El diario de Chemazdamundi.

14 agosto 2009

La escuela de Austria contrastada: Pseudociencia en Economía. Introducción y visión general.

.

Vuelta al índice de la serie de artículos “La escuela austríaca contrastada”.

.

Bien, pues después de tantísima interrupción, y de posponerlo durante demasiado tiempo, por fin voy a empezar con la tan ansiada (por muchos lectores e incluso por mí mismo) serie de artículos en los que voy a analizar, criticar y apaliz… digo, evaluar, la escuela de pensamiento económico tras la que se sustentan la inmensa mayor parte de las “afirmaciones” y “teorías” rocambolescas sobre Economía de casi todos los conspiracionistas o partidarios de las teorías de la conspiración (también llamados por mí informalmente “conspiranoicos”), de internet…

La escuela de Austria (o escuela austríaca).

Y, como muchos de ustedes se estarán temiendo después de haber visto el análisis de los documentales “conspiranoicos” Zeitgeist, Zeitgeist Addendum y Money As Debt, que hemos hecho mi señora y yo… si los “conspiranoicos” se apoyan en la escuela austríaca como “fuente” u “origen” de sus teorías y afirmaciones sobre Economía (que son las que salen en esos pseudodocumentales)… será por algo.

Joder que sí. Ya lo veréis, ya. Os vais a caer de c-u-l-o de la risa.

[Una nota antes de empezar: que no se preocupen mis lectores habituales, que seguiré con mi serie de artículos sobre el neoliberalismo, no se me desesperen, que todo llega. Ya sé que hay un par de ellos que no están terminados. No os preocupéis, que lo tengo presente… y los terminaré, palabra. Pero ahora, considero más acuciante (y más interesante y divertido, para qué voy a mentir), el hablar sobre esta escuela radical de pensamiento economicista.]

En fin, a lo que iba: es un orgullo y una satisfacción personal para mí el poder iniciar esta serie de artículos, durante los cuales no sólo voy a enseñaros sobre la susodicha escuela de Austria (también llamada “austríaca”, “de Viena”, o “psicológica”), sino que aprovecharé “el viaje” para enseñaros también numerosos conceptos sobre la siempre interesante y fundamental Economía, materia de la que muuuuuchas personas están hambrientas de conocimiento en estos difíciles tiempos de crisis… ahora que les va mal económicamente o que están viendo con sus propios ojos, asustados y asombrados, una crisis económica tan seria… en vivo y en directo.

Sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, ¿eh, pillines?

.

0.1. ¿Por qué hablar precisamente sobre la escuela de Austria?

.

A) Principalmente porque me sale de las narices que para eso esto es un país libre con libertad de expresión (y que trabajito nos ha costado conseguir a las familias de muchos de nosotros, que han dado sangre por ella) y estoy en mi casa escribiendo, vaya, pero aparte de eso, tengo (obviamente) muchos más motivos de peso.

.

B) Creo que para todos nosotros, como individuos, seres activos, ciudadanos, personas concienciadas que deberíamos ser, es nuestro deber ético y moral el aportar algo beneficioso a nuestra sociedad y entorno. Como ya sabréis si habéis leído mis otros artículos, mi mujer y yo somos personas extremadamente concienciadas y luchadoras, y participamos muy activamente en nuestra sociedad como ecologistas prácticos, activistas políticos, luchadores sociales, como sindicalista (un servidor), y desarrollamos una labor filantrópica lo más que nos permiten nuestros recursos, tiempo e ingresos.

En este caso más concreto que nos trae a todos aquí, considero que deberíamos aportar información y contraste a internet, la red de redes, y foco central en nuestro tiempo de la difusión del conocimiento humano… en vez de tanto tocarnos los cojones leyendo lo que los demás han escrito y limitarse a “copiar y pegar” lo que ha escrito otro en los foros y chats que visitamos.

Así pues, de la misma forma que en la “vida real” lucho y aporto cosas beneficiosas a mi sociedad, aquí en internet voy a aportar… información.

Más concretamente, en mi caso, voy a aportar información en calidad de profesional, como titulado en Marketing o Mercadotecnia y como economista inversor que soy (sí, me gano la vida invirtiendo en fondos personalizados). Es decir, voy a aportar información como profesional de la Economía.

.
C) “¿Por qué?”, se preguntará el que pase por aquí y lea esto. Pues porque a mi juicio particular, creo y me atrevo a decir que no me equivoco… que en internet circulan una cantidad de chorradas impresionantes sobre Economía que no se las cree ni el que las escribe, vaya.

Internet se ha demostrado un medio decisivo y efectivo en la transmisión de información y datos, a velocidades increíbles, y facilitando una accesibilidad para obtenerlos impensable hace tan sólo unos años. Ha sido un gran avance, sin duda, en el campo de la Comunicación, nadie lo niega.

El problema es que en internet circula mucha información (hay miles de páginas web sobre cada temática), cierto, y de muy fácil acceso, cierto también, pero

no toda la información es cierta, correcta, está bien expuesta, está avalada científicamente… o simplemente, muchas veces sucede que no existe otra información que contraste lo que hemos leído previamente.

Como dice mi mujer, “estamos en la era de la información, pero no en la del conocimiento”.

Y ahí es donde entra mi aportación a internet en lo referente a materia económica, intentando aclarar y hacer entender a mis lectores qué hay de cierto y qué no, en Economía, de entre los numerosos “mitos” y estupideces que circulan en la red sobre ella. Bueno, hasta donde me lo permitan el tiempo y mis circunstancias, claro… No puedo abarcar el desmitificar todas las chorradas economicistas que se dicen por internet. No acabaría nunca.

Internet está llena de información sobre Economía, pero está muy dispersa, mal enfocada, tergiversada, no demostrada, mal expuesta, etc., para todo aquel que busca la respuesta correcta o cierta a sus dudas. En Teoría de la Comunicación, a eso se le llama, técnicamente, “ruido”: obstáculo o impedimento a la comunicación que puede debilitar o destruir un mensaje que se está intentando transmitir.

Toda esa “mala información” o “ruido” se encuentra en cantidades elevadas en internet, pero especialmente en la internet en castellano. En inglés, el asunto está mucho más equilibrado, y sí es más fácil encontrar información seria y adecuada sobre Economía, lamento tener que reconocerlo, como hispanohablante que soy… pero esa es la triste realidad.

.

D) Y, ya que estamos hablando en castellano y para que nos entendamos, la mayoría de la gente que se pone a hablar de Economía por internet no tiene NI PUTA IDEA de lo que está hablando. Como profesional, miembro de la comunidad científica, y como simple y llana persona… se me pone el vello de punta cada vez que leo atrocidades como las que me han escrito en este blog o en el de mi mujer, y que circulan “impunemente” por internet.

Creo que ya he puesto este ejemplo anteriormente, pero lo expando un poquito más. Hay quien me ha dicho en los comentarios esta salvajada:

“La inflación es un impuesto plano”.

Como profesional de la Economía, eso representa una brutalidad y una ignorancia totales sobre lo que significa ese concepto económico. La definición más general y aceptada de entre todos los significados correctos y ciertos del término “inflación” (en Economía, se entiende) es ésta:

La inflación es un aumento general del nivel de los precios de bienes y servicios, en un periodo de tiempo determinado.

Básicamente, significa que con la misma cantidad de una unidad de moneda (libra, euro, dólar), puedo comprar o adquirir menos bienes y servicios que hace X tiempo (generalmente ello se calcula por años, trimestres, o por ejercicios fiscales, que varían de país a país). Es decir: el dinero pierde poder adquisitivo. [Nota para entendidos: al que me venga con que me falta la palabra “sostenido” en la definición, le arreo con el diccionario económico, abierto por la página donde está el término “deflación”. Hace AÑOS que no se usa en la definición general de “inflación”. Y se escribe así: “inflación”, no “INFLACCIÓN”.]

La… inflación… no… es… un… impuesto… ni… mucho… menos… “plano”.

Un “impuesto plano” es un tipo de impuesto (carga financiera impuesta por una entidad legal, generalmente un Estado) que consiste en una tasación constante. Por ejemplo, un impuesto plano sería gravar con un 3% los ingresos de una persona. Esto es, de yo ganar 100 € de sueldo, la entidad legal pertinente (normalmente, el Estado), me exigiría el pago de 3 €.

Tras comparar y contrastar con la “afirmación” que me “soltaron” así, sin anestesia, podemos comprobar que esa frase era un absoluto disparate.

Si la inflación fuera un “impuesto plano”, significaría que:

-El dinero (la inflación es un fenómeno monetario, que afecta a la moneda) en sí mismo estaría “tasado” o “gravado” por “alguien”. Simplemente a-b-s-u-r-d-o. Implicaría que el dinero no serviría como transmisor de valores en una transacción determinada en un punto temporal concreto, quedando invalidado como medio de intercambio de valores neutro y aceptado por la sociedad (nadie querría usarlo).

-Que ese “alguien” recaudaría ese valor adquirido fruto de ese gravamen. Es decir, lo recaudaría físicamente, de manera necesariamente visible (porque en teoría lo “recaudaría” aquel a quien le compro o pago) y de manera fija y constante.

-¿Quién es ese “alguien”? ¿Los comerciantes? ¿El Estado? En su listado de impuestos, no aparece “inflación”, aparecen cosas como el IVA. En sus cuentas no constan “ingresos por inflación”. ¿Se ha vuelto ese dinero “fantasma”… o es que va a resultar al final que NO es un impuesto?

-¿Dónde va a parar ese dinero? ¿Qué se hace con él? ¿Cuál es su rastro, las cuentas bancarias donde se almacena? ¿A nombre de quién están?

-Si ese “impuesto” tuviera una tasación fija (si fuera “plano”) la inflación no variaría, de mes a mes, o de año en año  (es decir, todas esas noticias que oímos año tras año y trimestre tras trimestre de que la inflación ha subido un 3%, un 2,4%, ó un 5%, serían mentira).

-Por no decir que la inflación no es una constante en sí misma. Es excepcional, pero a veces ocurre que se produce el fenómeno contrario, especialmente en tiempos de crisis económica: la deflación, una bajada generalizada del nivel precios en un periodo determinado de tiempo (Japón está en deflación ahora mismo).

-Y no se nos olviden los argumentos “clásicos”: ¿Ahora no es enteramos de eso? ¿Nadie se había dado cuenta antes? Pues mira que llevamos años calculando la inflación y que hay miles de trabajadores, funcionarios, sindicalistas, economistas y ciudadanos de a pie como yo que calculamos y tenemos en cuenta los indicadores macroeconómicos como la inflación para calcular nuestra futura subida de sueldo para evitar perder adquisitivo (subida del IPC).

-Y un sinfín de implicaciones más, a cada cual más disparatadas y que descienden cada vez más y más en los conceptos más básicos de la realidad, y que no tendría espacio para escribir aquí.

[Nota técnica: los defensores de la escuela austríaca no dicen que la “inflación sea un impuesto plano” con esas palabras, eso es una afirmación hecha por un individuo particular inspirada en la teoría de la escuela de Austria de que la inflación está creada adrede por los bancos centrales. Ya hablaremos de ello y del efecto impuesto-inflación en detalle en próximos artículos.]

.

Ya hemos visto que, teniendo ojos en la cara y dos dedos de frente, esa afirmación es rotundamente falsa porque no se ajusta a la realidad en absoluto, vaya. Pero, poniéndonos más tiquismiquis y más científicos…

¿Cómo puedo demostrar empíricamente que esa afirmación que me dieron es absolutamente falsa?

Con la siguiente fórmula:

Que X suba Y de precio no significa que yo le deba necesariamente Z (un porcentaje de Y, o el mismo Y) a alguien.

Que una silla suba de precio tras un año, no significa que yo le deba un tanto por ciento más al sillero. Puedo comprar la silla, o no. O comprar otra silla a otra persona que no haya aumentado el precio. O comprarla en el extranjero, más barata. O comprarme un sustituto, un taburete, por ejemplo (algo que no haya subido de precio, o que siga siendo más barato que el nuevo precio de la silla).

No es, por tanto, un “impuesto” (recaudación física obligatoria de una cantidad de dinero por parte de una entidad gubernamental legal). Ni es un fenómeno que se pueda calificar como “plano”.

.

E) Como habréis podido comprobar… La afirmación “la inflación es un impuesto plano” es una mentira total y absoluta de principio a fin.

Y como esa afirmación hay miles y miles más por toda internet. Muchas de las afirmaciones, mitos, incorrecciones, o simplemente llamémoslas por su nombre… mentiras… como ésa circulan impunemente por la red sin que encuentren quien las revele como las mentiras que son y mucho menos en castellano, y mucho menos aún en un lenguaje llano, claro y conciso para el no entendido en materia económica.

Considero que es mi deber y mi derecho como profesional, como persona y ciudadano concienciado el desmitificar, desenmascarar, aclarar y acabar con esas falsedades en la medida de mis posibilidades.

Ésa va a ser mi aportación a la difusión de información por internet: transmitir la verdad acerca de numerosas afirmaciones falsas sobre Economía que circulan por ella.

Es por ello que inicio esta crítica a la escuela austríaca, ya que es la “fuente” y origen de la que salen (o donde se inspiran) un gran número de estas “afirmaciones” y “teorías” económicas absurdas que circulan por internet.

Como, por ejemplo, todo eso de que “el dinero es deuda”, y que los partidarios de esa escuela son capaces de predecir las crisis económicas, de que el dinero-papel es fraudulento y nace del aire, etc., etc., etc., que, si habéis estado atentos a mis otros artículos, son cosas que salen en los documentales conspiracionistas Zeitgeist, Zeitgeist Addendum y Money As Debt, y que propagan y difunden los amantes de las teorías de la conspiración sin miramientos… y sin vergüenza, vaya.

.

F) Internet es, sin duda, el paraíso del “conspiranoico” (“paranoico de las conspiraciones”). Teorías que antes nadie conocía porque de absurdas que eran, no se les prestaba atención en las facultades, academias, o medios de comunicación, tienen su difusión en la red. Mentiras que quedaban más que demostradas en los ámbitos de difusión académica tradicionales (debates, informes científicos, etc.), encuentran ahora su caldo de cultivo idóneo en internet y sus redes de comunicación social, foros donde cualquier anónimo puede comentar sin miedo ni vergüenza a ser reconocido, chats donde el inmediatismo de la comunicación no permite contrastar la información adecuadamente ni en el momento, y un sinfín de ámbitos donde cualquiera puede hablar de lo que quiera sin tener que mostrar pruebas, acreditaciones… o sin siquiera dar su nombre.

Pero si algo bueno tiene internet para compensar todo ello es… la retroalimentación. El poder contrastar informaciones, el poder comparar, evaluar y comprobar… si lo que me informaron anteriormente era cierto, o no.

De la misma forma que el mentiroso puede escribir en internet, también puede hacerlo el que tiene conocimiento de causa, y el que emplea el razonamiento lógico, el método científico… y el sentido común.
De eso tratan o “van” nuestras páginas, las de mi señora y la mía… de contrastar informaciones.

De desmitificar absurdos.

De aclarar tergiversaciones.

De desenmascarar mentiras.

Con pruebas, siempre con pruebas y con el método científico en la mano.

Por eso muchos de nuestros artículos incluyen en su título la palabra “contrastar” o “contrastado”. Y siempre incluimos pruebas de nuestras “contrastaciones”.

Yo, en particular, considero que internet en castellano está ayuna o falta de argumentos que contrasten, desmitifiquen o aclaren las afirmaciones, ideas y postulados de la escuela austríaca y es por ello que, en mi lucha por desenmascarar las mentiras economicistas y conspiracionistas que circulan por internet, he decidido centrarme en el análisis y crítica de esta escuela de pensamiento radical, foco y origen de muchas de ellas.

.

G) Existen, afortunadamente, muchas páginas que desmienten la pseudociencia y las teorías de la conspiración más “conocidas”, como todas aquellas relacionadas con el movimiento escéptico. Hay varias páginas desmintiendo las mentiras sobre que “el hombre no llegó a la Luna”, que “los extraterrestres hicieron las pirámides de Egipto”, que “las vacunas de la gripe A son un complot para controlar a la población”, o que “los chemtrails son un método químico de subordinación a los poderes en la sombra”, y “el gobierno de EEUU fue quien causó los atentados del 11-S”.

Pero he de añadir que, lamentablemente, en mi campo, la Economía, no hay muchas páginas, ni expertos, que se dediquen a defender el pensamiento científico o “escéptico” de los ataques que sufre por parte del conspiracionismo y la pseudociencia. La mayoría de la comunidad científica económica da de lado o ignora estos ataques conspiracionistas o, lo que es peor… no saben ni que existen.

Creo sinceramente, que los científicos también se tienen que bajar, a veces, de las “nubes académicas” en que viven, y defender a pie de obra la Ciencia, la lógica y el sentido común en sus respectivas áreas de conocimiento. Y los economistas no han de ser excepción. No digo que se dediquen en cuerpo y alma a ello porque, obviamente, si lo hicieran, no acabarían nunca y no tendrían tiempo para ponerse a investigar nuevas aportaciones al conocimiento. Sólo digo que deben hacerlo de vez en cuando aunque sea por el sanísimo ejercicio de poner los pies en la Tierra, y “mancharse” con el contacto de nuestra realidad social. Porque lamentablemente esa es parte de nuestra realidad social: que hay gente que se niega a reconocer la validez de las verdades demostradas mediante el método científico y que difunde mentiras consciente o inconscientemente. Y esas mentiras, errores y tergiversaciones precisan de “contrastación” y que se las combata, aunque sólo sea de tanto en tanto. Por el bien de la verdad en la información y de la Ciencia.

No hay, por ejemplo, muchas críticas a la escuela austríaca en castellano (en inglés las hay a montones, tanto a nivel académico como “popular”). Y de esas pocas críticas en castellano, la mayoría son muy escuetas, excesivamente técnicas y/o no centradas en la repercusión que ha tenido esta escuela en el mundillo “conspiranoico”, al menos. Creo, por tanto, que mi contribución centrada en una crítica a la escuela de Austria y su relación con las teorías de la conspiración es más que necesaria, la verdad.

.

H) Y vuelvo a insistir que muchas de estas afirmaciones conspiracionistas de las que estamos hablando y vamos a tratar, si no casi todas, no son “otro punto de vista” u “otra interpretación posible” sobre aspectos o conceptos de Economía, sino que son lisa y llanamente mentiras. Como hemos visto con lo de “la inflación es un impuesto plano”.

Porque por mucho que se empeñen algunos en querer pensar lo contrario, hay verdades y hay mentiras, no “otros puntos de vista distintos del oficial” como suelen decir y excusarse los conspiracionistas.

Yo… no tengo nueve dedos en mi mano izquierda, 2 + 2 = 4, el agua moja, París es la capital de Francia…

…y “la inflación no es un impuesto plano”.

Y recordemos que la mentira difundida por las teorías de la conspiración no es tan inocente como pueda parecer: aparte de la desinformación, tiene muchos efectos dañinos, como el desviar la atención de los problemas reales, el evitar que la gente se sepa defender social, económica y jurídicamente, entre otros muchos que iremos viendo en detalle. Que los que difunden esas mentiras “suelen” tener un “interés” en difundirlas. Ya veremos cuál, ya…

.

0.2. Un adelanto. En la exposición que voy a hacer de la escuela de Austria veremos cosas como…

.

La escuela austríaca inspira (ojo, estoy diciendo “inspira”) o está directamente detrás de numerosas afirmaciones asombrosas, radicales, absurdas y rocambolescas que circulan en internet sobre Economía (“el dinero es deuda”, “hay que volver a la moneda de oro”, “los bancos centrales son privados y regidos por banqueros malos y perversos”, “necesitamos préstamos con el 100% de coeficiente de caja”, “esta crisis económica la han causado los bancos centrales con su sistema de reserva fraccional”, “el dinero-papel es fraudulento”, “los impuestos no son necesarios para mantener al Estado”, “la Seguridad Social es un fraude y un esquema piramidal”, etc.).

La escuela de Austria está muy denostada dentro del ámbito académico de la Economía. Es una rama muy minoritaria del estudio de la Economía, pero muy radical y “chillona”, que ha encontrado en internet el eco que no ha tenido en el mundo científico y académico.

Muchas de las afirmaciones que realiza la escuela austríaca son defendidas y propagadas con devoción y fanatismo por parte de los amantes y partidarios de las teorías de la conspiración, porque se ajusta total y absolutamente a sus ideales y creencias acerca de la omnipresencia de una conspiración de gigantescas proporciones que dirige a la humanidad tras las sombras.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la escuela de Austria no es una rama “contestataria”, “antiglobalización”, “anarquista” o “antisistema”. La escuela austríaca es una de las escuelas de pensamiento que fundó, creó y constituye… el neoliberalismo. Mucha gente cree que las afirmaciones radicales sobre Economía que oyeron en alguna parte en internet y que propagan sin saber de dónde vienen, tienen su raíz en la izquierda radical o el anarquismo, cuando los muy ignorantes no saben que están defendiendo postulados económicos neoliberales. Sí, en efecto: muchos luchadores “antiglobalización” que repiten esas afirmaciones y teorías como loritos están haciendo el auténtico gilipollas… Entre ellos algunos muy conocidos en España (como Enric Durán). Ya hablaremos de ello, je, je, je…

Las conexiones de la escuela austríaca con el libertarianismo o libertarismo, una corriente política radical ultraderechista muy activa en Estados Unidos, con la que está profundamente entrelazada (el libertarianismo es la “rama política” de la escuela austríaca)… y que también está detrás de esta nueva moda de difusión por internet de “supuestos documentales” donde se “revelan” verdades y complots hasta ahora desconocidos, como Zeitgeist, Zeitgeist Addendum, Money As Debt, Money Masters, In Debt We Trust, Contra los Banksters, September Clues, Loose Change, etc.

La negación de validez o el rechazo del método científico y el odio al empirismo y la formulación matemática de la escuela de Austria. La crítica principal por parte de la comunidad científica hacia la escuela austríaca es que sus teóricos y partidarios adolecen de falta de rigor científico y son muy reticentes a aceptar las conclusiones obtenidas por el método científico y la experiencia previa (ellos son partidarios de la formulación de conclusiones basadas en la “observación directa” y la divagación). Ésa es la raíz clave y fundamental para entender el por qué la escuela austríaca es tan minoritaria, tan radical, está dejada de lado por la comunidad científica, y aceptada con los brazos abiertos por conspiracionistas y todo aquel que no quiere aceptar pruebas y evidencias que contradigan su visión. Especialmente en Economía, claro.

¿Existen partidarios de la escuela austríaca en España y en Latinoamérica? Sí, tanto en el ámbito académico como en la internet en castellano, y los veremos y estudiaremos a ellos, sus “obras” y a sus páginas web.

.

0.3. Una autocrítica.

.

He de agachar las orejas y admitir que, como profesionales de un área académica, muchas veces, nos “endiosamos” y tendemos a pensar que estamos al margen de lo divino y lo humano, o que a nosotros o a nuestra área en particular, no le afectan los problemas que acaecen a otros.

Uno de esos problemas es… la existencia de subramas, intrusos o tendencias internas (muchas veces no se pueden llamar ni así), que avergüenzan al grueso de la “profesión”, que se salen de “lo normal”, de lo lógico, o de lo científicamente demostrable… o que simplemente desafían al sentido común, vaya.

La gente de la calle tiene a los economistas, como matemáticos que son en parte, por gente que no sufre de ese problema, ya que les suponen científicos a macha y martillo, gente seria y obsesionada con los números, gráficas, estadísticas y fórmulas. Nada más lejos de lo cierto. Veamos unos cuantos ejemplos en varias áreas académicas.

Los biólogos tienen a los “criptozoólogos”, esos señores que se empeñan en demostrar la existencia del monstruo del Lago Ness y del Bigfoot.

http://www.criptozoologia.net/

Los arqueólogos tienen a toda esa “patulea” de “pseudoarqueólogos” que escriben para revistas ocultistas y que se empeña en demostrar que las pirámides de Egipto y de los mayas las hicieron los extraterrestres.

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/laspiramidesdeegipto.htm

Los astrónomos tienen a los “astroteólogos”, gente que deforma, tergiversa y fuerza las posiciones de los astros con tal de darle la explicación deseada por ellos a la historia de numerosas religiones y a numerosos hechos históricos.

http://jesusastrotheology.netfirms.com/

Los geólogos y físicos tienen a los “creacionistas”, fanáticos religiosos que se empeñan en demostrar que Dios creó la Tierra.

http://www.counterbalance.net/history/intro-frame.html

Los psicólogos tienen a los psicoanalistas de Jacques Lacan (entre muuuuchos otros posmodernistas).

http://www.cscs.umich.edu/~crshalizi/reviews/lacanian-delusion/

Pero los economistas no somos diferentes ni somos “especiales”. Nosotros también tenemos a nuestra “oveja negra” en la familia. Ésos son los partidarios de la escuela austríaca.

Para concretar un poco más, a ver si se entiende lo que quiero decir…

La gente tiende a ver a todos los economistas hablando por televisión, gente que usa chaqueta y corbata y que habla con un lenguaje muy técnico, muy científico… y eso les induce a pensar que son gente muy seria, muy “científica”, o muy bien “leída” y muy bien “escribida”, como dicen en algunos barrios de mi pueblo.

Bien… dejemos esto claro.

Que un economista o alguien que se dice tal, vista traje y corbata, y que emplee una verborrea incomprensible para el común de los mortales por televisión o en un “documental” hecho por internet… no implica necesariamente que ese individuo sea economista, que esté diciendo la verdad, lo correcto, o que sea “serio”. De la misma forma, el que un tipo se vista con bata blanca, lleve un estetoscopio al cuello y te hable en “lenguaje médico” no significa que sea un doctor de verdad o que sea alguien “serio” o que diga la verdad. ¿Cuánta gente se ha dejado engañar por un tipo que vestía bata blanca y tenía un despacho, para hacerse una operación de cirugía estética, y después de haber confiado en él y haberlo dejado deforme o enfermo, se entera de que no tenía titulación… o no era competente?  La gente le tiene respeto a la “autoridad” que representa y se visualiza en una bata blanca, pero “el hábito no hace al monje”.

¿Cómo podemos discernir cuándo miente y cuándo no, uno de estos tipos que llevan corbata o bata blanca?

Cuando abren la boca para hablar.

Y un servidor está aquí precisamente para eso, para desenmascarar al charlatán del profesional, y para ayudar a discernir si lo que ese tipo con traje y corbata que salió hablando de números y de Economía en Money Masters dice la verdad o está mintiendo como un bellaco, sea un economista con titulación… o no.

.

0.4. Avisos pertinentes y aclaraciones previas.

.

Lamento tener que realizar todas estas especificaciones, pero es que no me queda más remedio. La experiencia me ha enseñado que es mejor dejar las cosas claras antes de empezar, y así “curarme en salud”. Me ahorro después muuucho tiempo y muchos disgustos en tener que repetir las cosas una y otra vez a cada imbécil que se me presenta con una crítica ad hominem, o aprovechándose de que no realicé en su momento estas aclaraciones, para negarle validez al conjunto de mi análisis.

Antes de que nadie me venga con el cuento, voy a recordar que esta serie de artículos son una obra de divulgación científica, no un informe científico en sí. Es decir, la labor de investigación científica que os voy a exponer ya la han hecho autoridades de peso y expertos en el tema, con pruebas más que sólidas en las que basar esos argumentos y críticas contra la escuela de Austria.

Lo aviso porque hay quien me ha acusado en los comentarios del blog de Isabel Guzmán (Natsufan), mi mujer, ya incluso antes de empezar, de que yo no soy una autoridad académica y que, por tanto, no soy quién para ponerme a criticar o analizar las teorías y afirmaciones de la escuela de Austria. A eso respondo:

1) Le duela a quien le duela, sí soy una autoridad. Mi titulación, estudios y conocimientos me avalan. La sociedad ha refrendado mi expertización en un área de conocimiento científico, la económica, poniéndome a prueba mediante exámenes y sometiéndome a un proceso riguroso de aprendizaje. Además de eso, mis conocimientos son amplios gracias a que no me especialicé en exceso, y he tenido una actividad académica intensa, habiendo estudiado Periodismo, Publicidad, y habiéndome titulado en Marketing. Aparte de mis estudios, me gano la vida actuando como economista práctico: soy vendedor mayorista (de categoría profesional y colegiado) e inversor (manejo un fondo de inversiones personal). Y, sinceramente, creo que después de que ustedes lean el análisis de la escuela austríaca que les voy a hacer les van a quedar poquitas, poquitas dudas… acerca de si sé de lo que me hablo.

2) Tal vez yo no sea una “autoridad clásica”, como después me puntualizaron, es decir, no soy un erudito de gran renombre, que pueda imponer su opinión o cuya opinión haya de ser relevante en el campo académico en cuestión. Ni yo me arrogo ESA cualidad en concreto. Ni lo necesito. Porque la crítica que voy a desarrollar a la escuela austríaca no es ya MI crítica, ni MI opinión, sino LA crítica y LA opinión de la comunidad científica económica en su conjunto. Yo… voy a desarrollar esa crítica conforme al esquema y trabajos ya planteados por numerosas autoridades académicas. Es decir, yo voy a basar mi trabajo de crítica basándome en las críticas de inmensas autoridades “clásicas” y científicos como Keynes, Caplan, Krugman, Harvey e incluso del mismísimo Milton Friedman, autoridades que no es ya que sólo emitan su opinión, ni hablan sólo por hablar, sino que dan pruebas empíricas y contrastables de lo que dicen.

3) Aunque yo fuera el pescadero de la plaza del pueblo o alguien sin titulaciones que pasaba por la calle, los argumentos que voy a dar son válidos en sí mismos, tienen pruebas empíricamente contrastables (como, por ejemplo, las que os daré cuando tratemos el ciclo de negocios austríaco). No se necesita del respaldo de ninguna autoridad académica para demostrar que la escuela austríaca miente.

4) Les recuerdo y advierto a esos críticos “míos” que yo no soy ni el único, ni el primero, ni el más importante de entre todos los críticos de la escuela de Austria. La “doctrina” de la escuela austríaca ya ha sido refutada, analizada, desguazada, descartada y más que desmentida de sobra por la comunidad científica económica. Mi labor consiste, principalmente, en traducirle a los lectores que acuden aquí buscando información cierta y contrastable, los argumentos y pruebas en contra de la escuela austríaca formulados por esas autoridades:

-De inglés al castellano.

-De un lenguaje “técnico” a uno que pueda entender una persona de la calle.

5) Os advierto que la mayoría de enlaces que voy a incluir en mi análisis estarán en lengua inglesa, ya que tal y como avisé anteriormente, la inmensa mayor parte de este debate acerca de la veracidad de las afirmaciones de la escuela austríaca está… en inglés. En español se encontrará uno con muchas páginas porno, de videojuegos, de politonos, foros sociales, de manga y de anime, pero de debates y análisis sobre Economía… qué poquito hay, macho. Se ve que a la gente no le interesan las matemáticas ni las disertaciones geopolítico-económicas. En fin, os voy a dar un consejo… aprended inglés. Si queréis aprovechar al máximo las “prestaciones” de internet (y de muchos otros ámbitos) os resultará imprescindible.

6) Vuelvo a insistir en que lo que yo voy a exponer no es mi opinión, sino la argumentación de la comunidad científica en contra de las barrabasadas de la escuela austríaca. Argumentación basada en el método científico y en pruebas de índole empírica. Vamos, que si la comunidad científica está en contra de las “ideas” de la escuela austríaca no es por gusto ni por ganas de joder, sino porque de verdad que son para llevarse las manos a la cabeza. No en vano son los amantes de las teorías de la conspiración quienes MÁS se han hecho eco de ellas.

7) Yo no critico a la escuela austríaca porque sus teóricos sean neoliberales. Mejor dicho, no les critico sólo por ser neoliberales (que ya de por sí tiene cojones ser neoliberal), sino que me centro en la inmensa cantidad de chorradas que dicen, que es de lo que va esta crítica que voy a realizar. Al neoliberalismo en sí lo estoy analizando y criticando en otra serie de artículos (“el neoliberalismo contrastado”), en este mismo blog.

8) No tengo más remedio que volver a avisar de mi estilo de escritura, que es muy crítico y muy ácido. A muchos no os gustará. Pues lo siento mucho, yo no tengo pelos en la lengua, y no me arredro a la hora de decir las verdades del barquero. Yo estoy defendiendo aquí la verdad y el conocimiento científico de la chorrada, la mentira, la pseudociencia y la estupidez, y lo hago con todo el armamento legal a mi disposición. El que me conoce ya sabe cómo las gasto, y que tengo poquísima paciencia tanto con el malvado como con el tonto, así pues que nadie se asombre de que me reserve el derecho a insultar y a poner como “los trapos” (siempre con pruebas en la mano) al que predique o prodigue mentiras y absurdos, o demuestre no tener ni maldita idea de lo que habla. Ojito, que ya voy por DOS denuncias judiciales desde que mi señora abrió el blog hace año y medio, y estoy emprendiendo otras dos denuncias judiciales contra gente que ha cometido el error de criticarme con mentiras.

El que avisa no es traidor.

Yo no estoy aquí para “caer simpático”. Yo estoy aquí para dar a conocer la verdad.

.

En fin…

Siéntense y pónganse cómodos.

Espero que disfruten del viaje y que aprendan algo por el camino.

.

Les vuelvo a recordar (porque para algunos nunca es suficiente recordartorio), que esto que han leído no es sino uno de los artículos que sobre la escuela austríaca he redactado. El resto se encuentran en el Índice de artículos de la serie “la escuela austríaca contrastada”.

Les recomiendo que los lean por orden. El siguiente es éste:

La escuela de Austria contrastada: pseudociencia en Economía (II). Presentación. Esquema de trabajo de una crítica a la escuela de Austria. Los orígenes de la escuela de Austria.

112 comentarios

  1. Muy buenas Chema, antes de nada mil gracias por tu labor, que desde mi punto de vista, no es solo informativa si no además necesaria e imprescindible en los tiempos que corren. No te voy a criticar para nada tu forma de comunicarte, es más la aprecio, pues también considero que llamar gilipollas al que se comporta como tal es nombrar las cosas por su nombre. Pero si considero que gilipollas no es un estado constante en la persona, todos somos gilipollas en muchas cosas (por gilipollas entiéndase cenutrio, lelo, ignorante, cerrado de mollera, estúpido, patán, imbécil, bruto, torpe, necio, etc) yo me considero una persona muy gilipollas, hasta que dejo de serlo. Y dejo de serlo no en todo, si no tan solo en esas cuestiones que he descubierto en que lo soy. pienso que una persona no nace sabiendo y que ser gilipollas tropezar y aprender del error es parte fundamental del crecimiento personal, si no se tropieza uno no sabe que se ha equivocado. Más gráficamente “si golpeo una pared con mi puño y no me doliese acabaría rompiéndome los nudillos y jodiéndome la mano” y este mismo principio es aplicable a la gilipollez.
    Vale, ya se, me estoy enrollando. Lo que quiero decir es que muchas veces usamos términos absolutos o categorías extremas, lo que en psicología viene a llamarse pensamiento dicotómico vamos, no solo para definirnos a nosotros, si no también para definir lo que nos rodea. Si yo recurro a llamar a alguien gilipollas de manera absoluta sin pensar que no es que sea gilipollas siempre, si no que en ese tema y en su forma de ver está siendo gilipollas, y convierto mi crítica constante en hacerle sentir como un gilipollas absoluto y humillandolo y acorralandolo constantemente entonces, y es mi opinión, es muy difícil que a esa persona puedas ayudarlo en comprender y salir de su error, pues siempre te verá como una amenaza. Tan solo medirá tus palabras conforme a los descalificativos que le haces y peor aun si esa persona descubre que tu tienes razón y el no, pues se sentirá humillado continuamente ya que tu no le das lugar a retractarse.
    ¿Ayudas con tus insultos y tu manera de comunicarte? Si, en parte. A mi me ayuda que me llames gilipollas si estoy siendolo, pero no me ayuda a que me llames gilipollas si dejo de serlo o si trato de cambiarlo. Tampoco ayuda pisar el cuello al que se rinde a las evidencias de tus argumentos. Ser más fuerte o más listo o más ilustrado o más rápido o… lo que sea, son habilidades que cada uno adquiere a lo largo de su experiencia vital y creo que es algo que debe de ser encaminado a ayudar y divulgar entre los demás. El conocimiento debe ser compartido y al gilipollas hay que hacerle ver que puede cambiar, dejarle al menos una rendija abierta, si no ¿de que cojones sirve demostrarle lo equivocado que está? Para eso me lo cargo y punto. A no ser que sea tan soberbio que me crea especial y por encima de los demás, pudiendo aplastar y pisar a los demás a mi antojo para demostrar que soy mejor.
    La verdad Chema, es que yo no te veo así, soberbio si, como hijo de todo vecino, pero no te veo un cabronazo que vayas imponiendo tu ley a base de hostias a los demás. Pero si que te veo una persona que te indignas muy rápido y muy pasional y que es por ello que, a veces, tomas por enemigos a gente que tan solo están siendo gilipollas por que o bien conocen menos que tu o bien están errados. Ya, ya se que es su puto problema, pero te diré una cosa. Para mi es MUY importante que los demás aprendan que están errados y darles a oportunidad de enmendase y adquirir conocimiento (si es el mío, mejor) pero no por altruismo, si no por puro egoísmo, no quiero que me toquen los cojones. Y el castigo no es ejemplo para que dejen de tocarme los cojones, sí para que me teman, pero siempre llegará alguien que o no me tema o dejará de temerme. Por eso al gilipollas, pienso, hay que darle la oportunidad y la ayuda de que se enmiende y solo así no solo me respetará (pues habrá comprendido) si no que también será un aliado. Y yo en este puto mundo quiero más aliados que enemigos.

    Hasta aquí mi crítica personal, que por otro lado no la veo tan crítica, pues como ya te he dicho yo también soy “proinsulto” (cuando da lugar) y por que tu forma de exponer es francamente muy buena, clara y sincera. Tan solo lo que he dicho, en determinados momentos pisas el cuello cuando es el momento de liberar y ayudar. Tienes unas elocuencia y un sentido crítico y analítico (aparte de tus conocimientos) que ya nos gustaría a muchos, pero es que no todos somos iguales ni hemos andado las mismas sendas ni llegamos a los mismos lugares, por eso creo que en la medida de nuestras posibilidades hay siempre que ayudar y dar a conocer lo que sabemos.

    Y ahora, y espero no cansarte, lo otro de lo que quería hablarte y que, aunque tiene que ver con lo que te he comentado anteriormente, quiero separarlo.
    Como ya te he dicho yo soy un gilipollas, y además de los redomados, aunque poco me gustan que me lo recuerden es así y debo aceptarlo y, sobre todo, cambiarlo. Pero, como ya he dicho, no soy un gilipollas absoluto, soy un gilipollas en mis conocimientos sobre economía, por ejemplo, sobre política, sobre muchas cosas. Pero lo que nos atañe aquí es lo que te quiero comentar. yo vi Zeitgeist y me gustó, esto fue antes de leer vuestras críticas (de tu mujer y tuyas) y de como paso a paso desmontabais y demostrabais que había detrás de todo. Y me gustó por una simple razón, reforzaba la idea de una manipulación tanto estatal, como religiosa y económica de nuestras vidas por parte de los poderosos. Si que es verdad que no le di veracidad absoluta a lo que me contaban, pero tampoco deseché los argumentos.
    Vivimos en un mundo carnívoro y depredador en el cual los poderosos juegan y nos manipulan como quieren desde el inicio de la civilización. Desde pequeños somos alienados y educados para ser tan solo parte de un engranaje social para servir a los intereses de los poderosos. Esto no es conspiranoia, esto es lo que veo continuamente en el mundo y su historia. El hecho de que el mundo actual esté como está es debido a esa manipulación continua y descarada que se ejerce sobre la llamada “la masa”, “la chusma”… nosotros. Se ha robado, violentado, destruido, humillado, encarcelado, destrozado, masacrado, oprimido… a miles de millones de personas a lo largo de la historia, privándoles de su libertad y derechos para que una elite viviese lujosamente. Y eso se continua hoy en día, seguimos igual. Unos un poco mejor que otros y otros mucho mejor que la mayoría y una elite por encima de todos. Hay mucha gente interesante y erudita que habla del tema, lo expone y lo demuestra con hechos y pruebas, gente como Noam Chonsky o Eduardo Galeano, por citar a algunos. La gran mayoría de nosotros, la chusma, vivimos en esta supuesta democracia sin participar de ella, como esclavos salariales y espectadores de brutalidades diarias (las conocidas) que se ejercen sobre los derechos de las personas en todo el mundo. Y eso que nosotros, la chusma que vivimos en las sociedades “demócratas”, tenemos suerte, por que las PERSONAS que viven en, el llamado, tercer mundo no se si podemos llamarlo vida.
    Joder, me estoy extendiendo y no llego a lo que quiero decir. Pues bien, la rabia que genera vivir en este sistema violento y despiadado, ver todos los días como se violentan los derechos fundamentales de millones de seres, como se les usa y exprime hace que cuando llega a ti Zeitgeist y toda su mentira te digas “Pues igual tienen razón” y ya está, en es momento no te planteas que sea mentira o que hay detrás. Tu mismo comentas que el pseudodocumental oculta la verdad de sus intereses tras el buen rollito y ser antisistema, en definitiva miente y manipula. Zeitgeist es pura propaganda, y como toda propaganda esta hecho de forma que cuele en la sociedad, en las mentes y, sobre todo, en los sentimientos de las personas. En estos tiempos vivimos una sociedad descorazonada, asustada, rabiosa (debidamente contenida, eso si), desinformada, manipulada, alienada y un montón más de “adas” y llega esto y te toca en la fibra sensible, tu que estás jodido por el trabajo, malgastando más de media vida por unas migajas que apenas te llegan para pagar la hipoteca, el coche, la luz, la comida, la educación de tus hijos (y la tuya), las vacaciones, aguantando al cabrón del jefe, la frialdad y mala educación de la gente con la que tropiezas (y uno sin darse cuenta que también es un mal educado más), el tráfico, los horarios, el asfalto, el metro, los empujones, las colas, las mentiras de los partidos políticos, etc, etc, etc. Y sobre todo, sientes y ves que este sistema te miente, te manipula, te humilla, te hunde y que no sabes como actuar o no lo has aprendido (no todos conocen) y te sientes desolado, deprimido e indefenso. Tu me dirás, que uno tiene que levantarse y unirse y luchar, que hay lugares a donde uno puede acudir, como asociaciones o sindicatos… ya, pero mucha gente está tan desencantada que no cree en ellos. Entonces encienden su ordenador y ven Zeitgeist, todo bien narrado y entretejido, con su musiquita y sus tiempos pausados, sus citas y todo un universo propagandista donde cuelan verdad con mentiras para crear el engaño y en ese momento la gente se lo creé. Y no es que se conviertan en fanáticos seguidores de la conspiranoia, muchos no llegan más allá de simplemente decir “Pues igual todo esto es verdad”. Bien, el gilipollas ha caído en la trampa, como en muchas que caemos diariamente, como en muchas que hemos caído a lo largo de nuestra vida hasta que dejamos de caer. Y me dirás que uno debe buscar la información de lo que se dice y verificarla. Y si, eso es lo que se debería hacer, pero no es lo que se hace. La información es larga, la información no es fácil de encontrar, y sobre todo requiere tiempo y estudios. Y no todos tienen tiempo ni acceso a la información o conocimientos de como llegar a ella ni tampoco son economistas, antropólogos, historiólogos o lo que sea por que o bien te interesan y los estudias o te dedicas a ellos, pero el caso es que si no es así difícil es el acceso a ellos (por desgracia esto es así, pues ni se informa, ni se ayuda a acceder a la información, excepto unos pocos altruistas y egoístas que desean compartir con el mundo sus descubrimientos y conocimientos para que todos vivamos en paz y no nos toquen los cojones). Entonces, en la pregunta que uno se hace de “¿Será verdad? o ¡Esto es verdad! voy a buscar más” llega a tu blog o al de tu mujer y leen y se informan ¿Son gilipollas por haber creído en lo que les contaban el pseudodocumental? Claro que si, pero el hecho de llegar, leer y aprender no los convierte en blancos de tu rabia y desprecio, al contrario, deberían de ser blancos de tu aprecio, aprecio por que tu trabajo, conocimientos y esfuerzos en buscar la información y exponerla ha dado los frutos de desenmascarar una gran mentira y ayudar a que otros dejen la pereza de lado, despierten su mente crítica y colaboren contigo en mejorar este mundo de desinformación e injusticias.
    Estoy seguro que si tu mujer, o algún familiar, amigo o alguien que aprecias un día te llega con algo que es una gilipollez y tu sabes que eso no es así y que está equivocado le ayudas a ver que está equivocado, sin humillarle y machacarle. Pues con todos hay que ser igual, el respeto como base para que también te respeten. Ahora eso si, si el gilipollas continua siendo gilipollas por querer serlo, por estúpido, por fanático, por cenutrio, por cabrón o por hijo puta… a ese ni un respiro, ni agua. Y si además encima amenaza tu vida o la de tus seres queridos, a muerte. ¡Ni un paso atrás, compañero!

    Vale, me he extendido más de lo que hubiese querido. Cuando quieras puedes empezar a insultarme, como vez es lo primero que dejas como impronta en tus mensajes, nos preparas para ser insultados, humillados como primer plato y lo mejor, el postre, que es lo rico de tus detalladas e ilustrativas explicaciones, tus críticas, e investigaciones y conocimientos lo dejas oculto tras las aseveraciones repetitivas de lo tontos que somos la mayoría por no saber tal o cual cosa. Hay muchos que no esperan al postre. Y te puedo asegurar que tu aportación es muy valiosa, muchisimo. Tanto que si lo convirtieses en libro yo lo adquiriría.

    Saludos a ti y a tu mujer y a todas las personas que se cuestionan todo y gracias.

    Comentario por Ángel Mateos — 14 agosto 2009 @ 22:52

  2. Chema, no quiero molestarte, pero tengo una pequeña pregunta.
    Hoy me prestaron un libro que se llama “Historia de las doctrinas económicas” de Philip Charles Newman y me parece excepcional, porque al fin he comprendido bien que las ideologías económicas son hijas de su época.
    Sin embargo, me topo con una escuela llamada “institucionalista”
    http://www.eumed.net/cursecon/1/instamer.htm

    Bueno, al grano, ¿que opinas tu de esta escuela?
    :3
    (solo una respuesta cortitititita)

    Gracias

    Comentario por Ibeth — 14 agosto 2009 @ 23:13

    • No me molestas, no te preocupes.

      A los “institucionalistas americanos” de principios del siglo XX no se les estudia mucho en Europa. Sólo fueron relevantes durante un periodo de tiempo muy corto en EE.UU.

      Son una escuela de pensamiento económico muy “dinámica” (les encanta combinar Ley y Economía, por ejemplo), pero para ellos, la característica principal del comportamentismo humano es que la visión de las personas queda determinada por dónde viven, y por las instituciones bajo las que viven y para las que trabajan. Más que “las ideologías económicas son hijas de su época”, para esta gente son “hijas de las instituciones” (entidades sociales y de gobierno) de cada sociedad. Es una visión un poco restrictiva y corta de miras, a mi parecer… las sociedades evolucionan socialmente APARTE (y no sólo a través) de sus instituciones.

      Hoy en día sólo se estudia a su más directo heredero: Galbraith.

      Resumiendo mal y pronto, son más intervencionistas que los keynesianos, pero no tanto como los marxistas. Ayudaron mucho a Roosevelt con el New Deal… el problema es que se “pasaron de rosca” e hicieron que “las instituciones”, la Reserva Federal, en concreto, interviniera DEMASIADO y mal, alargando con ello los efectos de la Gran Depresión.

      Después de aquel fracaso no se volvieron a recuperar.

      De todas formas, mejores que los neoliberales son… un rato largo, vaya. Son un muy buen comienzo para empezar a aprender Economía SERIA y PRÁCTICA, ya que para estos señores la Economía es una actividad muy diversa que engloba diversos campos de manera activa. Con ellos, si bien no aprenderás Economía en profundidad, sí verás la interrelación entre Economía y Sociedad (política, Ley, etc.), con lo que se te abrirá mucho la mente a una conceptualización más abierta de lo que significa la Economía. En Europa, como ya te dije, no se les estudia mucho, pero es que nosotros ya teníamos un equivelente en los historicistas de la escuela alemana y el keynesianismo.

      Los institucionalistas, además, son mucho menos técnicos que otros economistas y hablan más como ciudadanos “normales”, je, je, je…

      Un beso.

      Comentario por chemazdamundi — 15 agosto 2009 @ 00:54

      • Gracias chema (le da un beso <3)
        A veces no entiendo por qué suelo ver economistas con caras de "nerds" (con gafitas y todo) diciendo cosas intragables que nadie entiende (bueno, los que no somos economistas)
        El libro que tengo ahora es comprensible, es un tio seguidor de esa escuela, intenta ser lo más imparcial posible con las ideologías economicistas, he leído de Smith, Ricardo e incluso de los fisiócratas (no sabía que esos apoyaban el "Laissez Faire")
        Y también hace su análisis del mercantilismo (a veces creemos que la historia de la economía comienza con las ideologías Clásicas) y espero llegar hasta el final (Keynes, Mitchell etc.)
        Lástima que no puedo estudiar nada relacionado cuando entre a la universidad ;_;

        Comentario por Ibeth — 15 agosto 2009 @ 01:08

        • Ay, qué linda.

          ¿Qué es lo que quieres estudiar de primeras en la universidad?

          Con la base de conocimientos que tienes podrías estudiar prácticamente cualquier cosa. Y… también podrías estudiar otra carrera universitaria después, no sufras. Yo estudié tres (bueno, dos: en España, Periodismo y Publicidad son “carreras hermanas”).

          Comentario por chemazdamundi — 15 agosto 2009 @ 01:42

          • Yo quería estudiar ciencias políticas, pero no es rentable ):

            Comentario por Ibeth — 15 agosto 2009 @ 01:45

            • Te refieres a que no tiene muchas salidas profesionales, ¿no?

              Aquí tampoco. Cualquiera puede ser “político” sin necesidad de haber estudiado Ciencias Políticas.

              Bueno, pues… ¿qué vas a hacer, entonces? ¿La estudiarás aunque no sea rentable o te decantarás por otra más “rentable”?

              ¿Tienes más preferencias?

              Con tus conocimientos, yo más bien me decantaría por Periodismo… Es una carrera muy genérica, muy amplia, en la que aprendes prácticamente de todo (¡incluso Política: yo estudié en ella Historia del Pensamiento Político y Propaganda!), y a un nivel tanto teórico como práctico… aunque con internet, hoy día ya no es una profesión con demasidas salidas (cada día cierran más diarios).

              Comentario por chemazdamundi — 15 agosto 2009 @ 01:55

              • Voy a estudiar una ingeniería, para ayudar a mi papá, pero solo porque la Ingeniería Civil requiere tener conocimientos en administración y dan economía (es mi unica esperanza de ver algo de esta)

                Comentario por Ibeth — 15 agosto 2009 @ 02:26

                • Es una carrera preciosa. Y muy genérica, como me gusta a mí. Creo que la disfrutarás.

                  Comentario por chemazdamundi — 22 agosto 2009 @ 14:06

  3. Chema,¿tu abuelito era republicano?
    Es que estoy viendo un documental que habla de todo eso (Franco y todas esas cosas)

    Comentario por Ibeth — 17 agosto 2009 @ 01:39

    • Uy, tenía mensajes atrasados.

      Perdóname. He estado toda la semana fuera, en la sede del sindicato, poniéndome al día. Como he estado de vacaciones, he tenido que “actualizarme” con todo lo que ha sucedido laboralmente desde que me fui.

      Respecto a tu pregunta…

      Sí, mi abuelo y mi bisabuelo fueron republicanos. Ambos murieron durante la represión, pero de manera diferente: mi bisabuelo murió fusilado, durante la Guerra Civil. Y mi abuelo, murió de resultas de la tuberculosis y de los malos tratos que sufrió en prisión a manos de los hombres de Franco.

      Tú seguramente te preguntarás… ¿por qué fusilaron a mi bisabuelo? ¿Sólo por ser republicano?

      No, sólo por eso no fusilaban a la gente (tendrían que haber fusilado a medio país).

      El problema es que mi bisabuelo era muy intelectual, era comunista, ateo radical (no se casó por la Iglesia, les puso a sus cinco hijas nombres de flores en vez de santas, y creó un cementerio civil), ganó las elecciones a la alcaldía de un pueblo de la provincia de Sevilla (la primera vez que no ganaba el cacique, porque no pudo amañar el resultado de las votaciones) y porque…

      …lo primero que hizo cuando obtuvo el bastón de mando fue coger los archivos de la Casa Consistorial (ayuntamiento), donde estaban recogidas las prebendas nobles, prerrogativas de la Iglesia y diversos usos y fueros del año catapún y que tenían a los campesinos sometidos a prácticamente una servidumbre medieval…

      y los quemó en una pira delante mismito de la Iglesia del pueblo ante la mirada atónita del cura, el cacique y los ricos del pueblo.

      Obviamente, cuando las tropas de Franco tomaron el pueblo, lo primerito que hicieron fue ir a ver a mi bisabuelo y se lo llevaron a él y a mi abuelo a prisión.

      Murieron, sí… pero le echaron un PAR de COJONES. Con decirte que mi bisabuelo no se quiso ni poner la venda cuando lo llevaron ante el pelotón de fusilamiento…

      Dice mi madre que he salido a él.

      Eso espero… estar a la altura de su sacrificio y de su ejemplo.

      Algún día me pondré a recopilar todo eso… la historia de la familia de mi madre daría como para hacer un manual de Historia real.

      Comentario por chemazdamundi — 22 agosto 2009 @ 14:04

      • Lamento mucho lo de tu abuelito y lo de tu bisabuelo, maldito Franco ¬¬
        Oye Chema, ¿y la iglesia apoyaba a Franco en esa época?
        Si es así, que descarados D:

        Comentario por Ibeth — 23 agosto 2009 @ 00:24

        • Apoyar… es poco.

          No es que fuera descarado…

          Es que la Iglesia Católica ERA parte del movimiento franquista.

          Comentario por chemazdamundi — 8 septiembre 2009 @ 15:28

  4. Chema, un enlace. Relacionado un poco tangencialmente con esta entrada, pero es posible que te interese:

    http://libertinajed.wordpress.com/2009/08/21/el-liberalismo-como-opcion-religiosa/

    Comentario por Lanarch — 21 agosto 2009 @ 23:29

    • No sabía que tuviera un hermano gemelo…

      …y telépata.

      ¿Cómo se puede coincidir TANTO con alguien?

      De “tangencial”, nada.

      Ese enlace es ORO PURO.

      De hecho, ha dicho lo MISMO que voy a decir yo, sólo que yo me voy a centrar en un análisis mucho más técnico del liberalismo económico. Pero me está dando de ideas, buaaafff… ¡Coño! ¡Ese señor se me ha adelantado a mi idea de comparar el liberalismo y la religión! Para que veáis que somos muchos los que pensamos eso.

      Da gusto no sentirse solo en el mundo.

      Mil… millones… de gracias… por el enlace, de todo corazón.

      Comentario por chemazdamundi — 22 agosto 2009 @ 13:41

  5. Hola Chema, me parece interesante que expongas tus puntos sobre la escuela de Austria. Me encantaría que te dieras una vuelta por la página de liberalismo.org, para que contrastes también lo que ellos ahí dicen (que hablan bastante mal de los keynesianistas).

    Creo que tienen algunos puntos de razón (y otras son verdaderas chorradas).

    Saludos

    Comentario por Jorge García — 22 agosto 2009 @ 01:32

    • Conozco el enlace de sobra.

      Ya lo he utilizado anteriormente, pero gracias de todas formas.

      Y sí, se meten mucho con los keynesianos (normal, somos los que les dejamos en ridículo).

      Y sí, tienen razón en un par de cosas. Como, por ejemplo, que al empezar a escribir, la primera letra ha de ir en mayúscula. Poco más.

      Un saludo.

      Comentario por chemazdamundi — 22 agosto 2009 @ 13:43

      • Sé que liberalismo.org no es precisamente santo de mi devoción, pero se le agradece que haga críticas -con su evidente sesgo, está claro- a personajes como Haile Mariam Mengistu, críticas que precisamente no abundan en nuestra red -cuando se habla de la pobreza africana, la crítica corriente suele pasar por puntillas a los numerosos dictadores comunistas que fueron ayudados por la URSS-. Por otro lado, su radicalismo está a la altura (o casi) del que desprende Kaosenlared.net y sé que suavizarán mucho sus palabras cuando toque hablar de Pinochet.

        Comentario por McManus — 22 agosto 2009 @ 17:51

      • Son liberales D:, creen que el mercado se autoregula, ¿que cosas podemos esperar de ellos que no sean esos artículos difamatorios?
        Si he leído artículos en los que se le atribuye la crisis del 29 al proteccionismo (WTF?)
        En fin, es como lo que dicen en el artículo de Tiberio, su justificación para las cosas malas es que no hay libre mercado xD

        Comentario por Ibeth — 23 agosto 2009 @ 00:22

  6. ¡Chemaz, me hice un nuevo blog!
    Pero este es para opiniones cortitas sobre temas de la actualidad.
    http://queinsolitoeselmundo.blogspot.com/

    >3< Ojalá algún día te puedas pasar por mi rinconcito

    Comentario por Ibeth — 26 agosto 2009 @ 03:39

    • Ya estoy de vuelta.

      He estado mucho tiempo fuera, porque estoy de ofensiva judicial con el sindicato. Y sigo estando.

      Ya me había pasado por tu blog y, con tu permiso, voy a poner el enlace a él aquí, en mi diario.

      Comentario por chemazdamundi — 8 septiembre 2009 @ 15:29

  7. q pasa, tío?
    verás, esto no tiene nada q ver con la escuela de austria (aunque prometo leer lo q has escrito). el caso es q he seguido vuestra cruzada contra zeitgeist (algo ya os contesté, agradeciendo y tal) y estoy un poco pedo viendo en mi ordenador BRUNO (la peli de coña) y sale entrevistando a RON PAUL!!!!! y ahí me he quedado, pq en cuanto lo he visto he parado para contaróslo (q igual ya lo sabéis, pero porsiaca). en el minuto 21:35, por si no queréis verla entera.
    seguid dándole

    Comentario por ciberjudas — 5 septiembre 2009 @ 21:46

  8. oye, q la “entrevista” dura 5 min. no sé si merece la pena q lo veais. el tío se lleva a ron a un dormitorio, pone música, enciende una vela, baila, se baja los pantalones y el sr. paul se raya y se va. y un par de insultos más. fin

    Comentario por ciberjudas — 5 septiembre 2009 @ 21:53

    • JOJOJOJAJAJAJA…

      Me parece a mí que a ese tío no le va ese “rollo”.

      Y luego dirán que no es homófobo, jo, jo, jo…

      Comentario por chemazdamundi — 8 septiembre 2009 @ 14:34

  9. Muy buenas tardes:

    Así que se ha decidido por fin a escribir su prometido artículo.

    Por referencias, lamento que le moleste tanto que le desautorizase como “auctoritas” :-), mi intención era buena: un coscorrón de humildad le vendría bien (no como virtud religiosa, no me sea pueril) porque, salvo que se sea un gran genio (y ni siquiera entonces) la humildad es muy conveniente para aprender.

    Me sorprende que me identifique con la escuela austriaca. Yo simplemente le dije que tenía puntos muy valiosos (como el marxismo, por ejemplo, para que no me satanice tan rápido).

    Así, a bote pronto, y sin pensarlo demasiado, destacaría:
    1) El incidir en el papel de los precios en la asignación de recursos.
    2) Las causas de la inflación.
    3) La crítica de Hayek a los límites del metodo científico en la economía (tiene que estar usted ahora subiéndose por las paredes).

    En cuanto a su afirmación de que la escuela austriaca está refutada, pues bueno:

    1) “A moro muerto, gran lanzada”, que dice el refrán. Leña al mono, que es de goma.
    2) Como todas las escuelas económicas, salvo la que esté vigente ahora (estoy siendo irónico, no se excite).

    No obstante, disfrutaré leyendo sus refutaciones (su labor y la de su esposa con Zeitgeist son meritorias) y refutando al refutador (a la austriaca si es preciso) cuando saque los pies del tiesto (en este artículo ya lo ha hecho) y cuando utilice falacias: para empezar, 1) ya nos dice que no es su opinión, sino la académica, lo cual es falaz, y lo sabe: muchas cosas sí son su opinión y 2) no hay una única “opinión académica”.

    En fin, lo anterior queda condicionado, no obstante, a dos requisitos:

    1) Que sea usted un poco más educado e intente ser honesto en el debate (no hacer demagogia de cara a la galería). Especialmente lo último.
    2) Que no me borre los comentarios cuando sea usted el refutado.

    Obviamente, aceptaré como garantía su palabra de caballero español.

    Reciba un cordial saludo y póngame a los pies de su esposa.

    Comentario por Idelete — 8 septiembre 2009 @ 19:38

    • Muy malas tardes.

      Sí, por supuesto que me he decidido a escribir mi artículo sobre la Escuela de Austria… pero ni se le ocurra interpretar que lo hago por usted. Me comprometí a ello hace más de medio año con una serie de personas que me lo pidieron encarecidamente en los comentarios del blog de mi mujer. Así que no se atribuya usted el hecho de que lo estoy escribiendo por/para usted. Ni muchísimo menos, vaya.

      Por referencias, lamento que le moleste tanto que le desautorizase como “auctoritas” :-)

      No, vamos a ver. A mí no me molestó que usted me “desautorizara”. Usted no es capaz de desautorizar ni a un coleóptero, señor mío.

      A mí lo que me molestó es que USTED metiera la pata al decirme que YO no tenía NINGUNA autoridad y luego se ESCAPARA dialécticamente en OTRO comentario, diciendo que “se quería referir” a que yo no era una autoridad CLÁSICA, después de la paliza que le estaba dando.

      A eso, en mi tierra, le llaman “huir dando patéticas excusas” o “usar letra menúa”.

      mi intención era buena: un coscorrón de humildad le vendría bien (no como virtud religiosa, no me sea pueril) porque, salvo que se sea un gran genio (y ni siquiera entonces) la humildad es muy conveniente para aprender.

      Su intención era la de salir por patas, de manera religiosa o no, déjese de gilipolleces. Yo no sé qué le han enseñado a usted en su alma mater. En la mía me enseñaron que el que tiene razón no tiene por qué ser humilde, que eso es una virtud de orígenes cristianos, no es una virtud neutra y objetiva.

      Y yo no soy humilde ni por ser cristiano (me cago en Dios) ni por NADA que no sea objetivo. Si la escuela de Austria o Zeitgeist mienten, yo me voy a cagar en su puta madre. Si para usted eso es ser demagogo, o pecar de “poco humilde”, me la trae al pairo su opinión, como es obvio. Yo me cago en los muertos de todo aquel que miente. Eso sí, SIEMPRE con pruebas en la mano. Y lo hago así porque, se ponga usted como se ponga, la escuela de Austria difiere de muuuuchas otras escuelas de pensamiento en que es el equivalente de Zeitgeist en el mundillo académico de la Economía: conspiracionismo, pseudociencia y falacias a montones.

      Y eso, normalmente, los economistas “serios” o “convencionales” lo combaten realizando una crítica seca y aséptica sobre las chorradas que manifiesta la susodicha escuela de Austria. Yo no (ni los profesores de mi facultad). Yo soy mucho más bruto, más directo y mucho más grosero. Nunca lo he negado ni lo pienso hacer. Porque no me gusta mentir… como hacen los “austríacos”.

      Y vuelvo a repetir ya por TERCERA vez, que yo tengo autoridad para criticar a la escuela de Austria, no ya por mi titulación sino porque la escuela de Austria MIENTE objetivamente. Es decir, que aunque yo hubiera sido un reponedor de supermercado, como usted decía en su mierda de comentario, eso no me quitaría un ápice de “autoridad” a la hora de decir que la escuela de Austria miente cuando dice que es capaz de predecir las crisis económicas. Por ejemplo.

      Es decir, CUALQUIERA tiene autoridad para llamarle la atención al que miente. Y punto.

      Porque lo que hace la escuela de Austria no es dar otra opinión igualmente válida y respetable. Es que dice chorradas como la copa de un pino. Hombre, no en todo, desde luego, pero sí en un porcentaje, digamos, CONSIDERABLE. Vuelvo a decir que la escuela de Austria no está al margen de la corriente principal de pensamiento… porque “se le tenga manía”, sino porque lo que dice es para llevarse las manos a la cabeza, vaya.

      Me sorprende que me identifique con la escuela austriaca.

      ¡Hombre! Tal vez no se “identifique”… pero bien que la ha defendido. Y con saña. De manera pésima, pero con saña.

      Si quiere, emplearé el término “defensor de la escuela de Austria” o “defensor de los postulados de la escuela de Austria”. ¿Le parece más correcto?

      A mí, si me viene un tipo y me dice “pues a mí me parece que el papel de Himmler como jefe de la Gestapo fue acertado”, ¿qué quiere que le diga? Pensaré que es un nazi. Él se podrá defender diciendo que “yo no soy un nazi”. Y los demás, nos miraremos unos a otros y pensaremos: “pues quizás no lo sea, pero bien que lo ha defendido”. Tal vez no sea un nazi, pero sí un “pro-nazi”.

      Como mínimo es “sospechoso” hacer de abogado del Diablo, como está usted haciendo al defender a esa escuela de pensamiento liberal radical. Y el gilipollas, pero bueno, eso entra dentro de otro ámbito epistemológico (y psiquiátrico).


      Yo simplemente le dije que tenía puntos muy valiosos […]Así, a bote pronto, y sin pensarlo demasiado, destacaría:
      1) El incidir en el papel de los precios en la asignación de recursos.

      Pfffffffffffft…

      1) Sí, eso lo dice AHORA, que se las ve venir.

      2) Sí, vamos, que me va a descubrir ahora la escuela de Austria la pólvora. Ya veremos la crítica de Caplan a eso.

      De hecho, una de las mayores críticas que se le hacen a la escuela de Austria es que… se las da de haber descubierto cosas… que YA habían descubierto antes otros economistas. Y van los muy “jodíos” y dicen que quienes los descubrieron fueron ellos. Bueno, ya hablaremos de eso.

      2) Las causas de la inflación.

      JUAAAAAAAAAAAAAAAAA, JUA, JUA, JUA, JUA…

      Siguiente. Ni me paro. Esto es buenísimo… ¡de verdad que existen “conspiranoicos” de la Economía! Manda huevos.

      3) La crítica de Hayek a los límites del metodo científico en la economía (tiene que estar usted ahora subiéndose por las paredes).

      Se va a cagar vivo usted cuando vea a lo que se refería Hayek, ya.

      Vamos a ver, POR SUPUESTO que el método científico ha de adaptarse según la disciplina académica en cuestión, porque cada una es hija de su padre y de su madre. Nadie está negando eso. Y, de hecho, Keynes y Galbraith ya hablaron de ello más que de sobras. Lo que decimos los demás miembros de la comunidad científica es que:

      -Muy bien, muy bonito, ya lo sabíamos, muchas gracias por decirnos una perogrullada como esa… de la cual YA HEMOS HABLADO.

      -Eso no justifica el que la escuela de Austria propugne esa chorrada de la “praxeología” como alternativa… al método científico.

      Es de locos. Es de habitantes de manicomio. O sea, el tío me dice que el método científico tiene sus limitaciones… y Rothbard y Mises se me ponen a decirme que en vez del método científico en Economía ellos utilizan la praxeología que, por cierto, todavía estamos los demás intentando averiguar qué coño es eso, porque mi profesor de Teoría de la Economía no tuvo cojones de definirla con lo que decían los “austríacos” de ella. En la wikipedia inglesa hacen hasta chistes sobre eso. A mí lo único que me quedó claro es que es un método que SUSTITUYE al método científico (¿¿¿¿????), y que está basado en la “observación directa”, no en la “previa”. Sin matemáticas. Sin más formulaciones que las verbales y el “porque yo lo valgo”. Pero, ¿eso qué mierda es?

      Si se está usted fijando bien… eso hace de la escuela de Austria el equivalente de Zeitgeist en Economía: pseudociencia, falta de rigor científico, y chorrada tras chorrada. Por comparar, Zeitgeist también dice que el cristianismo es una forma de manipulación de masas, tal y como prueba el hecho de que es una conspiración para adaptar el culto de Horus a los nuevos tiempos.
      La comunidad cientifica dice a eso:

      -La primera frase: pues sí, el cristianismo, como toda religión es un instrumento social de control de masas, YA LO SABÍAMOS. Con lo que no estamos de acuerdo es que nos digas una perogrullada como esa, que ya nos habían dicho OTROS sin necesidad de MENTIRAS, como…

      -La segunda frase. El cristianismo no proviene de Horus.

      Pero bueno, insisto en que ya hablaremos de ello.

      En cuanto a su afirmación de que la escuela austriaca está refutada, pues bueno:

      1) “A moro muerto, gran lanzada”, que dice el refrán. Leña al mono, que es de goma.

      Se lo ha buscado. Por mentirosa. ¿Qué espera? ¿Que no nos riamos de las chorradas que dice? Es obligación, deber y placer de todo profesional el arrearle tan fuerte que no vuelva a levantar cabeza para evitar así que nos vuelva a conducir al caos que nos condujeron sus teorías económicas cuando fueron adoptadas por Thatcher y Reagan. ¿Qué se cree, que yo no he estudiado Historia Económica Contemporánea? Venga, hombre.

      2) Como todas las escuelas económicas, salvo la que esté vigente ahora (estoy siendo irónico, no se excite).

      Bien.

      Veo que aquí está el meollo del asunto, y es por lo que usted se resiste a entender el por qué estoy haciendo lo que hago y el CÓMO lo hago (esta crítica a la escuela de Austria).

      La escuela de Austria no es una escuela más, una de tantas, una que emite opiniones TAN válidas como las de cualquier otra escuela.

      La escuela de Austria es el Zeitgeist de la Economía: un hatajo de chorradas y de mentiras.

      Es por eso que es la ÚNICA escuela de pensamiento economicista tachada de pseudocientífica. Porque es la única que MIENTE.

      Cuidado, especifiquemos: no es que esté equivocada, obsoleta, o pasada de rosca… es que MIENTE. Es que se sale del parchís. Y lo que es peor, conscientemente.

      Es por eso que es la escuela de pensamiento economicista más radical, más absurda y la que utilizan los conspiracionistas para basar sus argumentos de mierda. Pero si está clarísimo, hombre, si es evidente. ¿Usted por qué se cree que utiliza un documental TAN mentiroso y falaz como Zeitgeist esta escuela como “fuente” de sus argumentos?

      Los partidarios de la escuela de Austria son los “conspiranoicos” de la Economía. Porque les viene como anillo al dedo.

      Este comentario me está quedando muy largo, continúo más abajo, para facilitar la lectura.

      Comentario por chemazdamundi — 9 septiembre 2009 @ 14:59

    • Sigamos.

      No obstante, disfrutaré leyendo sus refutaciones

      Je, si no lo hace, no sólo no será usted tonto, sino que, encima, demostrará no tener sensibilidad ni sentido del humor.

      su labor y la de su esposa con Zeitgeist son meritorias

      Faltaría más que no lo reconociera. ¿Ve usted cómo admito que soy muy poco humilde?

      y refutando al refutador (a la austriaca si es preciso) cuando saque los pies del tiesto (en este artículo ya lo ha hecho) y cuando utilice falacias: para empezar, 1) ya nos dice que no es su opinión, sino la académica, lo cual es falaz, y lo sabe: muchas cosas sí son su opinión y 2) no hay una única “opinión académica”.

      Vamos al lío.

      Obviamente, algunas cosas son mi opinión, y así lo he especificado. De hecho, suelo poner un titular diciendo “mi opinión”. Como por ejemplo, he hecho, en mis artículos sobre los bancos centrales.

      Pero…

      …lo que son hechos, SON HECHOS.

      No hay UNA opinión académica, pero sí hay una opinión académica GENERAL, por DEFECTO, por ANTONOMASIA, la más CONSENSUADA.

      Por supuesto que la escuela de Austria tiene sus defensores en la comunidad académica.

      Ellos mismos.

      Y así lo especifico en mi artículo, yo no lo oculto.

      En todos lados hay gilipollas y en toda familia hay ovejas negras.

      Por establecer un símil, también hay gente en la comunidad científica médica que se cree la chorrada de que el SIDA no existe (tiene cojones), pero eso no quita que la INMENSA MAYORÍA de la comunidad científica (y por eso hablemos de LA opinión de la comunidad científica), piense lo contrario. Nos estamos refiriendo a LA opinión mayoritaria y consensuada. Que en el caso de los que estamos en contra de la escuela de Austria y de los negacionistas del SIDA, somos abrumadora mayoría.

      Ahí el demagogo está siendo usted, señor mío. Yo no he negado eso, en mi artículo está, si sabe usted leer, en el apartado 0.3.

      2) Que no me borre los comentarios cuando sea usted el refutado.

      NO.

      Por ahí no paso.

      Le borraré TODOS los comentarios en los que mienta.

      ¿Se cree usted que me olvido cuando mintió sobre mí? Usted me acusó de haber puesto un enlace a la wikipedia con críticas a la escuela de Austria, y me dijo que para lo extenso que era el artículo, YO era un demagogo poque sólo había puesto LA ÚNICA LÍNEA DONDE SE CRITICABA A LA ESCUELA DE AUSTRIA.

      Y eso fue una MENTIRA de dimensiones apocalípticas… esa línea que YO le puse… era EL TITULAR DEL APARTADO DE CRÍTICAS de ese artículo. Por aquel entonces eran unas veinte líneas tras esa línea. No sólo UNA, señor mío. Y en el enlace que le puse salía TODO el apartado. Imposible que no lo viera.

      Yo no olvido ni las mentiras ni las afrentas. No le quepa ni la menor duda de eso.


      Obviamente, aceptaré como garantía su palabra de caballero español.

      No la tiene. No se la puedo dar ya que no soy “caballero”.

      Ni por tener caballo, ni por ser educado, ni por tener carta de nobleza. Mi familia tuvo carta de nobleza (hidalguía), pero la perdimos allá por la Restauración después de que todo nuestro clan se alzara en armas y “se echara al monte” contra los gobiernos ultraconservadores de los ministros de Isabel II en 1868. Estoy hablando de mi familia PATERNA, claro. Mi familia materna nunca ha sido noble (eran todos comunistas). De hecho, estoy cabreadísimo porque he perdido el cuerno de pólvora que utilizó mi tatatarabuelo por aquel entonces. Sospecho que se ha perdido en la mudanza. ¡Mierda!

      Bueno, a lo que íbamos.

      Que lo puedo decir más alto pero no más claro: si hay un demagogo aquí, es usted. No me venga ahora con la bandera blanca de armisticio, que eso sólo hace resaltar su hipocresía. De todas formas, intentaré ser menos grosero, eso sí. Pero que yo soy de los que llaman al pan, pan, y al vino, vino, ¿eh? Ya he avisado de que puedo herir sensibilidades de “corazoncitos liberales”.

      Reciba un cordial saludo y póngame a los pies de su esposa.

      ¿Mi señora? No, ya le piso yo a usted. ¿Para qué se va a manchar mi mujer los zapatos?

      Pero bueno, va… reciba usted otro saludo. Pero de cordial nada, ¿eh?

      Comentario por chemazdamundi — 9 septiembre 2009 @ 15:36

      • He buscado praxeología en Wikipedia y he flipado: los axiomas son de perogrullo (lo de “el hombre actúa” es tremendo), pero lo de la estructura lógica de Von Misses es la repera:
        1. “Define al hombre de acción como uno capaz de pensar lógicamente” El hombre no piensa casi nunca de forma lógica, sino que utiliza heurísticos (se estudia en 1º de Psicología)
        2. “Las decisiones se toman en modo ordinal: es imposible llevar a cabo más de una acción al mismo tiempo, ya que la mente consciente es capaz de procesar una decisión a la vez”
        Confunde toma de decisión con meta y meta con acción, puedo tomar una decisión tras otra, mantenerlas realizar acciones para alcanzarlas (o no) y realizar varias acciones a la vez, una para varias metas etc.
        3. “…el individuo actuará según sus prioridades: removerá primero la fuente de su mayor descontento, para ir progresivamente reevaluando su situación e identificando la siguiente mayor fuente de descontento”
        Pues no: puedo realizar una acción para disminuir una necesidad, luego otra acción para otra necesidad o postponer la satisfacción, o simplemente realizar acciones encaminadas a la satisfacción y no tener éxito.
        En fin es una pseudopsicología absurda que se inventa leyes que contradicen las investigaciones de la psicología científica.

        Comentario por francdue — 12 septiembre 2009 @ 10:24

        • ¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

          ¡¡¡No me reveles las sorpresas, hombreeeeee!!!

          ¡¡¡No te me adelantes!!!

          Comentario por chemazdamundi — 12 septiembre 2009 @ 12:48

          • Perdona por romper el suspense, pero es que me puse de los nervios (me quedan 3 asignaturas para acabar la carrera de psicología y no soporto las tonterías pseudopsicologicas).

            Comentario por francdue — 14 septiembre 2009 @ 13:22

  10. “Le borraré TODOS los comentarios en los que mienta.” Mentira.
    Son unos mentirosos, gordos de la CIA. ¿A mi por que no me publicaron mis mensajes? ¿Porque tenía errores de ortogafía? Mentira de nuevo. Publicaron muchos mensajes que tenían errores de ortografía, pero que coincidían con vuestra pedorra “línea editorial”
    Por supuesto que pusieron una excusa; la definitiva que se les ocurrió fué que no me había hecho un usuario de wordpress. NO VOY A HACERLE EL CALDO GORDO AL QUE TE DÁ ESPACIO, MARCIANO, POR ALGO TE LO DA, NO ME VOY A HACER UN USUARIO DE WORDPRESS PORQUE PROBABLEMENTE POR ESO ESTAS ESCRIBIENDO ESTOS SOFISMAS INFUNDADOS CONCATENADOS UNICAMENTE CON DEBILES APELACIONES A UN MAS QUE DISCUTIBLE SENTIDO COMÚN.
    Reconozcanlo: cuando alguien “les llena el culo de pasto” no publican su mensaje.
    A mi primer mensaje me lo publicaron por su estilo deliberadamente paranoico, porque despues de leer dos líneas de lo que escribías, me dí cuenta que era una muy buena forma de obtener un espacio para refutarte, pero traicionaste esa riña intelectual cuando te diste cuenta de que la habían perdido de antemano.

    Comentario por Facundo — 11 septiembre 2009 @ 03:29

    • Lolz

      Comentario por Ibeth — 11 septiembre 2009 @ 04:18

  11. Gallardón esbirro estúpido de los iluminati,ponte la vacuna de la gripe si tanto te crees las mentiras oficiales en lugar de las verdades,retrasao mental

    Comentario por yo — 14 septiembre 2009 @ 20:09

    • ¡Necesitamos un helicóptero para lanzar piedras pintadas de verde sobre tu casa! ¡Por una Luarca sin opositores de los Illuminati ni libertad de expresión!

      Fdo, vuestro amable vecino Raffles, ahora conquense pero siempre con un ojo puesto en Luarca.

      Comentario por Federico Raffles — 15 septiembre 2009 @ 16:36

    • este tío es imbécil

      Comentario por Ricardo — 15 septiembre 2009 @ 23:01

      • Me alegra comprobar cómo zahiere al grandioso Federico Raffles con un insulto solitario. Vaya, como atacar a un coloso con una espada pirata de plástico.

        Saludos desde la claraboya de la razón. No envidio salir de ella, pues caeré en tierra de imbéciles.

        Comentario por McManus — 17 septiembre 2009 @ 17:48

        • si lo dices por mí, a lo mejor te confundes, yo le decía “imbécil” al imbécil que firma como “yo”, no ha Federico Raffles, para eso he contestado a “yo” y no ha Federico Raffles, pero tú se ve que no te has fijado en eso.

          ¿Por qué le digo imbécil al que firma como “yo” sin más, sin dar ninguna explicación? Lee su comentario; no hace falta.

          Comentario por Ricardo — 18 septiembre 2009 @ 17:03

          • Oh, perdona. Muchas gracias por la aclaración. Es que como venía después del comentario de Raffles, me confundí.

            Y sí, tienes toda la razón.

            Comentario por McManus — 18 septiembre 2009 @ 17:22

  12. Buenas noches por aquí.

    Primero aclarar que mi comentario de seguro se encuentra desubicado en este post. El único motivo por el que comento en esta entrada es que es la más reciente y, por desconocer el funcionamiento del blog, supuse que sería la que vos atenderías más a menudo.

    Y digo “desubicado” porque lo que quiero consultar no tiene que ver precisamente con economía. Es más bien, yo diría, una cuestión “existencial” que me surgió al estar leyendo otros posts tuyos y de tu mujer.

    Tengo que aclarar también, que me dirijo a vos porque sinceramente te considero una de las personas de habla hispana que he leído (y con la que puedo interactuar) más elocuentes y con la cabeza bien ubicada justo entre los hombros (supongo).

    Y ya que estoy con este prólogo, agradecerles el trabajo que vos y tu mujer se han tomado (y toman) de comunicar sus pensamientos con tanto ahínco, los cuales debo admitir me han hecho reflexionar luego de ver aquellos videos de Zeitgeist. Lo sentí así como alguien que te da un cachetazo y te dice ¡Despierta tonto!

    ¡Bueno! Ahora sí, sin más cháchara. Mi duda, al leer y leer, y discutir y discernir sobre política, sociología, economía, y demás temas que hacen a las sociedades humanas, es la siguiente:

    Siempre se adjudica la responsabilidad de los acontecimientos -que en definitiva son los que dan forma a la realidad que nos toca vivir- a las personas que los provocan. Bueno, esto parece algo obvio: podemos decir que una persona es responsable de sus actos.

    Pero…

    ¿Acaso lo que provoca que un individuo actúe de una manera u otra, no es su capacidad para tomar decisiones? Y esa capacidad ¿No es dada por la formación de ese mismo individuo, sobre todo en las primeras etapas de su vida?

    Es decir…

    Resulta muy probable entonces, que una persona que es criada en un ambiente de violencia, indigencia, y falto de educación, resulte con sus capacidades intelectuales muy reducidas, comparadas con la de otra persona que es educada en un entorno saludable, con una instrucción superior, crítica y científica; y que la formación de opiniones y toma de decisiones de ambos disten mucho entre sí, siendo las del primer caso mucho más básicas y controlables.

    Entonces…

    Sí lo que moldea a la realidad en que vivimos, deviene de las decisiones que tomamos, y estas decisiones son provocadas por nuestra educación, y si coincidimos hasta este punto, deberíamos coincidir entonces en que la Educación de los individuos es el pilar fundamental que más adelante va a dar lugar a un accionar más sensato, y por ende a una realidad más sensata, O AL MENOS HABLANDO A GRANDES RASGOS, Y NO TENIENDO EN CUENTA LAS EXCEPCIONES.

    He de suponer que un mundo poblado de gente culta (y no corrupta), no buscaría más que la paz y el bienestar para todos, y se concentraría en resolver estas máximas. Al menos es lo que yo persigo, como creo lo han de perseguir ustedes también.

    Y por todo esto expuesto: ¿La preocupación central no debería centrarse en mejorar al máximo posible la educación de todo el mundo? Si una persona ya adulta toma decisiones desacertadas una y otra vez, como por ejemplo, creer en pseudodocumentales conspiranóicos, tragarse todo lo que ve en la TV, o ser racista, ¿No habría que culpar primero a su educación? Y el comportamiento de esta gente ya formada ¿Tiene corrección o reorientación? ¿No sería preciso concentrarse en las nuevas generaciones?

    Y acá paro para no seguir llenando todo de preguntas retóricas. Pero estas son algunas de las cuestiones que siempre me vienen a la mente cuando pienso en lo que nos toca vivir como sociedades, ya que me canso de oír a tantos que culpan a las personas como si vinieran ya “mal de fábrica” y se centran en el castigo y la amenaza para solucionar conflictos, errando (creo yo humildemente) a la verdadera causa del problema. E identificar mal el problema, nunca generará solución.

    Estuve especialmente sensible en estos últimos días, con un gran revuelo que se armó por estos lares (Argentina) con el asunto de una nueva ley para los medios audiovisuales. Al escuchar como las personas repiten como loro todo lo que escuchan en TV o leen en los diarios sin tener el menor argumento de sus afirmaciones (y lo malo es que luego votan en consecuencia). Y de nuevo me preguntaba: ¿Es culpa de los medios que intentan manipular la información a sus intereses? ¿O es culpa de las personas mal educadas que no pueden llegar a conclusiones propias? Mejorando nuestra educación sustancialmente ¿No se solucionaría todo el problema del control por parte de los medios masivos?

    ¡Eeeeeennnnnnnn fin!

    Ahora me queda la pregunta más importante, y de la que sí tal vez pueda obtener respuesta.

    ¿Y vos que opinás Chema?

    Con cariño, Jorge Luis Sala.

    PD: en verdad me gustaría poder charlar sobre muuuuchas cosas más, pero basta por hoy, tal vez en la próxima.

    Comentario por animalson — 26 septiembre 2009 @ 11:01

    • ¡Muy acertado lo suyo Jorge!
      Pero no se gaste. Para el autor de este blog, y para muchos otros europeos como el, los latinoamericanos somos atrasados porque si nomás, nada tiene que ver con eso el saqueo del que somos víctimas por parte de los países centrales. Para el estamos culturalmente determinados al fracaso.
      Por lo que pude leer sin vomitar, piensa que nosotros tenemos la culpa de que nos vaya mal, toda vez que tenemos mal criterio a la hora de elegir a nuestros representantes. No le presta atención al hecho de que, en una democracia representativa, los medios de comunicación son sin dudas un poder estatal, lo he leído sumandose al coro de críticas dirigidas contra la “tiranía” de Chávez en ese orden.
      Ignora el incontrastable dato de que, en la medida de que los medios son empresas, y las empresas son controladas por el poder económico, y que el poder económico esta concentrado en pocas manos a nivel mundial incluso, pocas son las posibilidades reales de que una democracia representatíva obtenga representantes fieles, y eso se maximiza a nivel periférico mundial.
      No no, abdica estos razonamientos y sigue la lógica colonialista: es nuestra culpa, si bien se cuida muy bien de no señalar razones genéticas o climáticas, aunque cuidado que no se juegue en algun momento (las aludidas razones “culturales” tampoco estan muy lejos…)

      Comentario por facundo — 26 septiembre 2009 @ 18:58

      • La verdad es que me hace una gracia loca ver cómo intenta desacreditar siempre que puede al autor del blog… y no hace más que quedar en ridículo.

        Así que el autor habla mal de los latinoamericanos, ¿no? Pues no hace ni dos entradas…

        https://chemazdamundi.wordpress.com/2009/07/29/mi-experiencia-latinoamericana/

        Que Chema le dedicó una entrada a defender a un latinoamericano al que su gobierno habia dejado desamparado. En persona.

        ¿Usted no es el mismo que dice que en otros muchos comentarios que el autor del blog es un agente de la CIA y que su mujer no existe, que no se cree las fotos que ha puesto de su familia, y que es de derechas?

        Macho, pues después de ver los artículos que está escribiendo contra el neoliberalismo, de mostrarnos que es militante de un partido de izquierdas, que a su abuelo lo fusilaron los franquistas, que ha escrito a favor del ateísmo, y que defiende a los latinoamericanos, me pareeeeeece, vamos, me parece a mí, ¿eh? que no ha dado usted ni una.

        En palabras del autor:

        “Joder con los conspiranoicos. Vais de mal en peor.”

        Si es que se os ve venir de lejos.

        Comentario por Canduterio — 27 septiembre 2009 @ 00:49

      • Me da mucha pena contigo Facundo, pero yo como Latinoaméricana considero que lo que dices no es mas que una vil sarta de estupideces.
        Te lo digo yo, que soy una anti-imperialista acérrima, no me gusta en lo más mínimo que los paises del norte nos digan lo que tenemos que hacer, pero Chema no es ningún imperialista, si lo fuese sería su enemiga declarada y no una de sus fieles admiradoras.

        Si bien para mi la causa de nuestros problemas es compartida (parte de la torta se la llevan los extranjeros y nuestra clase política) también admito que nosotros somos culpables, somos poco efectivos a la hora de decirle NO a la corrupción y al imperialismo, dejamos nuestro destino en manos de líderes mesiánicos que al final no harán nada diferente a cumplir sus pretensiones.
        Y allí entran una cantidad de políticos, que van desde los Kirchner hasta el señor Uribe (Lula incluso, se sabe que Brasil tiene un gran interés de ser el amo de américa latina)

        Dejemos de ser tan egocéntricos, a veces pensamos que por ser desarrollados Europa nunca pasó por las malas, cosa que es falsa, si tu crees que vivir el apogeo del fascismo y dos guerras mundiales en su propio territorio no es nada estas mal, ellos en el fondo son como nosotros, que hayan europeos racistas y oportunistas es otra cosa.

        Yo creo que latinoamérica avanzará a medida que vayamos reconociendo nuestros propios errores, el principal es acusar y no hacer nada: sabemos que los gringos nos perjudican, entonces, ¿como hacemos para resistirnos al neocolonialismo?

        Así que deja en paz a Chema y a Natsu, nunca conocí europeos que me viesen sin prejuicios y que me hablaran como su igual,ademas de tener un nivel de conciencia social impresionante si miramos la poca conciencia que tenemos muchos.

        Adenda: respecto al poco nivel intelectual, es algo que jamás leí de ellos, de hecho, han reconocido varias veces que varios de sus lectores latinoaméricanos tienen un buen nivel.
        Yo creo que el pais de origen no tiene que ver con el nivel intelectual, no quiero pecar de arrogante, pero yo me considero más inteligente que una cantidad de extranjeros que (por mala suerte) he tenido que leer.
        Así como me quito el sombrero ante algunos extranjeros que superan mis expectativas D:

        Comentario por Ibeth — 27 septiembre 2009 @ 20:11

        • Gracias, guapísima.

          Ya trataré en las nuevas dos entradas sobre educación de los temas que traes en tu comentario. Vienen muy a colación de lo que me ha pedido Jorge, y voy a mencionar Latinoamérica muy a menudo.

          Yo también me quito el sombrero ante quien supera mis expectativas.

          Como tú.

          Comentario por chemazdamundi — 27 septiembre 2009 @ 23:08

  13. “MI GOBIERNO le concede AL SUYO una “pasta gansa” de dinero anual”. Esto es una cita textual de la bitacora de la “experiencia latinoamericana” del autor (experiencia, tratar de mandar una carta, ex-pe-rien-cia, pero juajuajua).
    ¿Y la pasta gansa (que mierda será eso) de dinero que las compañias españolas se robaran de Colombia, y de todo latinoamerica? ¿Y lo que se han robado? ¿A eso no lo cuenta?
    Otra, mas ilustrativa: “…EL PRINCIPAL FACTOR (de los males de latinoamerica) ES LA MISMA ACTITUD DE LOS LATINOAMERICANOS.”
    No, loco. No, nononononononono.
    ES UN IDIOTA.

    Comentario por Facundo — 27 septiembre 2009 @ 08:33

    • Facundo… eres el más tonto del mundo.

      Y no es ya que lo diga yo solo. Es que lo dice cualquiera que te lea, tío. Como ya has podido comprobar con los comentarios de otras personas.

      Mira… ya sé que estás falto de cariño y que tu condición de conspiranoico no te hace ni muy querido ni muy popular entre las personas con dos dedos de frente. Pero no es culpa de mis lectores ni mía el que tu vida social sea una patética sucesión de gilipolleces y de abandonos afectivos, ¿sabes?

      Obviamente, tenemos cosas muuuucho mejores que perder el tiempo leyendo tus paranoias conspirativas acerca de si soy un espía de la CIA o de si no existimos ni yo ni mi mujer, si soy un fundamentalista cristiano, o que soy un maquiavélico plan estadounidense e imperialista europeo para dominar a Latinoamérica… todo ello pésimamente narrado en tus mal hilvanadas argumentaciones rellenas de faltas ortográficas.

      Añadiendo a eso el hecho de que ÉSTE es MI diario, y que en él hago lo que estimo oportuno y de que YA TE AVISÉ en su momento de que no pienso consentir gilipolleces ni mentiras en torno a mi persona ni a mi familia, procedo a mandarte de vuelta a tu lugar de origen: LA MIERDA. Que te echo de aquí, vaya. No vas a venir a llenar de tonterías mi página, básicamente porque no me sale de mis santos cojones, y porque no tengo por qué tolerar (ni los que pasen por aquí) el que mierdees conversaciones tan interesantes como la que propone tu conciudadano Jorge, el cual sí tiene más luces que tú, que tienes menos luces que el sótano de “Psicosis”.

      No en vano cuando Jorge habla de gente sin educación ni cultura que tiene paralizada a Argentina, dividida y sumida en la desesperación, no puedo evitar sino pensar que entras de lleno en esa descripción.

      P.D.: vete a lamerle la concha a la Kirchner y déjanos en paz, anda.

      Comentario por chemazdamundi — 27 septiembre 2009 @ 12:35

  14. Sos un terrible pajero, ahora sos educado, jajaja
    Tengo un millon de amigos,no te preocupes por mi vida social, acá no somos unos taraditos como allá, y conseguirlos no es un problema.

    Comentario por Facundo — 28 septiembre 2009 @ 00:42

    • FUERA DE TEMA:
      Todavía me acuerdo de tus alabanzas a Fidel Castro. Como cubano, te lo vendo muy baratito para que mande en tu casa y cree una sociedad presuntamente mejor. Muchos de mis compatriotas también estarán de acuerdo con la venta.

      Que lo disfrutes.

      Comentario por McManus — 28 septiembre 2009 @ 02:59

      • ¡Este es el reducto de zurdos mas raro del mundo!
        Odian a Chávez, Fidel y a Cristina… Aman a Obama… Ah, no, cierto que por ahí le sacan el cuero a Uribe. Jaja, solo a los absolutamente impresentables de la derecha no los idolatran.
        Muy pocos creibles tus clones, gordo de la Cia.

        Comentario por Facundo — 28 septiembre 2009 @ 03:10

        • Respeta, grandísimo retrógrada de mierda.
          Aquí NADIE ha dicho amar a Obama, de hecho, detesto su retórica hipócrita.

          Comentario por Ibeth — 28 septiembre 2009 @ 03:55

          • ¡Ah, le contestaron a Facundo “Chema con moñito” onda miss pac-man y “Chema con bigote”!
            Jaja no, ni Facundo sin bigote ni yo notamos que cambien de estilo nunca, ni como su mujer, ni como Ibeth, ni como ninguno de los que escribe a favor.
            Y ahora puntualizaron que uno no lo quiere a Obama, jajaja.
            Por cierto, muy gracioso el nuevo post donde empezas explicando que no estás todo el día en internet (como se trasluce que pensas de los que estan en contra de lo que decís, ¿no?)
            ¿Y cuando escribís las chorradas de lugares comúnes que producis? Porque por mucho menos tratás de freaks a tus detractores… Algo no cierra.
            Ciber-cubano-disconforme: No, el loco nunca puso fotos de el, así como tampoco aportó pruebas de que al abuelo lo mató el fascismo y que es el che Guevara de españa.
            Casualmente, lo defendes con los mismos argumentos que la Venezolana-revolucionaria-anti-Chávez. ¿Casualmente?
            La verdá que das risa gordolfo.
            Bueno, un besito.

            Comentario por facundo con bigote, o sea, otra persona — 28 septiembre 2009 @ 22:46

            • -Colombiana, gracias.
              -Lulz, ahora soy multicuenta, ¿algun argumento inteligente y convincente?
              -si, no quiero a Obama ¿algún problema? =D

              http://queinsolitoeselmundo.blogspot.com/2009/09/disentir-no-es-sinonimo-de-extremismo.html

              -si puso fotos de él, está en la página de natsufan, lo que pasa es que seguramente no te tienen agregado como amigo en livejournal n3n
              -Si es algo evidente basado en hechos, ¿no sería más fácil probar lo que dice zeitgeist?
              Porque de tu parte estoy viendo de todo menos argumentos científicos =/

              Comentario por Ibeth — 30 septiembre 2009 @ 05:25

        • Indicaciones para el emisor absurdo Facundo -¡bello pareado me ha salido!-:
          -Me da a mí que si miraras las IP de los distintos comentarios, en blanco te quedarías. So burro.

          -Lo siento, no curro en la CIA y ninguna indicación te puedo dar. Ni sé qué hay qué presentar para poder ganarme el jornal allí.

          -¿Y cuál es tu nivel de comprensión lectora? Porque cojones hay que tener para no distinguir los distintos estilos de los que parlamentamos aquí.

          -¿Eres Hugo Chávez trolleando en la Red? Toc, toc. ¿Qué modulador de voz usas en pos del nuebo socialismo? ¿Conspiras contra nosotros, sucios mortales envueltos en parné?

          Comentario por McManus — 28 septiembre 2009 @ 04:28

          • Me da mucha pena contigo Mcmanus, pero hasta donde yo sé el presidente Chávez no es un inculto, muchos de sus detractores lo reconocen, y lo mismo pasa con Fidel.
            No encasille a sus seguidores teniendo como referencia la actitud de Facundo, ya que muchos de ellos son amigos míos y compartimos muchos conocimientos.
            Ah, y el famoso “nuevo socialismo” o “socialismo del siglo XXI” es una tesis de Heinz Dieterich, no hay que dar papaya con Facundo demostrando incultura frente al tema.
            Saludos.
            Ibeth

            Adenda: como dije en un vídeo mío, no cualquier huevon puede ser presidente, huevon es el que subestima las pretensiones de los políticos.

            Comentario por Ibeth — 28 septiembre 2009 @ 04:50

            • Hay que tener en cuenta que todo lo que dije con respecto a Facundo era ironía de la mala y no se atenía demasiado a la verdad, aunque te agradezco muchísimo la puntualización del Nuevo Socialismo. Ya decía yo que me estaba afectando tanta propaganda desde todas partes.

              Y como cubano doy muy buena cuenta de la inteligencia de Fidel Castro. Y digo sin ruborizarme que es bastante más inteligente que la mayoría de los ministros que yo me sé. Eso sí, tiene un defecto bastante grave: cree que ya controla sobre cierto tema con leer muchas páginas en una semana. De eso tenemos resultados como una zafra azucarera en 1970 que llegó a los 8,5 millones de toneladas, en contra de las ensoñaciones de Fidel -10 millones de toneladas- que poco se atenían a la cordura teniendo en cuenta que muchos campos azucareros no tenían mucha tecnología. Mi padre lo sabe bien, le reclutaron a sus 16 años por narices. Y allá estaba, cortando malamente ya que éste no era su sitio -su verdadera vocación serían las letras-.

              Comentario por McManus — 28 septiembre 2009 @ 05:43

  15. Leyendo “Introducción a la Economía” de Galbraith he encontrado lo siguiente a propósito de Austria que no puedo resistir postear:

    “Viena fué en el periodo de entreguerras una de las ciudadelas del pensamiento económico con Joseph Schumpeter, Ludwig von Mises, Oskar Morgenstern, Gottfried von Haberler, Friedrich von Hayek, Fritz Machlup. Como campeones rigurosos del mercado neoclásico, todos ellos se oponían ferozmente a toda forma de intervención gubernamental. Durante los años treinta y cuarenta partieron todos a predicar con ardor el evangelio neoclásico en Estados Unidos. La economía austriaca, que había funcionado mal durante su permanencia en el país, se recuperó brillantemente después de su partida. Algunos han visto aquí relaciones de causa a efecto, la revancha de Austria a su derrota en las dos guerras. Pero no acabo de estar convencido”.

    Me ha parecido gracioso :-)

    Comentario por raufer — 15 abril 2010 @ 20:54

    • ¡Anda, si eso lo leí hace poco! Y me acordé también del bueno de Chema. Admiremos la sutil ironía de Galbraith, una joya imperdible. Sí, he empezado ya con su Introducción aunque voy a paso lento (estoy devorando la Tabla Rasa de Steven Pinker, un grandísimo libro sobre psicología cognitiva que, desgraciadamente, está siendo “apropiado” por algunos liberales con el propósito de decir indirectamente “Ja-ja-ja, izquierda perdedora”, cuando ES MÁS BIEN UN LIBRO CIENTÍFICO en donde aprendes mucho y rápido sobre psicología y biología. Me hice con el “tocho” (que se devora rápidamente pues está escrito en una prosa sencilla y agradable, fácil de comprender para cualquier estudiante medio de Bachillerato).

      PD: Miscelánea del día, en este artículo (y en los comentarios) se despotrica sin ton ni son contra la izquierda, metiendo a todas las ideologías en el mismo saco y diciendo que tenemos a Stalin como modelo (cuando es más que evidente que es vituperado por todo el mundo). Es para indignarse, ea. Y luego me dicen que defienden la democracia. Manda narices.

      Comentario por McManus — 15 abril 2010 @ 23:08

      • Mcmanus… ¿tu esperas algo inteligente de personas que apoyan políticos que creen que el mercado se autoregula?

        Comentario por Ibeth — 16 abril 2010 @ 02:43

      • estoy devorando la Tabla Rasa de Steven Pinker, un grandísimo libro sobre psicología cognitiva

        Si viene recomendado por ti, lo adquiriré para aumentar mi caudal de “conocimiento psicológico”. Mencionas que trata también aspectos biológicos. ¿No entrará en cuestiones etológicas, por casualidad? Dentro de la Teoría de la Comunicación, la Etología es mi tema de estudio favorito. No soy “fan” de Richard Dawkins sólo por ser el paladín del ateísmo en nuestro tiempo.

        Miscelánea del día, en este artículo (y en los comentarios) se despotrica sin ton ni son contra la izquierda, metiendo a todas las ideologías en el mismo saco y diciendo que tenemos a Stalin como modelo (cuando es más que evidente que es vituperado por todo el mundo). Es para indignarse, ea. Y luego me dicen que defienden la democracia. Manda narices.

        ¿Ese individuo no es el mismo que estuvo usando Anarel hace poco como saco de boxeo dialéctico?

        ¿Qué esperas de un tipo salido de esa universidad religiosa y “derechosa”? Huele a Opus Dei que tira para atrás. La derecha navarra es la hostia, ya hablaré algún día de ella.

        Comentario por chemazdamundi — 16 abril 2010 @ 14:21

        • Mcmanus… ¿tu esperas algo inteligente de personas que apoyan políticos que creen que el mercado se autoregula?

          No demasiado, francamente. Sobretodo porque resulta que la psicología evolucionista y la genética, al desterrar ideas como “el fantasma en la máquina”, “la tabla rasa” o “el buen salvaje”, puede joder muchísimas ideas preconcebidas. Puede destrozar inmisercordemente grandes utopías. El liberalismo de Adam Smith -si no yerro, la inmensa mayoría de los sectores económicos tienden al monopolio o al oligopolio y esto suele requerir intervención estatal aparte de que “la competencia perfecta” es casi una entelequia (si me equivoco, os agradezco la corrección)-, el marxismo -la idea del hombre nuevo, a la mierda: resulta que los genes configuran, en buena parte, nuestra estructura cerebral y tenemos una serie de características universales en todas las culturas aparte de existir la ley de hierro en todas las organizaciones (ha sido respaldada con bastantes pruebas)-, gran parte del anarquismo (lo mismo, aparte de que el mito del Buen Salvaje no es tal: la violencia es universal y la proporción de muertes, mayor en muchas culturas primitivas que en la actualidad), etcétera. Seres tan admirados como el Ché Guevara podrían quedar en magufos pues éste defendía la doctrina de la tabla rasa, hablaba alegremente de un hombre nuevo en la Revolución. Coño, nuestra Revolución repleta de magufos… ahora que lo pienso, juas.

          Estoy pensando en estudiar algo de biología y neurociencia, porque pueden ser bases muy útiles para reformar brutalmente la sociología y la ciencia política: estamos sujetos, en gran parte, a la genética. Y olvidarnos de grandes utopías: ser realistas, comprender bien nuestra naturaleza e ir paso a paso.

          Si viene recomendado por ti, lo adquiriré para aumentar mi caudal de “conocimiento psicológico”. Mencionas que trata también aspectos biológicos. ¿No entrará en cuestiones etológicas, por casualidad? Dentro de la Teoría de la Comunicación, la Etología es mi tema de estudio favorito. No soy “fan” de Richard Dawkins sólo por ser el paladín del ateísmo en nuestro tiempo.

          El problema es su precio, 40 € (38 € en las librerías que aplican descuento). Si es posible, mejor conseguirlo de biblioteca (además, suelen ser ediciones viejas y con mejor calidad: costuras más pegamento en vez de “sólo pegamento”, que es la opción de las nuevas ediciones). Sí, habla muchísimo de la Etología. De hecho, menciona bastante a Sociobiología, de E. O. Wilson, y al Gen Egoísta, del mismísimo Dawkins -lo reconozco: le conocí por sus ideas contra la religión pero ahora me gustaría conocer también sus trabajos científicos (para poder combatir esa burrada del Dawkins magufo)-.

          ¿Ese individuo no es el mismo que estuvo usando Anarel hace poco como saco de boxeo dialéctico?

          ¿Qué esperas de un tipo salido de esa universidad religiosa y “derechosa”? Huele a Opus Dei que tira para atrás. La derecha navarra es la hostia, ya hablaré algún día de ella.

          En efecto, es el mismo. Por cierto, me disculpo. Metí la pata, parece ser que no estudió en Navarra sino en Barcelona (aunque todavía tengo dudas al respecto pues no menciona explícitamente su currículo). Pero, en efecto, es del Opus Dei; asimismo, es un buen “Don Falacio” pues emplea demasiada palabrería para evadir cuestiones lógicas fundamentales. Espero lo esperable. Y me encantaría leer ese artículo sobre la derecha navarra: he leído algunas historias de terror relacionadas con ella, sobre todo en el asunto del aborto. ¡Nos merecemos una política libre de magufos!

          Comentario por McManus — 16 abril 2010 @ 14:48

    • Galbraith es otro “cachondo mental” que utilizaba una fina ironía al estilo Keynes.

      De hecho, a Galbraith se le tiene como “institucionalista”, pero es muy curioso como economista, porque también es keynesiano. En mi facultad le llamaban “el último de los grandes institucionalistas y el primero de los grandes keynesianos”.

      No es ya que Austria (el país) fuera a mejor después de que los fundadores de la escuela (economicista) de Austria se fueran a freír espárragos… es que mientras estuvieron, la cagaron sistemáticamente.

      Está visto que tengo que seguir con la serie de artículos sobre la escuela de Austria, antes de que en los comentarios me “reveléis” todas las sorpresas.

      Comentario por chemazdamundi — 16 abril 2010 @ 15:57

  16. Buenas.

    Solo un par de cosas:

    http://www.lorem-ipsum.es/blogs/materiasgrises/2010/04/reformando-el-sistema-financiero-i-las-bases.html

    Resulta que en los comentarios se monta un debate del cual acabo perdiendo el hilo porque no me entero de lo que quiere decir el “austriaco”. Decir que soy bastante novato en Economía, pero me leí el manual de la página de Eumed (como recomiendas en otro hilo), y al principio de la discusión pillaba algo, pero se fue liando, y liando… total, que a ver si puedes aclararme un poco el tema, cuando tengas tiempo, claro.

    Y otra cosa: “Principios de Economía” de Mankiw (tengo la 2ª edición en español y la 5ª en inglés), ¿es una buena introducción a este mundillo? Creo que el autor es neoclásico y esta obra en particular se utiliza como libro de texto, ¿cierto?

    Muchas gracias.

    Comentario por Roger O. Thornhill — 22 abril 2010 @ 01:52

    • Tito el Elfo, Keynes en realidad tampoco escribió nada que no estuviera ya en economistas anteriores. Por tanto, en los años 30 tampoco debería haberse podido discutir de nada. Y no, la macro de los 80 no es irrelevante porque es muy amplia y tienes muchas cosas muy variopintas como para materla toda en un saco. La teoría macro dominante del ciclo económico si es bastante irrelevante. No por ser reciente es buena ni mucho menos supera todo lo anterior. De ser así, hoy no podría haber ningún resurgimiento del keynesianismo.

      ¡Rediós!¡Reeeeeeediós! ¿Es que no se ha enterado de la última noticia… que el liberalismo clásico fracasó en la crisis del 29?

      Comentario por McManus — 22 abril 2010 @ 08:39

      • NUNCA reconocerán eso. Porque sería su defunción.

        Los liberales SE “OLVIDAN” de que ya han fracasado multitud de veces y con resultados catastróficos… mientras que los keynesianos e intervencionistas moderados SIEMPRE HAN SIDO QUIENES HAN TENIDO QUE VENIR A ARREGLAR LOS DESBARAJUSTES CREADOS POR ELLOS.

        Como ahora.

        Y acuérdate de lo que te voy a decir: TAMBIÉN NEGARÁN QUE LA CRISIS QUE PADECEMOS ES POR CULPA DEL (NEO)LIBERALISMO.

        No, mejor dicho, no hace falta que te acuerdes… lo dejaré por escrito. Verás cómo nos reímos cuando describa la teoría austríaca de que la crisis actual es culpa… atento, ¿eh?… de la excesiva regulación de los bancos centrales.

        ¿Serán hijos de puta? Aprovechan la crisis causada por SU desregularización, para atacar la REGULACIÓN de los bancos centrales, que son sus peores enemigos. A eso se llama en Márketing “convertir las dificultades en oportunidades”.

        Yo lo llamo el efecto “y si cuela, cuela”.

        Comentario por chemazdamundi — 22 abril 2010 @ 15:17

        • ¡Anda, si ya me conozco esos argumentos de “carencia de libertad”! ¡Que si los Estados han sido muy opresivos y tal! ¡Pregonadores de utopías: a excesiva libertad de mercado, beneficios para todos! Lo que te voy a contar es de cuando tenía 17-18 años. Hace tiempo, en un foro al cual voy habitualmente, leí a un fanático de lo austriaco esgrimir ESE MISMO ARGUMENTO. Debo reconocer, que un servidor tiene inteligencia limitada, que me creí tales argumentos. Sesgo de confirmación y tal. Me dejé embelesar por su trampa. Tuve unas temporadas en donde abjuraba de lo neoliberal. Y otras en donde me inclinaba (aunque fuera un poquito: nunca hice de ello mi credo) a lo “neoliberal” y hasta austriaco. De esa época proviene mi adquisición de “Socialismo”, de Von Mises. Nunca me gustó demasiado el socialismo que practicaban en Cuba (y el PSOE tampoco me hace demasiada gracia, pero por otra cosa: son muy poco keynesianos para mi gusto). Buscaba una crítica que mereciera la pena. Supe del libro por una cita de Carlos Rangel en su libro “Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario”, el cual ahora cojo con más pinzas (fue editado, por cierto, por la FAES: aunque no le quito razón en lo de la demagogia y el populismo de Latinoamérica). Fue más paripé que otra cosa, hasta que leí tus artículos (y comentarios) y me di cuenta.

          Comí mierda. Mucha mierda. Con anterioridad me había apegado a la izquierda. Leía a Naomi Klein, criticaba frontalmente a las multinacionales, me gustaba Noam Chomsky (a día de hoy, me gusta bastante en según qué cosas), amaba el software libre (he matizado mis argumentos, pero sigo considerando que es muy necesario básicamente por la enorme lógica de su ideario: transparencia, derecho a saber qué hacen los programas con nosotros), etcétera. Pero por otro lado, era propenso a creerme tonterías como “Quiero la Tierra más el Cinco”, me centraba demasiado en una sola causa de la pobreza africana (ignorando la corrupción de sus dirigentes), tendía a ver como “alog más que una idea plausible” bobadas como http://www.syti.net, etcétera. Fue una época irregular, pero me quedo con unas cuantas cosas como las críticas a las multinacionales (de nuevo, matizándolas). Me quedo con un libro interesantísimo, “Fast Food Nation” (Eric Schlosser).

          Mi ideario ha dado muchísimos vuelcos (afortunadamente, de aquellas épocas he sacado la siguiente conclusión: mejor leer mucho, ser escéptico racional y razonar). Actualmente soy keynesiano, siempre que se piense en el propósito final de un gobierno: dar la mayor prosperidad posible para la mayor cantidad posible de población. Repudio el “bocialismo” cubano (como dirían en los Monty Python). Y más cuando leí a Vicenç Navarro (aunque hay economistas razonables que discuten su “confusión” sobre los salarios, ¿qué me puedes decir de ellos y de Vicenç? No los he visto más que de “muy pasada”), pude matizar datos sobre el Estado de Bienestar español (nunca ha sido muy boyante, por lo que repudio las falsedades de la presidenta de mi Comunidad, Esperanza Aguirre) y a ti, Chemazdamundi.

          Eso ocurrió el año pasado, al igual que profundicé en el mundillo del escepticismo racional (a fin de cuentas, estudio una ciencia social muy delicada -si aún me cuesta mucho confiar en las técnicas cualitativas, por ejemplo- y debo dar importancia a estos detalles). Repudio las utopías y el populismo, por eso no soy anarquista ni aficionado del socialismo que se practica en Bolivia o Venezuela (¡ojalá Venezuela imitara el modelo noruego con los recursos que tiene, pero me temo que es aún más difícil que mejorar el Estado del Bienestar de España!). Tampoco me gusta charlar con comunistas propensos al relativismo epistemológico (ejem, Alehopio, al cual tú y yo hemos sufrido en Menéame). Sé que los hay razonables. Ni peperos que te dicen, como si fuera dogma de fe, que en la época de Aznar creció mucho la economía nacional (si hablamos de PIB es cierto, pero… ¡¿de bienestar social?!).

          ¡Y en todo estos períodos convulsos fui contrario al gobierno cubano, simplemente por sentido común y por lo que pasamos en la familia!

          Un saludo.

          PD: Me parecen inaceptables algunas doctrinas comunistas y liberales pues presuponen una tabla rasa, en donde es fácil modelar al humano. Cuando la biología y la neurología han dado evidencias inapelables de la existencia de… oh, sorpresa: La naturaleza humana. Y que existen características universales en prácticamente todas las culturas humanas, como la cooperación. También esas ideas aluden al buen salvaje: ejem, comunismo primitivo y relativismo epistemológico en algunas corrientes de izquierda (por supuesto, contrarias al propósito original: usar la razón para combatir los embustes del poder). O el Lejano Oeste. Prueba de sentido común: ¿quién de todos los presentes aquí (liberales austriacos incluidos) se sincera? Y en este caso, ¿dónde prefieren vivir: en esta “opresiva” sociedad occidental o en las yermas tierras de la California, por no hablar de las primitivas cuevas galas?

          Comentario por McManus — 22 abril 2010 @ 16:24

    • Buenas.

      Solo un par de cosas:
      http://www.lorem-ipsum.es/blogs/materiasgrises/2010/04/reformando-el-sistema-financiero-i-las-bases.html

      Resulta que en los comentarios se monta un debate del cual acabo perdiendo el hilo porque no me entero de lo que quiere decir el “austriaco”. Decir que soy bastante novato en Economía, pero me leí el manual de la página de Eumed (como recomiendas en otro hilo), y al principio de la discusión pillaba algo, pero se fue liando, y liando… total, que a ver si puedes aclararme un poco el tema, cuando tengas tiempo, claro.

      Vaya, me voy un día y se me amontonan los comentarios.

      Punto por punto.

      1) El artículo es EXCELENTE. Tiene unas cuantas faltas ortográficas y se come varias palabras, pero concuerdo con el autor: ha explicado MUY BIEN y de manera SENCILLA (para no expertos, sin tecnicismos) por qué hace falta un sistema financiero, por qué hay que regularlo y por qué no es bueno dejar que quiebre… así como la necesidad BÁSICA de reforma del sistema financiero ACTUAL. Con la crisis que vivimos, se han detectado una serie de “fallos” en eses sistema, y el autor, Roger Senserrich, ha escrito este artículo como antesala y presentación de lo que hay que hacer.

      2) Ramallo, el liberal (su nick conduce a liberalismo.org), se aprovecha de ello (de lo sencillo y claro que está escrito y su carácter introductorio) para:

      -Criticar el artículo por el lado de “no estás siendo riguroso con la terminología” (ni falta que hace, el artículo intenta hacerse fácil de entender), y así salirse por la tangente para también criticar (metiendo jerga bancaria) la necesidad de reforma del sistema financiero… y la necesidad de intervención para regularlo y, especialmente, critica el odiado (por los liberales y, especialmente, “austríacos”) sistema de reserva bancaria fraccional.

      3) Básicamente, está mareando la perdiz, desmarcándose del tema principal (la necesidad de reforma del sistema financiero), a través de la crítica a la supuesta definición de “ahorro” que da el autor. Que utiliza una excusa muy nimia y muy pobre para ponerse a criticar el sistema de reserva bancaria fraccional, vaya.

      El autor, como así lo ha especificado, no está entrando en berenjenales técnicos. Ha llamado “ahorro”, coloquialmente, al dinero que se usa de base para iniciar la cadena de préstamos a través del sistema financiero. Roger llega a decir:

      pero no te pongas a marear sobre cómo llamamos al dinero que un tipo tiene depositado en un banco.

      3) A ver si lo explico bien.

      Te has mareado al leer la discusión, por la sencilla razón de que el liberal MIENTE. El liberal NIEGA que ese dinero se esté utilizando así. Según él, el banco está prestando aire… no está prestando dinero.

      Los otros participantes le están describiendo CÓMO funciona un sistema de reserva bancaria fraccional y que si el banco prestara aire… pues a denunciarlo y punto. PERO el liberal dice que un banco funciona de otra forma distinta, que no necesita de dinero para prestar y que no tiene ningún dinero para hacer frente a ningún pago. Obviamente, los demás le están diciendo que eso es un despropósito como una casa, crítica a la que YO me sumo, por la sencilla razón de que un banco central OBLIGA a mantener reservas quietas a los bancos privados para poder acometer los gastos diarios de sus clientes.

      En negrita, lo clave.

      Roger Senserrich:


      Estamos hablando del sistema bancario realmente existente (TM), no el sistema bancario que la teoría austríaca dice que debería existir pero no hemos visto nunca en ningún sitio :-). Los bancos hacen eso. El sistema funcionó bien durante las décadas que estuvo en vigor, sin pánicos bancarios en occidente durante medio siglo.
      Sí, identidad entre ahorro e inversión en la economía, etcétera, etcétera. He leído los manuales. Estoy hablando de otra cosa, no de macro.
      http://en.wikipedia.org/wiki/Savings_identity

      Ramallo:

      Yo tampoco hablo del sistema austriaco que debería existir y que existió en distintos grados a lo largo de la historia (Escocia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá…). Me refiero al actual. ¿Los bancos hacen qué? La verdad es que no me queda claro. Según entiendo por lo que dices, captan ahorro, dinero o lo que sea y conceden préstamos y así se aumenta la inversión en la economía y todos comemos perdices.

      Lo cual me hace volver a la idea de que confundes el dinero con el ahorro. Si dices que los bancos captan dinero que no son ahorro (o sí, no me queda claro) y que crean inversión incluso por encima del nivel de ahorro, ¿qué ahorro financia esa inversión? ¿Es siempre un saldo de caja ocioso una señal de que el individuo está ahorrando y de que por tanto esta permitiendo que otro individuo utilice los recursos que él decide no emplear? Bien, no es macro, son unas finanzas desligadas de la realidad. Buena base teórica para reformar el sistema bancario realmente existente.

      Roger:

      Si hablas del glorioso patrón oro y los aún más gloriosos pánicos bancarios del pre-1933, mal andamos :-).
      Ya me has intentado explicar que no tenemos teoría del dinero, descalce de plazos, etcétera, etcétera. La entrada no es sobre esto. La entrada es explicar por qué no podemos dejar quebrar a un banco, y qué instituciones se crearon para asegurar que eso no pasara.
      Y la verdad, los bancos hacen una cosa simple, son intermediarios. Prestan dinero que no está haciendo nada a cambio de promesas de pago, cobrando un deteminado precio por ello. Que creen dinero o no, o que lo que tienen es “ahorro”, “dinero”, “subliminalidad del valor” o “superposición de la teoría Hegeliana del valor paretiano” es poco relevante en la explicación de arriba. Tenemos unos tipos que dan pasta a un lado y guardan a otro. Si desaparecen, un montón de gente que no ha hecho nada mal se come un marrón de cuidado. Punto. No estoy hablando de nada más, coñe.

      Y esto otro:

      Ramallo: Los depósitos se crean cuando el banco presta. No necesita captar depósitos para después prestarlos (eso es lo que creen los defensores ortodoxos de la teoría de la reserva fraccionaria).

      [M-E-N-T-I-R-A. Lo que creen los ortodoxos… y lo que sucede en realidad. Ya se ha quedado pillado. Está dando una “interpretación liberal” de lo que sucede en la realidad.]

      Los bancos no han partido nunca con un 100% de reservas que van “prestando”,

      [Nota: los cojones.]

      sino que emplean las pocas reservas que tienen para cumplir sus obligaciones sin tener que liquidar sus activos a largo plazo.

      […] La respuesta que le dieron:

      Francisco:


      Activo = Pasivo por definición, lo que has dicho no tiene sentido, se cumple siempre.
      Lo que un banco no puede hacer es prestar dinero si no tiene fondos en caja o en depósitos en algún sitio, no se puede prestar lo que no tiene, como una empresa no puede pagar si no tiene caja y debe pedir fondos al banco.
      El único que crea dinero es el Banco Central.

      Y punto.

      Vamos a ver, es que es absurdo, tú no se lo has pillado porque está empleando jerga muy técnica y porque no está hablando de lo que debe, está haciendo tangenting, yéndose por las ramas.

      El autor mismo se declara perdido por las tonterías de Ramallo. Y por la sencilla razón de que NO ESTÁ HABLANDO de lo que trata el artículo, sino que está hilando muy, muy fino (al mejor estilo liberal y “la inflación es un impuesto plano”) con la definición de AHORRO para “demostrar” que no AHORRAMOS, por lo que no depositamos AHORROS en los bancos y, por tanto, los bancos NO PRESTAN DINERO DE LOS AHORROS DE NADIE, sino que los bancos prestan en base a futuros, y por eso el sistema de reserva fraccionaria es fraudulento en su misma base.

      Ahora, tú preguntarás… ¿es cierto lo que dice el liberal?

      Es falso. Está mintiendo.

      Si eso fuera así, sería delito, como ya le han dicho. Los libros de contabilidad “cantarían”. Sería EVIDENTE.

      Punto pelota y se acabó.

      No sigas más la conversación, porque no tiene sentido. Las “interpretaciones” de los liberales es una cosa que NUNCA dejaré de criticar en mis escritos: yo no puedo discutir con quien me dice “pues yo creo que 2 + 2 = 5, y ésa es mi opinión, TAN VÁLIDA COMO LA DEL QUE DICE QUE 2 + 2 = 4”.

      Ahí está la clave de por qué las teorías de la escuela de Austria y sus “ideas” están desacreditadas, y por qué no se discute con sus partidarios. Porque es como discutir de evolución con un creacionista.

      NUNCA pierdas eso de vista.


      Y otra cosa: “Principios de Economía” de Mankiw (tengo la 2ª edición en español y la 5ª en inglés), ¿es una buena introducción a este mundillo? Creo que el autor es neoclásico y esta obra en particular se utiliza como libro de texto, ¿cierto?

      No, el autor es neokeynesiano.

      Pero es un neokeynesiano contratado por la administración Bush. Encontrarás con que te dará una de cal y alguna que otra de arena. Por ejemplo, predica reducir impuestos generales. Es un representante neokeynesiano del centroderecha y de una derecha muy, muy, muy moderada. Por eso lo eligió la administración Bush. Porque no es un radical “progre” como se percibe a Krugman en EE.UU.

      El libro es, efectivamente, un libro de texto, y es muy correcto. Pero no es “introductorio”. Es algo más complejo que eso, porque está pensado para estudiantes, no para gente de la calle.

      Muchas gracias.

      De nada.

      Comentario por chemazdamundi — 22 abril 2010 @ 15:06

      • SON LIBERALES… ¿esperan algo diferente de ellos? :D

        (Me saqué un 5 en mi expocisión sobre liberalismo, yay!, el profesor me dijo que fui la mejor)

        Saludos a todos <3

        Y recuerden, CEILING CAT IS WATCHING YOU!!!!!!

        Me voy a San Quirico a comer empanadas con peto mientras aprendo de economía.

        Comentario por Ibeth — 22 abril 2010 @ 15:21

        • ¡¡¡ENHORABUENA!!!

          Deja que venga Isabel, que se lo cuento en nada que llegue.

          ¡¡¡Olé mi niña, la más lista de la clase!!!

          ¡¡¡Lee, lee!!! ¡Instrúyete! ¡Te quiero de ministra de Economía de Colombia a nada que salgas de la universidad! ¡Tú llegarás lejos! ¡Tú levantarás a tu país! Y cuando te nombren, tomaremos un avión para asistir a tu nombramiento, y aplaudiré a rabiar, y les diré a todos… “¡ahí está la joven que es mi orgullo!”

          Ah…

          Comentario por chemazdamundi — 22 abril 2010 @ 15:30

          • Gracias.

            Pero igual creo que no me merecía el 5 porque igual no me dejaron terminar la expocisión.

            Bueno, los entiendo, me dieron 8 minutos y me extendí por media hora hablando de liberalismo sin parar xD, lo chistoso es que a pesar de que me extendí tanto, no alcancé a llegar siquiera a la mitad de esta.

            No me culpen por eso, es un tema del que podríamos hablar por horas, y en 8 minutos no se hace PERO NADA, para dar a entender asi sea algo de Liberalismo.

            (y eso que hable muy poco de Smith, Ricardo, Malthus y todos nuestros amiguitos)

            A pesar de todo el profesor se mostró impresionado porque mi ayuda didactica no fue más que unas imágenes en unas diapositivas carentes de texto, no sé porque, pero a mí se me hace mucho más fácil ver la cara de Von Hayek y decir lo que tengo que decir, que pegar montones de texto en las diapositivas.

            Una compañera dijo que al comienzo no esperaba nada mi, pues cuando empecé la expocisión tenía unos nervios imparables, medio salón (de veras) creyó que iba a colapsar, pero expuse, y me dijo que sinceramente no esperaba algo tan bueno de mi.

            A pesar de no poder hablar todo lo que quise (me faltó hablar sobre el neoliberalismo, toooda la historia de Bretton woods e incluso, del libertarianismo, aunque tenía más de que hablar respecto a los fisiócratas) digamos que me sentí bien a pesar de no estar satisfecha con la nota (si sé que es raro, pero almenos debieron dejarme terminar, así el 5 sería mucho más coherente)

            Pero bueno, igual necesitaba el 5 :D, así que no me quejo.

            Saludos y besos.

            Y no D: tu eres el que tienes que ser el ministro de economía, si algún dia llegara a ser presidenta, tendría que darte el ministerio a ti, a menos que no quieras o no me dejen hacerlo T-T

            Comentario por Ibeth — 22 abril 2010 @ 15:45

          • Por cierto:

            “El mercado libre nunca tuvo el significado de una libertad absoluta para tomar todo lo que se pueda de cualquier forma que pueda hacerlo”- Barack Obama

            Ahora que obama dice algo coherente, supongo que todos lo odiarán:

            SOCIALISTAAUTORITARIOINMORAL!111111

            http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo199455-obama-pedira-banqueros-acepten-reforma-del-sistema-financiero

            Comentario por Ibeth — 22 abril 2010 @ 16:00

            • Ya deliré en su momento cuando llamaban a Obama comunista por una reformita de sanidad, ¿de qué me sorprendo? No puedo repetir semejante delirio. Bah, si éste es el país de los contrastes: prestigiosos biólogos y psicólogos evolucionistas compartiendo territorio con recalcitrantes creacionistas. El país de los 44 presidentes religiosos (ni uno ha sido ateo, por cierto). El país de la paranoia de McCarthy. La nación que escabechó a muchos ciudadanos por todo el mundo y contribuyó con las tiranías. Todo eso con el objetivo de combatir contra el comunismo (probado por los archivos de la CIA).

              Un ósculo, Ibeth.

              Comentario por McManus — 22 abril 2010 @ 16:31

      • Es de agradecer que seas tan claro y lo expliques así de fácil.

        Resulta que me meto en liberalismo.org y el tío aprovecha la discusión (provocada por él) para abrir un hilo referenciando a la misma y lo llama “Debate sobre banca”. Es decir, nada que ver con el tema del post original de Senserrich. Que jeta… y claro, sus lameculos oficiales insultando a los del Lorem Ipsum en los comentarios (alguno se salva, menos mal). Pa mear y no echar gota.

        Por otra parte, he empezado el “Principios…” y no parece demasiado complicado, así que creo que me voy a aficionar a lo de los libros de texto cuando acabe con este. Ya tengo “El Desarrollo del Pensamiento Económico”, de Spiegel, “Macroeconomía” de Samuelson y la del propio Mankiw, y “Microeconomía intermedia: un enfoque actual”, de Varian. Vamos, que tengo para rato.

        Una duda: también he conseguido “Economía en una Lección”, de Hatzlitt. ¿Vale la pena, aunque sea cómo curiosidad?

        Saludos y gracias.

        Comentario por Roger O. Thornhill — 23 abril 2010 @ 00:46

        • “Una duda: también he conseguido “Economía en una Lección”, de Hatzlitt. ¿Vale la pena, aunque sea cómo curiosidad?”

          Henry Hazlitt.

          Hombre, como curiosidad… sí. Pero ahí acaba todo.

          Te va a dar el punto de vista de un libertariano, seguidor de Mises y tiralevitas de Hayek y “traductor” de sus teorías a un gran público. Si quieres saber cómo piensa un defensor del libre mercado a ultranza y poder así contrastar, vale.

          Una advertencia: ese tipo, aunque se diga que es economista, NO LO FUE. Fue un periodista “puesto en temas económicos”, pero NO un economista. No se tituló nunca. Se le tiene relativamente en cuenta porque fue de los que “ayudaron” a difundir el “evangelio” de la escuela de Austria, pero me hace una gracia INMENSA que se pusiera a criticar a Keynes… sin saber de Economía.

          Es un escritor politizado, no un economista de pleno derecho.

          Nota: no me he leído más que extractos y citas de ese libro. Más bien de ese individuo. No se le estudia como “economista”, sino como “relaciones públicas” de la escuela de Austria, y por eso no me he parado mucho a leer sobre él, la verdad.

          “Saludos y gracias”.

          A mandar.

          Comentario por chemazdamundi — 24 abril 2010 @ 16:06

  17. QUEMAD ATEOS y no olviden amar al prójimo :3

    Comentario por Ibeth — 22 abril 2010 @ 17:08

  18. Saludos, Chemazdamundi. Ante todo felicidades por el blog: es muy instructivo y sinceramente creo que es estupendo que se pongan al descubierto falacias que muchas veces pasan inadvertidas por desconocimiento y otras por la falta de una actitud crítica.

    Me he decidido a escribirte cuando he leído alguno de tus comentarios recientes a Ibeth:

    “Y acuérdate de lo que te voy a decir: TAMBIÉN NEGARÁN QUE LA CRISIS QUE PADECEMOS ES POR CULPA DEL (NEO)LIBERALISMO.”

    Pocos minutos antes había estado viendo el fragmento de una entrevista de Iñaki Gabilondo a un economista (lo siento, no pillé el nombre), que afirmaba que el problema principal que actualmente tiene España se debe a la intervención del Estado y al déficit que esto ha creado (perdona si no utilizo los términos correctamente, soy un lego en economía, aunque con interés por aprender, con lo cual es posible que haya malinterpretado algo, y además estoy citando de memoria). También comentó algo así como que no se puede poner puertas al campo y que es imposible regular todas las actividades de las entidades financieras, pero que si actúan mal se debería dejarlas ir a la quiebra en lugar de rescatarlas con dinero público (creo que esto es lo que se hizo en el 29 y los resultados fueron catastróficos). Para colmo insinuó que si no se hubiera producido la intervención estatal, no estaríamos peor de lo que estamos.

    O sea, que efectivamente ya se está cumpliendo lo que has dicho. Lo peor es que, con un conocimiento superficial de economía como el mío (o, supongo, el de la mayoría de la gente) resulta difícil detectar las falacias en una argumentación como esta, que para colmo es bastante populista en el sentido de atacar el uso de dinero público para salvar entidades privadas.

    En fin, ¿podrías recomendarme algún texto, aunque sea en inglés, en el que se traten y analicen estas cuestiones a un nivel divulgativo? Me he leído tus entradas sobre neoliberalismo y la escuela austríaca, y son muy interesantes, pero veo que por el momento están incompletas. También encontré entre alguno de los comentarios un enlace a una comparación del neoliberalismo con ciertas actitudes religiosas, muy instructivo, aunque breve.

    Gracias, y de nuevo felicidades por la labor que estáis realizando tu mujer y tú.

    Comentario por Panglosio — 23 abril 2010 @ 01:51

    • “Saludos, Chemazdamundi. Ante todo felicidades por el blog: es muy instructivo y sinceramente creo que es estupendo que se pongan al descubierto falacias que muchas veces pasan inadvertidas por desconocimiento y otras por la falta de una actitud crítica.”

      Muchísimas gracias.

      Es mi deber y mi placer.

      “Me he decidido a escribirte cuando he leído alguno de tus comentarios recientes a Ibeth:

      “Y acuérdate de lo que te voy a decir: TAMBIÉN NEGARÁN QUE LA CRISIS QUE PADECEMOS ES POR CULPA DEL (NEO)LIBERALISMO.”

      Pocos minutos antes había estado viendo el fragmento de una entrevista de Iñaki Gabilondo a un economista (lo siento, no pillé el nombre), que afirmaba que el problema principal que actualmente tiene España se debe a la intervención del Estado y al déficit que esto ha creado (perdona si no utilizo los términos correctamente, soy un lego en economía, aunque con interés por aprender, con lo cual es posible que haya malinterpretado algo, y además estoy citando de memoria).”

      No tienes por qué disculparte. Estás escribiendo bien, con sistematicidad, y sin faltas. Se te entiende perfectamente. Y, si bien no he podido encontrar esa entrevista, no creo que te estés equivocando. Se ve clarísima y muy coherentemente que el entrevistado era un liberal radical. Aunque cites “de memoria”.

      “También comentó algo así como que no se puede poner puertas al campo y que es imposible regular todas las actividades de las entidades financieras,”

      Vamos a ver. Es que NO se trata de poner puertas al campo, eso es lo que los liberales pretenden que creamos. Se trata de VIGILAR y así encauzar en la dirección deseada las actividades de las entidades financieras. Y aunque no se les pueda vigilar en todo las veinticuatro horas del día, sí que se les puede meter miedo las veinticuatro horas del día, amenazándoles con la intervención a nada que DETECTEMOS que se desmanden. Se trata de crear una estructura marco de actuación para estas entidades.

      El Estado no podrá vigilar cada uno de los recovecos de las entidades financieras, pero éstas reducirán ENORMEMENTE el número de sus actividades peligrosas (como la concesión de hipotecas subprime o la mezcla de activos tóxicos con los de bajo riesgo) ante el miedo a ser detectadas. Así de simple. Ya sólo por eso merece la pena la regulación. No eliminamos el peligro al 100%, pero lo reducimos muchísimo.

      APARTE, está el hecho de crear mecanismos de castigo y compensación para castigar a las que cojamos con las manos en la masa (como se suele decir: es más efectivo el miedo a que te pillen que el hecho de pillar a uno).

      TODO eso, hasta ahora, no estaba bien definido.

      “pero que si actúan mal se debería dejarlas ir a la quiebra en lugar de rescatarlas con dinero público (creo que esto es lo que se hizo en el 29 y los resultados fueron catastróficos). Para colmo insinuó que si no se hubiera producido la intervención estatal, no estaríamos peor de lo que estamos.”

      Tú mismo te has respondido.

      Y muy bien, por cierto.

      Pero si es que es de cajón.


      “O sea, que efectivamente ya se está cumpliendo lo que has dicho. Lo peor es que, con un conocimiento superficial de economía como el mío (o, supongo, el de la mayoría de la gente) resulta difícil detectar las falacias en una argumentación como esta, que para colmo es bastante populista en el sentido de atacar el uso de dinero público para salvar entidades privadas.”

      P-e-r-f-e-c-t-o.

      Así es, ahora los liberales van de “buenos” y de “populistas” diciendo que “si los bancos han fallado, pues que se les deje caer”. Y la gente que no entiende, pues aplaude eso, diciendo “bancos malos, no se les ayuda con dinero público”.

      Claaaaaro.

      Y los ahorros de la gente, A LA MIERDA.

      Y a crear un efecto de pánico masivo CON TAL DE SEGUIR QUEDANDO ELLOS COMO COHERENTES Y DE NO ECHARLE LAS CULPAS AL LIBERALISMO Y A LA DESREGULACIÓN.

      ¿Que se vuelve a repetir un crash del 29? A ellos les da igual, con tal de mantener su “coherencia”.

      Pero qué “listos” son y qué cara tan dura tienen, los muy hijos de…

      Por supuesto que es INMORAL rescatar con dinero público a unos bancos que cayeron por culpa de estar mal gestionados y con un ansia extrema de obtener beneficio.

      Pero es DEBER de un Estado el evitar MALES MAYORES, interviniendo y apoderándose de esos bancos, para evitar a su vez el que esa caída de unos cuantos de éstos arrastre al desastre más absoluto a millones de personas.

      Ya sabemos DE SOBRAS lo que pasará si NO interviene el Estado (crash del 29) Es muy cómodo MENTIR y decir “no estaremos peor si no intervenimos”. Como tú vas a comer todos los días, liberal de mierda…

      AHORA, lo que se trata es de CASTIGAR esas actividades financieras que nos han llevado a la ruina, REGULÁNDOLAS, y nacionalizando a las entidades que las llevaron a cabo. Y yo añado: y llevando a la cárcel a los culpables.

      “En fin, ¿podrías recomendarme algún texto, aunque sea en inglés, en el que se traten y analicen estas cuestiones a un nivel divulgativo? Me he leído tus entradas sobre neoliberalismo y la escuela austríaca, y son muy interesantes, pero veo que por el momento están incompletas. También encontré entre alguno de los comentarios un enlace a una comparación del neoliberalismo con ciertas actitudes religiosas, muy instructivo, aunque breve.”

      Si te refieres a un texto sobre la crisis actual, y su comparativa con el crash del 29, el más ameno es La crisis ninja de Leopoldo Abadía. Algo más técnico, los análisis de Paul Krugman, como The Return of Depression Economics and the Crisis of 2008.

      Si quieres un texto que abarque MÁS y a partir del cual profundizar, no hay ninguno. Así de claro te lo digo. Esta crisis TODAVÍA está siendo estudiada, y lo que te rondaré, moreno. Todo texto que yo te recomiende va a quedar obsoleto en tres coma dos.

      Utiliza este enlace de la wikipedia en inglés:

      http://en.wikipedia.org/wiki/Financial_crisis_of_2007%E2%80%932010

      …y sigue TODAS las fuentes que marque.

      Ese texto está siendo utilizado como un “narrador espacializado” en tiempo real de los acontecimientos económicos de la crisis actual, y aporta varios puntos de vista.

      Cuando pase esta crisis, procederé a analizar los libros que sobre ella se hayan escrito, ya con perspectiva histórica a cuestas, y no en el calor de los acontecimientos. Así podré recomendar con conocimiento de causa.

      “Gracias, y de nuevo felicidades por la labor que estáis realizando tu mujer y tú.”

      Gracias a ti, de todo corazón. Por leer y por comprender.

      Comentario por chemazdamundi — 24 abril 2010 @ 16:56

  19. Gracias por la excelente y detallada respuesta. Consultaré la Wikipedia y, en cuanto a Krugman, he leído anteriormente algunos de sus artículos. En cualquier caso, sigo esperando con interés la continuación de tus entradas sobre neoliberalismo y escuela austríaca.

    Por cierto, acabo de encontrar la entrevista en internet. Yo la vi en un resumen de noticias:

    http://www.cuatro.com/noticias/videos/xabier-sala-i-martin-hoy/20100423ctoultpro_10/

    Saludos de nuevo.

    Comentario por Panglosio — 25 abril 2010 @ 00:04

  20. Hola,

    Interesante tu blog y tus aportaciones e ideas. Aprecio en primer lugar el esfuerzo y todo intento de ser didáctico. Leyendo tu crítica a la escuela austriaca estoy de acuerdo en varias de tus posiciones con respecto a sus planteamientos, y su metodología , etc.

    Ahora bien en este subapartado de tu expocición haces referencia a la falta de conocimientos en general sobre economía y haces un dura crítica al comentario de que la “inflación es un impuesto plano”.

    Es cierto, no es un impuesto plano pero en libros de economía de autores por ti citados hacen referencia al impuesto de la inflación, AKA maquinita de billetes de los estados. IMHO quizás falta alguna referencia más al tema.

    Saludos

    Comentario por Nurak — 15 noviembre 2010 @ 17:29

    • Es cierto, no es un impuesto plano pero en libros de economía de autores por ti citados hacen referencia al impuesto de la inflación, AKA maquinita de billetes de los estados. IMHO quizás falta alguna referencia más al tema.

      De eso va a ir uno de los próximos artículos.

      La inflación no ES un impuesto.

      Pero PUEDE comportarse bajo determinadas circunstancias COMO un impuesto.

      A eso se le llama “efecto impuesto inflación“.

      Pero que la inflación se PUEDA comportar como un impuesto, NO LA HACE un impuesto.

      Los dos términos no son IGUALES.

      Ahí es donde está la falacia.

      Y no es un fenómeno “plano”.

      Eso es directamente mentira.

      Y los que dicen que “la inflación es un impuesto plano” obviamente, lo dicen porque TIENEN UN INTERÉS EN DECIRLO.

      1) Ya he hablado de todo ello en los comentarios (con lo cual me jode tener que repetirlo).

      2) Próximos comentarios que cumplan las Normas para poder comentar, por favor.

      3) Aprendeeeeeeed a escribiiiiiiiir.

      Ay…

      Que no puede ser que se lleguen a enterar.

      Comentario por chemazdamundi — 15 noviembre 2010 @ 19:12

  21. chema, cariño….mira: cuando vi a alguien que criticaba a la escuela austriaca de economia…..pues mira ….empece a masturbarme y tal.. ya sabes!!!. Le tengo ganas a esa puta “escuelita” que dice que las matematicas (mi bestia negra) no pueden dar cuenta de un sistema tan complejo como es la economia, fruto de multipes acciones e interacciones humanas. Pero veo que argumentos…lo que se dice argumentos, contra la dichosa escuelita ….pues por tu parte..nada…ninguno.
    Cierto es, que despues comprobe de que materias se compone el plan de estudios de los estudios de marketing, y la verdad no me extraño nada. La cantidad de economica que se imparte en estos es equivalente a los conocimientos (depende de la universidad) que puede tener un peluquero de mi barrio.
    Chemita…amor…no hagas perder el tiempo a la gente y dedicate a ver porno, que para eso se creo internet….asi los frikis tener diversion garantizada

    Comentario por mufermajo — 15 septiembre 2011 @ 23:19

    • Obviamente, un gilipollas como tú, no sabe leer que ESTO es una introducción… y que es en los siguientes capítulos donde hago la crítica en sí.

      ¿Has leído que pone en el título del artículo “INTRODUCCIÓN y visión general”?

      ¿Sabes que hay un índice de artículos, arriba a la derecha?

      https://chemazdamundi.wordpress.com/indice-del-blog-de-chemazdamundi/

      ¿Quieres argumentaciones matemáticas contra la escuela de Austria? Continúa leyendo el índice, GILIPOLLAS:

      https://chemazdamundi.wordpress.com/2010/09/07/falacias-economicas-iii-la-importancia-del-lenguaje-matematico-en-la-formulacion-cientifica-economica-la-paradoja-de-auiles-y-la-tortuga-y-la-escuela-de-austria-contrastada-pseudociencia-en-econ/

      https://chemazdamundi.wordpress.com/2010/10/14/la-escuela-de-austria-contrastada-pseudociencia-en-economia-la-utilidad-marginal-en-la-obra-de-carl-menger-de-donde-procede-el-desprecio-al-metodo-cientifico-y-la-metodologia-de-la-escuela-austriac/

      https://chemazdamundi.wordpress.com/2010/04/27/la-escuela-de-austria-contrastada-pseudociencia-en-economia-presentacion-esquema-de-trabajo-de-una-critica-a-la-escuela-de-austria-los-origenes-de-la-escuela-de-austria/

      Me encannnnta dejar en ridículo a esta panda de imbéciles.

      Me lo ponen TAN fácil.

      P. D.: Treinta y dos faltas ortográficas. Sí, señor. Creo que estamos ante un nuevo récord. Ni un solo acento.

      Desfiltrado para guasa y cachondeo de todo el que pase por aquí.

      Comentario por chemazdamundi — 16 septiembre 2011 @ 00:11

    • No sé tú, pero independientemente de que materias impartan en Marketing o no, tú vas a cualquier facultad de Economía seria y puede que tenga elementos ciertamente heterodoxos como la Economía experimental o neuroeconomía, pero en ninguna parte te van a renegar de las Matemáticas como elemento crucial para aprender Economía. Ni siquiera uno de los profesores de mi facultad, que es lo más heterodoxo (y serio) que conozco, reniega de las Matemáticas, solo dice que hay unos modelos mal hechos.

      Y eso es fácil de comprender, independientemente de que existan modelos muy cuestionables como ciertas curvitas de las que debemos deshacernos, el mayor legado que nos ha dejado la ortodoxia (y el único que agradezco a esos josputa) es la evidente matematización de la Economía, pues aunque nuestro sentido común nos dicte que es muy difícil cuantificar y modelar cientos de comportamientos individuales, a un nivel un poco más macro resulta mucho más fácil (pasa lo mismo con las partículas, hoyga)

      Por eso ahora vez matemáticos y físicos prestandose para hacer modelos que luego los científicos sociales pueden usar para explicar el comportamiento de las sociedades, de hecho, muy a nuestro pesar, la revolución de las ciencias sociales no vendrá de las ciencias sociales, si no de las ciencias duras (aunque a mi pesar no me da, siempre he creido que nos deben dejar un año más en la universidad aprendiendo Física y Psicología)

      La escuela austríaca es pésima heterodoxia, principalmente porque para combatir las maguferías de la ortodoxia se refugia en más maguferías sin sentido.Es una vergüenza para quienes queremos construir un legado heterodoxo sin tener que renunciar a los avances de la ortodoxia, es una vergüenza hasta para el más heterodoxo de los heterodoxos, pues no es más que una burda radicalización de lo que hace apestosa a la ortodoxia.

      Así que cierra la puta boca, pues aunque Chema no haya estudiado ciencias económicas si que sabe Economía, mucho más que quizque “economistas” como Huerta de Soto, no hay que pasar por una facultad de ciencias económicas para saber que las Matemáticas son útiles, y mucho menos para tener una buena cultura “económica”.Muchos además de ir a la facultad estudiamos en casita, que es el deber de todo economista en formación (e incluso profesionales)

      Por cierto ;), aproximadamente la mitad de las materias (e incluso más) que se dan en una facultad de Economía seria incluyen un alto nivel de Matemáticas, tú pudiste revisar el pensum de el programa de Marketing, pero se nota que no conoces un buen programa de Economía que tenga algo más que “pensamiento económico” como materia, la misma evidencia lo señala, los economistas que saben Economía prefieren formar nuevos economistas preparados para trabajar con las Matemáticas. Lo cual nos dice algo que tal vez no te guste: sólo los idiotas creen en las mariconadas de la escuela austríaca. Te quedaste sin el apoyo de un especialista de Marketing… Y DE LA MAYORÍA DE LOS ECONOMISTAS XD

      Comentario por ibethkarina — 17 septiembre 2011 @ 18:20

      • Fe de erratas, puse “vez” en vez de “ves”, y puse “del” en vez de “de el” x_x

        Comentario por ibethkarina — 17 septiembre 2011 @ 18:29

  22. Joer, ya sé que te lo dicen todos los días, pero es que es agotador. Lo que podría ser muy buena divulgación, como la de Zeitgeist, cuando parece que te están gritando al oído, se pierde completamente. Y, por supuesto, cuando patinas, patinas mucho más que quien usa otras formas. Hay algunos de tus escritos que me gustaría mover, usar como muleta en discusiones, pero es que no hay manera humana de que la gente se los lea, macho. Suena a Stewie Griffin despotricando letalmente contra su madre mientras ella se aleja ignorándolo :(

    Y no me creo que te dé igual, porque escribes y pretendes divulgar. Ya sé que te lo dirán a menudo, pero es que si no creyese que merecería la pena leerte un poco más ordenadico, no diría nada.

    Salud.

    Comentario por juanjopina — 26 noviembre 2012 @ 20:27

    • Joer, ya sé que te lo dicen todos los días, pero es que es agotador.

      Ése es tu problema. Yo me he tenido que ver SIETE veces Zeitgeist: the Movie, CUATRO, Addendum y CINCO, Money As Debt para poder analizarlos y criticarlos a conciencia.

      Y me he leído tres veces The Road to Serfdom de Hayek y dos el Grundsätze der Volkswirtschaftslehre de Menger (¡en alemán!) para empezar la crítica a la escuela de Austria.

      1) ¿Y tú me dices a mí que soy agotador?

      Tú tienes muy poca paciencia, ¿no? Tú y aquellos a los que te diriges, también. Y muy poca disciplina y capacidad de trabajo.

      Por ejemplo: ¿Es agotador leerme a mí pero no ver vídeos conspiracionistas de más de dos horas?

      2) ¿Tú quieres leer una crítica buena, bien documentada y completa? Pues prepárate para leer “tochos”. Y ESTO que estás leyendo no es nada comparado con lo que tuve que leer en la universidad.

      3) Que los de ahora estéis acostumbrados a leer cuatro renglones para enteraros, ése es vuestro puto problema. Así no se lee. Las cosas hay que explicarlas al completo, con motivaciones y escribiendo TODO lo que sea menester y haga falta. Precisamente para no dejar nada atrás.

      4) Si escribo mucho, porque escribo mucho… y si mañana me pongo a escribir de manera resumida entrará otro diciendo que escribo poco o criticándome por las cosas que no he escrito por no caberme en los cuatro renglones que una panda de vagos como muchos de los que entráis aquí, queréis leer. De hecho, si hubieras seguido leyendo artículos, te habrías enterado de que ya hice ese experimento: escribir resumido. Fue un fracaso absoluto. YA no lo vuelvo a hacer más. El que viene aquí, ya sabe lo que va a encontrar: textos largos, densos y completos… ordenados en series temáticas.

      5) Ya he explicado y avisado (y otra vez me veo en la obligación de recordarlo, porque tenéis la puta manía de NO leer), que ÉSTE es un blog de papers, NO DE RESEÑAS. ¿Sabes lo que es un paper? ¿No? Pues lo buscas.

      6) ¿No te gustan mis escritos ni mi estilo? Ahí tienes las enciclopedias de tu Biblioteca Municipal. O, más sencillo aún: los resúmenes de la wikipedia. ¡Ah, que soy el único que trata estos temas! ¡Aich, se me había “olvidado”! Pues te fastidias y tragas con mi forma de escribir.

      7) ¿Dices que me lo dicen todos los días? Qué raro, parece que no todos piensan que es agotador. Mira lo que dicen de mis artículos en el Foro Comunista (y allí no son precisamente fans míos):


      El tipo del blog es un figura escribiendo, se me hacen cortos sus artículos, gracias por el enlace NSV Liit.

      Lo que no me cuadra del todo es que achaque todo el surgimiento de la escuela austriaca a una cuestión de orgullo nacional, y no haga referencia a la obsesión burguesa de la época en encontrar al “anti-Marx”. Los que teneis más conocimientos que yo lo podreis confirmar, pero creo recordar que por ejemplo Bohm Barek tenia entre sus objetivos refutar a Marx (incluso presumía de haberlo logrado).

      De todas formas sólo he leido los dos primeros articulos de la serie, y esperaré a terminarlos todos para juzgar. Son muy entretenidos.

      Lo que podría ser muy buena divulgación, como la de Zeitgeist, cuando parece que te están gritando al oído, se pierde completamente.

      Si grito es porque no sólo estoy divulgando… estoy DENUNCIANDO.

      Como estoy harto de repetir: no basta con tener la razón, hay que gritarla más alto y más fuerte de lo que grita el otro. ¿A Zeitgeist sí le perdonas los gritos, las mentiras y los desplantes que tiene el vídeo en su interior y a mí no me perdonas los míos, que traen argumentos ciertos y comprobables? Joder. Eso no es justo, guapo.

      ¿Que Zeitgeist o los austríacos gritan? Yo expongo argumentos y, encima, grito más.

      Y, aparte, ya he especificado que ése es el precio que tenéis que pagar los lectores por el trabajo que me ha llevado redactar mis artículos.

      Entre otras cosas, lo hago para acostumbraros a LEER, bien y MUCHO.

      Y, por supuesto, cuando patinas, patinas mucho más que quien usa otras formas.

      Ya. Pero no me dices dónde ni en qué patino.

      Fíjate en algo muy, muy, extraño que sucede en este blog.

      ¿Dónde están los fallos en los argumentos que expongo? ¿Dónde he mentido?

      ¿No has notado que los artículos (y las series de artículos) están cerrados y remachados a conciencia? ¿Mmmmm?

      Hay algunos de tus escritos que me gustaría mover, usar como muleta en discusiones, pero es que no hay manera humana de que la gente se los lea, macho.

      ¿”Mover”? Será “difundir”. Manda huevos, de verdad.

      No debería hacerlo, porque tu inteligencia te debería haber bastado para averiguarlo de antemano, pero te ofrezco varias soluciones. Tú fíjate si son simples:

      1) Pones el enlace cuando entres en la discusión y a tomar por culo. La mayoría de las personas que quieren destrozar a los seguidores de Zeitgeist, simplemente ponen el enlace del índice de artículos del blog de mi mujer. Con eso ya los has matao. ¿Que quieres machacar a los austríacos? Les pones el enlace de la serie de artículos de La escuela de Austria contrastada. TODO esté en el menú inicial de arriba, a la derecha.

      2) ¿Algo más específico? Pues te tomas tu tiempoooooooo… te lees el artículo en cuestióóóóóóón… yyyyyy…. cortas y pegas (Ctrl+C, Ctrl+V si estás utilizando Windows como SO), LA PARTE QUE VENGA A CUENTO EN LA DISCUSIÓN… pedazo de VAGO. Que no te lo tenga que dar yo todo mascado y listo para que lo digieras. Que tenéis la PUTA costumbre de querer buscar por internet un enlace que os haga todo el trabajo y responda directamente a la cuestión en cuatro renglones.

      3) TRABÁJATE tú un poquito la discusión por internet, guapo.

      Suena a Stewie Griffin despotricando letalmente contra su madre mientras ella se aleja ignorándolo :(

      ¿No había otro símil? ¿Ésa es la base de tu conocimiento y de tu bagaje intelectual? ¿Una serie de dibujos animados? Tú no te estás enterando de que esto es un blog de divulgación ACADÉMICO, ¿no?

      Y no me creo que te dé igual, porque escribes y pretendes divulgar.

      Ya veo que no te has enterado.

      Me la suda lo que tú “creas”. No se trata de “creer”, se trata de “ser”.

      Ya sé que te lo dirán a menudo, pero es que si no creyese que merecería la pena leerte un poco más ordenadico, no diría nada.

      Sigue el índice general del blog o el de la serie concreta, alma de cántaro. Y al final de cada artículo, hay un enlace al siguiente.

      Y si no, abres el índice, y vas abriendo en “pestañas nuevas” por orden. ¿Que quieres algo más específico? Busca en los títulos de cada artículo del índice la palabra o tema que buscas o utiliza las etiquetas. Eso sí, cada artículo es para leérselo ENTERO y hasta el final. Punto.

      Todo eso está dispuesto para vuestra comodidad… o vagancia. NADIE (ni tú) me podéis acusar de que, como mínimo, no está “ordenadico”.

      Pero si no sabéis navegar ni leer por internet… ése ya no es mi problema.

      Salud.

      Anda, anda… Adiós.

      Comentario por chemazdamundi — 26 noviembre 2012 @ 23:02

      • Wow… toda una respuesta. Sí, me he leído tus “condiciones”. Y obviamente no te he acusado de que no esté “ordenadico”. Lo que vengo a decir es que todo eso te convierte en un mal divulgador, por mucho que te haga sentir adalid de la pureza. A Carl Sagan, a Tysson y a Toharia se les da bien, y a ti, mal. Así de simple. Pero no te preocupes, no eres el único perezoso que no hace grandes esfuerzos por ponerse a divulgar. Cada uno para su público :)

        Comentario por juanjopina — 26 noviembre 2012 @ 23:11

        • Wow… toda una respuesta. Sí, me he leído tus “condiciones”.

          Pues no las has entendido. ¿Y las normas para poder comentar? Porque no las cumples.

          Y obviamente no te he acusado de que no esté “ordenadico”.

          ¿No?

          Pues dijiste esto:

          es que si no creyese que merecería la pena leerte un poco más ordenadico

          Tal y como lo has escrito es lo que se entiende. Si no sabes escribir, ése es asunto tuyo.

          Lo que vengo a decir es que todo eso te convierte en un mal divulgador, por mucho que te haga sentir adalid de la pureza.

          Para ti, que eres un mal lector (y escritor).

          Lo que vengo a decir es que todo eso te convierte en un mal divulgador, por mucho que te haga sentir adalid de la pureza.

          ¿El problema? Que ÉSA es TU percepción… y de un público muy, muy concreto. El de los vagos y el que no tiene un cierto bagaje intelectual.

          1) Tú has entendido que yo he creado un blog de divulgación para TODO el mundo y todos los niveles. Eso no es totalmente cierto. Ya he especificado que he ido creando un espacio cada vez más centrado en el academicismo y más alejado de la divulgación a pie de calle.

          2) La crítica a Zeitgeist no es mía. Es de mi mujer. Tenemos dos blogs distintos.

          3) El blog no le ha parecido “hueso” a todo el mundo. Como ya te han respondido y como ya te he citado de otras páginas y fuentes. Por tanto, y como mínimo, tu apreciación es más que discutible.

          4) TU apreciación no está basada en elementos objetivos, independientemente de que a ti te lo parezca.

          5) Y no, no soy perezoso. Escribo auténticos “tochos”, y están muy trabajados. Hasta el punto de que constituyen base académica, no tienen “fisuras” (de hecho, ni has mencionado cuáles son, señal de que no las encuentras). Es la clave por la cual son “incriticables” a nivel argumentativo. Todavía estoy esperando a que digas “dónde patino”. Tú mismo desacreditas tu crítica.

          6) Ahí están mis suscriptores, los enlaces que se nos hacen e incluso se me considera ya una autoridad académica. Que lo soy, al margen de que se me considere o no.

          Una buena y completa crítica a Zeitgeist, sin fisuras, merecería más repercusión. Y no la tiene por lo que no la tiene.

          7) Porque Zeitgeist no es NADA. No ha salido prácticamente de las redes sociales y en un periodo de tiempo muy corto y específico. En el ámbito académico y serio, nada de nada. ¿Los que saben de Astronomía? Saben que miente. ¿Los que saben de Teología y Mitología? Saben que miente ¿Los que sabemos de Economía y Matemáticas? Sabemos que miente. Es más, en nada que compruebes un poco de Historia, averiguas por ti mismo, que Zeitgeist miente. A ti te parecerá que Zeitgeist ha tenido mucha repercusión. Pues no. Ha sido humo.

          8) No hace falta que te enseñe técnicas SEO, ¿verdad? La crítica a Zeitgeist (que no es enteramente mía ni muchísimo menos), está muy bien situada, es altamente popular y está más que referenciada académicamente, incluso a nivel universitario. Ya se han escrito incluso libros en alguna facultad de Economía a partir de ella. ¿Que merecería más repercusión? Puede. Pero el que no tuviera repercusión no implica correlación con que la crítica a Zeitgeist sea mala. Se te olvida que el problema aquí reside en que si la crítica no es más “popular” es por la sencilla razón de que Zeitgeist en sí mismo no es muy conocido, es una temática muy oscura y dejada de lado por los mass media. Zeitgeist es demasiado evidente como una entidad documental falsa como para que se le preste mucha atención de manera seria o no seria. Otra razón reside en el hecho de que Zeitgeist, en sí mismo, por su temática antisistema (que ha resultado ser falsa, pero eso es otra historia para leérsela en los artículos), es más popular y querida que su crítica, aunque su crítica sea CIERTA. Por dejarlo más claramente expuesto: hay muchas más alabanzas a Zeitgeist en la red que críticas, independientemente de que Zeitgeist sea un conjunto de mentiras acojonantes. Y esas alabanzas oscurecen el espacio dedicado a su necesaria crítica. Por ejemplo, eso sucede a otros niveles y con otras temáticas: el Proyecto Venus es otra soberana chorrada… pero no te encontrarás con muchas críticas en internet hacia él. ¿Por qué? Porque es evidente que es una chorrada (el mundo científico serio no le presta ni atención)… y sólo le interesa a sus partidarios, los cuales acaparan los primeros niveles de atención informativa y de referenciación… que se están apagando y languidecerán hasta morir en poco tiempo en esta nuestra era cambiante de la información y del espectáculo. Aparte, ya se encargan los partidarios de Zeitgeist de que las críticas hacia sus vídeos no “rulen” (¿la wikipedia en castellano, por ejemplo? Ya me han venido decenas de personas quejándose de que no han podido dejar el vínculo a nuestras páginas, que se lo borran de inmediato). Si tienes narices, pon el enlace a una página en castellano que critique Zeitgeist con nuestro nivel de profundidad.

          9) Con eso y con todo, tienes que admitir que nuestar crítica a Zeitgeist es la mejor en castellano, al margen de que A TI te resulte “pasada” o “hueso”. Punto. Es la más completa, la más detallada y la más exhaustiva… hasta el extremo de que me he encontrado páginas en inglés que la recomiendan antes que cualquier crítica en esa lengua. ¿La razón? Nuestra crítica es la más completa, profunda y exhaustiva. ¿Que esa crítica se TE ha hecho muy pesada porque dentro de ella he empleado un estilo muy grave de denuncia? Me la suda. También hay quien nos ha aplaudido lo mucho que se han reído con nuestro estilo (el último, un profesor de Biología, en el blog de Isabel). El nivel de trabajo sigue estando ahí, independientemente del estilo que se haya utilizado o de la apreciación que haga un público ignorante. Y a ver si os acostumbráis a leer SIN tener en cuenta el estilo… porque éste es secundario. Lo importante es el contenido. Y en contenido no nos gana nadie.

          A Carl Sagan, a Tysson y a Toharia se les da bien, y a ti, mal.

          Si eso es lo que te parece a ti, no me leas. No es eso lo que piensan mis suscriptores, no es lo que percibo a través de los medidores de estadísticas del blog… y se te olvida que tengo más felicitaciones que críticas en los comentarios por mi labor divulgativa.

          Esos autores tienen su estilo, y yo el mío, más parecido a la línea de Dawkins.

          Yo analizo, critico y denuncio cagándome en la puta de la madre que parió a los mentirosos que critico a la vez, por ejemplo.

          Cada uno para su público :)

          Cada público tiene su página. Y ésta no está hecha para gente de tu nivel.

          ¡Eh! ¡Yo tampoco obligo a nadie a leerla!

          Adiós. Hasta nunca.

          Comentario por chemazdamundi — 27 noviembre 2012 @ 00:44

    • “pero es que no hay manera humana de que la gente se los lea, macho. ”

      ¿Por qué carajos tienen la manía de hablar por los demás?

      Comentario por ibethkarina — 27 noviembre 2012 @ 00:01

      • Porque lo he intentado. A mí sí me gusta el blog. Pero es bastante hueso :)

        Comentario por juanjopina — 27 noviembre 2012 @ 00:03

        • Habla por ti. Gracias.

          Comentario por ibethkarina — 27 noviembre 2012 @ 00:04

          • Ha quedado claro que no, no es por mí. Una buena y completa crítica a Zeitgeist, sin fisuras, merecería más repercusión. Y no la tiene por lo que no la tiene.

            Comentario por juanjopina — 27 noviembre 2012 @ 00:06

            • “Una buena y completa crítica a Zeitgeist, sin fisuras, merecería más repercusión.”
              Suponiendo que eso es cierto (cosa que no es verdad, mi experiencia como lectora me ha enseñado que hay cosas muy buenas que estan infravaloradas y del otro modo), esta crítica si que tuvo repercusión, por lo menos, más de la que debería tener, quienes estamos acá desde el inicio observamos con deleite la cascada de flames y la cascada de felicitaciones que se generaron a causa de ello. Este blog solo refleja una muy pequeña parte de todo el desmadre que hubo por ese tiempo.

              Ahora, si hablas de relevancia dentro del campo de la Economía (divulgación económica), se nota que tienes un conocimiento rudimentario de ese mercado. Nosotros no tenemos gente como Carl Sagan (al cual he leído y visto), la mayoría de los libros de divulgación versan sobre temas que de verdad tienen eco (sí, la escuela austríaca y las propuestas económicas de zeitgeist son temas de mierda que solo cuatro frikis, como yo, se toman el tiempo de discutir, los economistas les mencionan ocasionalmente para burlarse), como las crisis financiera. Nuestros grandes divulgadores son gente como Krugman, Stiglitz o Tim Harford, cuyas formulas, aunque mejores para distraer a los sectores desinformados y gente que le encanta que le pongan todo resumidito y poco profundo, son poco densos en cuanto a información, es decir, de económicas, nanay, cosa que no ocurre aquí al menos, que te enseñan que es marginalismo (algo que valoro considerando que la mayoría de los libros relevantes son, con el perdón de Chema que es Krugmanita, chatarra intelectual)

              Por eso digo, hablar por ti. Si no te gusta, excelente, pero no hagas un juicio tan arriesgado basado en indicios pocos claros y en tu opinión personal, no sé, es medio nauseabundo, y pones palabras y pensamientos en la boca de los demás, cosa que es nauseabunda por donde la mires.

              Shalom.

              Comentario por ibethkarina — 27 noviembre 2012 @ 00:24

              • Ni yo mismo podría haberlo dicho mejor. Y que conste que lo he intentado.

                Gracias, Ibeth.

                Me superas día a día.

                Comentario por chemazdamundi — 27 noviembre 2012 @ 00:45

            • Y agrego que, no toda nuestra divulgación corresponde con mi descripción. El problema es que Avinash Dixit no es tan popular como Krugman.

              Comentario por ibethkarina — 27 noviembre 2012 @ 00:40

            • Eh, podríamos empezar a pensar en un modelo cuantitativo para definir qué es divulgación y qué no lo es. Podemos tener en cuenta variables como la densidad media de información (que, por otro lado, habría que definirlas) por página, la longitud media de sus palabras, tirada, nivel de estudios del público objetivo (evaluable mediante encuestas), incidencia de determinadas palabras (un factor dependiente del campo en el que se encuentre tal libro), etcétera.

              No será fácil, será cuestión de analizar qué variables son más relevantes. Y cuáles pueden ser sus sesgos para buscar formas de neutralizarlos. El resultado podría ser un coeficiente continuo que nos indica, en mayor o menor grado, si una lectura es de divulgación o no.

              Comentario por McManus — 27 noviembre 2012 @ 13:48

  23. Hola Chema! Respecto a lo que dices que la inflación no es un impuesto plano, creo que podríamos matizar. La inflación es un impuesto en el momento que ha sido causada por un banco central que ha impreso billetes. El gobierno compra cosas con esos billetes, cosas que no le han costado absolubtamente nada conseguirlas, y con ello hace subir el precio de las cosas que ha comprado. Cosa que de inmediato haría bajar nuestro poder adquisitivo. Visto así. ¡Imprimir dinero es un modo de recaudar impuestos! Y sería plano en el sentido de que afecta en un porcentaje igual a la renta tanto de ricos como de pobres ¿Me equivoco?.

    Me encanta vuestro blog, lo conocí hace mucho tiempo, buscando información acerca de Zeitgeist ya que fue un documental, que me inspiró una mezcla de sorpresa y desconfianza. La desconfianza vino, debido a que en mi infancia era un enamorado de la cultura egipcia y recuerdo conocerme el museo egipcio de Barcelona de memoria, de tantas veces que le pedía a mis padres ir. Y empezar a oir en el documental nada más empezar la cantidad de barbaridades que oía sobre Egipto, me hizo preguntar si mi memoria era realmente tan mala o había gato encerrado. La claridad con que documentasteis toda vuestra crítica me encantó, gracias.

    Aún así, temo que un excesivo odio contra el neoliberalismo y la escuela austríaca te convierta en una versión contraria de lo que son ellos con el socialismo y el keynesianismo. La escuela de economía austríaca, creció en una época en la que más de la mitad del mundo estaba gobernado por horrorosas tiranías que pisaban los derechos y libertades humanas, y jugaron un papel muy importante abriendo debate y convenciendo al mundo sobre la importancia de respetar la libertad individual y los derechos de propiedad. Es normal que en un mundo de extremos, se creen extremos opuestos que estiren muy fuerte para equilibrar. ¡Siempre ha sido así! Pese a ello, empecé a estudiar economía por mi cuenta el año pasado de un libro de primero de carrera: Introducción a la economía, de Krugman/Wells/Olney. Que sorprendido me quedé… cuando descubrí, que yo también con mis ideas socialistas implantadas de joven, antiglobalización blabla había sido engañado. Que engañifas que me habían vendido muy bonitas para acabar con los abusos del “empresario explotador” como el salario mínimo, descubrí que en absoluto ayudaba a los trabajadores jovenes que no tenemos experiencia, y había sido la causa de haberme tirado años enteros sin encontrar trabajo por ninguna parte, cantando la consigna de “No encuentro trabajo, porqué no tengo experiencia, no tengo experiencia porqué no encuentro trabajo”. Y acababa trabajando como comercial con contrato de autonomo cobrando tan solo lo que vendía.

    Además, pese a que la economía austríaca ciertamente no esté reconocida por la comunidad cientifica mundial en economia. ¿Insinúas que no hay grandes economistas de renombre que son lo que tildaría mucha gente hoy en día de “neoliberales”? ¿Es “neoliberal” estar a favor de la globalización? ¿Acabar con las vergonzosas subvenciones que reciben los agricultores europeos y que TANTÍSIMO daño hacen al tercer mundo? ¿Querer una sociedad en la que pueda ser fácil montar una empresa sin un gobierno metomentodo asfixiando a la iniciativa privada? ¿Que un autónomo (y éste es un caso cercano, muy cercano), por su demasiada buena fe, haga fijo a un trabajador suyo, el cual casi inmediatamente se ponga de baja? En sus propias palabras, era más dificil “despedir a un trabajador incompetente que divorciarse”. Por un Estado que piense un poquito más en las PYMES. ¡El buen salario del trabajador viene después, con el crecimiento económico que primero la pequeña y mediana empresa ha de aportarnos!

    ¿Qué es el neoliberalismo en un país en el que la banca ha sido la mezcla más horrorosa de privado-publico que ha podido hacerse jamás? “Yo hago la inversión, si la inversión sale bien, me lo quedo yo. SI la inversión sale mal, ¡paga el contribuyente!” De hecho también, no son pocos los economistas de renombre que ponen el dedo en el banco central como causante de la crisis (¡Y que yo sepa no son de la escuela austríaca!).

    ¿Qué es el neoliberalismo en un país en el que lobbys y políticos pasean, bailan, se besan y hacen el amor con locura? ¿Que clase de capitalismo castizo es éste en el que para triunfar no hace falta ofrecer un producto que satisfaga la demanda? ¡Lo que hay que hacer, es hacerse amigo de los politicos y pedir subvenciones que las regalan!¡Tonto el último!

    Paul Krugman, considerado él a si mismo como neo-keynesiano me convenció en su libro académico, sobre la importancia del comercio, de la globalización y sobretodo de lo peligrosa que es la excesiva intervención estatal en un país, criticando además con ahínco el salario mínimo. ¡Y se supone que Paul Krugman es de los progres! ¿Cómo serán el resto de economistas?

    A mí lo que me da miedo, es estar escuchando constantemente por todas partes: “La culpa de la crisis es del neoliberalismo! Es del capitalismo! Es de los mercados! Queremos MÁS regulación! MUCHÍSIMA más regulación!” A ver si al final el libro de Hayek “Camino a la servidumbre”, va a ser verdad… A ver si va a ser un puto problema que no se enseñe economía en el colegio, cosa que encuentro VERGONZOSA.

    Y perdona por el monólogo, nace en el fondo como agradecimiento a todos los esfuerzos que veo que haces por traer la cultura y el pensar por uno mismo a las gente. ¿Pero no crees, que precisamente hoy en día es peligroso dada la excesiva intervención estatal que ha existido en todo el mundo divulgar que la culpa es del capitalismo y de los mercados? Por supuesto siempre ha de existir debate. Pero se oyen demasiadas voces en contra de algo, que desde el mundo de la ciencia económica creo que no se ve desde el mismo modo que en la calle, dada la cantidad argumentos falaces economicos de los que está plagada (Y aquí de argumentos falaces socialistas, abundan DE FORMA SOBRADA muchísimos más que no las de la familia rothschild, lo sé, porqué he estado en el 15-M y sentía que no existía DEBATE, tan solo chicos jovenes progres con un ego por las nubes que tienen que demostrar quien de todos es más anticapitalista y antisistema, ¡y lo de la oferta y la demanda es una mentira! ¡Viva el valor trabajo!). No querramos entonces contribuir a la pseudociencia de la demagogia que quiere implantar un sistema como Cuba o Venezuela en España. ¿O sí?

    Opino aparte, que ser “liberal” hoy día, no tiene porqué no coincidir con la idea Keynesiana de que en épocas de recesión haya que hacer una política fiscal expansiva. De ahí que opine que haya que bajar los impuestos… sin aumentar gasto público, es más reduciendo aquel que sea inútil (Que convencido estoy que los hay antes que no sanidad o educación). ¿Que opinas tú?

    Ángel

    Comentario por Lacho — 14 septiembre 2013 @ 01:07

    • Por cierto, estoy en proceso de leer la crítica a la economía austríaca y pinta muy interesante! Seguro que tiene mucho que aportarme. He visto que escribes más cosas sobre economía en el blog, así que perdona si he preguntado algunas cosas sobre las que ya has hablado o discutido anteriormente. O sin conocer cuales son realmente tus ideas (Me he basado un poco, en crítica al neoliberalismo, el collage de sindicatos, y la foto de Keynes).

      Comentario por Lacho — 14 septiembre 2013 @ 01:43

      • He visto que escribes más cosas sobre economía en el blog, así que perdona si he preguntado algunas cosas sobre las que ya has hablado o discutido anteriormente. O sin conocer cuales son realmente tus ideas

        Tarde.

        Y mal.

        Tiene usted permiso para comentar, pero le rogaría que cumpliese con las normas para ello, gracias. No me gusta hacer excepciones. No se desfiltrarán comentarios siguientes a éste en caso de no cumplirlas.

        Insisto en que lamento haber sido duro con usted, pero comprenda también que se lo merecía, ¿eh? Hay cosas que son imperdonables… por no decir que me hacen hervir la sangre.

        Un saludo.

        Comentario por chemazdamundi — 14 septiembre 2013 @ 11:27

    • Hola Chema!

      Bueno.

      Como parece que no ha venido usted con mala intención, me voy a dignar el dirigirle la palabra. Pero no ya sólo con el ánimo de informarle, sino el de echarle un rapapolvo de los que hacen época.

      Un rapapolvo necesario y que no sólo va dirigido a usted, aunque se lo parezca, sino a todo el que entra en mi página web como lo ha hecho usted, es decir, como un elefante en una cacharrería.

      Lo primero, primerito… es recordarle que existen unas normas para poder comentar situadas VISIBLEMENTE en el menú inicial lateral de la derecha (y en numerosas advertencias dentro de los artículos y comentarios)… las que pone “es obligatorio leerlas y cumplirlas”. Si tiene usted ojos operativos, como parece ser el caso, no debería haber tenido problema alguna en darse cuenta de que están ahí. Usted no cumple esas normas. Tan sólo debido a eso no debería estar dirigiéndole la palabra. Usted sabe quién soy yo y bastantes datos de mi persona y mi vida (en “sobre el autor”). Yo, sin embargo… no sé quién es usted.

      Lo segundo es que no recuerdo haberle dado permiso para tutearme. Es más, es que no recuerdo haber intercambiado palabra con usted. Sé que no “está de moda” el emplear la segunda persona del singular en modo formal. La juventud actual cree que eso está desfasado, obsoleto, etc. Me la suda lo que piense la juventud actual. La maldita obligación de todo hijo de vecino es la de emplear el “usted” por defecto, especialmente cuando se dirige a una persona que, como yo, es mayor de edad, licenciado, casado, paga sus impuestos, ha pasado los ritos de mayoría de edad pertinentes de su cultura y se mantiene a sí mismo y a su unidad familiar. “Creo” que me he ganado el “usted”. Qué menos, ¿no? Nótese que yo, a usted, valga la redundancia, NO se lo he negado.

      Lo tercero, que me está haciendo hervir la sangre y es quizás, por lo que más me he decidido a contestar (aun a pesar de que NO debería estar haciéndolo)… ¿por qué tiene tanta gente que pasa por aquí… la puta manía de ponerse a comentar ANTES DE LEER? Es que… es que… me pone de los nervios que entren, me lancen un comentario kilométrico contándome su vida o preguntándome por cosas sobre las que he escrito ya ARTÍCULOS ENTEROS (artículos que están ordenados y expuestos tanto en un índice como temáticamente en el menú inicial para vuestra comodidad) y DESPUÉS se pongan a leer. Seguramente usted intentará excusarse diciendo “hombre, te he puesto otro comentario donde ya te he dicho que me he dado cuenta de que has escrito más cosas y que me perdones”. Eso es IMPERDONABLE. Y ése es el punto al que yo quería llegar. ¿Acaso usted cuando entra en casa de alguien desconocido se quita la ropa, se pone a andar en calzoncillos, se acuesta en su cama y se caga en mitad del salón cuando le entran ganas? Pues espero que entienda que es lo que acaba de hacer (salvando las distancias) en mi casa, en mi página web.

      ¿Comentar antes de leer?

      Eso no es ya que no sea de personas. Es de bestias.

      Pero, es que para más INRI, ha tenido usted la desfachatez de decirme que su comentario, su opinión, se ha basado no en lo que ha leído de mí (que no ha leído prácticamente NADA)… sino en los dibujitos que ha visto en la cabecera de mi página.

      Olé… sus… huevos.

      ¡¡¡¡Qué gran manera de formarse una opinión sobre la persona (o sobre la veracidad de las afirmaciones que aporta) a la que se está dirigiendo!!! Estoy… estupefacto. Él no podía haberse leído algunos de los más de cincuenta artículos y entradas (textos que me han costado mucho tiempo y esfuerzo redactar), qué va, qué va… Él se guía POR LOS DIBUJOS e imágenes de la puta cabecera. Que no es de por sí que eso esté del todo mal (a fin de cuentas los he puesto yo mismo)… es que, como comprenderá… me parece una absoluta falta de sentido crítico y una simplonería de “apaga y vámonos”. Si yo hubiera puesto una foto de los teletubbies o de Bob Esponja… ¿también se habría usted formado una opinión sobre mí en base a esas imágenes? ¿¿¿Empieza a entender ya el porqué de mi cabreo??? No se habrá fijado en las normas para poder comentar… pero, en ¿las imágenes? Lo primero.

      Señor mío, reúne usted todas las características de alguien que no va muy bien por la vida porque no tiene una buena PERCEPCIÓN. Y ésa es mi crítica, crítica basada en HECHOS, no en opiniones, que es la que me ha hecho ver el porqué se ha tragado usted como ciertos algunos postulados de la escuela austríaca. Porque ve usted menos que un gato de escayola y tiene un entendimiento PARCIAL.

      Vamos a ello.


      “Respecto a lo que dices que la inflación no es un impuesto plano, creo que podríamos matizar. La inflación es un impuesto en el momento que ha sido causada por un banco central que ha impreso billetes. El gobierno compra cosas con esos billetes, cosas que no le han costado absolubtamente nada conseguirlas, y con ello hace subir el precio de las cosas que ha comprado. Cosa que de inmediato haría bajar nuestro poder adquisitivo. Visto así. ¡Imprimir dinero es un modo de recaudar impuestos! Y sería plano en el sentido de que afecta en un porcentaje igual a la renta tanto de ricos como de pobres ¿Me equivoco?.”

      Totalmente.

      Se equivoca usted TOTALMENTE.

      Y para que vea usted lo cabronazo que soy como “profesor”, no le voy a decir exactamente en qué se equivoca, sino que le voy a dar los “toquecitos” que le daban en la escuela los profesores a los alumnos que no veían algo TAN rematadamente simple como por qué dos más dos son cuatro. Le voy a dar una serie de pistas para que USTED vaya trabajando, que no se lo tenga que dar yo todo mascadito. Así le obligo a mover el culo (el cerebro, más bien), se dará cuenta por usted mismo… y así se le quedará mejor grabado.

      -¿La inflación es causada por un banco central? ¿Uno que imprime billetes? En el Egipto antiguo que usted dice tanto conocer… ¿había banco central? ¿Había billetes? ¿Recaudaban impuestos los faraones? ¿HABÍA INFLACIÓN EN EL EGIPTO FARAÓNICO?

      Oh. Creo que va a empezar usted a entender mejor por qué los economistas nos reímos de esa soplapollez que dicen los austríacos de “el dinero es un impuesto plano”.

      Hay mucho, muchísimo más que decir ante esa tontería, pero la otra pista que le voy a dar es que tengo un artículo dedicado en EXCLUSIVA… a explicar lo que es la inflación. No, no le voy a poner el enlace. Trabaje un poco y búsquelo en el índice de artículos, que para eso lo puse. Es extremadamente sencillo el encontrarlo. Si se lo hubiera leído, ahora no me estaría preguntando por ello y los dos nos habríamos ahorrado de tiempo… ¡buf!

      Comprenda usted que ésa es OTRA de las razones (en su caso, la cuarta) por las cuales me enfado… estoy literalmente hasta los COJONES de que me entre gente que pretenda que le responda: 1) personalizadamente 2) a cuestiones que ya están más que tratadas y en profundidad en mi web.

      Y, por lo que más quiera, ¿¿¿quién cojones le ha dicho a usted que ESO es ser “plano”??? ¿¿¿No se ha tomado usted ni la más triste molestia en intentar averiguar qué cojones es un “impuesto plano”??? ¿¿¿A usted le vienen los austríacos (o cualquiera) y le dicen “esto es un impuesto plano en economía”… y no se para a comprobarlo???

      Si yo lo sé, yo sé que algún día os haré entrar en vuestras duras molleras el sentido crítico y las MATEMÁTICAS. ¿La característica PRINCIPAL de un impuesto “plano” es que afecta IGUAL a ricos y pobres? ¡¡¡ME CAGO EN DIOSSSS!!!

      “Me encanta vuestro blog,”

      De nada, muchas gracias por sus palabras sobre el antiguo blog, de verdad. Pero pasemos a lo siguiente. La falsedad de Zeitgeist es obvia y el que no la quiera ver es que es imbécil.

      “Aún así, temo que un excesivo odio contra el neoliberalismo y la escuela austríaca te convierta en una versión contraria de lo que son ellos con el socialismo y el keynesianismo.”

      En la vida… hay algunas cosas que son “buenas” y otras, que son “malas”. Y algunas que son ciertas y otras, que no lo son.

      Yo no le tengo “odio” al neoliberalismo o a la escuela austríaca como no se lo tengo al marxismo ni a los puercoespines africanos. Yo estoy aquí no para decir lo “malos” que son, que lo son… sino para hacer una crítica científica y académica. Esto es, que la escuela austríaca sea “mala” o “buena”, es importante… pero no son términos exactos en los que basar una crítica seria. Yo he venido aquí a criticar las cosas CIENTÍFICAMENTE, no IDEOLÓGICAMENTE.

      Y, aparte, insisto, esos términos de “buenos” y “malos” son facilones e inexactos. Yo estoy aquí para mostrar y demostrar que los postulados de la escuela austríaca son FALSOS y esperpénticos. Y que también lo son muchos de los del neoliberalismo, aunque mi crítica al neoliberalismo se centra más bien en demostrar la INEFICIENCIA de la inmensa mayoría de sus postulados.

      No hace falta “odio” para hablar de austríacos y neoliberales. Con la Ciencia y la verdad, bastan. Como mucho, me reiré de ellos porque, coño, es que SON ridículos, especialmente los austríacos.

      El inmenso problema de todos los que leéis esta crítica que estoy haciendo a ambos fenómenos político-económicos… es que no alcanzáis a entender las dimensiones de falsedad que contienen. Falsedad de índole EMPÍRICA. A muchos os parece inconcebible que existan doctrinas o pensamientos académicos que sean rotundamente falsos.

      Pues existen.

      La escuela austríaca en Economía, la homeopatía en Medicina, o el creacionismo en Geología, Biología y Física, son algunos ejemplos.

      “La escuela de economía austríaca, creció en una época en la que más de la mitad del mundo estaba gobernado por horrorosas tiranías que pisaban los derechos y libertades humanas, y jugaron un papel muy importante abriendo debate y convenciendo al mundo sobre la importancia de respetar la libertad individual y los derechos de propiedad.”

      Por esa regla de tres le debería dar las gracias a Bismarck por haber creado la seguridad social, y a los nazis por haber creado las autopistas, ¿no te jode?

      Han existido personas que han hablado sobre la libertad individual y los derechos de la propiedad SIN MENTIR y sin ser anticientíficos. Adam Smith es un ejemplo entre CENTENARES.

      Que los austríacos hayan hablado sobre libertades individuales y propiedad privada (y es MUY discutible la “bondad” de lo que decían, porque lo decían en base a su papel de defensores de los RICOS), no les exime de su responsabilidad en cuestiones como la difusión de anti-ciencia, pseudociencia, mal academicismo, mentiras descaradas y en la aprobación, alabanza y manejo de políticas económicas que causaron la muerte y sufrimiento a millones de personas.

      “Es normal que en un mundo de extremos, se creen extremos opuestos que estiren muy fuerte para equilibrar. ¡Siempre ha sido así! Pese a ello, empecé a estudiar economía por mi cuenta el año pasado de un libro de primero de carrera: Introducción a la economía, de Krugman/Wells/Olney. Que sorprendido me quedé… cuando descubrí, que yo también con mis ideas socialistas implantadas de joven, antiglobalización blabla había sido engañado. Que engañifas que me habían vendido muy bonitas para acabar con los abusos del “empresario explotador” como el salario mínimo, descubrí que en absoluto ayudaba a los trabajadores jovenes que no tenemos experiencia, y había sido la causa de haberme tirado años enteros sin encontrar trabajo por ninguna parte, cantando la consigna de “No encuentro trabajo, porqué no tengo experiencia, no tengo experiencia porqué no encuentro trabajo”. Y acababa trabajando como comercial con contrato de autonomo cobrando tan solo lo que vendía.”

      El problema es que está mezclando churras con merinas, algo muy propio de quien no tiene idea en profundidad.

      1) Menos “flipar”, que le está asombrando de descubrir cosas facilonas al máximo. Es cierto que no se enseñan en la escuela… pero están disponibles para cualquiera.

      2) Eso de que el exceso de subvención es pernicioso, lo sabe “hasta el tato” desde hace años en Economía. Lo sabemos TODOS los economistas. Algunos economistas de ultraizquierda siguen defendiendo lo contrario. Que les den.

      3) Su problema y el de mucha gente, Ángel, es que no entiende que una cosa es ECONOMÍA POLÍTICA, y otra bien distinta, ECONOMÍA CIENTÍFICA. Esto es, en la calle mucha gente creen cosas que en el mundo académico sabemos que son rematadamente falsas. Pero eso sucede en multitud de cuestiones más, no sólo en Economía. Por ejemplo, mucha gente cree que la grasa animal es más peligrosa para engordar. Falso en líneas generales. Son más peligrosos los hidratos de carbono.

      4) PERO usted mismo se está creyendo cuestiones que son políticas y están desmentidas desde el mundo científico de la Economía: eso que ha dicho de creer que “la inflación es un impuesto plano”… es una barbaridad de llevarse las manos a la puta cabeza (barbaridad creada por una serie de grupos de interés porque tienen INTERÉS en divulgarlas, claro). Y se la tragado como un pimpín, Ángel.

      “Además, pese a que la economía austríaca ciertamente no esté reconocida por la comunidad cientifica mundial en economia.”

      Porque es FALSA.

      Porque es anti-ciencia.

      No por cuestiones ideológicas.

      “¿Insinúas que no hay grandes economistas de renombre que son lo que tildaría mucha gente hoy en día de “neoliberales”? “

      Neoliberales, sí (Friedman).

      Austríacos, no.

      De ahí la distinción entre ambos en el mundo académico.

      Siga esta fórmula: autores austríacos + de Chicago = neoliberales.

      Es decir, todos los austríacos son neoliberales, pero no todos los neoliberales son austríacos.

      “¿Es “neoliberal” estar a favor de la globalización? “

      No.

      Pero sí es cierto que todo neoliberal está a favor de la misma.

      “¿Acabar con las vergonzosas subvenciones que reciben los agricultores europeos y que TANTÍSIMO daño hacen al tercer mundo?”

      ¿Se ha parado usted a estudiar cuáles serían las consecuencias de eliminar esas subvenciones? No, ¿verdad? ¿Qué defensa geoestratégica y de seguridad alimentaria le quedarían a regiones y países sin recursos propios ante la invasión de productos generados por esclavos imposible de competir con ellos? LO MISMO que pasó por eliminar los controles y costes arancelarios con respecto a los productos manufacturados de Oriente. La ruina de gran parte de nuestro sector productivo industrial.

      Y eso fue una política neoliberal.

      Hambre y miseria.

      No tendríamos producción propia garantizada contra vaivenes estratégicos y políticos ni empleos en ese sector porque todos se destruirían marchándose a esos países, engordando las cuentas corrientes de los dueños de la producción y sin aliviar el sufrimiento de los esclavos de allí.

      Competitividad, sí, pero no CUALQUIER competitividad. Competir con esclavos no es cometir en igualdad de condiciones ni por méritos. Así también me hago rico yo, ¿no te fastidia?

      Ésa es otra de las cuestiones ideológicas neoliberales que USTED se ha tragado: que CUALQUIER globalización es buena. Y eso es rotundamente falso. Es más, demostrado científica y empíricamente. Ésa forma parte de una buena tanda de ideas que repiten los neoliberales como mantras INDISCUTIBLES porque según ellos son ciertos sí o sí cuando es falso a más no poder: “los mercados se regulan solos”, “no hay que intervenir”, “la globalización y la eliminación de controles son buenas”, “la competitividad es siempre buena”.

      Un solo ejemplo: hace AÑOS que se demostró que la competitividad es “buena” (jdoer, estoy utilizando términos para tontos) sólo hasta cierto punto, a partir del cual, es incluso perjudicial. No es cierto que la competitividad sea buena SIEMPRE. También se demostró que, al contrario de lo que asumen muchos radicales de izquierda, no TODA competitividad… es “mala”.


      “¿Querer una sociedad en la que pueda ser fácil montar una empresa sin un gobierno metomentodo asfixiando a la iniciativa privada? ¿Que un autónomo (y éste es un caso cercano, muy cercano), por su demasiada buena fe, haga fijo a un trabajador suyo, el cual casi inmediatamente se ponga de baja?”

      Se le ve el plumero ideológico y sus intereses personales, Ángel.

      Demasiado.

      Es cierto que hay que facilitar más la iniciativa privada, pero es falso que haya que remover todo control estatal. Si usted tiene un problema con un trabajador que se da de baja, hay que atajar ESE problema propio y coyuntural, pero no ELIMINAR del tirón todo el sistema asistencial. Porque haya policías corruptos, no voy a eliminar el concepto de policía. El concepto es correcto y necesario en sí. Lo que usted está dando a entender es una falacia de todo por la parte y una falacia anecdótica. “Es que hay mucha gente que se aprovecha del sistema”. Pues vale. Ataquemos eso. ¡¡¡Pero no eliminemos unos derechos adquiridos NECESARIOS e imprescindibles!!!

      “¡El buen salario del trabajador viene después, con el crecimiento económico que primero la pequeña y mediana empresa ha de aportarnos!”

      “Pos fale”, “pos me alegro”. ¿Sabe usted cuánto crecimiento en salarios hemos tenido desde los años ochenta? Ja-ja-ja.


      “¿Qué es el neoliberalismo en un país en el que la banca ha sido la mezcla más horrorosa de privado-publico que ha podido hacerse jamás? “Yo hago la inversión, si la inversión sale bien, me lo quedo yo. SI la inversión sale mal, ¡paga el contribuyente!” De hecho también, no son pocos los economistas de renombre que ponen el dedo en el banco central como causante de la crisis (¡Y que yo sepa no son de la escuela austríaca!). “

      1) Fuentes.

      2) Y le vuelvo a recordar… El banco central PRESTA dinero, no le pone una pistola en el pecho para obligarle a especular con él. Lo que USTED (o esos bancos a los que presta) hagan con ese dinero, es SU problema. Usted no puede exigirle responsabilidades a alguien que no ha intervenido en el problema (“es que los bancos centrales han prestado muy barato” Como si prestan ultrabarato, ¿qué cojones tiene eso que ver?). La causa de esta crisis han sido movimientos especulativos bestiales como la burbuja inmobiliaria. Quienes han especulado son una serie de bancos privados y personas con nombres y apellidos. Los bancos centrales no han especulado: han prestado dinero. Por ponerle un ejemplo: si mi padre me presta dinero y luego voy yo y me gasto el dinero en drogas y me causo problemas de salud gordísimos y me pongo a robar paras eguir con la drogadicción, etc… ¿de quién es la culpa? ¿De mi padre por dejarme dinero? ¿¿¿O MÍA???

      ¿Entiende usted ya por dónde van los tiros y cómo TODO lo que me ha traído son gilipolleces que no se ha parado a pensar y sopesar con sentido crítico? ¿Ve cómo le falta percepción?

      “¿Qué es el neoliberalismo en un país en el que lobbys y políticos pasean, bailan, se besan y hacen el amor con locura?”

      ¡¡¡No me irá a decir que los neoliberales no tienen lobbies! USTED NO TIENE NI PUTA IDEA. ¡La mayoría de lobbies son neoliberales, coño!

      “Paul Krugman, considerado él a si mismo como neo-keynesiano me convenció en su libro académico, sobre la importancia del comercio, de la globalización y sobretodo de lo peligrosa que es la excesiva intervención estatal en un país, criticando además con ahínco el salario mínimo. ¡Y se supone que Paul Krugman es de los progres! ¿Cómo serán el resto de economistas?”

      Y las críticas de Krugman son ciertas.

      Pero no COMO LO DICEN LOS NEOLIBERALES.

      Krugman no dice que haya que eliminar el salario mínimo, dice que HAY QUE CALCULARLO BIEN, coño:

      http://www.nytimes.com/2013/02/18/opinion/krugman-raise-that-wage.html?_r=0

      Y lo mismo con la globalización, la libertad de comercio, etc. Que no es que eso esté mal de por sí ni muchísimo menos. Sino QUE NO SE PUEDE DEJAR SIN CONTROL. Tenéis la recontraputa manía de entender que los neokeynesiamos somos comunistas. ¡¡¡Que no, coño!!! ¿¿¿No entendéis el concepto de TÉRMINO MEDIO??? Ni despiporre económico como pretenden los neoliberales ni control absoluto y forzoso como piden los marxistas… PORQUE AMBAS COSAS HACEN UN DAÑO ATROZ. ¡Por eso existe el keynesianismo! Para dar a entender que lo mejor es… un control relativo con base de libertad. ¡¡¡Pero si es que es lo mejor, joder!!! Y que no puede ser que lo entiendan. Vuelta a repetir lo mismo. ¿Cuáles son los países con mejores índices de desarrollo? ¡¡¡Ahí vaaaaaaaaaaaaaa!!! Si son los nórdicos (Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca…), los que aplican ESE JODIDO SISTEMA.

      “A mí lo que me da miedo, es estar escuchando constantemente por todas partes: “La culpa de la crisis es del neoliberalismo! Es del capitalismo! Es de los mercados! Queremos MÁS regulación! MUCHÍSIMA más regulación!” A ver si al final el libro de Hayek “Camino a la servidumbre”, va a ser verdad…”

      No tiene usted pero que ni puta idea.

      Ni… puta… idea…

      Es el problema de tratar con alguien que lo ha “flipado” al encontrar algo y con cuatro frases va por la vida dando lecciones y creyendo haber descubierto la pólvora.

      Rapidito:

      1) La crisis no es culpa del capitalismo. Crisis han tenido TODOS los sistemas económicos. La crisis es culpa de las personas.

      2) Si bien el neoliberalismo no es el único causante de la crisis, sí es cierto que la ha causado en gran parte. La ha alentado. Pero la culpa, insisto, es de las personas. El neoliberalismo SÍ ha puesto una pistola en el pecho. Y ésa es una de las críticas principales que le hago y le sigo haciendo y YA debería usted haberse leído que tengo una serie de artículos al efecto titulada “el neoliberalismo contrastado”.

      3) No quiero MÁS regulación. Quiero MEJOR regulación.

      4) ¿Hayek? Por el amor de… Porque no le tengo delante, Ángel, que si no, sordo le dejaba de los gritos. ¿¿¿Ve lo que pasa por no haberse leído las cosas ANTES DE COMENTAR??? ¡Hayek es un fraude!

      “A ver si va a ser un puto problema que no se enseñe economía en el colegio, cosa que encuentro VERGONZOSA.”

      “A ver si”, no. Es que ES una vergüenza. El problema es que lo que usted entiende por “economía”… no es la economía científica. De hecho, ha escrito mal la palabra, incluso.

      “Y perdona por el monólogo, nace en el fondo como agradecimiento a todos los esfuerzos que veo que haces por traer la cultura y el pensar por uno mismo a las gente.”

      Gracias, pero ya puede ir empezando.

      A leer.

      Tiene MUCHO que leer.

      “¿Pero no crees, que precisamente hoy en día es peligroso dada la excesiva intervención estatal que ha existido en todo el mundo divulgar que la culpa es del capitalismo y de los mercados?”

      Tiene su grado de peligrosidad porque esa crítica desaforada abre camino a “ideologías económicas” que son tan ineficientes o más que éste. Pero, en líneas generales, no soy partidario de defender el capitalismo.

      ¿Por qué?

      Porque me atraería el odio de muchos radicales y, vamos a admitirlo… no merece la pena. El capitalismo “se defiende solo”. Defender el capitalismo es defender una entelequia, un fantasma. No se puede (debe) ser “fan” del capitalismo. Eso es absurdo. Y ahí lo voy a dejar. Me centro en criticar cosas más tangibles, como los modelos económicos (neoliberalismo, modelo japonés, socialdemocracia nórdica…). Criticar o defender los sistemas es… ¿qué? Nada.

      “Por supuesto siempre ha de existir debate.”

      Siempre, no.

      Debatir si dos más dos son cuatro o diecisiete coma setenta y dos… no es ni “bueno” ni eficaz.

      “Pero se oyen demasiadas voces en contra de algo, que desde el mundo de la ciencia económica creo que no se ve desde el mismo modo que en la calle, dada la cantidad argumentos falaces economicos de los que está plagada”

      Usted se ha tragado BASTANTES.

      No se ponga en el lado de los inteligentes con sentido crítico, no me sea hipócrita.

      “(Y aquí de argumentos falaces socialistas, abundan DE FORMA SOBRADA muchísimos más que no las de la familia rothschild, lo sé, porqué he estado en el 15-M y sentía que no existía DEBATE, tan solo chicos jovenes progres con un ego por las nubes que tienen que demostrar quien de todos es más anticapitalista y antisistema, ¡y lo de la oferta y la demanda es una mentira! ¡Viva el valor trabajo!). No querramos entonces contribuir a la pseudociencia de la demagogia que quiere implantar un sistema como Cuba o Venezuela en España. ¿O sí?”

      El problema es que hay cosas que sí necesitan debate. Si bien es cierto que yo también he oído verdaderas chorradas en el 15-M como defender la teoría del valor-trabajo (joder… a estas alturas todavía) o las políticas económicas venezolanas chavistas, usted tiene que hacer autocrítica y notar que TAMBIÉN ha cometido los mismos errores pero desde el otro lado del espectro ideológico. Usted me dirá… “¿es que tú estás al margen de esos errores”?

      Sí.

      Porque yo no me baso en críticas ideológicas o sin recomprobación. Me baso en críticas científicas, no ideológicas. Esto es, analizo científicamente UNA A UNA las ideas y propuestas. Es así como las personas con mentalidad científica hemos logrado averiguar cosas como que el exceso de subvención es pernicioso, como dicen los neoliberales, pero que es falso que el mercado se aautorregule solo o la inflación es un impuesto plano, como también dicen ellos; de la misma manera, sé que es falsa la teoría del valor-trabajo al contrario de lo que dicen muchos comunistas y “perroflautas” del 15-M pero sé que aciertan cuando piden la eliminación de paraísos fiscales y una base social de redistribución de riqueza.

      Ésa es la clave del éxito de la fusión neokeynesiana y neoclásica en Economía: que no nos “casamos” con nada. Ciencia, datos empíricos y QUE LE DEN a la ideología política y las creencias emocionales.

      Opino aparte, que ser “liberal” hoy día, no tiene porqué no coincidir con la idea Keynesiana de que en épocas de recesión haya que hacer una política fiscal expansiva. De ahí que opine que haya que bajar los impuestos… sin aumentar gasto público, es más reduciendo aquel que sea inútil (Que convencido estoy que los hay antes que no sanidad o educación). ¿Que opinas tú?

      Que si bien no me parece usted una mala persona y de verdad le juro que lamento haber sido duro con usted, tiene usted menos idea de Economía que Aristóteles de televisores de plasma. ¿Que no hay que expandir fiscalmente en época de recesión? Lo que tengo que leer. Se la han colado los neoliberales y austríacos pero que bien, ¿eh?

      Unos últimos consejos:

      -No se afilie tan emocionalmente a las ideologías, no lo “flipe”, la cabeza fría. PERCIBA mejor.

      Lea antes de comentar. Se sorprenderá de todo lo que va a encontrar. Aquí, a este blog, se viene a aprender ciencia y sentido crítico. No a que yo lea su vida o sus opiniones en monólogos.

      Un saludo.

      Comentario por chemazdamundi — 14 septiembre 2013 @ 11:24

      • Hola de nuevo!

        Primero de todo quiero agradecerle la molestía de contestar. No se preocupe por haber sido duro, he pasado realmente un buen rato. Tengo buen sentido del humor, conozco mis límites sobre la ciencia económica ( que como usted dice tengo menos idea que Aristóteles sobre televisores de plasma ) y aprecio mucho el arte de su retórica. Han sido precisamente esos los motivos que me han animado a comentar, ninguno más (bueno sí, agradecerle la tarea).

        No se crea tampoco que era mi intención defender el neoliberalismo. Se encuentra en mis principios no casarme jamás con ninguna ideología, pese a lo que usted le pueda parecer. Otra cosa, es la actitud contraria que me guste adoptar contínuamente cuando debato o discuto con alguien.

        En el tema de los impuestos, reconozco haber malinterpretado el significado de “plano”. El sentido que yo le daba al argumento de la inflación como impuesto es el mismo que le da el economista Xavier Sala i Martin en este video: http://www.youtube.com/watch?v=gVFCBQ-2IX0

        Por último, quizás no se me ha interpretado bien. No he dicho que NO HAYA que expandir fiscalmente en épocas de recesión. Todo lo contrario, me refería al hecho de que muchos economistas liberales de hoy día (como por ejemplo Xavier Sala i Martin), aceptan políticas fiscales expansivas. El mismo Sala i Martin, es de los que critican en su blog a los que utilizan el término “neoliberal”, y a la vez tiene diversas entradas en las que hace burla y crítica de la escuela de economía austríaca. Pero sé que esto ya lo debes saber y por lo tanto estoy siendo redundante.

        Por cierto, mi nombre es Ángel Blanco, tengo 24 años, vivo en Barcelona y soy un recién graduado en ingenieria de telecomunicaciones que tendrá que emigrar en breves. Hará casi un año decidí como obligación moral coger un libro de economía de la biblioteca y empezar a querer aprender de verdad. No piense que tengo intención de dar lecciones a nadie. Tan solo quiero enriquecerme de opiniones y la suya me ha servido, así que se lo agradezco.

        PD: Siento no haber cumplido la norma de la página web, no tengo. No me importa que el comentario salga publicado o no. He considerado importante contestar. Gracias.

        Comentario por Lacho — 14 septiembre 2013 @ 19:33

        • A ver, vamos por partes, como dijo Jack el destripador.

          “conozco mis límites sobre la ciencia económica ”
          Claramente los tienes, osea, tú mismo lo has dicho, lo más que conoces es un libro de introducción, lo cual a mi parecer (siendo tú alguien por fuera de la profesión) me parece loable, pero a la vez completamente insuficiente, es decir, es un libro de introducción, su función es mostrar globalmente y en el menor espacio posible de que trata de la economía, no hay que esperar tener capacidad de hablar de estos temas sin quedar como un idiota después de haber leído un libro de introducción.

          Si leíste bien a Krugman, espero que sí, te debiste dar cuenta de que dicho argumento en pro del comercio internacional no es tan sencillo. Si tu te vas a un libro de undergrad de verdad (es como de sexto pero se puede entender) como el libro de internacional de krugman-obstfeld vas a encontrar el mismo argumento, pero con matices: sí, cerrarse al comercio internacional es idiota y abrirse suele ser mucho más sensato, pero este tipo de cosas (contrario a lo que predicen modelos como el de ricardo) no son gana-gana ni absolutas y tienen un fuerte componente normativo porque evidentemente habrán sectores que van a perder, y es la sociedad misma si decide beneficiarse de las ventajas del comercio o si opta por una salida un poco más conservadora.

          Y en ese campo, la teoría económica positiva NO PUEDE DECIR NADA.

          Yo por ejemplo, como futura economista, no estoy de acuerdo con Chema. Pero eso no implica necesariamente que considere que su posición no tiene sustento teórico, considera simplemente un hecho difícil de ignorar: las condiciones en los tratados de libre comercio importan. Te pongo un ejemplo (y repito, yo estoy a favor de que la unión europea retire las absurdas barreras que pone), en colombia firmamos un TLC con estados unidos, eso es per sé es bueno para varios sectores internos (empezando por los consumidores) pero tiene un lado oscuro: no nos preparamos, y el agro ahora está en crisis. Chile hizo lo mismo, y le ha ido mejor, ¿por qué?, porque las condiciones son completamente distintas.

          La teoría económica no puede decir cual de las dos soluciones es más óptima socialmente hablando porque el criterio de optimalidad es completamente ajeno a la teoría, allí entran otros factores, políticos y sociales. Es como decía el otro día, puede que la esclavitud sea eficiente desde el punto de vista económico, ¿pero eso implica necesariamente que sea bueno?, pues no, eficiencia =/= justicia, son completamente distintas.

          “El sentido que yo le daba al argumento de la inflación como impuesto es el mismo que le da el economista Xavier Sala i Martin en este video: http://www.youtube.com/watch?v=gVFCBQ-2IX0

          A mi me parece que la analogía de inflación como impuesto es sumamente irresponsable porque parte de un supuesto sobre el que aún no existe pleno consenso en la comunidad académica: ¿es la inflación un fenómeno monetario en todo tiempo y lugar?

          La respuesta es que sí, pero cuando hablamos de variaciones altas. Y en ese sentido, muchos economistas redefinen el concepto de inflación y excluyen la definición “débil” (la inflación como un simple aumento sostenido de los precios en un tiempo determinado) y sólo tratan el fenómeno como algo exclusivamente monetario, pero el economista medio no trabaja, por lo general, con esa definición, si no con una mucho más amplia que incluye las variaciones bajas.

          Otra razón por la que me parece extremadamente irresponsable lo que hacen las personas como Sala i Martin (y autores como Mankiw, que dedicó un capítulo al impuesto inflacionario en su introducción a la economía) es que da la sensación de que funcionan como los impuestos regulares (ojo, no estoy diciendo que sea su intención original, es que quienes tienden a creerse este tipo de argumentos por lo general son pésimos lectores), y que son cosas completamente equiparables, cosa que sólo un retrasado mental podría querer porque ni los economistas monetaristas del ala dura lo consideran así (por algo uno estudia política fiscal y monetaria por aparte), son mecanismos completamente distintos, y hoy en día, con inflaciones bajas en cualquier país con un banco central serio, hablar de impuesto-inflación de esa forma tan irresponsable es casi que gracioso.

          Para mi no es ningún impuesto desde que la inflación es posible sin la existencia de un control monetario por parte del estado, y en todo caso, si lo fuera, sería casi que irrelevante en el mundo desarrollado, con esos niveles inflacionarios, a menos que sean lo suficientemente idiotas para creer en la posibilidad de que, de desaparecer los bancos centrales súbitamente, los precios dejen de variar con el tiempo porque sí.

          Chiste fácil al respecto: ya vamos entendiendo por qué los austríacos apestan tanto, es prácticamente una escuela tercermundista, sólo pega en círculos del tercer mundo (que suelen tener niveles de inflación más altos) , y en España, pero Spain is different.

          ¿Ves? lo que tú creíste sólido por haberlo visto en un vídeo de youtube resultó ser una discusión mucho más profunda. Esa es la diferencia entre estudiar Economía de verdad, y ser un divagador.

          Leshalom

          Comentario por ibethkarina — 14 septiembre 2013 @ 20:56

          • “Si leíste bien a Krugman, espero que sí, te debiste dar cuenta de que dicho argumento en pro del comercio internacional no es tan sencillo. Si tu te vas a un libro de undergrad de verdad (es como de sexto pero se puede entender) como el libro de internacional de krugman-obstfeld vas a encontrar el mismo argumento, pero con matices: sí, cerrarse al comercio internacional es idiota y abrirse suele ser mucho más sensato, pero este tipo de cosas (contrario a lo que predicen modelos como el de ricardo) no son gana-gana ni absolutas y tienen un fuerte componente normativo porque evidentemente habrán sectores que van a perder, y es la sociedad misma si decide beneficiarse de las ventajas del comercio o si opta por una salida un poco más conservadora.”

            Ahí es donde está la clave de todo.

            Todavía hay mucho gilipollas que cree que, como Ricardo, TODO proceso de intercambio comercial es bueno o en todos se gana. Y una mierda. En todos, no. Es cierto en líneas generales básicas, pero ni de coña es eso cierto en el día a día, en la vida real. Ha habido procesos de intercambio comercial en donde una de las partes ha acabado como el rosario de la aurora. Por ejemplo, el cambio de paradigma económico en las sociedades tribales melanesias. Fue un horror.

            Y, efectivamente, es la sociedad la que debe decidir.

            “Y en ese campo, la teoría económica positiva NO PUEDE DECIR NADA.”

            Sí puede.

            Se pueden realizar mediciones comparativas que muestren la eficiencia de una normativa económica y ayude a la teoría a establecer líneas argumentales. Líneas argumentales de decisión científicas o, más bien dicho, empíricas, que hoy en día no se tienen en cuenta. Hoy en día “funcionamos” como sociedad a través de mantras neoliberales o heurísticos soplapollescos de los medios de comunicación y presiones de lobbies interesados.

            Y ahí es donde yo quería ir a parar.

            Para eso utilizamos números en Economía.

            Para no depender de opiniones sino de hechos. De datos. Hay más relación entre números y justicia social de la que muchos se puedan creer. Ciertamente, se llega a un punto en el que no, hay que decidir como sociedad, porque como MUY bien dices, eficiencia no es igual a justicia social.

            “Yo por ejemplo, como futura economista, no estoy de acuerdo con Chema. Pero eso no implica necesariamente que considere que su posición no tiene sustento teórico, considera simplemente un hecho difícil de ignorar: las condiciones en los tratados de libre comercio importan.”

            Mi posición tiene sustento teórico, económico, y “numérico”.

            Las condiciones de comercio las han adoptado sin que YO haya podido decir lo más mínimo al respecto. Es más, sin que muchos economistas serios hayan tenido que decir mucho al respecto.

            “Te pongo un ejemplo (y repito, yo estoy a favor de que la unión europea retire las absurdas barreras que pone),”

            ¿El problema?

            Que NO son absurdas.

            Eso es lo que os parecerá a muchas personas en países de producción agraria barata. Que los europeos somos unos ogros hijos de puta que ponemos barreras comerciales estúpidas y absurdas para que vuestros productos, que son más baratos, no inunden nuestros mercados. Ese argumento ya lo conozco: “los europeos, mucho hablar de libre comercio, pero luego no abren sus fronteras a productos que son más competitivos”.

            1) Ni de coña paso yo a depender de mi ALIMENTACIÓN de otros países. Eso es un suicidio económico y político. Ya de por sí las pasamos putas dependiendo de la producción de petróleo de países inestables como para, encima, depender de nuestra alimentación que es lo más básico de lo más básico, de otros tantos. Ni hablar pero que NI HABLAR.

            2) Estamos a favor de libre comercio y de competitividad basada en MÉRITOS, en competitividad honrada, en mejora tecnológica y de eficiencia productiva. No pensamos competir (porque eso no es competir) con productores que tienen condiciones de esclavitud y que, por tanto, van a ser más baratos sí o sí. Competir contra esclavos sólo beneficia a los poseedores de los medios de producción. No a ninguna de las dos partes de trabajadores (la de aquí y la de allá).

            3) La legislación sanitaria y la trazabilidad son campos que NO me voy a dignar ni siquiera en discutir: se cumplen, y punto. Datos físicos: el 83% de la producción defectuosa alimentaria que ha tenido que destruir mi empresa (os recuerdo que soy vendedor mayorista), provenía de mercados exteriores a Schengen. Hemos peleado como fieras para tener una trazabilidad decente que nos permite detectar y retirar productos alimenticios (y no alimenticios) defectuosos y/o peligrosos en tiempo récord. Todavía he de ver países fuera de Schengen que tengan una normativa tan severa y rigurosa como la nuestra, y me estoy refiriendo no ya a países del Tercer Mundo, sino a los mismísimos Estados Unidos. Los países que personalmente más he notado que se le acercan son Canadá, Singapur y Australia. Numerosos lobbies como las grandes pesqueras intentan por todos los medios a su alcance el retirar la trazabilidad o el marcado y etiquetaje de productos. Por encima de mi cadáver. Mis objeciones (y las de millones de europeos) son absolutamente legítimas.

            4) No pienso consentir pero que ni por asomo que vuelva a suceder que nuestros países se conviertan en desiertos industriales por culpa de una negociación comercial de mierda que abrió sin prácticamente contrapartidas (ni económicas, ni políticas, ni SOCIALES) nuestros mercados a la introducción masiva de productos industriales y manufacturados (muchos de ellos de pésima calidad y sin filtros de calidad productiva), como sucedió con la apertura a Oriente. Sinceramente, el flujo de intercambio ha podido ser positivo en algunos sectores muy concretos pero, en líneas generales, no hemos visto un gran avance: los obreros chinos siguen siendo pobres o han mejorado muy poco, mientras que los europeos (y americanos) prácticamente son una especie en extinción. ¿Beneficiados? Los cabrones de allí y los de acá (fabricantes e importadores de productos baratos). Eso no es que se vea beneficiada TODA la sociedad, amigos.

            5) “Pero es que con el modelo ricardiano, se acabarían nivelando las cosas en un futuro”. QUE LE DEN A RICARDO. A unos niveles técnicos y sociales de siglos pasados podría ser. ¿Hoy en día? ¿Dónde está la nivelación tras décadas de usar esa apertura mal hecha? Oooooh, vaya, si resulta que nuestra moneda (y el dólar) NO ESTÁ PERDIENDO VALOR. ¿Es porque los europeos lo estamos haciendo bien? Y una mierda: China adquiere billones de euros y dólares en papel PARA QUE NUESTRA MONEDA NO PIERDA VALOR Y CAMBIE LA TENDENCIA DEL INTERCAMBIO.

            Bueno, basta que me sulfuro. El problema, quizás, es que veo el asunto no ya como europeo y economista sino como sindicalista y como vendedor mayorista. A diferencia de otras personas, en este tema mi información es amplia y no meramente economicista.

            “en colombia firmamos un TLC con estados unidos,”

            Y nosotros también, recientemente. La idea es generar un Schengen pero entre Norteamérica y Europa. Qué remedio. O nos fagocitará el mercado asiático.

            “eso es per sé es bueno para varios sectores internos (empezando por los consumidores) pero tiene un lado oscuro: no nos preparamos, y el agro ahora está en crisis. Chile hizo lo mismo, y le ha ido mejor, ¿por qué?, porque las condiciones son completamente distintas.”

            Pues haberlo negociado MEJOR.

            Negocia una apertura progresiva, por ejemplo.

            O ve avisando a tus sectores. Siéntalos en la mesa de negociación, que no queden al margen y estén informados. Establece consultas sectoriales. Destina fondos de readaptación, reconversión y reciclaje profesional como hicimos nosotros con el sector pesquero y minero.

            No dejes tirado a tu pueblo, dale aunque sea “pipas” para ir sorteando al menos, que no sea una hecatombre total.

            Ah, que para eso hay que tener unos representantes políticos adecuados en la negociación. Incluso entre corruptos hay diferencias.

            “La teoría económica no puede decir cual de las dos soluciones es más óptima socialmente hablando porque el criterio de optimalidad es completamente ajeno a la teoría, allí entran otros factores, políticos y sociales.”

            Estamos de acuerdo, pero no totalmente. La Teoría de Juegos SÍ dice de incluir la optimización con factores sociales. Simplemente, introduce como outcome… salidas de optimización social y no de simple optimización. Ya hablaremos de ello en siguientes artículos.

            “Es como decía el otro día, puede que la esclavitud sea eficiente desde el punto de vista económico, ¿pero eso implica necesariamente que sea bueno?, pues no, eficiencia =/= justicia, son completamente distintas.”

            Entiendo lo que quieres decir, Ibeth.

            Precisamente por eso soy (neo)keynesiano y no neoclásico.

            Porque ciencia y lucha social deben ir de la mano. No sólo ciencia. Y no sólo lucha social.

            “Para mi no es ningún impuesto desde que la inflación es posible sin la existencia de un control monetario por parte del estado,”

            Y no… hay… más… que… hablar.

            ¡Pero si es que es sencillísimo de entender!

            “Chiste fácil al respecto: ya vamos entendiendo por qué los austríacos apestan tanto, es prácticamente una escuela tercermundista, sólo pega en círculos del tercer mundo (que suelen tener niveles de inflación más altos), y en España, pero Spain is different. “

            En España “pega” ahora mismo hasta la vuelta al franquismo. Es lo que sucede cuando se entra en una crisis no acostumbrada (o mayor de lo acostumbrada), que todo radicalismo suena guay. Y eso de que no somos un país del Tercer Mundo, yo cada vez lo dudo más.

            “¿Ves? lo que tú creíste sólido por haberlo visto en un vídeo de youtube resultó ser una discusión mucho más profunda. Esa es la diferencia entre estudiar Economía de verdad, y ser un divagador.”

            Te quiero.

            Mucho.

            Comentario por chemazdamundi — 15 septiembre 2013 @ 08:05

            • Hola, perdón por demorar en responder.

              “Se pueden realizar mediciones comparativas que muestren la eficiencia de una normativa económica y ayude a la teoría a establecer líneas argumentales. ”

              Creo que eso no es discutible, sí, la teoría nos ayuda a evaluar los resultados de una política, pero eso no quiere decir que la teoría nos pueda decir que es lo mejor para la sociedad. Es como el ejemplo que puse, el de la esclavitud, creo que es posible demostrar empíricamente que es (comparativamente) más eficiente que otras formas de producción, pero eso no implica necesariamente que sea algo bueno, es decir, si la sociedad prefiere de una u otra forma renunciar a una alternativa eficiente por razones completamente ajenas a la economía, es cosa de la sociedad y de sus valores, y está bien, hay cosas muy horribles que podrían ser óptimas desde un punto de vista económico pero que la sociedad en su conjunto consideran como indeseables.

              “La Teoría de Juegos SÍ dice de incluir la optimización con factores sociales.”

              Pero la teoría de juegos asume las preferencias de los agentes como exógenas, como la teoría del consumidor, y eso es más o menos lo que he estado tratando de decir, la teoría económica no nos puede decir nada sobre los objetivos de la sociedad, ni es su función hacerlo, osea, si el primer teorema de bienestar dice que las asignaciones walrasianas son eficientes en el sentido de pareto eso no quiere decir que las asignaciones sean justas desde un punto de vista social, lo que quiere decir es que son pareto-óptimas (es redundante, lo sé, pero hay gente que hace unas sobrelectura de estos teoremas que te cagas), y si es bueno o no depende de si el concepto de justicia de la sociedad coincide con el criterio de optimalidad de pareto.

              Lo mismo, más o menos, pasa en estos temas de comercio internacional. Uno puede demostrar que abrirse es mejor desde el punto de vista económico que cerrarse, pero la sociedad bien podría optar por no hacerlo porque podría preferir renunciar a un poco de bienestar económico extra por…no sé…¿nacionalismo?, ¿solidaridad con algún sector interno?.

              Hay que ser delicado con estos temas porque, precisamente, el mal manejo de estos ocasiona que una cantidad industrial de pendejos crea que refuta las bases de la teoría económica porque “ha demostrado como falsa” una supuesta afirmación de la teoría. Por ejemplo, la clásica queja de la izquierda y de la gente tipo “nomeheleídounlibrodemicroenmiputavida” de que la teoría dice que el ser humano es ruin, egoísta y que no le gusta cooperar. Creo que tú, como economista, entiendes bien que es lo que está mal en este tipo de afirmaciones, es decir, cualquiera que haya leído un poco del tema sabe que la racionalidad es un asunto más de consistencia que de egoísmo, que tus preferencias sean o no altruistas es algo que a la teoría no le interesa explicar porque lo asume como algo exógeno (yo siempre pongo el clásico ejemplo del prisoner’s delight, una variante del dilema del prisionero con agentes altruistas, lo puedes modelar y es consistente teóricamente). Lo mismo ocurre con la cooperación, no es que la teoría diga que el ser humano no es cooperativo o no le gusta cooperar, lo que sugiere es que en muchos contextos la cooperación es algo jodido, y esto no es algo que sólo haya sido documentado por teoristas de juegos, si no por sociólogos e incluso biólogos.

              Sobre el otro tema prefiero abstenerme ahora mismo, pero si quieres lo discutimos otro día, simplemente quiero dejar claro que aunque no estoy de acuerdo, eso no implica que tu alternativa no pueda ser válida o no tenga sustento teórico, simplemente quería ilustrarle al muchacho que lo del comercio internacional no era tan sencillo.

              Leshalom.

              Comentario por ibethkarina — 15 septiembre 2013 @ 14:22

            • Estoy disfrutando mucho la verdad con vuestro debate. Y bien es cierto que el análisis riguroso y detallado sobre un tema deja entrever que las cosas son más complicadas de lo que a simple vista parecía.

              Aún así no coincido con pensar, que la esclavitud pueda llegar a ser eficiente y no me lo tragaría por más estudios que me pusieran en la cara, pues si algo creo que hemos aprendido es que el ser humano trabaja mejor en libertad. En libertad de escoger el trabajo que mejor se le dé, y en libertad de tener un salario y gastarselo en lo que a uno le apetezca. Aunque bien es cierto, que el miedo es también muy poderoso, la felicidad del trabajador es en mi opinión el pilar de toda su productividad, y no son pocas las empresas que lo saben y tratan de actuar de acuerdo a ello. La anécdota de los empleados de Henry Ford que ha sido repetida hasta la saciedad como ejemplo positivo y la caída de la URSS como mejor ejemplo de la peor economía de esclavos que creo que ha podido haber nunca en la historia.

              Y por supuesto, que inflación e impuestos son conceptos diferentes, y que en un ámbito en el que se ha de usar un lenguaje riguroso comprendo que la analogía pueda resultar escandalizadora. Pero creo que cuando el gobierno en algunas situaciones como en la república de Weimar, hace el experimento de imprimir dinero para pagar una deuda, está claro que indirectamente está robando o “cobrando un alto impuesto” a todos sus ciudadanos sin que ellos se hayan dado cuenta siquiera, y sería plano en el sentido de que la gente lo acabaría notando de un modo parecido a un aumento del IVA. Estoy de acuerdo que puede provocar confusiones y muchas malas ideas mezclar conceptos de forma arbitraria, pero hasta llegar aquí, era la primera vez que oía lo de que la inflación era un impuesto plano y pensándolo me pareció encontrar la analogía que comentaba. Sí, estamos hablando de porcentajes muy altos y poco tiene que ver con la función actual del Banco Central, pero el concepto se vuelve interesante cuando mucha, muchísima gente aún hoy en día no comprende algo tan sencillo como los riesgos de imprimir dinero de ese modo tan salvaje.

              Seguid así y muchas gracias por todo!

              Ángel

              Comentario por Lacho — 15 septiembre 2013 @ 17:40

              • Muchas gracias por sus palabras, Ángel.

                Mis habituales son gente sesuda. Y culta. Son los que me alegran el día en los comentarios, los que mejor saben debatir. Si mantengo los comentarios es, en gran parte, gracias al feedback informado que me dan ellos.

                Aún así no coincido con pensar, que la esclavitud pueda llegar a ser eficiente y no me lo tragaría por más estudios que me pusieran en la cara, pues si algo creo que hemos aprendido es que el ser humano trabaja mejor en libertad.

                Lamento decirle que, en eso, Ibeth no se equivoca. No en líneas generales. “Mejor” no significa “más eficiente”. Si la esclavitud existe y ha existido, si ha existido la explotación de un ser humano por parte de otro… es por algo, Ángel. Crea lo que usted quiera. Pero la triste realidad es la que es.

                Volvemos a decir lo mismo: hay que dejar claro el mesaje de “me da igual la eficiencia si no hay justicia social”. Mi persona, mi congénere, nuestro bienestar, VAN POR ENCIMA de la supuesta eficiencia. Ahí es donde entra el lado SOCIAL de esa ciencia social que es la Economía. La sociedad es la que debe decidir hasta dónde está dispuesta a llegar.

                La anécdota de los empleados de Henry Ford que ha sido repetida hasta la saciedad como ejemplo positivo

                Por muy hasta la saciedad que se repita (y hay mucho que decir al respecto de esa anécdota) el output es el output (especialmente en áreas de producción industrial repetitivas o de producción en condiciones penosas, como la minería (un sector nutrido especialmente de trabajadores esclavos) o la agricultura de recogida manual. Y el output de un esclavo va a ser mayor que el de un obrero asalariado (hay ejemplos históricos a patadas: hay países y naciones que han nacido exclusivamente a partir de poblaciones esclavizadas, como Haití o Jamaica, simple y llanamente porque para producir barato un producto necesitaban que los costes de los trabajadores fueran lo más bajos posible: ningún hombre libre aceptaba trabajar en las plantaciones de azúcar del Caribe si no era por un sueldo. Estamos hablando en líneas generales, claro. Eso no sucede ciertamente en áreas creativas. Pero es tema para otro día.

                y la caída de la URSS como mejor ejemplo de la peor economía de esclavos que creo que ha podido haber nunca en la historia.

                No.

                Por muy mal que lo haya hecho la URSS y lo ha hecho MUY mal… ha habido sociedades esclavistas mucho, mucho, mucho peores. Ángel, vuelvo a decirlo: se le ve el plumero. Mucho.

                Y por supuesto, que inflación e impuestos son conceptos diferentes, y que en un ámbito en el que se ha de usar un lenguaje riguroso comprendo que la analogía pueda resultar escandalizadora.

                E incorrecta.

                Esa analogía es FALSA, y ahí es donde yo quería llegar.

                Se lo ha dicho Ibeth, y usted no lo ha leído o no lo ha entendido. Dado que la inflación se puede producir y se produce AL MARGEN de una entidad estatal o de una entidad recaudatoria, el símil es FALSO en y por definición. Y aunque haya habido ejemplos de gobiernos con capacidad recaudatoria de tasas (Alemania de Weimar, Francia de Felipe IV, Zimbabwe actual) que hayan cometido la salvajada de imprimir más moneda con el fin de cobrar más “moneda” cuando recaudara impuestos, nótese:

                1? ¿Cuántas veces ha sucedido eso?
                2) ¿Cuáles gobiernos han hecho eso? ¿De qué tipo?
                3) ¿En qué ÉPOCAS o bajo qué circunstancias se ha hecho eso?
                4) ¿Sabían las implicaciones de lo que estaban haciendo?

                Fácil, ¿verdad? Es usar el sentido crítico.

                Ahora, a menear el cerebro (y las enciclopedias).

                Seguid así y muchas gracias por todo!

                De nada.

                Hasta la próxima.

                Comentario por chemazdamundi — 15 septiembre 2013 @ 20:17

        • “Primero de todo quiero agradecerle la molestía de contestar. No se preocupe por haber sido duro, he pasado realmente un buen rato. Tengo buen sentido del humor, conozco mis límites sobre la ciencia económica ( que como usted dice tengo menos idea que Aristóteles sobre televisores de plasma ) y aprecio mucho el arte de su retórica. Han sido precisamente esos los motivos que me han animado a comentar, ninguno más (bueno sí, agradecerle la tarea).”

          Gracias.

          Gracias por entenderme.

          Y le felicito por tener sentido del humor. Los que me conocen dicen que es lo que me redime de la mala leche que gasto. No terminé de profesor precisamente por mi imposibilidad para soportar el absurdo y la tontería.

          “No se crea tampoco que era mi intención defender el neoliberalismo. Se encuentra en mis principios no casarme jamás con ninguna ideología, pese a lo que usted le pueda parecer. Otra cosa, es la actitud contraria que me guste adoptar contínuamente cuando debato o discuto con alguien.”

          Pues avise o modifique el contexto. Daba la sensación contraria.

          “En el tema de los impuestos, reconozco haber malinterpretado el significado de “plano”. El sentido que yo le daba al argumento de la inflación como impuesto es el mismo que le da el economista Xavier Sala i Martin en este video: http://www.youtube.com/watch?v=gVFCBQ-2IX0”

          Está visto que voy a tener que hacer un artículo sobre lo de la “inflación es un impuesto plano”.

          ¿Se ha enterado ya a través del ejemplo que le puse del Egipto faraónico?

          “Por último, quizás no se me ha interpretado bien. No he dicho que NO HAYA que expandir fiscalmente en épocas de recesión.”

          Pues explíquese mejor. Esa retórica.

          “Todo lo contrario, me refería al hecho de que muchos economistas liberales de hoy día (como por ejemplo Xavier Sala i Martin), aceptan políticas fiscales expansivas.”

          ¡Qué remedio!

          “El mismo Sala i Martin, es de los que critican en su blog a los que utilizan el término “neoliberal”, y a la vez tiene diversas entradas en las que hace burla y crítica de la escuela de economía austríaca. Pero sé que esto ya lo debes saber y por lo tanto estoy siendo redundante.”

          La verdad, sí.

          Sala i Martin, excentricidades personales aparte, no es un liberal cabeza-cuadrada, lo reconozco. Pero eso no quita para que cometa irresponsabilidades como comparar inflación con impuesto.

          “Por cierto, mi nombre es Ángel Blanco, tengo 24 años, vivo en Barcelona y soy un recién graduado en ingenieria de telecomunicaciones que tendrá que emigrar en breves.”

          1) Gracias.

          2) Lo siento. Cómo han cambiado las proyecciones de futuro de esa carrera. Mis dos cuñados son ingenieros de telecomunicaciones y nunca les faltó el trabajo. De hecho, me parece recordar que hubo un año en concreto en el que TODO el que salió de una facultad de “telecos” (toda una promoción) encontró trabajo en menos de un año fiscal. Y ahora… casi todo el que sale de allí, se encuentra sin salida laboral. Manda huevos.

          “Hará casi un año decidí como obligación moral coger un libro de economía de la biblioteca y empezar a querer aprender de verdad. No piense que tengo intención de dar lecciones a nadie. Tan solo quiero enriquecerme de opiniones y la suya me ha servido, así que se lo agradezco.”

          1) Ahí sí demuestra usted un gran sentido crítico. Lamentablemente no ha cogido usted el mejor libro de introducción a este mundo. No lo hay que a mí me satisfaga. Mankiw es algo mejor, pero no es perfecto ni mucho menos.

          2) De nada.

          “PD: Siento no haber cumplido la norma de la página web, no tengo. No me importa que el comentario salga publicado o no. He considerado importante contestar. Gracias.”

          Viniendo con esa honradez por delante, por mí no hay problema. Esas normas están para filtrar indeseables, no para gente como usted. Ésta es su casa.

          Un saludo.

          Comentario por chemazdamundi — 15 septiembre 2013 @ 07:11

          • Buenas Chema!

            Soy Ángel de nuevo, no he podido evitar volver al blog porqué siento que debía escuchar su opinión acerca del mercado laboral. Siento que al ser usted sindicalista y además economista podrá ofrecer una visión quizás más amplia sobre su realidad.

            Cuando alguien lee un libro de economía en primero de carrera, encuentra la relación salarios-productividad y advertencias sobre los problemas que una extrema rigidez laboral puede conllevar para la economía de un país.

            A la vez, puesto que supongo que el mercado laboral debe ser de los más complejos que puedan existir cuesta de creer en algo tan mágico como ‘si trabajas más, cobrarás más’ -como se oye a muchos austríacos-, ya que sino otro empresario te contratará. Pero, ¿Cómo sabe ese supuesto otro empresario que tu nivel de productividad es mayor al de otro trabajador empleado? Por no hablar que cada puesto de trabajo sea un mundo en sí mismo.

            Por otro lado, poniendo el ejemplo hipotético de un país en el que realmente su rigidez laboral esté causando problemas reales, un sindicalista con conocimientos de economía y plena consciencia de ello se encontraría entre la espada y la pared, pues se le acusaría por un lado de ‘vendido’ mientras por otro comprende los motivos de la realidad que provoca a mucha gente no poder encontrar trabajo.

            Comprendo que la flexibilidad laboral sea un tema complicado y a la vez algo polémico y tabú pero, ¿Crees quizás que la flexiseguridad laboral danesa podría ser un buen módelo a seguir de cara a no optar ni por una extrema rigidez laboral ni por una desprotección total del trabajador?

            Gracias por su toda su labor.

            Ángel

            Comentario por Ángel Blanco Casares — 9 enero 2014 @ 17:26

            • “Buenas Chema!”

              Muy buenas, Ángel. Perdone la tardanza en contestar. Ha comenzado el año y con la pausa de las vacaciones navideñas, nos hemos encontrado con que había que acometer todos los juicios pendientes. Y no son pocos.

              “Soy Ángel de nuevo, no he podido evitar volver al blog porqué siento que debía escuchar su opinión acerca del mercado laboral. Siento que al ser usted sindicalista y además economista podrá ofrecer una visión quizás más amplia sobre su realidad.”

              Pues… muchas gracias por haberse acordado de mí para tratar estos temas. Temas apasionantes y que darían para una serie de artículos propia. Larga. Y densa, creáme.

              “Cuando alguien lee un libro de economía en primero de carrera, encuentra la relación salarios-productividad y advertencias sobre los problemas que una extrema rigidez laboral puede conllevar para la economía de un país.”

              Sí.

              Como economista, estoy de acuerdo con los grandes economistas en que una excesiva rigidez laboral es mala: es necesario poder disponer de mecanismos legales que permitan a una empresa ajustar sueldos y condiciones laborales a la producción. Ciertamente no es lo mismo la época de una campaña de Navidad que mitad de Febrero: la producción no es lineal, por ejemplo, en mi campo: la venta de productos alimentarios al por mayor. También es cierto que no siempre se vende igual de bien y hay que ajustar el número de empleados a la producción.

              Como sindicalista y simple y llano trabajador y persona, le recuerdo a esos economistas que es muy fácil hablar desde la cátedra segura de una universidad pública con un sueldo estable y sin graves problemas laborales. Los trabajadores necesitamos de unas mínimas condiciones de seguridad en el cobro y que las condiciones de empleo pactadas (horarios, qué constituye una baja, si es mi obligación suplir a un compañero o si es mi deber tirar la basura, etc.) SE CUMPLAN… que para eso se han pactado (suelen no cumplirse y mucho, por eso me metí a sindicalista. No me vale con que las condiciones cambien cada siete días sin que yo sepa a lo que atenerme. Yo como todos los días y tengo una serie de facturas que pagar a final de mes. Ni el banco ni el gobierno me pasan una (hipoteca, impuestos, etc). El empresario me exige a mí una flexibilidad… que yo, directamente, no tengo en muchos casos y ÉL no se aplica (a nuestros trabajadores los empresarios les piden que echen menos días de vacaciones, pero luego, los “jodíos” salen “que se las pelan” cuando les llega el día de las suyas).

              Por decirlo clara y rápidamente, lo que YO predico es un término medio: que haya flexibilidad… hasta cierto punto. No “que valga cualquier cosa”, que es lo que pretenden “colarnos” los actuales liberales, anarcocapitalistas, austríacos, economistas laissez-faire, etc., ni llegar a los extremos de cierta época en España (finales de los ochenta y principios de los noventa) donde la rigidez laboral era máxima y echar a un empleado vago y ladrón era difícil por no decir que prácticamente imposible (eso continúa en gran medida en el sector público). Por cierto y por ejemplo, los “austríacos” Jesús Huerta de Soto y Juan Ramón Rallo se desgañitan gritando en contra del malvado Estado y de lo público pero los dos bien que cobran un sueldo fijo trabajando en la universidad PÚBLICA Juan Carlos I. ¿Hipocresía? ¿Incoherencia? Seguro que ellos ya se encargarán de encontrar la excusa pertinente, no se preocupe.

              Y, ahora que menciono lo de sector público (funcionarios), nótese que lo que vamos a hablar se centra esencialmente en el sector privado. En España se hallan DOS sectores laborales clarísimamente diferenciados: el privado y el público. Mientras que el privado está a estas alturas ultraliberalizado (especialmente tras la nefasta última reforma laboral de 2012 llevada a cabo por el gobierno conservador de Mariano Rajoy), con unas condiciones laborales QUE YA EMPIEZAN A SER INFERIORES A LAS DE LOS LOS CHINOS…

              http://www.abc.es/local-guadalajara/20131202/abci-resineros-guadalajara-oficio-201312021756.html

              …al sector púbico no hay dios que se atreva a meterle mano de lleno. Se han tocado algunas condiciones (congelación salarial, retiro de la paga navideña, etc.), pero ningún gobierno se atreve a tocar al sector público TANTO como ha hecho con el privado: sería un suicidio electoral y muchos de sus soldados de a pie (“enchufados”, votos cautivos, enlaces y repartidores de prebendas y subvenciones) se hallan DENTRO de ese entramado laboral público (por ejemplo, en las Diputaciones).

              No voy a meterme en la polémica de si hay que liberalizar al sector público. No estoy pidiendo que les quiten a esos trabajadores sus arduamente ganados derechos. Estoy pidiendo RECUPERAR los míos. El desnivel es TAN grande entre ambos (con perjuicio para el conjunto de la sociedad) que hay que reequilibrarlo (desde el lado del privado, que es el que está más descompensado).

              La clave está en negociar y encontrar acuerdos sin que abusen ninguna de las partes. ¿Difícil? Mucho. Pero eso es lo que se debe intentar… hay países donde eso se consigue (Dinamarca, que usted mismo menciona), así que NO ES IMPOSIBLE.

              ¿Queda clara mi postura? Pues, ahora sí, sigamos.

              “A la vez, puesto que supongo que el mercado laboral debe ser de los más complejos que puedan existir cuesta de creer en algo tan mágico como ‘si trabajas más, cobrarás más’ -como se oye a muchos austríacos-, ya que sino otro empresario te contratará. Pero, ¿Cómo sabe ese supuesto otro empresario que tu nivel de productividad es mayor al de otro trabajador empleado? Por no hablar que cada puesto de trabajo sea un mundo en sí mismo.”

              1) El mercado laboral ES de los más complejos, efectivamente. De hecho, existen ramas en la Economía (la economía laboral, Labour Economics en inglés, con subáreas como la teoría del sueldo o wage labour theory) que se dedican de lleno a estudiarlo. Los austríacos consideran a esta rama de estudio como un invento del demonio, directamente (obvio). Layard, Freeman (Richard, no Milton), Mincer, Blundell, Basnett, Sen (Ritwika, no Amartya), Lee, etc., son grandes nombres entre los economistas laborales.

              2) Esta área de estudio (no sólo la Economía, sino también el Derecho se interesa por la economía laboral, el empleo y la relación sueldo-trabajo) tiene una subárea, por llamarla así, que es el estudio de las “relaciones de empleo” o “relaciones industriales” en otros idiomas (prefiero el término en castellano).

              ¿Cuál es el debate fundamental dentro del estudio de las relaciones de empleo?

              El equilibrio entre la eficiencia económica y la justicia social.

              Así. Tal cual. De estudiar las necesidades del empleador, que busca generar beneficios para establecer y mantener una eficiencia económica… y, a la vez, estudiar las necesidades del empleado, que intenta encontrar un beneficio en su empleo con el que ganarse la vida de manera digna… se intenta alcanzar un equilibrio que satisfaga lo más posible a ambas partes. Ni que decir tiene que del cruce de ambas necesidades surgen un montón de problemas que constituyen una de las cuestiones más significativas de estudio dentro de las ciencias sociales. En las sociedades occidentales, al menos. Señalo esto último porque economistas laborales orientales, por ejemplo, hay poquísimos. Me van a perdonar el chiste fácil pero a las sociedades orientales (china, japonesa, coreana, vietnamita, etc.), todo esto de la economía laboral y del equilibrio empleador-empleado… “les suena a chino”. Lo digo por experiencia personal, el sindicalismo en Oriente… prácticamente como que no existe. Las sociedades orientales están muy, muy, muy estratificadas, todo el mundo tiene su lugar, todo está muy prefijado (relaciones sociales incluidas) y eso de exigir mejores condiciones laborales (o incluso de vida), cosa que vemos muy común por aquí, “no se lleva”. Es una cuestión cultural. En Oriente, el empleado suele callar, y el empleador tiene una muy, muy amplia manga ancha que por estos lares nos parecería poco menos que tiranía. Ésas son algunas de las claves de por qué sus trabajadores ganan tan poco en relación a lo que trabajan.

              3) ¿Por qué estoy hablando de “las relaciones de empleo”, se preguntará? Porque quiero que usted y todo el que pase y lea (que sé que leéis más los comentarios que el artículo, pillines) pueda ver que el tema se trata en universidades, centros académicos, que tiene incluso su propia área de estudio… y que el debate no se halla sólo en las barras de los bares o en las charlas entre amigos, vamos. Todo eso que me trae de la productividad y las relaciones empleador-empleado está más que estudiado y tratado en literatura académica dedicada ex profeso a ello. No se me asombre usted ni nadie de que cómo es posible que alguien pueda medir la productividad de un trabajador: sabemos hacerlo desde hace AÑOS. Es una cuestión TAN importante que se trata dentro de las ciencias sociales con la consideración que merece, aunque haya algunos, como austríacos y ultraliberales, a los que les revientan las tripas de ira y frustración el constatarlo (los austríacos reducen su estudio de las relaciones laborales muchísimo comparado con otros economistas… ellos, de hecho, mencionan que los sueldos deben circunscribirse a un acuerdo personal entre empleado y empleador a título individual, y que deben tenerse en cuenta las emocionalidades del empleado: ahí, sin anestesia. Los austríacos, como ultraliberales, están siempre del lado del empresario, del rico, del “entrepeneur”, nunca del trabajador, aunque alguna vez mientan diciendo que sí).

              4) ¿Cómo se mide la productividad de un trabajador? Depende, hay varios sistemas. El que más se utiliza actualmente como “oficial” porque sirve para comparar entre países y sociedades es el que ha diseñado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En España hay (había) varios más, y se usa también mucho el que diseñó el Instituto de Estudios e Investigaciones del Trabajo de la Organización Internacional de Trabajadores (OIT), que se llama Sistema de Medición y Seguimiento de la Productividad (SIMAPRO), pero bástele saber que la productividad de un trabajador (de la “fuerza de trabajo”, en literatura académica), se mide generalmente como una relación entre la cantidad de bienes y servicios producidos por un trabajador en una determinada cantidad de tiempo. Por un lado ponemos todos los insumos o inputs (los recursos que empleamos para producir) y los medimos conforme a los outputs (bienes, servicios, productos en general) que salgan. De esa relación podremos observar si un trabajador es más o menos productivo en relación a otros, con respecto a otras épocas, según horas/sueldo, etc. En mi empresa (de capital mayoritariamente alemán y de la que soy accionista), por ejemplo, se mide internamente (para comparar entre regiones, centros y países), a través de una relación beneficio-FT (full time worker… debería usted escuchar a mis gerentes hablar en inglés con acento espanglish “fur taim güorquer”, qué risas). Esa medida les sirve, entre otras cosas, para “objetivizar”, esto es, dar razones objetivas de dónde (en qué centros) hay que despedir trabajadores o para establecer la prioridad de despidos.

              Existen incluso organizaciones oficiales dedicadas exclusivamente a estudiar el mercado mundial laboral en términos de productividad:

              http://www.bls.gov/ilc/

              La OCDE, en concreto, mide la productividad laboral como la relación entre un volumen de outputs con respecto a un volumen de inputs. Con “outputs” la OCDE se refiere a cosas como el Producto Interior (o Interno) Bruto o el Valor Agregado Bruto (siempre teniendo en cuenta los precios ajustados conforme a la inflación)… y como “inputs” suele utilizar principalmente las horas de trabajo empleadas, el sueldo y el número de empleados. No hay una única medida de productividad laboral, ya que ésta se suele medir con respecto a cuestiones como el PIB, las horas de trabajo (euros/hora, en relación a la inversión en educación, etc., una infinidad de variables. La OCDE hace especial hincapié en sus informes en el número de horas trabajadas. La medición más común, la que más verá usted en los medios de comunicación es la relación entre Producto Interior Bruto (output) con respecto a las horas trabajadas (input). Ahí se trata de ver si las horas que echamos en nuestros trabajos se traducen en un aumento de la riqueza total (PIB): por ejemplo, la hora de trabajo que echa un alemán le “cunde” más en beneficio producido que a un español; así se dice, por ejemplo, que un alemán ha producido por hora 2425 euros de beneficio con respecto a un español que ha producido 1753 (o lo que sea). Pero no es lo único que mide la OCDE… se tienen en cuenta también el número de empleados, sueldos, cualificación, se mide la productividad por sectores productivos (servicios, agricultura, industrial), etc.

              ¿Por qué tantas variables? Para poder comparar, afinar la puntería y ver dónde está el problema… y si “hay trampa”. Por ejemplo, un aumento GENERAL de la productividad media puede deberse, como pasó en 2009 en España a que se despidió a tanta gente con trabajos temporales de baja remuneración que aportaban poco valor añadido… que la MEDIA de productividad aumentó. No es que aumentara la productividad en sí, sino que fue un efecto estadístico, ¿entiende?
              ¿Es una forma buena o mala de medir? Pues depende. Para yo hablarle detenidamente de en qué consiste lo que la OCDE o cualquiera entiende como inputs válidos para determinar la productividad de un trabajador necesitaría uno de mis famosos artículos de más de doscientas páginas. Bástele saber que si se emplean esas medidas es para poder COMPARAR.

              ¿Quiere un resumen?

              En 2007, justo en el momento del estallido de la crisis económica, España estaba en el puesto número diecisiete de treinta países según el baremo general de la OCDE (los treinta países más ricos del mundo) en productividad laboral. Por encima de Italia… y Japón. ¿Sorprendido?

              En la actualidad, estamos incluso más arriba, en el puesto quince (y eso sin descontar los puestos pertenecientes a la zona euro y al G7, que NO son países). El informe completo, aquí (en inglés):

              http://stats.oecd.org/Index.aspx?DataSetCode=LEVEL

              Comparativa (en inglés):
              http://www.gfmag.com/tools/global-database/economic-data/11857-labor-productivity-and-growth.html#axzz2q0tgp52c

              ¿Significa eso que trabajamos más o mejor que antes? No. Significa en este caso, el de España… que somos más baratos. Nuestros sueldos han bajado TANTO de media que el beneficio que obtenemos como nación por hora trabajada es muy superior al de hace unos años. Lo dicho, España es la China de Europa.

              http://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/5258975/10/13/Espana-la-china-de-europa.html

              Para eso sirve comparar en las estadísticas. Nueva Zelanda, por ejemplo, no ha abaratado costes laborales significativamente y aún así, sube de puesto en productividad. ¿Por qué? Porque se ha modernizado tecnológicamente. Sus trabajadores disponen de mejores medios tecnológicos y formativos (más y mejor educación), con los cuales producen MÁS beneficio por hora trabajada (producen cosas más valiosas)… y sin necesidad de bajar sueldos. Como puede ver, son dos formas distintas de afrontar el problema de la productividad laboral: neozelandeses, luxemburgueses, nórdicos y alemanes se esfuerzan en mejorar aspectos y variables como la formación y la tecnología para aumentarla… mientras que chinos, filipinos y españoles optan por cosas como… abaratar costes laborales (reducir sueldos para producir más por menos coste). De las dos formas mejoramos la productividad, claro, pero… ¿cuál de las dos es MEJOR en términos de relación beneficio-equidad social? Creo que la respuesta es obvia.

              “Por otro lado, poniendo el ejemplo hipotético de un país en el que realmente su rigidez laboral esté causando problemas reales,

              Chile.

              “un sindicalista con conocimientos de economía y plena consciencia de ello se encontraría entre la espada y la pared, pues se le acusaría por un lado de ‘vendido’ mientras por otro comprende los motivos de la realidad que provoca a mucha gente no poder encontrar trabajo.”

              Dígamelo a mí.

              Me he encontrado en esa situación varias veces. Como economista y sindicalista, me he encontrado con que muchas “cuestiones asumidas como verdades evidentes” por parte de sindicalistas entran en directa confrontación con lo que la Economía científica ha descubierto. Por ejemplo, ahora está más que comprobado y requetecomprobado que la subvención estatal (especialmente la subvención por encima de cierto límite) va en desmedro de la iniciativa empresarial: que si le das mucha ayuda a la gente, no se crean empresas nuevas… porque las personas prefieren percibir ayudas sin tener que trabajar a tener que esforzarse y quebrarse la cabeza montando una empresa. La mayoría de sindicalistas que conozco consideran que toda ayuda estatal es poca. Otra cuestión que desconocen muchos son los inconvenientes de la llamada Renta Única Universal… aunque he de reconocer que cada uno de los que me ha hablado de esa renta me ha contado una historia diferente, así que hasta que no se experimente en Suiza, no podremos ver sus efectos reales. Hasta entonces, me abstengo de emitir opinión (hay incluso libertarianos a favor de la idea… pero porque les interesa, claro, creen que con ella se reducirían las cargas fiscales y el papel del Estado).

              Por otra parte, me he encontrado con muy, muy, muy desagradables sorpresas en el mundo académico. Lo digo porque me he encontrado con economistas que no tienen ni puta idea de en qué consiste un convenio laboral, que no entienden que cuando hablan de recortes estamos hablando de medidas que afectan (haciendo sufrir) a millones de PERSONAS, que no saben invertir en bolsa o no entienden las implicaciones legales de un pacto entre dos partes. Por ejemplo, no entienden que si he firmado un contrato con una serie de condiciones, esas condiciones hay que respetarlas… porque son un contrato LEGAL. La flexibilidad laboral no puede eliminarse con carácter retroactivo unilateralmente cuando le interese a UNA de las partes, por esa regla de tres yo también podría exigir “flexibilidad total” en el pago de mi hipoteca, tócate los cojones… ¿a que entonces sí que estarían de acuerdo en no aplicarme esa “flexibilidad”? También me he encontrado con “sorpresones” hipócritas como el marido de la infame Amy Martin, que era socialista del PSOE, y que cuando elaboró un informe cuando trabajaba en el FMI sobre medidas en Portugal contra la crisis predicaba despidos y recortes pero, en España, predicaba gasto público y mantenimiento o aumento de prestaciones sociales.

              http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/instituciones-economicas-internacionales/el-marido-de-amy-martin-sigue-trabajando-para-el-fmi_yDD4Lulig7f6cM86z6dw11/

              Resumiendo: en todas partes cuecen habas y cada cual arrima el ascua a su sardina. Yo, como me encuentro en medio, comprendo a ambos y encuentro las limitaciones y cortedades de vista de ambos.

              Vuelvo a decir lo de siempre: término medio. Negociación y diálogo, pero con los límites absolutos claros.

              “Comprendo que la flexibilidad laboral sea un tema complicado y a la vez algo polémico y tabú pero, ¿Crees quizás que la flexiseguridad laboral danesa podría ser un buen módelo a seguir de cara a no optar ni por una extrema rigidez laboral ni por una desprotección total del trabajador?”

              Cualquier sistema nórdico es bueno. Incluso el islandés. Prácticamente todo lo que hace esa gente es lo mejor que te puedes encontrar en performance en ciencias sociales, aunque admito que el submodelo danés es el que más éxito ha tenido, estadísticamente hablando, en cuanto a reducción de desempleo y pobreza, estoy de acuerdo con usted. Fíjese que el 80% de los trabajadores está afiliado sindicalmente aun a pesar de tener un mercado laboral tan flexible como el de EEUU… ¡Son los terceros en menos desempleo de todo el jodido mundo! ¿Y qué me dice de la relación entre ingresos y nivel de pobreza? Para más detalles, la mismísima OCDE habla:

              http://www.oecd-berlin.de/charts/inequality/taxtransfers.php?cr=oecd&lg=en

              ¡Para que luego digan que es imposible combinar flexibilidad y protección social! ¡¡¡JA!!! ¡No soy partidario del modelo nórdico ni lo predico continuamente por afiliación ideológica, sino por pragmatismo… y porque el resultado es palpable, evidente e innegable. Y el que quiera negarlo, que se vaya con su puta madre. Los nórdicos lo tienen claro, y yo con ellos: término medio, esto es, flexibilidad laboral con protección social.

              Aunque hay mucho de qué hablar en lo referente a CÓMO han llegado los nórdicos a estar donde están en niveles de protección social y relaciones laborales. Y los sindicatos han tenido MUCHO que ver en ello, oh, sí, ésos que hay allí sí que son sindicalistas de los buenos. Tema para otro día, por supuesto, pero quiero reseñar que si la participación en sindicatos es TAN alta es por algo. En España, te encuentras o con partidarios fervientes del sindicalismo, prácticamente mafiosos, o gente “derechona” que quiere eliminarlos del TODO (porque dicen que “no funcionan”). Paso a señalar lo que ya dije otras veces con un ejemplo similar… que la Policía no funcione en República Centroafricana y sí en Dinamarca ya es indicativo de que el CONCEPTO de Policía no falla per se… sino por circunstancis particulares de cada sociedad. Pues lo mismo con el sindicalismo: es necesario que exista una capacidad de asociación de los trabajadores para poder defender sus condiciones de empleo, los contratos firmados, derechos adquiridos, etc. Que en España no funcione o “malfuncione” a ojos de algunos, NO INVALIDA LA NECESIDAD DEL CONCEPTO. Los países nórdicos lo han demostrado y siguen demostrándolo. Como también jugaron un papel importantísimo los sindicatos en la aparición de grandes avances sociales (sindicatos nórdicos, trade unions británicas y americanas e incluso los sindicatos católicos del Sur de Europa). Que a muchos se les olvidan estas cuestiones. Aunque ya las trataremos… otro día.

              “Gracias por su toda su labor.”

              A usted.

              ESTOS son los comentarios que quiero, estos… ¿me estáis leyendo, lectores? Los que tratan sobre temas INTERESANTES, que mezclan ciencia y lucha social.

              Y gracias Ángel, por leer y entender… y por tenerme en cuenta.

              Comentario por chemazdamundi — 10 enero 2014 @ 19:16

              • ¡Un millón de gracias! De verdad. Sus respuestas son un lujo comparadas a las que me dan otros economistas que conozco. Por mucha basura y sectas que pueda crear internet por un lado, consigue por otro acercar la rigurosidad académica a las personas de a pie. Dé usted por hecho, que su respuesta va a ser difundida. La crisis está creando radicales por todas partes, tanto de extrema izquierda como de extrema derecha y en esta guerra por el acaparamiento de mentes ingenuas los austríacos quieren también su parte del pastel.

                No ha dejado de sorprenderme el dato que me ofrece de que en un lugar en el que en Dinamarca, un lugar en el que sea tan fácil despedir como en Estados Unidos la afiliación sindical sea tan alta. En USA se comprendería puesto que tengo entendido que es bajísima, pero temo que muchas personas desde aquí se negarían a aceptar la flexiseguridad como algún tipo de victoria para los trabajadores…

                Tengo un compañero de universidad que encontró trabajo como programador en una empresa danesa dedicada a desarrollar software y aplicaciones para hospitales y ha estado un año entero viviendo y trabajando allí. Hace poco me escribió y tengo su consentimiento para compartir parte de su carta:

                “He estado aprendiendo danés estos 6 meses con un curso que me ha pagado el gobierno 100% gratuito: me convierto en un emigrante integrado a su cultura. NO SOLO ESO: en lugar de aprender frases como “Juanito come lechuga” me han enseñado a decir desde el principio “Vivo en Dinamarca, país donde viven 5.000.000 de habitantes, formado por Jutland, Funen, Zeland y Faroe Islands etc”. Las clases están enfocadas a hablar y aprender a leer y pronunciar antes de hacer nada de gramática. Examen final de módulo solo oral. A parte de las clases tenía acceso a un centro abierto las 24h donde puedo ir voluntariamente a aprender con material didáctico y conversar con random gente q esta allí aprendiendo por su cuenta. Podría seguir hablándote de esto o de sus planes de estudios que en 3 años eres ingeniero y puedes incorporarte al mundo de la empresa que es donde realmente aprendes – a ser productivo y a valerte económicamente por ti mismo al menos – con 21 años. Todos los estudiantes pueden independizarse con 18 años gracias a préstamos q te hace el gobierno y que empezarás a devolverle a tus 21 años (si decides parar de estudiar). En resumen: la gente aprende a valerse por sí mismo infinitamente antes q en España y si te empiezo a hablar de metodologías en las empresas no acabo nunca. Te hablo de reuniones diarias de pie en el pasillo pasándose una pelota de espuma y te hablo de que los estudiantes explican ante todos –hasta al tío más senior del departamento – lo que han hecho. O te hablo de que cambien todos de idioma al inglés por ¡mí! en una reunión que se hace cada viernes por la mañana donde el jefe explica cómo van las ventas mientras alguien ha traído desayuno para todo el departamento. Y el mundo es rosa mientras se es mega eficiente. No acabaría nunca de deprimirme comparando ambas sociedades.”

                Por otro lado también me explicó como se encontró con mucho danés malhumorado que le acusó de venir al país a quitarle el trabajo a sus compatriotas… Por lo visto los españoles están empezando a ser considerados por allí como una clase de intrusos. Son países con muy poca densidad de población y de cultura rígida supongo.

                Gracias de nuevo, es un placer poder contar con usted.

                Ángel

                Comentario por Ángel Blanco Casares — 10 enero 2014 @ 21:34


RSS feed for comments on this post.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: