. La gente, al creer que están en peligro de extinción, no los coge y los respetan más si se los encuentran, con lo que evitamos que DE VERDAD se extingan”.

      Bueno, pues los economistas nos comportamos igual con la idea del crecimiento económico, especialmente los que somos más progresistas y ecologistas: no nos interesa desmentir el hecho de que el crecimiento económico no sea infinito.

      No nos interesa ser “rigurosos” en ese apartado en concreto.

      Así, las personas que se lo hayan creído, no gastarán ni consumirán como locos. Moderarán sus hábitos de consumo.

      Todos los economistas serios y concienciados sabemos que el crecimiento económico puede ser infinito por definición pero, al haberse prodigado que NO lo es, eso facilita mucho nuestra labor de intentar concienciar a la población de que consuman POR DEBAJO DE NUESTRA CAPACIDAD: que consuman no más, sino MEJOR.

      Que consuman, pero DENTRO de nuestro ciclo de producción: que no fuercen la marcha. Porque si no, nos puede pasar lo que ya he dije en mis artículos sobre los rapanui y sobre el “colapso maya”.

      Al estar asustados, se comportan mejor económicamente hablando. Ayudan a evitar el consumismo desmesurado.

      ¿Es una mentira? Ciertamente. Pero una mentira que ayuda.

      Este artículo que he redactado sobre el crecimiento económico es, exclusivamente, con fines académicos… Va destinado a gente con dos dedos de frente, que buscan saber la verdad con rigor y aunque se enteren de esa verdad sobre el crecimiento económico, no van a salir mañana a consumir como locos olvidándose de sus miedos.

      Yo sé a quién me dirijo.

      Además, tengo comprobado por experiencia que los radicales y convencidos no me van a hacer ni puñetero caso por mucho que les ponga las pruebas por delante. A todos esos respectos estoy la mar de tranquilo.

      Usted se entera de la rigurosa verdad… y los que se creen lo incierto nos ayudan a los demás, no consumiendo en exceso.

      Una win-win situation, vaya, que dirían los “modernos”.


      Pero muchas veces la intención de estos articulistas o conferenciantes, que no tienen ni idea de economía, es referirse al crecimiento en el consumo incontrolado que destruye habitats naturales, especies, etc,.. en un lenguaje popular que ya incluye esa mentira aceptada
      Podría poner a continuación diez enlaces donde esta interpretación se demuestra

      Ese… “lenguaje” es mucho más “popular” que el lenguaje comedido, sereno, moderado… o académico.

      Las definiciones que un economista moderado, como yo, se molesta en explicar, no “calan” en un gran segmento poblacional muy concreto que es al que va dirigido esos enlaces que usted menciona.

      Lo “siniestro”, lo “negro”, lo “apocalíptico”, tiene un público más… a ver cómo lo digo… más ansioso de escuchar entre los jóvenes sin formar, los de pensamiento más radical, los hartos de este “sistema” y los que creen tener una conciencia más “elevada”.

      Un moderado consciente y bien informado no opina: SABE discernir de entre lo que se le pone por delante y no compra libros de o no escucha tonterías provenientes de radicales o payasos varios que pululan por internet.

      A eso es a lo que me refería con “saber buscar por internet”. Yo no he aprendido Economía por internet: la aprendí estudiando en sitios serios.

      De todas formas, insisto, el que la gente crea que consumir es malo ayuda DE VERDAD a que no se destruyan hábitats naturales, especies animales y vegetales, etc. Líbreme yo a mí mismo de desmentir eso. No quiero que mañana haya millones de personas desengañadas que se pongan a consumir como posesos.

      Espero haberle ayudado en algo.

      Un saludo.

      P.D.: Parece tener usted una buena capacidad de interpretación y buen “ojo clínico”. Es por eso que me he decidido a entablar esta conversación. No parece usted un conspiranoico ni un radical. Bien, bien…

      Comentario por chemazdamundi — 26 noviembre 2011 @ 11:12

      • A tales respectos sobre el crecimiento económico, recuerdo un muy buen artículo de un profesor de economía de la Carlos III, José Luis Ferreira: http://todoloqueseaverdad.blogspot.com/2010/02/los-enganosos-limites-del-crecimiento.html

        Es interesante señalar también el uso de la combinatoria matemática para pensar en las formas posibles de intercambio de bienes y servicios. Incluso podemos recurrir a una forma de intercambio económico que se ha empleado anteriormente para ver por dónde esto puede crecer.

        Comentario por McManus — 26 noviembre 2011 @ 20:23

  30. Sr Chemazdamundi, usted se olvidas de que para hacerlas funcionar las máquinas hace falta energía (obtenida de fuentes NO-RENOVABLES en su inmensa mayoría… e INSUSTITUIBLES por energías alternativas, por más que los profesionales del optimismo prosistema quieran decir lo contrario… no se sostiene)

    El tema no es ese, el tema es que tú (no tú personalmente, la IDEOLOGÍA dominante) partes de unas premisas FALSAS (que el individuo “elige” entre diversas formas de administrar recursos escasos de una forma racional, y que de ese cúmulo de eleciones nace el orden social). El DOGMA de la persecución del “beneficio” privado se ha construido (históricamente) sobre la destrucción de la idea de BIEN COMÚN, de la economía MORAL, que es la NORMA en TODAS las sociedades históricas… EXCEPTO EN LA NUESTRA.

    Comentario por Enrique Ferrer Alsina — 27 diciembre 2013 @ 23:30

    • Señor Enrique Ferrer Alsina:

      1) Aprenda a escribir en castellano. Porque da pena y vergüenza leerle.

      2) ¿Qué cojones tiene que ver el culo con las témporas? El tema del artículo es si se puede dar un crecimiento económico infinito, y la respuesta es: SÍ.

      3) Se empleen O NO SE EMPLEEN energías renovables, no renovables o el impulso energético del Cristo de los Faroles, el crecimiento económico puede ser infinito. PORQUE LA CUALIDAD DE POSIBLE INFINITO DE UN CRECIMIENTO ECONÓMICO ES INDEPENDIENTE DE LAS ENERGÍAS QUE UTILICEMOS.

      4) “El tema no es ese” Sí, el tema ES ése. A callar y punto en boca. Que usted quiera hablar de OTRA COSA es su puto problema. Aquí se viene “a hablar de mi libro”, no de a lo que a usted le salga de la punta del prepucio.

      5) “El DOGMA de la persecución del “beneficio” privado se ha construido (históricamente) sobre la destrucción de la idea de BIEN COMÚN, de la economía MORAL, que es la NORMA en TODAS las sociedades históricas… EXCEPTO EN LA NUESTRA.” A) Como si se pone usted a bailar sardanas en lo alto de una farola. Eso no es de lo que estoy hablando en el artículo, Y DEBERÍA SABER LEER A ESTAS ALTURAS. El tema del artículo no habla de moralidad ni de pollas en vinagre: hablo de la cualidad de infinito del crecimiento económico, INDEPENDIENTEMENTE DE LO MORAL QUE USTED CREA QUE SEA. ¿Lo ha captado ya? Ea, pues ahora vas y lo cascas. B) Y eso que me trae, para colmo, es falso de echarse a llorar. El beneficio privado se ha buscado en TODAS las sociedades humanas desde que nos bajamos de los árboles y ha habido corrupciones, desfalcos y “falta de moral” en TODAS las sociedades: en Sumeria, en el Egipto faraónico, en la China Song, en el Congo precolonial, en las ciudades-estado maya, en la Suiza del siglo XVII, en el Japón feudal, en el Canadá del siglo XIX, en la Corea de los años veinte y en la España actual. Incluso se tiene constancia de intercambios comerciales, robos e incursiones entre cromañones y hombres de la Prehistoria. No me venga inventándose los datos históricos a su conveniencia: TODAS LAS SOCIEDADES HUMANAS HAN TENIDO FALTA DE MORAL. TODAS. Porque como cualquier sociólogo sabe, EL PROBLEMA NO SON LOS SISTEMAS SOCIALES… SINO LAS PERSONAS.

      DEJE DE DECIR CHORRADAS Y NO SE META A HABLAR DE LO QUE NO SABE CON FRASES SIMPLONAS CON UN TÉCNICO EN LA MATERIA.

      Se evitará el hacer el ridículo.

      ¿Qué me quiere decir? ¿Que el mundo está muy mal? Fatal. Pero eso no es excusa para ponerse a hablar de lo que a usted le salga de los huevos en un sitio como éste donde el tema de exposición está más que claro y definido.

      ¡Siguiente payaso!

      Comentario por chemazdamundi — 28 diciembre 2013 @ 00:14

  31. En su respuesta sólo veo dogmas y apriorismos. Ideología dominante.

    Comentario por Enrique Ferrer Alsina — 28 diciembre 2013 @ 20:40

    • Que dos más dos sean cuatro no es “ideología dominante”: es un hecho empíricamente contrastable.

      Como lo es que ha habido falta de moral en TODAS las culturas. TODAS. No es un apriorismo dado que proviene del estudio histórico y estadístico PREVIO.

      ha habido sociedades pastoriles tribales con un orden económico ESTABLE durante decenas de miles, grandes imperios con economía centralizada y sistemas tributarios descentralizados como el feudal con un orden económico ESTABLE durante milenios

      ¿¿¿QUE NO HA HABIDO FALTA DE MORAL E INESTABILIDAD EN LA ERA FEUDAL, PAYASO DE MIERDA???

      http://www.escuelapedia.com/feudalismo-crisis-e-inestabilidad-del-sistema-feudal/

      ¡¡¡VETE AL CARAJO, MENTIROSO!!!

      NO HA HABIDO NI UN SOLO TIPO DE SOCIEDAD HUMANA EXENTA DE CRISIS SOCIALES O ECONÓMICAS. NI UNA. TODAS han sufrido crisis INDEPENDIENTEMENTE del sistema social utilizado porque si bien algunas crisis son producidas por factores ajenos o exógenos (medioambientales, principalmente), las crisis SOCIALES son PROPIAS de la conducta humana. Se lo vuelvo a repetir porque parece que no se ha enterado de lo que ya se ha enterado el mundo académico en su conjunto: NO HA HABIDO, NI HAY NI HABRÁ JAMÁS SOCIEDAD HUMANA SIN PROBLEMAS Y SIN CRISIS. Porque dado que la organización humana está manejada por humanos, es susceptible de entrar en entropía POR LA MISMÍSIMA ACCIÓN HUMANA. La acción humana NO ES ESTABLE. NO PUEDE SERLO. Ya te puedes poner a emplear anarquismo, comunismo, capitalismo, feudalismo, peronismo, tribalismo, o su puta madre en escabeche-ismo, que TODO sistema social acabará por colapsar o sufrir crisis. CUALQUIERA.

      Y eso no tiene un carajo que ver con el tema del artículo que es: ¿ES POSIBLE UN CRECIMIENTO ECONÓMICO INFINITO? Y la respuesta es: SÍ.

      A ver si te enteras ya, “tonto las tres”.


      Tu manejas una “información” y yo otra, así de claro

      Y la suya ES FALSA. Que usted maneje una información distinta a la mía NO LA HACE IGUALMENTE VÁLIDA. Si mi opinión es que dos más dos son cuatro, y la suya que son menos diecisiete coma dos, su opinión es FALSA objetivamente, al margen de que lo crea usted O NO.

      Ya van demasiadas mentiras y no ha pedido disculpas por ellas. A mentir a su puta casa. Largo de aquí.

      Comentario por chemazdamundi — 29 diciembre 2013 @ 08:50

  32. Gran artículo y respuesta Chema, gracias. Ahora me permitiré un pequeño off-topic:

    No se los demás, pero el comentario de Natsufan:

    “Vamos, no está usted frustrado, ni se nota en su “estilo” de lenguaje, ni lo da usted a entender, qué va, qué va, aquí servidora no es lingüista y no sabe interpretar textos literarios.”

    Me ha llamado poderosamente la atención ¿sería posible, Natsu, que desarrollaras mas ese punto? Ya sea en un post para el tema (lo ideal) o si no tienes tiempo, una respuesta por aquí. Porque me parece sumamente interesante ese tema, ya que mientras leía a Carmelo he llegado a la misma conclusión y cuando tu has confirmado mis sospechas y además sugiriendo que con la lingüística se pueden reconocer los signos…en fin, que quiero saber mas de lo que sabes al respecto.

    Comentario por guerraxxx — 30 diciembre 2013 @ 13:31

    • >”mientras leía a Carmelo he llegado a la misma conclusión y cuando tu has confirmado mis sospechas y además sugiriendo que con la lingüística se pueden reconocer los signos”

      ¿Qué quieres saber, exactamente? No me gusta hablar de análisis lingüísticos en público: me gusta conservar las armas en el dominio de un debate. Si fuera por ahí diciendo en qué fallan los ineptos como ése, se pondrían en guardia. La ventaja con Carmelo Lara ha residido en que no se esperaba que le contestaran ni tan rápida, ni tan extensa ni tan contundentemente…. en algo (un debate) en lo que creía que tenía la victoria asegurada. Como ha comentado otra persona más arriba, la “norma” establecida, lo común y popularmente creído (fuera del ámbito académico que tanto menciona Chema) es que es imposible un crecimiento económico infinito. Tan creída y asumida tenía esa convicción Carmelo Lara que cuando le han estampado las pruebas de lo contrario tan contundentemente, ha reaccionado muy mal, de manera muy nerviosa. Es la clásica reacción de alguien a quien se le derrumban las creencias o ideologías ante argumentos indiscutibles. Argumentos que no esperaba. Por ejemplo, él no conocía que la definición de “crecimiento económico” es totalmente distinta en el mundo serio de la Economía con respecto a la que entienden y difunden creyendo que es la correcta alternativos, radicales y antisistemas. Otros más duchos en peleas y debates a través de internet saben “perder mejor” o “menos indignamente”, por decirlo así: huyendo, callándose, ignorando la respuesta, saltando por la tangente, etc., pero Carmelo Lara ha reaccionado de la manera típica en que pierde alguien que se ha visto obligado a dar la cara personalmente, con nombres, apellidos e incluso fotografía. Se nota que no es un troll habitual, sino alguien acostumbrado a ganar debates basándose en tres o cuatro conceptos aprendidos machaconamente (sí, en su día me leí su página web)… sin saber que al menos algunos de esos conceptos son radicalmente falsos. Para ilustrar un poco más el asunto, mencionaré que, en otra ocasión, observé cómo un amigo de Chema (y conocido mío) debatía con un negacionista del SIDA allá por el 2006. El negacionista decía que una prueba contundente de la inexistencia del SIDA es que no había y nunca había habido ninguna imagen del virus. Francisco le puso inmediatamente una imagen tomada por él mismo bajo microscopio clínico en el hospital universitario donde trabajaba (por aquel entonces no había muchas imágenes del virus). La reacción del negacionista fue para verla: de negarla pasó a reírse histéricamente, a acusarle de falsificador, a decir que eso no era posible. Las mil excusas más inverosímiles ante lo que fue una respuesta rápida, contundente… y directa. Sobre todo, directa, muy importante eso último: observa que es el mismo caso de Carmelo Lara. ¿Se puede detectar ese nerviosismo en el estilo de escritura de una persona? Por supuesto. En análisis de textos en Filología y Lingüística es el pan nuestro de cada día. Es, quizás, uno de los aspectos más científicos (y pragmáticos) que le quedan a la Lingüística. A través de una serie de técnicas y teniendo una base de conocimientos relativamente pequeña se puede observar (e incluso probar ante un tribunal en determinadas ocasiones), el estado de ánimo que tenía el escritor del texto cuando lo redactó. No, no voy a explayarme mucho más, ya sabes que ya no escribo en los blogs, estoy liada con otras cosillas, lo siento, Emilio. Pero, si tienes curiosidad, cuando quedemos otra vez te comento algunos puntos.

      Comentario por natsufan — 30 diciembre 2013 @ 15:07

      • Okay, lo dejamos en la próxima vez que nos veamos, espero sea pronto, te cojo la palabra ^_^.

        Comentario por guerraxxx — 30 diciembre 2013 @ 15:18

  33. El agua es un bien de ciclo, es decir, siempre hay la misma, sólo cambia su estado y disponibilidad pero,¿qué sucede si la mayoría del agua está contaminada?. El agua es por tanto un recurso finito.

    Por otro lado la hiperpoblación , la contaminación excesiva y el agotamiento de recursos llevan tarde o temprano al decrecimiento.

    Comentario por Felipe Sánchez Bernal — 14 marzo 2014 @ 19:36

    • pero,¿qué sucede si la mayoría del agua está contaminada?.

      Pues se descontamina, tócate los huevos.

      http://channel.nationalgeographic.com/channel/doomsday-preppers/articles/water-purification/

      El proceso de descontaminación es, por tanto y por definición, crecimiento económico.

      Es más, se incluye desde hace tiempo en la medición del PIB:

      http://www.imf.org/external/pubs/ft/fandd/basics/gdp.htm

      Ah, ¿que usted no lo sabía? Debe ser penoso eso de ser ignorante y hablar sin saber, ¿eh?

      El agua es por tanto un recurso finito.

      Por tanto, NO lo es. Aparte, está el hecho (y que usted debería haber leído en el artículo porque está en él), que el agua se puede fabricar químicamente (por mezcla de gases, aunque es caro en términos energéticos)… o se puede obtener del ambiente:

      http://www.pulsodigital.net/2010/07/por-que-no-fabricamos-agua.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+PulsoDigital+%28Pulso+Digital%29&utm_content=Google+Reader#axzz2vxl0wpOB

      Ah, que tampoco lo sabía. Se está usted “cubriendo de gloria”, amigo.

      Por otro lado la hiperpoblación,

      La humanidad entrará en decrecimientio poblacional absoluto a mediados-finales del siglo XXI: cuando un país se vuelve “rico”, su pirámide demográfica cambia hacia la disminución (como en España), es un fenómeno ampliamente estudiado (en la facultad de Económicas lo vimos en segundo) e ignorado por los ignorantes como usted.

      http://en.wikipedia.org/wiki/Population_growth

      http://geography.about.com/od/culturalgeography/a/demotransition.htm

      la contaminación excesiva y el agotamiento de recursos llevan tarde o temprano al decrecimiento.

      Y usted sigue sin enterarse de lo que he escrito en el artículo: aunque mañana se agotaran la mayoría de recursos sin posibilidad absoluta de reutilización (más que dudoso), si los que quedaren FUERAN MÁS VALORADOS (más allá de esa pérdida) QUE EN EL PERIODO ANTERIOR, SE PRODUCIRÍA CRECIMIENTO ECONÓMICO, porque el crecimiento económico aumenta POR LO QUE NOSOTROS VALOREMOS, no porque produzcamos más o menos. Si mañana se produjera el fin del petróleo con un resultado de -2 billones de € del PIB pero aumentara subjetivamente nuestra valoración de los tubos de pasta de dientes por un valor de +3 billones de €… se habría producido crecimiento económico en positivo. Porque no os enteráis que el PIB o el crecimiento aumenta EN FUNCIÓN DE LO QUE NOSTROS CREAMOS, LO QUE NOSOTROS VALOREMOS, NO DE QUE SE AGOTEN O DEJEN DE AGOTAR LOS RECURSOS. Que eso de que si se agota un recurso lleva al decrecimiento es una chorrada que circula por internet pero que no es cierta, joder, a ver si nos enteramos ya de una puta vez. Que el crecimiento económico, por DEFINICIÓN ACADÉMICA ES OTRA COSA DIFERENTE DE LA CREÉIS, PANDA DE ANALFABETOS IGNORANTES.

      Notas aparte:

      1) Encantado de haberle dejado en ridículo y de haber dejado en evidencia manifiesta su ignorancia.

      2) No hable de lo que no sabe, por favor. Os ruego encarecidamente a los que entráis en el blog que si no tenéis ni puta idea del tema, NO HABLÉIS.

      3) Váyase de vuelta a su patético Facebook a decir chorradas de frases sueltas que le den un aire de “tío interesante” (pero que no hacen sino mostrar que no tiene usted precisamente mucha profundidad intelectual).

      4) Yo de usted cambiaba la fotografía del avatar. Más evidente no puede usted dejar… que no es una persona muy inteligente, precisamente.

      Hasta nunca.

      Comentario por chemazdamundi — 14 marzo 2014 @ 20:30

  34. Simplificar el tema, centraros en dos cosas, porque son los pilares sobre los que construyes todo, materia y energía, las dos son limitadas por tanto no puedes crecer infinitamente.

    José María Gómez Iglesias
    Ingeniero Técnico de Minas
    jm2718@gmail.com
    http://entropia-jm.blogspot.com/2013/05/estado-de-decrecimiento.html

    Comentario por José María Gómez — 29 junio 2014 @ 06:42

    • Simplificar el tema, centraros en dos cosas, porque son los pilares sobre los que construyes todo, materia y energía, las dos son limitadas por tanto no puedes crecer infinitamente.

      Ea, y tendré que repetir doscientas mil veces lo mismo.

      Como si la materia y la energía son finitas hasta decir basta.

      QUE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO NO DICE QUE PARA CRECER ECONÓMICAMENTE TENGAMOS QUE GASTAR MÁS MATERIA O MÁS ENERGÍA, ME CAGO EN DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS…

      QUE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO POR DEFINICIÓN DICE QUE PARA CRECER ECONÓMICAMENTE LO ÚNICO NECESARIO ES QUE VALOREMOS MÁS LO PRODUCIDO, NO QUE PRODUZCAMOS MAYOR NÚMERO, A VER SI OS ENTERÁIS TONTOS DEL CULO DEL DECRECIMIENTO DE LOS HUEVOS.

      Que tenéis la PUTA MANÍA de inventaros las definiciones académicas, que eso de que hay que gastar cada vez más materia y energía es lo que se dice por internet PERO NO ES LO QUE DICE LA ECONOMÍA CIENTÍFICA, COOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑOOOOOOOOOOO YAAAAAAAAAAAAAAAAAA…

      Que la Economía como ciencia no sostiene que la energía ni la materia sean infinitas. Eso es absurrrrrrrrrrrrrrrrrdo. La Economía como ciencia dice que para crecer económicamente hay que VALORAR MÁS LO PRODUCIDO CON RESPECTO AL PERIODO ANTERIOR.

      Un ejemplo radical a ver si lo entiendes, tonto de las narices: si mañana mismo se paralizara TODA la producción mundial de bienes y servicios y sólo se produjera UN masaje o UN lápiz… si ese masaje o ese lápiz se valoraran por parte de los miembros de la sociedad (p. e., en MÁS dinero que lo producido en el periodo anterior, SE HABRÍA PRODUCIDO CRECIMIENTO ECONÓMICO EN POSITIVO.

      El crecimiento económico mide la VALORACIÓN, no la mera PRODUCCIÓN en NÚMERO. Es por eso que el CRECIMIENTO ECONÓMICO, POR PURA Y DURA DEFINICIÓN, PUEDE SER INFINITO.

      Que estoy hasta los PUTOS COJONES de repetir lo mismo para los gilipollas como tú (te retiro el “usted” por TONTO y por MAL LECTOR ya que esto que estoy diciendo ya estasba escrito en el puto artículo) que no se enteran ni se quieren enterar que lo que ellos entienden por crecimiento económico es FALSO, NO ES ESO LO QUE SE ENSEÑA EN LAS FACULTADES DE ECONÓMICAS. Esa definición de que para que haya que tener crecimiento económico haya que gastar por cojones cada vez más energía y más materia es FAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAALLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…. Se la han inventado los “alternativos” y la siguen como imbéciles los conspiranoicos y los “perroflautas”.

      ¿¿¿Te enteras ya, payaso??? ¿¿¿O te lo tengo que repetir en braille???

      Comentario por chemazdamundi — 29 junio 2014 @ 14:50


RSS feed for comments on this post.

A %d blogueros les gusta esto: